Dramática desatención oficial hacia los enfermos de cáncer

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

En las cúpulas del gobierno, han sido muchos los enfermos de cáncer -empezando por el propio Hugo Cávez-  que son tratados con los más modernos aparatos, pero en los hospitales, un 74% de los equipos de radioterapia están dañados, no funcionan o lo hacen a medias. Inútil explicar que esa desidia oficial equivale a condenar a muerte a numerosos pacientes y en consecuencia, un nutrido grupo de médicos venezolanos se dirigieron a la Fiscalía de la República, exigiendo acción de los fiscales y de la Defensoría del Pueblo.

Cálculos de la Sociedad Venezolana de Radioterapia Oncológica indican que entre 10% y 15% de los pacientes mueren a la espera de tratamiento en algunos de los centros de salud del país.

Cálculos de la Sociedad Venezolana de Radioterapia Oncológica indican que entre 10% y 15% de los pacientes mueren a la espera de tratamiento en algunos de los centros de salud del país.

Los equipos de radioterapia que están funcionando en los pocos hospitales públicos que brindan atención oncológica en el país están colapsando ante la demanda de pacientes. Muchos enfermos de cáncer de toda Venezuela llegan a Caracas en busca del tratamiento, pero se encuentran con la trágica situación de que la mayoría de las máquinas no sirven. Pedro Martínez, presidente de la sociedad médica del hospital Oncológico Luis Razetti, alerta que puede hablarse de una “emergencia en la salud pública”.

En defensa de los enfermos de cáncer

Ante esta grave situación, miembros del personal de salud que labora en servicios oncológicos de la Red hospitalaria pública nacional; pacientes oncológicos atendidos en estos servicios y sus familiares; profesionales de la salud que desempeñan actividades asistenciales, docentes y/o de investigación, tanto en el sector público como privado en instituciones educativas o de salud; parlamentarios a la Asamblea Nacional y miembros de organizaciones no gubernamentales hicieron entrega de un documento en la Fiscalía General de la República para exigir acciones contra las fallas en los servicios de radioterapia en centros públicos del país.

De manera cronológica, la misiva denuncia las fallas de los equipos, cuándo fueron adquiridos, la falta de mantenimiento y cómo se ha agudizado la crisis en el servicio de radioterapia para los pacientes oncológicos.

Exige también respuesta a las múltiples fallas que presentan los equipos de radioterapia en los hospitales, tratamiento necesario en el 80% de los pacientes con cáncer.

El documento insta “al Consejo Moral Republicano y muy especialmente, a la Defensoría del Pueblo para que intente las acciones o recursos a que hubiere lugar contra los funcionarios públicos , que resultaren responsables de la violación o menoscabo del derecho a la salud de los pacientes con cáncer, como consecuencia del funcionamiento inadecuado de los servicios oncológicos de la RPNO; y vele por el correcto funcionamiento de estos servicios, ampare y proteja los derechos e intereses de estos pacientes, contra errores cometidos en la prestación de los servicios”.

El 74% de los equipos están dañados

Entre las numerosas denuncias plasmadas en la carta a la Fiscalía, tomamos lo siguiente: “En mayo del 2012 La Sociedad Venezolana de Oncología y de Radioterapia Oncológica  informa que de los 27 equipos de radioterapia instalados en la Red Pública Nacional de Oncología, sólo 7 están completamente operativos, 8 están dañados, 10 trabajan con fallas, uno se encuentra en instalación y otro está pendiente por calibración; dicho de otra manera, un 74% de los equipos de radioterapia están dañados, no funcionan o lo hacen a medias”.

En el comunicado de prensa de esta Sociedad se señala que los pacientes se ven afectados porque deben comenzar los “tratamientos de forma tardía por las largas listas de espera o la falta de continuidad en los mismos” y que ello causa pérdida de vidas y merma la calidad de vida de las personas.

Por otro lado, el documento denuncia las irregularidades del convenio de Venezuela y Argentina. Señala que “los equipos de radioterapia adquiridos del Convenio Argentina-Venezuela han pasado períodos inoperativos o han estado funcionando defectuosamente”.

Asimismo, “los 19 servicios de Oncología que conforman la Red Pública Nacional de Oncología (RPNO)  han venido confrontando dificultades y obstáculos que han impedido su pleno funcionamiento y afectado la atención a pacientes oncológicos y en consecuencia limitando su derecho a la salud”.

Precisa que “entre las causas que han afectado el funcionamiento de estos servicios, ocupa un rol destacado la inoperatividad o fallas de los equipos instalados en ellos, en particular los de radioterapia y de medicina nuclear, debido a la falta de mantenimiento preventivo y correctivo”.

El Dr. Rafael Muci-Mendoza, presidente de la Academia Nacional de Medicina, uno de los firmantes del documento que fue entregado a la Fiscalía General de la República.

El Dr. Rafael Muci-Mendoza, presidente de la Academia Nacional de Medicina, uno de los firmantes del documento que fue entregado a la Fiscalía General de la República.

Pacientes mueren a la espera de tratamiento

Cálculos de la Sociedad Venezolana de Radioterapia Oncológica indican que entre 10% y 15% de los pacientes mueren a la espera de tratamiento. Gonzalo Martínez, oncólogo, explica que en muchos casos quienes no reciben radioterapia con la regularidad debida pueden presentar recaídas o avances en los estadios de la afección.

De acuerdo al ex ministro de Salud José Félix Oletta, los equipos comprados en el convenio con Argentina se les venció la garantía y el gobierno nacional no ha firmado nuevos acuerdos con empresas que proveen repuestos y personal que le realice mantenimiento.

-Los contratos de mantenimiento preventivo de 53 aparatos clave para los servicios de radioterapia en Venezuela están vencidos. Las normas Covenin obligan a dar mantenimiento preventivo, pero las garantías de 53 máquinas clave vencieron en marzo pasado 2012.

Radioterapia recalentada

En Caracas, los equipos de los hospitales “Padre Machado” y “Domingo Luciani” tienen la mayor demanda de pacientes (120 por día), luego de que en el Clínico Universitario la máquina dejara de funcionar desde hace  un año.

Mientras en el  Hospital Militar “Dr. Carlos Arvelo” funciona el equipo, pero no puede trabajar al 100% porque sufre desperfectos contantes. Asimismo en el “Dr.Luis Razetti” donde a pesar de que hay un acelerador lineal y una bomba de cobalto, ambos no funcionan de manera óptima.

La misma historia se repite en todo los hospitales del territorio nacional. Por ejemplo en  Nueva Esparta, los enfermos de cáncer que requieran radioterapia, deben salir de la isla porque el servicio en el “Dr. Modesto Rivero González” no ha sido inaugurado, y la población tiene tres años esperando a que el acelerador lineal que se compró a través del convenio con Argentina esté operativo.

Juan Eloy Montenegro, presidente de la Sociedad Venezolana de Radioterapia, advierte que los aceleradores lineales pueden ser utilizados para aplicar radioterapia hasta 120 pacientes, “pero no es recomendable”. Explica que no se deben tratar más de 70 pacientes diarios.

Esta dramática situación, ocasiona que  los hospitales de Caracas “Padre Machado” y “Domingo Luciani” estén colapsados porque atienden pacientes del interior, además de aquellos que son remitidos del Clínico Universitario, Razetti y Militar. (@guti21)

 FIRMANTES DEL DOCUMENTO ENTREGADO A LA FISCALÍA

Rafael Muci-Mendoza, presidente de la Academia Nacional de Medicina; Antonio Clemente Heimerdinger , ex – presidente de la Academia Nacional de Medicina; José Félix Oletta, Rafael Orihuela y Carlos Walter, ex-ministros de Sanidad y Asistencia Social; Marino Alvarado, presidente de PROVEA; María Yanes, presidente de la Red de Sociedades Científicas Médicas de Venezuela; Trina Navas, Enrique López Loyo y Saúl Peña, ex – presidentes de la Red de Sociedades Científicas Médicas de Venezuela; Roberto Ochoa, Representante del Rectorado de la UCV ante el Consejo Directivo del Hospital Universitario de Caracas; Juan Eloy Montenegro, presidente de la Sociedad de Radioterapia Oncológica; Enrique Gutiérrez , Director de la Unidad de Radioterapia Oncológica y Medicina Nuclear del Instituto Médico La Floresta; Pedro Martínez Latuff y Gerardo Hernández Muñoz, ex – presidentes de la Sociedad Venezolana de Mastología; Jesús Felipe Parra, Cirujano Oncólogo e Individuo de Número de la Academia Nacional de Medicina ; Esteban Agudo Linares, Cirujano Oncólogo; Ana Carvajal, infectologa; Omar Arias, presidente de la Sociedad Venezolana de Protección Radiológica; Dinorah Figuera, Bernardo Guerra, Orlando Avila, Willian Barrientos, parlamentarios ante la Asamblea Nacional; Jorge Diaz Polanco, Marianella Herrera, Andy Delgado e Yngrid Candela, miembros del Área de Desarrollo y Salud del Centro de Estudios del Desarrollo(CENDES) de la UCV, entre otros.

Fuente: Revista Zeta Nº1924 – 18-10-13

…………………………………………………………………………..

 

“Al gobierno no le importan los enfermos de cáncer”

Los equipos de radioterapia que están funcionando en los pocos hospitales públicos que brindan atención oncológica en el país están colapsando ante la demanda de pacientes. Muchos enfermos de cáncer de toda Venezuela llegan a Caracas en busca del tratamiento, pero se encuentran con la trágica situación de que la mayoría de las máquinas no sirven.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

 

Cálculos de la Sociedad Venezolana de Radioterapia Oncológica indican que entre 10% y 15% de los pacientes mueren a la espera de tratamiento en algunos de los centros de salud del país.

Cálculos de la Sociedad Venezolana de Radioterapia Oncológica indican que entre 10% y 15% de los pacientes mueren a la espera de tratamiento en algunos de los centros de salud del país.

Rosario  Pérez tiene 55 años,  fue operada de cáncer de mamas hace dos meses  y su oncólogo recomendó 10 sesiones de radioterapia.  Le ha sido imposible  comenzar con el tratamiento ya que en el hospital donde fue intervenida, “Padre Machado”, las citas para los pacientes que requieren radioterapia se dan para 2014 debido a la gran cantidad de personas que son atendidas.

“Tengo miedo que el cáncer regrese y me termine de matar. No tengo dinero para ir a una clínica ni seguro médico. Esta situación es trágica. Al gobierno no le interesa lo que pasa en los hospitales ni le importa los enfermos de cáncer. Aquí la gente se va a morir de mengua, conozco muchos enfermos que no han podido acceder a los tratamientos porque en los hospitales no sirven los equipos y ya se encuentran agonizando, se están muriendo…”, expresa Rosario con lagrimas en sus ojos.

Pacientes mueren a la espera de tratamiento

Cálculos de la Sociedad Venezolana de Radioterapia Oncológica indican que entre 10% y 15% de los pacientes mueren a la espera de tratamiento. Omar Arias, físico médico, afirma que en muchos casos quienes no reciben radioterapia con la regularidad debida pueden presentar recaídas o avances en los estadios de la afección.

De acuerdo al ex ministro de Salud José Félix Oletta, los equipos comprados en el convenio con Argentina se les venció la garantía y el gobierno nacional no ha firmado nuevos acuerdos con empresas que proveen repuestos y personal que le realice mantenimiento.

-Los contratos de mantenimiento preventivo de 53 aparatos clave para los servicios de radioterapia en Venezuela están vencidos. Las normas Covenin obligan a dar mantenimiento preventivo, pero las garantías de 53 máquinas clave vencieron en marzo pasado 2012.

“Responsabilidad de la ex ministra Sader”

Cuatro instituciones públicas y privadas adelantaron este año estudios sobre el funcionamiento de la red oncológica estatal, donde confirman la crisis que afronta la red pública para atender la enfermedad. Ellas son: la Asamblea Nacional, la Sociedad Venezolana de Oncología y de Radioterapia Oncológica, el Cendes de la UCV y un grupo independiente de expertos.

La conclusión de esta investigación es dramática: entre la cuarta parte y la mitad de los equipos están dañados, inoperativos o tienen fallas, lo que hace que casi todos los centros de radioterapia estén inactivos. El déficit de los servicios de radioterapia abarca todo el territorio nacional.

“Las fallas del mantenimiento y las malas condiciones de infraestructura en las que operan las máquinas , lo que incluye apagones y el mal funcionamiento de los equipos de aire acondicionado, están entre las principales razones de que exista un panorama desalentador a nueve años de la firma de un acuerdo considerado como el mayor esfuerzo hecho por gobierno alguno para crear una red nacional de radioterapias. El deterioro crece además entre los aparatos adquiridos más allá del acuerdo con los argentinos”.

Por otra parte, una investigación del Cendes, actualizada hasta el 16 de junio, estudió 53 equipos comprados a Argentina. Allí  los académicos contabilizaron 25 inoperativos, 4 con fallas de distinta gravedad, 3 pendientes de instalación y 1 en proceso para su emplazamiento. Más allá del convenio encontraron 13 equipos inhabilitados o dañados y 31 operativos. La pesquisa fue dirigida por Carlos Walter, ex ministro de Salud, quien exhorta al gobierno a atender la situación: “Los pacientes deberían organizarse para llevar los casos a instancias judiciales y demandar ante los incumplimientos del Estado”.

Asimismo, diputados de la Comisión de Desarrollo Social, como Bernardo Guerra, han señalado que debe fijarse la responsabilidad de la ex ministra Eugenia Sader en la situación actual, por no haber renovado los contratos mantenimiento de estos equipos a tiempo.

Radioterapia recalentada

En Caracas, los equipos de los hospitales “Padre Machado” y “Domingo Luciani” tienen la mayor demanda de pacientes (120 por día), luego de que en el Clínico Universitario la máquina dejara de funcionar desde hace  un año.

Mientras en el  Hospital Militar “Dr. Carlos Arvelo” funciona el equipo, pero no puede trabajar al 100% porque sufre desperfectos contantes. Asimismo en el “Dr.Luis Razetti” donde a pesar de que hay un acelerador lineal y una bomba de cobalto, ambos no funcionan de manera óptima.

La misma historia se repite en todo los hospitales del territorio nacional. Por ejemplo en  Nueva Esparta, los enfermos de cáncer que requieran radioterapia, deben salir de la isla porque el servicio en el “Dr. Modesto Rivero González” no ha sido inaugurado, y la población tiene tres años esperando a que el acelerador lineal que se compró a través del convenio con Argentina esté operativo.

Juan Eloy Montenegro, presidente de la Sociedad Venezolana de Radioterapia, advierte que los aceleradores lineales pueden ser utilizados para aplicar radioterapia hasta 120 pacientes, “pero no es recomendable”. Explica que no se deben tratar más de 70 pacientes diarios.

Esta dramática situación, ocasiona que  los hospitales de Caracas “Padre Machado” y “Domingo Luciani” estén colapsados porque atienden pacientes del interior, además de aquellos que son remitidos del Clínico Universitario, Razetti y Militar.

Clínicas colapsadas

La falla de los equipos de radioterapia de la red de salud pública obliga, aproximadamente, a 13.100 pacientes a buscar atención médica en las clínicas privadas, que no se dan abasto para satisfacer esa demanda.

El doctor Oletta precisa que  “la red privada tiene 23 aceleradores lineales y 3 bombas de cobalto con los que tiene que cubrir el déficit, pero no se dan abasto. Eso los obliga a sobre utilizar sus equipos. Para cubrir la demanda deberían atender a 180 pacientes diarios y eso los colapsaría”.

El director ejecutivo de la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados, Cristino García, señala que varias clínicas del sector están recibiendo pacientes de hospitales públicos, pero tienen limitaciones de infraestructura y de personal.

“No tenemos capacidad para atender más de 25% de lo que normalmente recibimos porque eso genera el uso excesivo de los equipos. Estamos tratando de ayudar, pero no tenemos personal ni infraestructura para cubrirlos. Para reponer esos aparatos hay que cumplir con los parámetros de importación que toman, al menos, tres meses”, dijo García.

Por su parte, Oletta  expresa: “La disponibilidad instalada de equipos operativos del sector privado de la salud, en la actualidad, de acuerdo con el estudio que hemos venido realizando en los dos últimos años, en mi opinión, no tiene capacidad para atender adicionalmente el número de pacientes que dejan de ser atendidos por el sector público, cuya estimación preliminar de demanda calculamos en al menos de 13.000 pacientes anuales, (cifras de 2005-2009) que se sumarían a los ya atendidos por el sector privado”.

Las cifras

El cáncer es la segunda causa de muerte registrada en Venezuela. De acuerdo al Anuario de Mortalidad MPPS. 2010. Caracas 2013, la cifra total de fallecidos por todos los  tipos de cáncer es 21.185. De allí se diferencia: Tumores  malignos de los órganos digestivos 5.804 muertes. Tumores malignos de los órganos respiratorios 3.745 muertes. Y tumores malignos de los órganos genitales masculinos 2.356 fallecidos. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº1917 – 30-08-13

……………………………………………………………………………………