Se extiende la malaria a Miranda y Dtto. Capital

malaria-mosquito

Venezuela fue el primer país latinoamericano en haber vencido la malaria, pero ahora es la única nación de la región donde esa enfermedad creció sostenidamente desde el año 2000. Las cifras indica que tenemos la peor epidemia de malaria de la Historia del país con extensión del mal a Vargas, Miranda, Aragua, Zulia, Monagas, Anzoátegui, Apure y Ahora Distrito Capital.

Por Aída Gutiérrez H. / @guti21

Venezuela vive la más grave epidemia de malaria desde que se llevan registros confiables, hace 75 años, la cual alcanzó el récord histórico de más de 125.000 casos. Siendo Bolívar el estado más afectado con 81,91 %  casos notificados, de acuerdo al informe de la Sociedad Venezolana de Salud Pública (SVSP), Red Defendamos la Epidemiología, que está basado en el Boletín Integral de la Dirección de Salud Ambiental del Ministerio de Salud, Nº 29, no divulgado.

Según la Sociedad de Salud Pública, la Malaria va  en expansión:  Vargas, Miranda, Aragua, Zulia, Monagas, Anzoátegui, Apure y ahora Distrito Capital.

Datos oficiales no divulgados

El doctor José Feliz Oletta, ex ministro de Sanidad, miembro de la SVSP y autor del informe, comenta que en 2015 la malaria alcanzó record de 136.402 casos.

“Ahora, en las primeras 29 semanas del año, hasta el 23 de julio, se notificaron 125.158 casos de malaria, lo que representa un aumento de 72,3 % con respecto al período homólogo anterior (72.634 casos)”. Reitera que esta información se deriva del Boletín Integral del MPPS, Nº 29, no divulgado.

 En total, 4.194 nuevos casos autóctonos se identificaron en la Semana Epidemiológica Nº 29 de 2016, del 17 al 23 de julio. Los casos hasta ahora acumulados, superan ampliamente la cifra de incidencia acumulada durante todo el año 2014 y en pocas semanas, todo lo acumulado en 2015.

El estado Bolívar acumuló el 81,91% de los casos notificados, que suman 101.126 casos;  Amazonas 9.266 casos; Sucre 6.928 casos; Delta Amacuro 4.344 casos; Monagas 2.105 casos; Zulia 1.084 casos ; Apure 94 casos ;Vargas 100 casos ; Anzoátegui 43 casos ; Barinas 38 casos ; Trujillo 7 casos; Guárico 8 casos y Táchira 2 casos.

Se agrega a la lista de las 15 entidades federales en epidemia, el estado Aragua: 2 casos en las Semana Epidemiológica Nº 20 y 21; y 2 casos en el Distrito Capital en la Sem Epi Nº 27.

Explica Oletta, que los casos autóctonos en el estado Aragua, (situación que no ocurría desde hace más de 20 años) se identificaron en la población costera de Chuao, municipio Santiago Mariño, con toda seguridad este nuevo foco activo, es una extensión del foco activo del estado Vargas (Parroquia Carayaca), como era de esperarse.

Precisa, que los dos casos autóctonos identificados en el Distrito Capital corresponden a habitantes de la Parroquia Sucre, Municipio Libertador, estos casos también deben estar vinculados con el foco del estado Vargas.

A los casos identificados previamente en el estado Miranda, en los municipios Brión (Higuerote) y Andrés Bello (San José de Rio Chico) de la región de Barlovento, se agregan ahora, en la Sem Epi Nº 30, 2 nuevos casos autóctonos en el Municipio Paz Castillo  de los valles del Tuy (Santa Lucía).

El brote epidémico en el estado Vargas,  subió a 100 casos autóctonos acumulados; es el mayor número de casos autóctonos alcanzado en ese estado en 11 años. Los primeros casos se identificaron luego del asueto de Semana Santa,  en la localidad de Puerto Cruz, Parroquia Carayaca, en la que se han identificado 96 casos autóctonos. La enfermedad se ha extendido a la Parroquia Catia La Mar 5 casos, Maiquetía 1 caso y Caraballeda 2 casos.

Alerta Oletta, que desde hace décadas, no ocurría una situación similar, con casos autóctonos en Caracas y poblaciones circunvecinas de los estados Miranda, Aragua y Vargas.

El Observatorio Venezolano de Salud y otras 8 organizaciones calculan 348.285 casos de malaria para 2016, de los cuales 2.333 son mujeres embarazadas. Los médicos denunciaron corrupción en la venta de las medicinas, que se deben dispensar de forma gratuita, debido a la escasez. Las dosis de cloroquina y primaquina (antimaláricos) las estiman en 80.000 Bs, lo equivalente a dos gramos de oro.

malariasintomas

Bolívar el más afectado

La parroquia más  afectada del país es   San Isidro, del municipio Sifontes del estado Bolívar con 43.885 casos acumulados (39,18 % del país). El municipio Sifontes es el más afectado del país con 59.679 casos (47,68 % de los casos del país).

De 72 municipios con transmisión de la enfermedad en 2016 (6 más en el último mes), 30 son de alto riesgo, (41,66%). 12 de estos municipios son fronterizos, con Guyana, Brasil y Colombia. Este porcentaje ha ido aumentando progresivamente

-El peligroso aumento y expansión de la malaria en Venezuela, debe ser atendido sin dilación, representan un riesgo potencial de que la enfermedad se propague a todo el país, – advierte el doctor Oletta.

Oletta considera que “el MPPS debe darle extrema urgencia y prioridad a las acciones de control de la epidemia de malaria, ya que la medidas aplicadas en los últimos 3 años y hasta este momento, entre ellas la Micromisión Malaria,  han fracasado y se ha acentuado el riesgo de expansión a nuevos focos de transmisión continua como está ocurriendo actualmente en los estados Vargas(4 parroquias) y Miranda (3 municipios)”.

 Advierte el ex ministro, que las cifras antes mencionadas, no incluyen el elevado número de casos de malaria, producto de recaídas y sub registro por lo que la magnitud del problema es mucho mayor. “Se estima entre 25% y 30% mayor que las cifras oficiales aun no divulgadas”.

Por otra parte, un motivo de alarma y preocupación es lo que denuncia el informe de la SVSP: “información extraoficial indica que las reservas de medicamentos derivados de la Artemisinina, indispensables para el tratamiento de la malaria por P. falciparum están a punto de agotarse. Los inventarios solo alcanzan a 4 semanas. También están agotados en el estado Bolívar, los colorantes para teñir las láminas para diagnóstico microscópico (Tinción de Giemsa) y las pruebas rápidas para el diagnóstico inmunológico de la enfermedad. Los recursos financieros para atender las operaciones del Programa Nacional de Vigilancia y Control no están disponibles”.

OMS alerta sobre la malaria

 La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al paludismo como una enfermedad febril aguda. Los síntomas aparecen a los 7 días o más (generalmente entre los 10 y los 15 días) de la picadura del mosquito infectivo. Puede resultar difícil reconocer el origen palúdico de los primeros síntomas (fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y vómitos). Si no se trata en las primeras 24 horas, el paludismo por P. falciparum puede agravarse, llevando a menudo a la muerte.

Los niños de zonas endémicas con enfermedad grave, suelen manifestar una o más de los siguientes síntomas: anemia grave, sufrimiento respiratorio relacionado con la acidosis metabólica o paludismo cerebral. En el adulto también es frecuente la afectación multiorgánica. En las zonas donde el paludismo es endémico, las personas pueden adquirir una inmunidad parcial, lo que posibilita la aparición de infecciones asintomáticas.

 De acuerdo a cifras de la OMS, alrededor de 3.200 millones de personas (la mitad de la población mundial) están expuestas al paludismo. En 2015 hubo unos 214 millones de casos de la enfermedad, que, según las estimaciones, costaron la vida a 438.000 personas.

Según el Informe Mundial de Malaria, 2015 de la OMS, de 106 países con transmisión continua de malaria, 102 redujeron en 37% la incidencia anual, entre 1990 y 2015. Venezuela forma parte del grupo de 4 países que aumentaron la incidencia de malaria, el  incremento fue de 356%.

Venezuela es la única nación de la región, donde esa enfermedad creció sostenidamente desde el año 2000, motivo de reflexión y de toma de medidas pertinentes para las autoridades del sector. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº2063 – 19-08-16

…………………………………………………………………………..

 

Anuncios

Constitución violada con el Arco Minero

arcominero-2

El anuncio por Nicolás Maduro del decreto de creación del Arco Minero del Orinoco, ignora importantes y obligatorias pautas de seguridad ambiental y humana, resguardadas por la Constitución de 1999. Legalmente, el gobernador de Bolívar será responsable ante la ley y según la Constitución, de los daños acarreados por la inconsulta aplicación del decreto, lo cual incluye –en otros- la paulatina destrucción del Guri.

Por Aída Gutiérrez H. / @guti21

PARA poder dar inicio al desarrollo del proyecto del Arco Minero del Orinoco, el gobierno nacional está obligado a ordenar, antes de su ejecución, la realización de un Estudio de Impacto Ambiental y dar a conocer públicamente los resultados del mismo”, enfatiza el ingeniero Beltrán Márquez, Geólogo y Geógrafo físico.

-De no ser factibles los resultados –continua Márquez-, dicho proyecto no debe iniciar su ejecución en ninguna de sus fases. Considero que el proyecto del Arco Minero, no solo es susceptible de impactar y degradar el ambiente, si no que es absolutamente depredador e insustentable, con efectos y consecuencias altamente perjudiciales y toxicas dentro de su área de acción, e impacto más allá de  sus adyacencias y aguas abajo.

-Es importante mencionar que hasta el día  de hoy, no existe tecnología alguna en el mundo, que garantice o minimice el alto impacto de proyectos con estas características, -advierte Márquez.

El decreto viola la Constitución

El ingeniero Márquez refiere que  aparte de los problema de carácter ambiental y social que va a ocasionar  el desarrollo de un proyecto aurífero o minero metálico a cielo abierto ,  destaca la situación del ordenamiento jurídico plasmado en lo que es la Ley Orgánica de Gestión para la Ordenación del Territorio.

En este sentido, explica que cuando  se pretende realizar o ejecutar un proyecto fuera del área urbana en cualquier territorio, la jurisdicción política administrativo de cada Estado, el responsable es el gobernador.

En este caso los 111 mil kilómetros cuadrados del decreto del  Arco Minero del Orinoco, son responsabilidad de Rangel Silva como gobernador del Edo Bolívar. A él  se le solicitaría la ocupación del territorio, para la ejecución de este decreto.

Destaca Márquez el artículo Nº 129 de la Constitución Nacional donde se lee: “Todas las actividades susceptibles de generar daños a los ecosistemas deben ser previamente acompañadas de estudios de impacto ambiental y sociocultural. (…)”

-Como vemos, la Constitución exige de carácter obligatorio que se realice el estudio de impacto ambiental a ese proyecto del Arco Minero, de manera que se tiene que esperar la evaluación de cada una de las fases comenzando de  la exploración  y todo lo que contiene el proyecto y lo que pudiera impactar, hasta que no se tengan los resultados de ese estudio no se puede iniciar ninguna fase del proyecto como tal. Por lo que estamos en presencia de una violación flagrante a la constitución.

El Guri en riesgo

El experto ve poco alentador el futuro próximo de la represa del Guri, si llegasen a realizar el proyecto del Arco Minero del Orinoco.

-Si no se detiene el desorden territorial, la desforestación, la anarquía,   obviamente que le va a quitar territorio desde el punto de vista vegetativo. La cuenca del Caroní  tiene una superficie de 95 mil kilómetros cuadrados, allí reina la anarquía, hay desforestaciones, incendios forestales  ocasionados por la practica  de la minería ilegal.

-Si se llevase a cabo el proyecto del Arco Minero del Orinoco, seria contraproducente, eso repercute en la disminución del caudal del río Caroní, que es el responsable de dar el mayor aporte de caudal para que se llene el lago del Guri, y cuando se llena ese lago es cuando vamos a tener los niveles óptimos, donde están ubicados los cuartos de máquinas y las turbinas trabajarían de manera normal.

-Hasta ahora gran cantidad de personas han dado su opinión respecto al decreto presidencial para el desarrollo del Arco Minero del Orinoco, al igual que un sin número de organizaciones en defensa del ambiente y de la integridad del país, así como las poblaciones indígenas y todas coinciden en lo grave que seria, si los venezolanos permitimos el desarrollo del mismo, tal y como lo ha planteado hacer el gobierno.

arcominero-1

La devastación

El gobierno venezolano hace énfasis en la explotación del oro en el decreto del Arco Minero del Orinoco. De acuerdo al Ministro de Petróleo y Minería y Presidente de PDVSA, Eulogio Del Pino, se estima que  las reservas auríferas de la zona serían de 7.000 toneladas, lo que a los precios actuales representaría unos 280.000 millones de dólares.

El geógrafo Agustín Ferrer, oriundo del estado Bolívar explica que “en la explotación del oro se utilizan agentes altamente contaminantes de suelos y aguas, especialmente cianuro y mercurio. La vida acuática de los ríos de esta zona ha venido siendo contaminada por la actividad minera desde hace décadas, poniendo en peligro la salud tanto de los habitantes de la zona como de quienes viven río abajo. Mucha de la población de esta región presenta en la actualidad elevados niveles de contaminación mercurial.”

Ferrer alerta: “Los casi 112 mil kilómetros cuadrados del Arco Minero incluyen selvas tropicales húmedas, grandes extensiones de sabanas de frágiles suelos, críticas fuentes de agua y territorios de pueblos indígenas. Todo esto sería devastado si se lleva a cabo lo contemplado en ese decreto”.

El cambio climático

De acuerdo a los expertos, uno de los peores daños que ocasionaría el proyecto del Arco Minero del Orinoco sería la deforestación masiva, necesaria para las excavaciones. Los especialistas coinciden que tal acción incidiría en el cambio climático.

Al respecto, traemos a colación lo dicho por el ingeniero Juan Carlos Sánchez, integrante del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), reconocido en 2007 con el Premio Nobel de la Paz:  “La deforestación suprime el proceso de fotosíntesis que absorbe el CO2 de la atmósfera, y a la vez emite CO2 que es el principal gas de efecto invernadero. En otras palabras, la deforestación tiende a aumentar los problemas de sequía.”

Por su parte, Ana Elisa Osorio, ex ministra de Ambiente durante el gobierno de Hugo Chávez (2000-2005), quien se opone al Decreto del Arco Minero dijo a los medios que “despojar el terreno de bosques puede llevar a un proceso de desertificación en el sur del país. Lo que va a dejar abajo es caliza. O sea, que ahí no va a crecer nada más. Por lo menos por siglos.”

Precisó también que “no se trata solamente de excavación, de deforestación, de arrasar con la superficie de todo lo que es la capa vegetal del suelo, que por cierto en Guayana es bastante frágil, sino que esta tierra que se moviliza se lava o se lixivia con cianuro. Y el cianuro, como sabemos, es un elemento totalmente tóxico. Esas aguas lixiviadas, esa mezcla de agua con cianuro, teóricamente se van a colocar en unas lagunas que están impermeabilizadas para contenerlas. Pero ya ha habido experiencias, una no tan lejana en Argentina, donde la ruptura de una de esas lagunas comprometió ocho ríos. Entonces imagínate que aquí haya una ruptura o una percolación de este líquido hacia el río Orinoco, hacia el río Caroní, hacia el río Cuchivero, hacia el río Caura, que son la reserva de agua de nuestro país. 70% de nuestras reservas de agua están en el sur del Orinoco”, termina(@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº2064 – 26-08-16

………………………………………