La epidemia que “no existe”

Para el gobierno, la epidemia de la influenza A(H1N1)no existe, a los médicos del sector público se les prohíbe hablar de ella, de los grupos de riesgo sólo  se ha vacunado un tercio y se anuncia la llegada de las vacunas para fines de año “cuando la epidemia es ya”, advierten los especialistas. Un amplio grupo de las más renombradas autoridades nacionales en materia de salud, emitieron un dramático documento de advertencia al Ministerio de la Salud, dado que para esta fecha, el número de enfermos por la influenza subió en un 300% en relación a esa misma época el año pasado. Particularmente afectados se encuentran el estado Mérida, seguido del Distrito Capital, Zulia, Táchira y Carabobo.

Virus-AH1N1-tapabocas

 

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

 De acuerdo al más reciente Boletín Epidemiológico Nº27, emitido por el Ministerio de Salud, los casos de A(H1N1) en Venezuela aumentaron a 2.424,  en la semana que finalizó el 6 de julio.

Según el reporte del MinSalud hubo un incremento, con relación a la semana anterior, de un 4 por ciento, es decir 102 casos nuevos. En la semana que culminó el 29 de junio, se registraron 2.322 casos de A(H1N1).

Refiere el Boletín Nº27, que las entidades con mayor número de casos sospechosos acumulados de influenza fueron: Mérida con 946 casos; Distrito Capital con 333; Zulia con 331 casos; Táchira 276 y Carabobo con 264 casos confirmados. Lo que va del año 2013, se han confirmado 9.127 casos de la A(H1N1) en todo el territorio venezolano.

El mismo boletín señaló que también hay un total de 165 casos de A(H3N2) registrado en el país en lo que va de año.

Hasta la fecha el Ministerio de Salud se ha negado a ofrecer cifras oficiales sobre la cantidad de personas que han fallecido a causa de este virus.

 Declaración conjunta sobre la epidemia de influenza A(H1N1)

Los más connotados médicos venezolanos,  fijaron su posición sobre la actual epidemia de influenza A(H1N1) que afecta a Venezuela, a través de una “Declaratoria Conjunta”. En el documento entregado a los medios, participaron diferentes profesionales de la salud como: autoridades universitarias,  decanatos de universidades nacionales, presidente y ex -presidentes de la Academia Nacional de Medicina, ex -ministros de Salud,  presidente y ex -presidentes de la Red de Sociedades Científicas Médicas de Venezuela y otros médicos infectólogos y epidemiólogos.

Le tocó al vicerrector Académico de la UCV, Dr. Nicolás Bianco, hacer la introducción a la rueda de prensa convocada para hacer público el pronunciamiento. Y el vocero oficial de la declaración presentada, fue el ex ministro de salud José Felix Oletta.

El doctor Bianco señala que las investigaciones y pesquisas realizadas por este grupo multidisciplinario arrojan que, presuntamente, Venezuela se encuentra ante una grave epidemia del virus A(H1N1) con más del 300% de aumento de infectados en comparación al año anterior.

Por su parte, el  doctor Oletta, opina que el Estado no está cumpliendo con el deber de garantizar información continua y precisa para que las personas puedan ejercer el derecho a la salud. Considera que los mensajes oficiales son limitados y contradictorios.

-En 6 semanas de trabajo –continua- hemos confirmado contradicciones y decisiones erradas en por lo menos 3 documentos emanados del ente oficial de salud, así como deficiencias en la vacunación y carencias de los instrumentos para la toma de las muestras y su transporte a los centros de investigación. No hay mensajes continuos al público y hemos identificado puntos de autocensura y delimitación de la información.

Preguntamos al doctor Oletta si manejan  cifras extraoficales del número de fallecidos por el virus A(H1N1), ya que le MinSalud se niega a dar esa información a lo que respondió:

-Las cifras estimadas para este momento son cercanas al centenar de fallecidos. La opacidad del gobierno nacional ha impedido conocer con certeza las cifras de muertes. Solo en el estado Mérida, donde se registraron los primeros casos, entre mayo y junio ocurrieron 28 muertes por influenza.

18 de ellas, confirmadas como influenza A(H1N1); 2 por influenza A(H3N2). Las restantes esperaban los resultados de las pruebas de confirmación realizadas por el INHRR, en Caracas.

Advierte Oletta que estos datos son de “fuentes locales, absolutamente confiables, que han sido censuradas”.

Destaca que si la onda de descenso de la A(H1N1) no disminuye, esto supondría un impacto mayor en el agotamiento de los recursos necesarios para atenuar la epidemia. “Hay grandes fallas para cubrir los grupos de riesgo como profesionales de la salud y las embarazadas. Este número debería estar para Venezuela en no menos de 9 millones de inmunizaciones y apenas tenemos una tercera parte de estas personas protegidas. Lamentablemente el gobierno ha informado que a final de año realizará más vacunaciones, cuando la epidemia es ya”.

-Según la Ministra, el tratamiento para los pacientes con afección respiratoria grave es ninguno, pero el comportamiento de la epidemia indica que en la semana que aumentan los casos con esta afección, a la semana siguiente aumentan los casos confirmados de A(H1N1), -explica Oletta.

En nombre del grupo de trabajo, Oletta exige a la Ministra que revise los principios fundamentales de la rectoría en salud. “Ya tiene 4 semanas sin emitir declaraciones sobre el tema, cuando el país se encuentra en medio de una epidemia. Hacemos un llamado para que corrija los errores, especialmente en cuanto al protocolo de tratamiento médico a seguir y el uso de antivirales”.

Según el gobierno “no hay epidemia”

 Continua Oletta : “Los funcionarios no pueden declarar sobre el tema. En algunos estados los médicos que trabajan en establecimientos de atención médica de las redes públicas de salud, han sido conminados a guardar silencio; se les ha prohibido opinar sobre el problema. La razón es simple, a entender de las autoridades del MPPS, la epidemia de influenza no existe. No hay epidemia. Divulgarla podría sembrar “desestabilización del régimen”, una confabulación de intereses para dañar al gobierno. O simplemente hay que acatar la orden de silencio, conducta omitiva y negligente, consciente o no, ante un hecho que ha rebasado la capacidad de anticipación y respuesta del gobierno nacional”.

-Como si fuera poco, -prosigue el ex ministro- la medida de prevención más importante para atenuar el impacto de la epidemia: la inmunización, no se aplicó oportunamente y en cantidades suficientes. Ahora no hay vacunas; la mayoría de las embarazadas, de los pacientes pertenecientes a los grupos de riesgo, susceptibles de padecer las formas graves de la enfermedad están desprotegidos.

-Como lo ha anunciado el MPPS, no se vacunará a los millones de personas que aún restan por vacunar en este momento. No se harán siquiera trámites para conocer la existencia y disponibilidad de vacunas en otros países del Hemisferio Sur. No se consultó a la OPS para adquirir en forma extraordinaria las vacunas mediante el Fondo Rotatorio. La solución del problema actual, será diferida hasta el fin de año, en octubre, se adquirirán las vacunas que necesitamos ahora y que comenzarán a aplicarse a finales de 2013 o comienzos de 2014. Se vacunará extemporáneamente, cuando la epidemia haya culminado lo que resulta un absurdo. Ministra, la vacunación debe ser ahora. No tiene sentido alguno esperar 6 meses, -expresa Oletta.

A la rueda de prensa asistieron también el Vicerrector Académico de la Universidad de Carabobo, Ulises Rojas; el Presidente de la Academia Nacional de Medicina, Rafael Muci-Mendoza; el ex Ministro de Sanidad y Asistencia Social, Carlos Walter, y los médicos epidemiólogos Oswaldo Godoy y Andrés Barreto.

 Por mandato de  Ley

La Ley Orgánica de la Academia Nacional de Medicina, de la Ley de Universidades y de la Ley de Ejercicio de la Medicina, en sus artículos 2, en el caso de las dos primeras, y el artículo 25 de la última, rezan, así:

La Academia Nacional de Medicina se ocupará en todo lo relativo al estudio de las Ciencias Biológicas y en especial de la Patología e Higiene Nacionales, asuntos en que puede actuar como cuerpo consultor (…)”  “Las Universidades son Instituciones al servicio de la Nación y a ellas corresponde colaborar en la orientación de la vida del país mediante su contribución doctrinaria en el esclarecimiento de los problemas nacionales(…)”  Y “Sin perjuicio de lo que establezcan las disposiciones legales vigentes, los profesionales que ejerzan la medicina están obligados a: 1- Prestar su colaboración a las autoridades en caso de epidemias, desastres y otras emergencias; suministrar oportunamente los datos o informaciones que por su condición de funcionarios o de médicos, de acuerdo con disposiciones legales, les sean requeridos por las autoridades(…)” (@guti21)

 Fuente: Revista Zeta Nº1912 – 26-07-13

……………………………………………………………………………………….

 

Anuncios

Un pensamiento en “La epidemia que “no existe”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s