La salud: SOS a la MUD

NoTeEnfermes-NoHayMedicina

Todo el año 2015 los venezolanos sufrieron de la peor escasez de medicinas sufrida en la historia del país. Llega el fin de año y la situación se agrava: no hay medicamentos para la tensión arterial, ni anticonceptivos y tampoco los enfermos de cáncer consiguen su tratamiento. Tampoco hay reactivos para los análisis de VIH.Y para colmo, la escasez de proteínas amenaza con la desnutrición infantil. Son responsabilidades de la primera y mayor urgencia, para la próxima Asamblea nacional.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

“Todos los días llegan de 15 a 20 personas  preguntando por medicinas para la tensión arterial y también por anticonceptivos. Hace varios meses que no nos llegan esos medicamentos, igualmente no tenemos antidepresivos ni tranquilizantes. Hemos visto a la gente salir llorando de la farmacia cuando le decimos que no hay lo que buscan. Las personas están desesperadas y la escasez va empeorando”, expresa la farmacéutica Rosana Gómez, dueña de una farmacia del este de Caracas.

Igualmente los pacientes con enfermedades crónicas como el cáncer, no consiguen sus tratamientos.

Sin tratamientos contra el cáncer

“Nada más doloroso que mirar a alguien al final de su vida por causa del cáncer, tratando de lucir bien, de mantenerse firme y con fe en que todo saldrá bien. Pero cuando se topa con la dura realidad, que no hay tratamiento en Venezuela para su sanación, la persona entonces se desploma y lo que  queda es llorar”, expresa Mariela que tiene a su hermana sufriendo cáncer de mama.

De acuerdo a los oncólogos, la mayoría de los pacientes con cáncer en Venezuela corren riesgo de muerte debido a la falta de medicinas, insumos y equipos médicos requeridos para preservar sus vidas.

El oncólogo Rafael González precisa que en Venezuela han muerto niños, mujeres y hombres de diferentes edades, por la carencia de insumos y equipos especializados para la realización de radioterapias y quimioterapias. “Padecer cáncer en este país es estar condenado a muerte. Si la situación es crítica en Caracas, en el interior del país está peor”.

-Aparte de la angustia que genera en el paciente la enfermedad, también se le añade la imposibilidad de conseguir el tratamiento. Esto ocasiona que el enfermo se deprima, lo cual es contraproducente para su recuperación.

En Venezuela se tiene un registro de 22 mil casos de cáncer según cifras publicadas por el Ministerio del Poder Popular para la Salud. Sin embargo, la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV) cree que para este año la cifra se elevará a 50 mil.

El cáncer es la segunda causa de mortalidad en Venezuela. El cáncer de mama y de cuello uterino son los más comunes en las mujeres, mientras que en el hombre es el de próstata y de pulmón.

Embarazos no deseados

Por otro lado la escasez de anticonceptivos es un problema  grave, porque según los ginecólogos, las consecuencias de esta situación son embarazos no deseados, embarazo precoz y el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

El ginecólogo Rafael Gómez precisa que la  escasez de los anticonceptivos es debido a los retrasos en la asignación de divisas. “Los laboratorios no tienen materia prima para producir y la mayoría de los productos son importados”.

Diferentes marcas y presentaciones, métodos y formas de anticonceptivos y preservativos desaparecieron de los anaqueles. Las cadenas de farmacias como Locatel, Farmatodo, Farmahorro y Fundafarmacia coinciden en que desde hace al menos 6 meses, se ha presentado desabastecimiento de pastillas, inyecciones y preservativos.

En este sentido, la Federación Farmacéutica de Venezuela (Fefarven) informa que el desabastecimiento de pastillas y preservativos en el país alcanzó 85% durante los últimos seis meses a escala nacional.

 

“Los pacientes andan de farmacia en farmacia buscando los anticonceptivos y no los consiguen. La situación es sumamente grave. Y no manejamos tiempos estimados en los que se pueda abastecer nuevamente el mercado”, manifiesta Freddy Ceballos, presidente de Fefarven.

“Hasta los momentos en los distribuidores que nosotros manejamos no hemos visto anticonceptivos y no sabemos en qué momento podrán llegar al mercado farmacéutico”, reitera Ceballos.

Explica que la escasez de estos estos medicamentos se debe a la tardía liquidación de divisas a laboratorios y empresas. Precisa que el gobierno mantiene una deuda con proveedores internacionales de US$ 3.500 millones de dólares.

Aclara que el problema no es la distribución de medicamentos, sino el abastecimiento y asegura que la escasez de fármacos llegó a 70% en todo el país.

 Sin reactivos para el VIH

Según fuentes del Instituto Nacional de Higiene (INH), desde hace dos meses no hay reactivos para el diagnostico y seguimiento del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Estiman que en el mes de marzo 2016,  será cuando empiecen a llegar a los principales centros hospitalarios del país.

Jhonatan Rodríguez, presidente de la Organización StopVIH, denunció en el programa radial del periodista Cesar Miguel Rondón, que en la actualidad no hay pruebas para CD4, examen que mide si el sistema inmunológico está sano y cómo se comporta en la lucha contra el VIH.

Tampoco se están haciendo exámenes de carga viral, prueba que mide la cantidad de virus presente en la sangre del paciente y que es necesario para determinar si los medicamentos están funcionando correctamente. Pero la lista no termina ahí, ya que no hay reactivos para detectar si una persona contrajo el virus o si tiene tuberculosis.

Rodríguez citó el ejemplo de lo que está ocurriendo con la población de los indígenas warao en el estado Delta Amacuro, entre quienes han aumentado los casos de VIH y de sida. El Ministerio de Salud oculta esta epidemia  que está matando a los waraos.

Hambre y desnutrición

De acuerdo a los especialistas, la escasez de los productos básicos de la dieta diaria en especial las proteínas, está afectando la salud de los venezolanos, lo que podría derivar en un aumento de la desnutrición y la reaparición de enfermedades.

José Félix Oletta, ex ministro de Salud Considera que  la crisis económica y la escasez de productos de la cesta básica, va a repercutir en el aumento de la desnutrición infantil y de los ancianos.

-Esto no va a ocurrir de repente –explica- sino de una forma lenta y progresiva, pero sin duda, a medida que no hay leche para los niños, las fuentes de proteínas y vitaminas se van a reducir.

Pronostica Oletta que la situación actual, podría ocasionar la reaparición de  una serie de enfermedades que antes no estaban. Enfermedades que están ligadas a la desnutrición y al hambre.

-Esto lo podemos ver en el caso de la tuberculosis. Recuerda que los clásicos decían que esta enfermedad seguía al hambre como a su sombra. Es una enfermedad asociada a la pobreza, y hay otras más que pueden aparecer.

-Por ejemplo, fíjate lo que esta sucediendo, si la persona no se puede bañar, entonces aparecen parasitosis de ácaros, ectoparasitosis, sarna, piojos, todos los parásitos de la piel. Y eso es lo que estamos viendo ahorita.

Considera el doctor Oletta que “si sometes a una población a una dieta de guerra, por ejemplo como lo que pasó en esos países en el siglo pasado con las guerras, las grandes desnutriciones que ocurrieron, simplemente vas a tener una serie de consecuencias sobre la salud global especialmente de los niños, las embarazadas y los ancianos”. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº2030 – 11-12-15

……………………………………………………………