Un jaboncito por el amor de Dios

TO GO WITH AFP STORY BY SOFIA MISELEM An empty shelf inside a private market in Caracas on June 17, 2014. Acetone, hair colorants, deodorant, razors, makeup and even coffins are some of the big and small things of life and death, along with food and commodities in short supply in Venezuela. AFP PHOTO/ LEO RAMIREZ

La actual escasez de jabón y artículos de limpieza para la persona, la ropa y el hogar, llegó al extremo de convertirse en un grave problema nacional e incluso, amenaza ya no solamente la higiene, sino la salud. Por otra parte, cuando un artículo aparece, las exigencias oficiales para probar que el comprador lo necesita, son descritas por los consumidores como insultantes y absurdas.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

La escasez de los productos de higiene personal llegó a un punto dramático. Jabón de baño, pasta de dientes, papel higiénico, afeitadoras, shampoo, toallas sanitarias, desodorante, pañales para bebés y adultos, no se ven en los anaqueles desde hace bastante tiempo.

Aproximadamente, desde hace 2 meses no abastecen jabón de tocador en las grandes cadenas de farmacias, ni tampoco en los supermercados. Las toallas sanitarias, pañales para bebes y para adultos, llegan a los establecimiento cada dos o tres semanas, por lo que se forman grandes colas, donde el ciudadano debe permanecer  horas de pie esperando llevarse sólo dos paquetes, si es que corre con suerte y no se ha acabado el producto  cuando llega su turno.

Para comprar pañales de niños, los padres deben presentar la partida de nacimiento original y la cédula de identidad de uno de los padres. Cuando se trata de pañales de adultos, se requiere un informe médico, original, que muestre la necesidad del uso del producto.

Aparte de lo anterior, el usuario debe ir a comprar su producto sólo el día en que le toque con el terminal de la cédula de identidad. En cadenas de farmacia, como Locatel ya tienen instaladas las capta huellas para evitar que la misma persona compre varias veces y así, dicen ellos, impedir que los “bachaqueros” se lleven los productos regulados. Por ejemplo una pasta de diente de  26 bolívares, el “bachaquero” la vende en 250 Bs.

Con las toallas sanitarias, llegaron al colmo, pues en algunos establecimientos  exigen a la dama probar que tiene el periodo menstrual. Esta falta de respeto, como lo catalogan las usuarias, ha traído como consecuencia fuertes discusiones en los supermercados y farmacias.

A una mujer le prohibieron comprar toallas sanitarias en un supermercado, presuntamente, porque debía comprobar que presentaba el período menstrual para autorizar la venta del producto.

“La cajera del supermercado me dijo que probara que tenía la regla, yo le dije ok, cierra el establecimiento, saca a todo el mundo de aquí y te lo pruebo… Esto es una falta de respeto, una aberración, además, no porque tenga la menstruación compro las toallas, estaba acostumbrada a comprar varios paquetes todos los meses para tener mi provisión en mi casa para cuando llegara la fecha”, expresa llena de indignación Matilde Guevara.

-Lo peor del caso, que cuando me puse a discutir en el supermercado por esta falta de respeto, llamaron a unos policías para que me sacaran del establecimiento. Todas las personas que nos encontrábamos allí protestamos por semejante locura. Cada día esta situación de escasez está peor. Tengo amigas que ya están usando toallas hechas de tela, lo cual no sirve para nada, se derrama enseguida y se mancha la ropa. En mi oficina hay mujeres que cuando tienen el período no pueden ir a trabajar, igual pasa en los liceos, hay ausentismo laboral y falta de asistencia en los colegios, por  la escasez de toallas sanitarias.

Nos preguntamos ¿Cómo una mujer prueba en una farmacia o supermercado que tiene la menstruación?

Jabón de tocador NO HAY

Según los consumidores lo que más cuesta conseguir es jabón para baño y desodorante

-Hace un mes que estoy buscando jabón, desodorante y shampú y nada que lo encuentro, y eso que he recorrido muchos negocios. Vivo en La Candelaria y me toca ir a otras zonas a ver si consigo los productos. Si lo que tienen que hacer es subirles el precio para que las cosas se encuentren, pues que lo hagan, – expresa Rafaela Gómez, quien se encontraba haciendo cola en un supermercado en Los Ruices.

En el lugar estaban vendiendo papel sanitario, pañales de niños y crema dental. “Me vine para acá porque me dijeron que estaban vendiendo pañales y tengo 2 niños pequeños que necesitan. Eso no se consigue y donde uno ve tiene que comprar”, dijo Rosangel Guedes, otra de las consumidoras.

Anais Silvero, quien también esperaba en la larga cola, dijo que ni siquiera los buhoneros o los bachaqueros están vendiendo jabón de tocador. Le preguntamos ¿cómo hacía entonces para su higiene diaria? A lo que respondió: “Me queda una panelita de jabón Las Llaves , lo dividí en tres partes, un pedacito en la regadera, otro para lavarse las manos y otro para lavar la ropa, porque tampoco consigo jabón en polvo para lavar en la lavadora”.

Otra consumidora, Dora Silva dijo que no está usando jabón para bañarse porque no ha conseguido. “Uso un poquito –porque es muy costoso- de gel antibacterial cuando me baño igualmente para las manos, tampoco uso desodorante. Me estaba colocando bicarbonato con limón, pero ya no se consigue el bicarbonato y además está carísimo”.

Josefina González, de 55 años, es peluquera con 30 años de experiencia, dijo que nunca antes vivió una situación tan dura para el desempeño de su profesión como ahora, cuando tiene que recorrer los establecimientos que expenden los productos e insumos necesarios para atender a sus clientas.

 -Faltan muchas cosas y lo que consigues sube constantemente de precio. No se encuentra shampú ni enjuague, tampoco los tintes de cabello. Cuando lo consigues cuesta un ojo de la cara. Tendría que cobrarle a mis clientas un precio muy alto y ya la gente no está dispuesta a invertir tanta plata en la belleza de su cabellera.

 Otro producto que no existe en los anaqueles de las farmacias, es el shampú o los productos mata piojos.

 El retraso en la entrega de divisas

Las fallas en el abastecimiento de los productos de higiene personal, que han llevado a los ciudadanos a invertir muchas horas en colas en los locales comerciales, de acuerdo a los analistas, no se van a solventar en el último trimestre del año.

Según fuentes ligadas a la empresa privada, se espera que el gobierno acelere la liquidación de divisas para abastecer los anaqueles y reducir la molestia en la población antes de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre. Sin embargo,  las medidas han tardado en tomarse y no han llegado al país todos los insumos necesarios para incrementar la producción.

“Desde que se aprueban las divisas para hacer las importaciones hasta que la materia prima llega a la planta transcurren entre 60 y 120 días, a eso hay que sumarle el tiempo que lleva elaborar el producto y sacarlo a la calle. Si hay una mejoría en la liquidación, algunas empresas podrán trabajar, pero no en la abundancia que se requiere para generar una mejoría”, dijo a  los medios Juan Pablo Olalquiaga, presidente de Conindustria.

El directivo reiteró que el retraso en la entrega de divisas ha hecho que las empresas trabajen a menos de la mitad de su capacidad instalada. Además, el gobierno tampoco ha cancelado la deuda que se tiene con los proveedores internacionales, que se ubica en 10 millardos de dólares, lo que ha llevado a que se cierren líneas de crédito.

Pelo sucio por la revolución

Ricardo Molina, el ministro para el Ecosocialismo, Hábitat y Vivienda. Estamos seguros que al funcionario no le falta shampú ni jabón de baño en su casa.

Ricardo Molina, el ministro para el Ecosocialismo, Hábitat y Vivienda. Estamos seguros que al funcionario no le falta shampú ni jabón de baño en su casa.

Recordemos que el 24 de octubre de 2014, el ministro para el Ecosocialismo, Hábitat y Vivienda, Ricardo Molina, reiteró que en Venezuela hay una “guerra económica” que hace que la gente se confunda y se queje porque “no se consigue el champú de tal marca”. El alto funcionario expresó en esa oportunidad: “Pues si por la revolución tenemos que dejarnos de lavarnos el pelo, lo haremos…”  (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº2016 – 04-09-15

……………………………………………………………….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s