“Un salario de hambre”

SALARIOS-bajos

 

La inflación afecta el salario real y los ingresos de todos los estratos sociales, en especial de los más pobres, por lo que el  segundo aumento del salario mínimo mensual,  no va a ayudar a compensar la inflación que registran los alimentos,  que alcanzó casi 40 % entre enero y julio  de este año.  

Por AÍDA GUTIÉRREZ H

En Venezuela, desde el 1° de septiembre entró en vigencia el segundo aumento del salario mínimo mensual para los trabajadores, establecido en 10%, con lo que el sueldo más bajo en el país se ubica en 2.702,73 bolívares. De esta manera la jornada diurna se sitúa en 90,09 bolívares.

Este nuevo monto del salario mínimo también implica el incremento de las pensiones y jubilaciones de la Administración Pública y del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

La inflación carcome el bolsillo

El economista Rogelio Calzadilla considera que “el aumento salarial no tiene ningún impacto, porque es ínfimo para lo que es la inflación en el país.  Aunque  cualquier  aumento para los efectos del asalariado es bueno, así sea mínimo”.

Este aumento no va a ayudar a compensar la inflación que registran los alimentos, que alcanza casi 40 % entre enero y julio. A esto se le  añade el problema de la escasez y las señales de que la inflación no va a disminuir en los próximos meses o años.

Explica Calzadilla que la razón de que  la cesta básica se ubique en un valor más elevado en relación al sueldo mínimo, se debe a que los bienes que requiere el venezolano siguen siendo relativamente más escasos que la mano de obra.

-Esto repercute en que la demanda de alimentos de la canasta básica sea mayor que la de mano de obra a salario mínimo, por eso resulta común que sea más elevada la cantidad de personas con este sueldo que lo que se adquiere con él, -dijo.

-Cuando se compara el salario mínimo en Venezuela en dólares se vuelve sal y agua, porque la economía en el país no está ajustada al tipo de cambio real.

Apunta el experto que “no se debe olvidar el efecto corrosivo sobre el salario de la devaluación de la moneda ocurrido en  febrero de este año. Ya van cuatro devaluaciones en 10 años”.

La promesa de 3 alzas salariales

El pasado 1 de mayo el Ejecutivo Nacional anunció un alza salarial de manera fraccionada, en 3 tandas. Ese mismo mes se aumentó 20%, ubicándolo en 2.457,02 bolívares, para septiembre se establecería un 10% más, lo que se traduce en 2.702,73 bolívares y en noviembre vendría un incremento entre un 5% y 10%, de acuerdo a la información contemplada en la Gaceta Oficial Nº 40.157.

El pasado 30 de abril, el presidente Maduro, en asamblea de trabajadores, anunció que el ingreso mínimo promedio debía ubicarse a finales de este año entre 3.976 a 4.111 bolívares, y se aplicaría 20% en mayo y 10% en septiembre.

Tal y como lo anunció Maduro, el reajuste salarial se realizaría en tres tandas: la primera del 20% el cual el pasado primero de mayo, 10% a partir del 1 de septiembre y con una posibilidad de un nuevo aumento de entre 5 y 10% el 1 de noviembre.

El salario mínimo no rinde

 En busca de leche en polvo,  Zeta acompaña a las amas de casa y reproduce sus comentarios sobre el aumento salarial.

Lorena González : “En mi casa entran dos sueldos mínimos y la suma de los dos ni siquiera nos llega al fin de mes, y vivo con mi hija y mi esposo en casa de mi madre hacinados en un cuartico, no pagamos alquiler. Nosotros nos sacrificamos en la comida para poder satisfacer las necesidades de nuestra hija que está estudiando. Por ejemplo, yo deje de comer queso porque es muy caro, la leche, cuando la logramos conseguir, es solo para la niña y mi madre. Esto es un sueldo de hambre…”

 Carmen García: “El salario mínimo no rinde para nada, no alcanza para hacer un buen mercado y menos para alimentar una familia de 4 personas. Ese aumento lo que da es risa. En este país no se puede comprar medicinas, ni ropa, ni zapatos. Todo está carísimo. Y ni pensar en salir a pasear con los chamos…

Rosario Hernández: “Ese aumento no es nada en comparación como están de caros los artículos de primera necesidad. Ayer fui hacer mercado y gasté cerca de 2.000 bolívares en sólo frutas y verduras. Leche no hay y un kilo cuesta 65 bolívares. Todo está carísimo. La inflación se come el sueldo. La situación económica de este país es insostenible”.

Carlota Rivero: “Cada semana los precios aumentan y parece que los sueldos bajan.  Ese incremento es una tontería, no se equipara con la  inflación que nos está matando ya sea de hambre o de mengua; porque si estás enfermo, las medicinas son incomprables. No faltará mucho tiempo para que los ciudadanos empiecen a desnutrirse y hasta morir por falta de alimentos. Los artículos de la cesta básica, primero que no se encuentran y segundo, cuando los consigues son muy caros.”

Antonia Castillo: “Ese aumento es irrisorio y el sueldo mínimo sólo sirve para pagar pasajes y comprar 4 productos en el mercado, no rinde… Mientras no congelen los artículos no vale la pena un aumento, tienen que congelar los precios para poder sobrevivir con lo que ganas. Qué hacemos con un incremento del 15% si te aumentan los artículos entre un 50% o un 100%. Es peor el remedio que la enfermedad”.

 Inflación vs salario real

La inflación afecta el salario real y los ingresos de todos los estratos sociales; en especial de los más pobres. En 2013, la variación de los precios atenta, nuevamente, contra la capacidad de ahorros de los venezolanos.

Según el informe del Banco Central de Venezuela (BCV), el índice de precios al consumidor acumuló un incremento del 29% que contrasta con el 8,6 % de igual período del año pasado y supera el 20,1% registrado en todo el 2012.
Mientras, la variación anualizada correspondiente a julio se ubicó en 42,6%, superior a la tasa de 19,4% observada en julio del 2012.

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística (INE) arrojó en su informe del mes de julio que la Canasta Alimentaria Normativa se ubicó en Bs. 2.779, 21 bolívares, monto ya superior al del salario mínimo que entró en vigencia.  Por el contrario, el Cendas, (Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros), indicó que el precio de la Canasta Básica Familiar en julio de 2013 llegó a 12.257,73 bolívares, sobrepasando el salario mínimo en 156, 12 %.

Trabajadores de Pdval exigen aumento

Por otro lado, los representantes de los Comités de Trabajadores Socialistas (CTS) de Pdval se reunieron la semana pasada en Miraflores con el presidente de la red, Iván Bello, y Gustavo Cabello, de la junta directiva, quienes les informaron que no habría aumento salarial hasta enero de 2014.

Los trabajadores rechazaron la propuesta de la empresa, que oscila entre 6% y 14,29%, para esa fecha, y exigen que el ajuste se haga acorde con la inflación.

“Estamos en desacuerdo con la propuesta porque no se ajusta con la inflación. Queremos una nueva propuesta pero para este año, no para enero”, expresó uno de los voceros.

Durante la reunión, los directivos de Pdval argumentaron que no están en capacidad de ofrecer un porcentaje de ajuste mayor debido a que la empresa atraviesa por problemas financieros.

“Ellos argumentan la quiebra de Pdval. Dicen que no es sustentable. Si eso es así por lo menos debería haber abastecimiento total porque bastante dinero que el Presidente le ha dado a Pdval. El último desembolso fue de 250 millones de bolívares y hasta hay un plan de expansión. Entonces a qué juegan, ¿dónde están los recursos?”, indicó el trabajador.
(@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº1918 – 06-09-13

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s