Detenciones y torturas aberrantes

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. /@guti21

De acuerdo al Foro Penal Venezolano (FPV), desde el 1 de abril al 4 de julio se han registrados 3.616 arrestos, de los cuales 1.141 aún se encuentran detenidos. Hay 452 personas presentadas ante tribunales militares y 438 presos políticos.

En cuanto a los fallecidos al 1 de julio, según cifra oficial del Ministerio Público se han registrado 75 muertos. Por otro lado, de acuerdo un registro extraoficial realizado por Runrun.es hasta a esa fecha han muerto 107 personas durante protestas contra el gobierno y los saqueos.

Esta semana falleció Engler Duque de 24 años, en medio de la represión de la GNB en una protesta en el estado Táchira. Aún no está clara la causa de la muerte, se presume que una bomba lacrimógena disparada por un guardia le impactó en su pecho.

Engler Duque, con solo 24 años fue asesinado en el estado Táchira presunta bomba lacrimógena lanzada por un GN.

Violación de los DDHH

El domingo 2 de julio, quedan en libertad  los 25 estudiantes de las universidades de Oriente, Simón Bolívar, Central de Venezuela y Católica Andrés Bello detenidos arbitrariamente y encerrados en un camión cava sin ventilación, el pasado jueves 29 de junio en El Rosal, Caracas.

En este sentido, Alfredo Romero director del FPV, denuncia que a los estudiantes detenidos se les violaron sus derechos humanos tras el procedimiento policial. “Los jóvenes solo tenían la camisa de la universidad y cuando realizaron las inspecciones “sembraron evidencias”, donde aparecieron líquidos transparentes y morrales que los estudiantes no tenían. Se están sembrando evidencias. Esto es una absoluta violación a los DDHH”.

Fijaron la audiencia para las 8:00 am del 2 de julio donde fueron trasladados al Helicoide en Caracas. La sala estuvo ocupada y tuvieron que trasladarlos a la Yaguara. Denuncia Romero que en la Yaguara “los volvieron a ingresar a una camioneta estilo encava -sin ventanas- y los dejaron encerrados allí por dos horas. Una muchacha sufrió por la claustrofobia un ataque de pánico, incluso vomitó por el calor y la desesperación”.

25 estudiantes universitarios de diferentes casas de estudios fueron detenidos y encerrados en un camión tipo cava sin ventilación, la PNB violó los derechos humanos de estos jóvenes.

Otro caso es la detención arbitraria, de 27 estudiantes de la Universidad Experimental Pedagógica Libertador (UPEL) Maracay, que el lunes 3 de julio fueron privados de libertad luego de ser juzgados en Tribunales militares. De ellos, 22 hombres serán recluidos en centros de detención: 11 en El Dorado, estado Bolívar, y 11 en la cárcel 26 de julio, en el estado Guárico. Las cinco mujeres de este grupo de detenidos tendrán arresto domiciliario.

Las autoridades de la UPEL denunciaron que el recinto fue violado por sujetos armados, quienes fueron los que llevaron a los estudiantes a la comandancia de la Policía de Aragua en San Jacinto, Maracay. Este hecho ocurrió después de que los jóvenes realizaran la semana pasada varias protestas contra el gobierno.

Por su parte, Orlando Moreno, Secretario Político de Vente Venezuela en Maturín, denunció a través de su cuenta Twitter los maltratos recibidos mientras estuvo detenido: “Me esposaron, me guindaron en un tanque de agua elevado, que se encuentra ubicado en la Pica. Fui golpeado y chantajeado para grabar un video en contra de María Corina Machado y el diputado Juan Pablo García, donde señalará que ellos financian y me dan instrucciones para hacer protestas violentas. Por haberme negado, me mantuvieron en esa tortura por 24 horas, sin poder ingerir ningún alimento y tampoco hidratarme”.

Otro caso, es el narrado por el abogado defensor  Martín Ríos a  BBC Mundo, sobre la tortura de uno de los 10 jóvenes detenidos arbitrariamente en el estado Aragua. Indica que todo pasó en la sede de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en esa entidad.

“A los 10 jóvenes los separaron, y a uno de ellos de 19 años, le hicieron algo aberrante y dantesco. Lo forzaron a arrodillarse y, para inmovilizarle los brazos, le amarraron un cable a la altura de las muñecas. Le pusieron gas pimienta y una capucha sobre la cabeza. Después le bajaron el short y le introdujeron un tubo en el recto. Los otros detenidos no podían verlo, pero según su testimonio, lo escuchaban gritar, llorar y pedir ayuda…” (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta 7 de julio de 2017

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s