Los días de la huelga general

Los venezolanos viven esta última semana de julio 2017 sumidos en la resistencia y la angustia. Una ojeada a los vecinos lo comprueba.

Por Aída Gutiérrez H. / @guti21

Angustia, ansiedad, temor, tristeza, rabia, incertidumbre, son las emociones de los venezolanos en estos días de resistencia pacífica en rechazo al gobierno de Nicolás Maduro, que llegan a 118. Con el anuncio de la MUD de un paro de 48 horas y la recomendación de “apertrecharse” aumentó el estrés en la ciudadanía.

“Los casos de angustia y ansiedad han aumentado. Hay una tristeza que  amenaza en tornarse en depresión.  Aunque el 16 de julio la esperanza tocó a la puerta, fue un día en que muchos volvieron a sonreír. Pero la incertidumbre continua allí, se alojó en la vida de los venezolanos. En estos días de paro aunque la gente esté encerrada en su casa, el temor y la angustia no deja  ni siquiera conciliar el sueño”. Habla el psiquiatra Jesús Contreras, quien indica que hay una nueva epidemia que invade la salud de los venezolanos, que es el insomnio. Y con la escasez actual de medicamentos, la situación es bastante complicada.

Antes del paro

Desde el domingo muchos caraqueños llenaron los supermercados y mercados populares para prepararse para no salir de sus casas por 48 horas.

Una reunión de vecinos del Este de Caracas, el lunes 24. Esteban dice: “Hay que hacer un plan de contingencia para estos días, comprar alimentos perecederos, velas, agua mineral, pilas, no sabemos hasta cuándo se extienda el paro, hay que estar preparados si aparecen los malandros armados”.  Juan contesta: “Yo no tengo real para comprar comida para una contingencia, haré mis compras normales  y tampoco tengo armas para defenderme de esos delincuentes”. Rosaura expresa: “Tengo 2 meses que no tomo mi medicina, con la angustia se me está subiendo la tensión. No hay pan, no hay galletas, una latica de atún cuesta 6 mil bolívares.  Yo no puedo comprar comida para una contingencia además la escasez es brutal, y si vienen los colectivos ¿cómo me defiendo? somos 3 viejos en casa, este estrés me va a matar”, rompió en llanto la ama de casa de 66 años.

Luego, en un supermercado en Los Ruices, Albertina comenta: “apoyo el paro y cualquier otra actividad que contribuya a la salida de la dictadura, pero ¿cómo “apertrecharnos” si no hay dinero y la escasez es dramática? Compre dos muslos de pollo, unos trozos de lagarto y verduras, para hacer un sancocho. El dinero no me alcanzó y si se alarga el paro le echo más agua al caldo, esto me agarro con la nevera vacía. ”

Durante el paro

Miércoles 26. Silencio abrumador, no pasan carros ni tampoco transeúntes. Muy temprano en la mañana los vecinos colocan una barricada en la vía principal y se resguardan en sus hogares. La soledad en las calles de Caracas no se asemeja ni siquiera a un viernes santo. Autopistas y avenidas vacías. Varios abastos y panaderías abrieron temprano pero los vecinos pidieron que cerraran, que apoyaran el paro, los comerciantes obedecieron la voz de la mayoría.

Jueves 27. Continúa el silencio y la soledad en las calles. La barricada de los vecinos amaneció intacta. Hablan de que se cumplió el paro en un 90%. Según una fuente, muchos empleados públicos se sumaron al paro a pesar de las amenazas. Dos días en casa con la familia, aunque la incertidumbre continúa y carcome.  (@guti21)

 

FUENTE: Revista Zeta N°2.109 – 29/07/2017 

………………………………………………………………………………

Crecen casos de depresión por la situación país

La grave crisis que enfrenta Venezuela y la violencia desbordada ha generado un aumento de las enfermedades mentales, en especial la angustia y la depresión que son las patologías que llenan las consultas psiquiátricas. La tragedia comienza cuando estos pacientes no consiguen sus medicamentos y son condenados a vivir tristes y apesadumbrados. Sobre el particular, entrevisté a una prominente autoridad en la materia, el presidente de la Sociedad  Venezolana de Psiquiatría, Wadalberto Rodríguez.

depresion

Por Aída Gutiérrez H. / @guti21

El presidente de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría, Wadalberto Rodríguez, señala que la grave situación del país está generando más patologías mentales, aunque no hay cifras oficiales, asegura que han aumentado, en particular, los casos de depresión y angustia en la población venezolana.

Explica que no existen cifras oficiales porque en el  Ministerio de Salud, desde 2012 no funciona la Sección de Higiene Mental, por tanto no hay estadísticas. También en este gobierno, desapareció la División de Higiene Mental del Ministerio.

La angustia crece en los venezolanos

Rodríguez indica que los cuadros más comunes actualmente en los consultorios psiquiátricos son depresión y ansiedad.

-Hay muchos pacientes con trastorno de pánico que se están complicando innecesariamente, debido a la situación de tensión social que hay en el país que tiene a la gente muy angustiada.

-En general la gente esta mucho mas angustiada en el país, tu lo ves en la calle como la gente  responde, se siente agredida.  El ambiente es muy hostil, la gente también siente miedo. Esto responde a que todos estamos muy ansiosos.

-Indudablemente, la crisis del país está generando más patologías mentales, aunque como ya te dije, no tenemos estadísticas.

-Nosotros somos una población altamente estresada, porque está sujeta de forma constante y permanente a intensos estresores psicosociales, estos estresores dependiendo de la genética de cada sujeto, van a significar el desarrollo de una enfermedad mental.

-Súmale a la situación personal de cada quien, el tener que enfrentar a un país que te está agrediendo constantemente, y no tienes ni la posibilidad de sentirte reconfortado dentro del paisaje social al cual tiene que enfrentarse.

-Son muchísimas cosas que nos están robando la calidad de vida y cuando uno pierde la calidad de vida uno envejece prematuramente, que es otro problema que tenemos: una población que se esta envejeciendo a causa de estresores innecesarios.

Explica Rodríguez, que los organismos crónicamente estresados, producen cantidades altas de una hormona que se llama cortisol. Cuando se tiene niveles muy altos de cortisol, empiezas a desarrollar problemas de tipo inmunológico.

“Por un lado te enfermas psiquiátricamente por los altos niveles de estrés que producen altas cantidades de cortisol y por otro, te roban capacidad inmunológica, capacidad de defensa inmunológica. A la gente le da gripe a cada rato, bronquitis con mas facilidad, le da infecciones urinarias, porque están crónicamente estresados, eso disminuye las defensas del organismo”.

-Es una cosa mucho más importante que no conseguir la medicina, significa que estás condenado a ese sujeto a tener una vida infeliz innecesariamente y a enfermarse de otras cosas. Por ejemplo, en las poblaciones que están sujetas a situaciones muy estresantes como conflictos bélicos, aumenta la tasa de cáncer.

En el caso particular de la depresión, el doctor Wadalberto Rodríguez,  advierte que si no se medica el paciente queda crónicamente deprimido, va a ser una persona que nunca estará bien, siempre  como de bajo perfil, muy triste.

En el caso particular de la depresión, el doctor Wadalberto Rodríguez, advierte que si no se medica el paciente queda crónicamente deprimido, va a ser una persona que nunca estará bien, siempre como de bajo perfil, muy triste.

Grave escasez de medicamentos

Muy preocupado el doctor Rodríguez manifiesta que lo más grave actualmente es la escasez de medicinas. “Hay muchas personas que podrían estar sanas y operativas si pudieran conseguir actualmente sus medicinas, pero están sufriendo mucho. Tenemos a pacientes bipolares y esquizofrénicos en la calle buscando medicamentos”.

-Hasta hace tres años, teníamos en Venezuela 60 medicinas psiquiátricas para el tratamiento de diferentes patologías mentales, 60 productos diferentes que más o menos significan 10 clases farmacológicas de diferentes tipos: antipsicóticos, antidepresivos, ansiolíticos, hipnóticos, estabilizantes del ánimo. De estos cinco tipos, al día de hoy tenemos: dos antidepresivos, un sólo inductor del sueño, un solo estabilizante del animo, un sólo antipsicótico, y dos tipos de tranquilizantes.

Aclara que un mismo grupo de medicamentos no sirve para todos los pacientes, aunque la enfermedad sea la misma. “En psiquiatría depende de ciertos perfiles clínicos que tiene la enfermedad en un determinado paciente. Hay condicionantes de  tipo genético que hace que una persona tenga un tipo de depresión y otra tenga una depresión distinta. Interviene el ambiente, problemas familiares, conflictos, entornos diferentes. Existe la patología previa de cada persona, una depresión de una persona que nunca se halla deprimido es muy probable que el perfil clínico es diferente a una depresión de una persona que está, por ejemplo, dentro de una familia de gente muy nerviosa”.

-El argumento del gobierno –prosigue- es que ellos están garantizando que halla, por ejemplo el antidepresivo, pero eso es uno solo, ¿si el perfil clínico de  la persona no es el apropiado para ese tipo de antidepresivo? –se pregunta- Si el paciente no responde bien, si no es el medicamento apropiado para su patología, se cronifica la enfermedad. Cuando la enfermedad se cronifica es mucho mas costoso en tiempo y en dinero para el paciente en recuperarse del cuadro clínico.

De acuerdo al doctor Rodríguez, muchas enfermedades mentales son deteriorantes a largo plazo. “Cuando más tiempo pasas enfermos o con el cuadro activo o agudo, mas probabilidades tienes, dependiendo de la enfermedad que te toque tener,  de sufrir cierto grado de deterioro mental, que se va  a manifestar mas adelante, en problemas de pensamientos, incapacidad  de abstracción”.

Explica el especialista, que si no le envías a la neurona el mensaje de cómo funcionar bien a través del medicamento,  ella se queda funcionando mal y hace una memoria de ello, y esa es la cronicidad de la enfermedad.

-Estamos hablando de una cuestión extremadamente grave, porque las enfermedades mentales son altamente incapacitantes para el sujeto y altamente costosa para la sociedad en los términos de la productividad, -advierte.

Condenado a vivir triste

En el caso particular de la depresión, el especialista advierte que si no se medica el paciente queda crónicamente deprimido, va a ser una persona que nunca estará bien, siempre  como de bajo perfil, muy triste.

-Si observamos la evolución natural de la depresión, puede ir por la vía de resolverse de forma espontanea sin medicamentos o al contrario, hacerse crónica hasta que el paciente queda crónicamente deprimido, en un estado en el cual el sujeto va a estar debajo de la línea de su normalidad emocional que tenia antes de la enfermedad, entonces si no se trata puede quedar condenado a vivir triste, o con tendencia a entristecerse.

-El paciente ansioso hace otro tipo de complicación, puede empezar a tener aumento de la tensión arterial, taquicardias, problemas de conducción eléctricas cardiacas, tendencia a sufrir infartos al miocardio, problemas estomacales, intestinales, estreñimiento, gastritis, colón irritable, específicamente en la esfera cardíaca y gastrointestinal.

-Mientras, el paciente crónicamente deprimido hace casi siempre enfermedades del tipo infeccioso, los deprimidos se infectan mucho porque les baja la capacidad de defensa inmunológica. Pero en las dos patologías, sucede que aumenta el riesgo suicida, porque el final dramático de la enfermedad mental es el intento de suicidio. Un deprimido puede llegar al suicidio, eso puede presentarse con la cronicidad de la enfermedad depresiva.

Rodríguez define la depresión como “toda sensación de tristeza y de abulia: falta de deseo de hacer cosas, que debe durar todos los días, durante todo el día, por un periodo de dos semanas. Lo que produce además una falta de apetito sexual”.

Apunta  que la depresión tiene un componente de estrés. “Recordemos que el estrés es todo aquello que a ti te saca de tu normalidad. El ansiolítico reduce el estrés pero es más sano aprender a convivir con este estrés, por ejemplo haciendo deporte, teniendo hobbies o no aislarse”. @guti21

FUENTE: Revista Zeta Nº2074 – 05-11-16

………………………………….