Epidemias sin control

Pese que es obligatoria en todos los países del mundo la publicación semanal del Boletín Epidemiológico, el Ministerio de Salud lleva un año sin publicarlo. Entretanto, según la Sociedad Venezolana de Salud Pública, las epidemias van en ascenso, con la malaria alcanzando la cifra de 105.757 casos en octubre del 2015.

El retroceso de Venezuela en materia de control de la malaria es una excepción en un mundo donde casi todos los países y principalmente los africanos, están erradicando el paludismo.

El retroceso de Venezuela en materia de control de la malaria es una excepción en un mundo donde casi todos los países y principalmente los africanos, están erradicando el paludismo.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

La Sociedad Venezolana de Salud Pública (SVSP) y la Red Defendamos la Epidemiología Nacional denuncian que desde el 1 de noviembre de 2014, hace un año, fue suspendida, sin justificación alguna, la divulgación de los boletines  epidemiológicos, que  publicaba el Ministerio del Poder Popular de la Salud.

“No importó a las autoridades de salud, que para el momento de aplicar la censura y restricción absoluta de datos oficiales, en Venezuela se estaban produciendo 3 graves epidemias: malaria, chikungunya y dengue”, se lee en el comunicado de esta sociedad médica firmado por los doctores:  José Félix Oletta , Carlos Walter ,  Rafael Orihuela, Ana  Carvajal, Oswaldo Godoy,  Saúl Peña, Julio Castro  y  Andrés Barreto.

Advierten  que la restricción injustificada de los boletines que se difundían semanalmente debilita el sistema de salud y viola el derecho a la información. Estos boletines contenían información en torno a 72 enfermedades de notificación obligatoria como dengue, varicela y malaria, entre otras.

Cifras extra-oficiales

Hasta el 17 de octubre un total de 31.081 casos acumulados de dengue y 14.185 de chikungunya fueron notificados, según datos del Boletín Integral Ambiental del Ministerio de Salud, que no es publicado desde noviembre de 2014. El virus del chikungunya presentó un aumento en las últimas 3 semanas en Distrito Capital y continúa circulando en entidades como Táchira, Mérida, Amazonas, Bolívar y Aragua.

De acuerdo con las planillas EPI-12 con las que el despacho de Salud elabora el Boletín Epidemiológico, los casos de dengue se incrementaron de manera progresiva y rápida. El estado que concentró el número más alto de casos fue Zulia con 3.683 reportes, seguido de Mérida, Apure, Aragua, Amazonas, Bolívar, Carabobo, Guárico, Miranda, Trujillo, Táchira y Distrito Capital.

Precisan que la epidemia de Malaria va en ascenso: alcanza 105.757 casos,
hasta el 17 de octubre de 2015.

Por otro lado, denuncian  que el gobierno no lleva a cabo campañas preventivas para combatir el incremento de estas enfermedades, como la eliminación de criaderos de mosquitos.

Zika cerca de Venezuela

La  SVSP también alerta sobre la expansión de la transmisión del ZIKA en 5 departamentos de Colombia, algunos de ellos fronterizos con Venezuela, lo que  hace inminente la introducción del virus en el país. A esto se suma, el riesgo ya existente por la presencia de la enfermedad en el estado Roraima, de Brasil, también fronterizo con Venezuela.

El MPPS no ha aumentado el estado de alerta sobre esta enfermedad viral emergente, ni ha asegurado disponer de los kits diagnósticos para confirmar el diagnóstico de la enfermedad. “Urge que la ciudadanía tome consciencia de esta nueva amenaza de salud, cuyas manifestaciones clínicas pueden ser confundidas con dengue y con chikungunya y que es transmitida por la picadura de zancudos Aedes”. (@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº2025 – 06-11-15

……………………………………………………..

Anuncios

Suspensión de intervenciones quirúrgicas

IntervencionesQuirurgicas

La ausencia de insumos para cirugías, reactivos para los laboratorios e inexistencia de fármacos paralizan en Venezuela el sistema de salud, al tiempo que pese a no publicar el boletín epidemiólogico, las fuentes especializadas denuncian un alarmante incremento de enfermedades transportadas por mosquitos.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

De acuerdo al cardiólogo José Alirio Jiménez, las intervenciones quirúrgicas de corazón tanto en hospitales como en clínicas privadas están siendo suspendidas por falta de insumos. “Y no sólo en esta área médica, también todas las especialidades se ven afectadas”.

Advierte que es probable que se produzca el cierre de la cirugía cardíaca, tanto en los centros privados como públicos del país. La falta de asignación de divisas dejó al sector desabastecido. Destaca que las enfermedades cardíacas continúan siendo la primera causa de mortalidad en Venezuela.

La escasez de insumos en los hospitales y clínicas es crítica lo cual ocasiona la suspensión de operaciones; hay 70% de escasez de medicamentos al igual que los reactivos para los laboratorios; también hay escasez de recursos humanos especializados en los hospitales. El Ministerio de Salud no emite el Boletín Epidemiológico desde noviembre de 2014. Según cifras extraoficiales, la malaria amenaza con expandirse a todo el país; el dengue y el chikungunya siguen haciendo estragos en la población.

Chikungunya y dengue

El promedio nacional de tasas positivas del vector portador de chikungunya y dengue en las viviendas, supera el límite de 5% y oscila entre 14% y 21%, siendo uno de los promedios más alarmante en los últimos 10 años.

El promedio nacional de tasas positivas del vector portador de chikungunya y dengue en las viviendas, supera el límite de 5% y oscila entre 14% y 21%, siendo uno de los promedios más alarmante en los últimos 10 años.

De acuerdo a la infectóloga del Hospital Universitario de Caracas, Ana Carvajal,  a más de un año de la descripción del primer caso de chikungunya en Venezuela, ni el Ministerio de Salud ni las Sociedades científicas han elaborado normas y protocolos para tratar a los pacientes con esta enfermedad crónica.

-La mayoría de los analgésicos y anti inflamatorios indicados para tratarla, no se consiguen en las farmacias, debido a la gran escasez de medicamentos que atraviesa el país. Mientras tanto, continúan presentándose numerosos casos de chikungunya en la población susceptible.

En relación al dengue, José Félix Oletta,  internista y miembro de la Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolanas, asegura que el promedio nacional de tasas positivas del vector en las viviendas supera el límite de 5 % y oscila entre 14 % y 21%, siendo uno de los promedios más alarmantes en los últimos 10 años.

“Los estados con las cifras más altas de índice aédico son Zulia, Táchira, Yaracuy, Delta Amacuro, Portuguesa, Anzoátegui, Carabobo, Monagas, Sucre, Trujillo y Cojedes, porque todos están por encima del 14%, lo que es realmente preocupante, y eso deja claro que el programa de MinSalud no está funcionando correctamente”, explica.

Hasta los momentos se contabilizan casos de chikunguña en 11 estados del país, mientras que el dengue está en todos.

Por otro lado, la presidenta del Colegio de Bionalistas, Yudith León asegura que  “hay fallas muy profundas en los diagnósticos”, ocasionados por la falta de divisas para importaciones. Precisa que “siete de cada diez laboratorios no tienen reactivos ni equipos para hacer hematología”. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº2020 – 02-10-15

………………………………………………………………………

 

Después del chikungunya estamos por recibir al Zika

Un virus, hasta ahora benigno, llamado Zika, estaría por invadir América y ya llegó a la cercana Boa Vista brasileña. Por otra parte, los infectólogos denuncian que desde noviembre, el ministerio de Salud no publica más el boletín Epidemiológico, obligatorio para todos los países miembros de la Organización Mundial de la Salud, algo que Venezuela estuvo cumpliendo desde los años 50. Los datos incluidos en este artículo se deben a un esfuerzo extraoficial, destinado a proteger en lo posible a la población de brotes que el ministerio no habrá previsto.

Por Aída Gutiérrez H.

Seguimos importando virus africanos.

Seguimos importando virus africanos.

La Sociedad Venezolana de Salud Pública (SVSP), advierte sobre la enfermedad por virus Zika (VZIK). En este sentido, el 7 de mayo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS)  lanzó un alerta a sus Estados Miembros para que establezcan y mantengan la capacidad para detectar y confirmar casos de infección por virus Zika.

Zika

De acuerdo a la infectóloga Ana Carvajal, miembro de la SVSP, la enfermedad por VZIK, es similar al dengue y la chikungunya. Se desconoce el impacto de esta infección en la salud pública en las Américas y si esta infección, actualmente de severidad leve a moderada y no asociada a fallecimientos, pudiera cambiar su espectro clínico y presentar formas atípicas y severas, tal como ocurrió con la fiebre chikungunya.

Carvajal advierte que los profesionales de la salud han de sensibilizarse con esta infección, la cual comparte los mismos vectores y algunas características clínicas con dengue y chikungunya, ambas enfermedades presentes en las Américas.

Asegura Carvajal, que la llegada del VZIK a Venezuela es inminente por su cercanía a Brasil (recientemente se detectó un caso en Boa Vista, Roraima), adicionalmente en Venezuela los índices aédicos se mantienen elevados desde hace 5 años, incluyendo el año 2015, según se desprende de información de los Boletines Integrales de Salud Ambiental del Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS).

El 3 de junio la Sociedad Venezolana de Salud Pública alertó por primera vez al sector médico y a la población en general sobre el VZIK y recomendaron al MPPS de Venezuela, informar sobre esta enfermedad emergente a los profesionales de la salud y los venezolanos, además advirtió que deben tomarse las medidas pertinentes para su diagnóstico, control de vectores y atención de los pacientes.

Carvajal menciona los síntomas del Zika: “El periodo de incubación es de 2 a 13 días, la infección por VZIK se caracteriza por fiebre de 37,8 °C – 38,5 °C; artralgias, en particular de pequeñas articulaciones de manos y pies; mialgias, cefalea; dolor retro ocular; conjuntivitis no purulenta; y erupción maculo papular. Los síntomas duran de 4 a 7 días, y son auto limitados. Se estima que la infección en la mayoría de los casos es asintomática o sub clínica”.

La infección por VZIK es una enfermedad emergente en las Américas, que según los expertos, se extenderá al resto de los países de la región, debido a la amplia y cada vez mayor distribución de los vectores trasmisores Aedes aegypti y A. albopictus por el cambio climático. Las Américas podrían verse afectadas por tres enfermedades virales transmitidas por un vector común, con espectro clínico parecido: dengue, chikungunya y ahora VZIK, pudiendo la coinfección alterar la evolución clínica de las mismas.

Boletín No Hay

Por otra parte, la Red Defendamos la Epidemiología y la Sociedad Venezolana de Salud Pública, denuncian que arbitrariamente, el MPPS, ha censurado la información epidemiológica desde el 1 de noviembre de 2014. Es decir, que el Boletín Epidemiológico, en el que el Ministerio de Salud publica datos y cifras de 72 enfermedades de notificación obligatoria, dejó de difundirse desde la semana 44 del 26 de octubre al 1° de noviembre de 2014.

El ministro Henry Ventura dijo el 24 de abril que el informe “no va a salir más nunca”, y que ahora sería comunicado en una rueda de prensa presidida por él todos los viernes. Desde entonces, han transcurrido casi 2 meses y aún no se ha dado la primera conferencia de prensa.

Explica la infectologa Carvajal, que el boletín semanal sirve para ver qué enfermedades están en epidemia, si hay brotes o si están controladas. Además, permite comparar el estado actual con el del año anterior y pone en alerta a los médicos y a la población de la zona en la que se presentan los casos reportados.

El informe presenta un resumen de 72 enfermedades y condiciones entre las que se cuentan dengue, fiebre amarilla, malaria, e índices de mortalidad infantil y materna. De la fiebre chikungunya, que fue declarada de notificación obligatoria el 6 de octubre de 2014, nunca se presentaron cifras oficiales en el boletín.

Ante esta grave situación de ausencia de datos, la Red Defendamos la Epidemiología y la Sociedad Venezolana de Salud Pública, resumieron la información oficial, no divulgada en las últimas semanas, acerca de Malaria, fiebre Chikungunya y Dengue en el año 2015; hasta el 23 de mayo en el primer caso y hasta el 30 de mayo  sobre las dos últimas condiciones:

Malaria

La situación actual continúa en franca epidemia. Se han acumulado en 20 semanas 48.437 casos notificados, (2.122 de ellos, entre el 18 y el 23 de mayo). El aumento es de 57,3% respecto al período homólogo del año 2014. (n:30.802). De acuerdo a la Dirección de Salud Ambiental del MPPS, en 9 estados existe transmisión de la enfermedad. (La Dirección de Epidemiología identificó casos autóctonos en 13 estados en el mismo período. Fuente: Formularios EPI-12). La transmisión está extendida a  49 municipios y 110 parroquias en 2015.

Siete estados con transmisión malárica muestran importantes aumentos, respecto a 2014. Monagas pasó de 13 a 487 casos (aumento 3.646,15%)  y Sucre de 374 a 1.344 casos (aumento de 259,4%)

Durante 20 semanas el número de casos semanales notificados ha sido superior al máximo esperado en el canal endémico. La Dirección de Salud Ambiental registra solo 6 casos notificados en el estado Miranda, en 2015, todos por P. vivax.

Chikungunya

El virus continúa circulando en Venezuela, a baja intensidad. 13 estados todavía reportan casos de la enfermedad. La tendencia observada al descenso progresivo, luego de la onda epidémica de 2014, se detuvo en la Semana Epidemiológica  Nº19  de 2015 y desde entonces se identifica un leve aumento de casos, de 62 a 102, especialmente ubicados en estados distantes como Amazonas  (33 casos), Táchira (25 casos), fronterizos con Colombia, país en el que la epidemia se desarrolló más tardíamente que en Venezuela. Seguidos por Distrito Capital (11 casos).

Los casos sospechosos y confirmados durante 2015, hasta el 30 de mayo suman: 12.754. La tasa de incidencia acumulada es de 41,65 x 100.000 habitantes. Los casos en la primeras 10 semanas de 2015 fueron 11.389 y en las siguientes 11 semanas: 1.365 casos.

Dengue

El número de casos notificados, acumulados hasta el 30 de mayo es de 10.656, la tasa de incidencia acumulada es de 34,80 x 100.000 habitantes. Estas cifras son menores a las registradas en el período homólogo del año 2014, cuando se notificaron 23.154 casos y una tasa de incidencia acumulada de 75,70 x 100.000 habitantes.

Los estados Zulia, Mérida, Bolívar, Miranda, Trujillo, Aragua y Guárico, acumulan el mayor número de casos.

Para la SVSP, no hay ninguna justificación para que el MPPS restrinja la información epidemiológica oficial y menos eliminar el Boletín Epidemiológico Semanal. Esta sociedad médica exhorta al Ministerio a rectificar el error que comete.

También recomienda, que debe solicitarse la colaboración de asesores de la OMS-OPS, con el propósito de evaluar y desarrollar estrategias efectivas para el control de Malaria en Venezuela, en particular para disminuir el riesgo de expansión de las áreas de transmisión contínua dentro del territorio nacional y hacia los países vecinos. Situación que amenaza en convertirse en un riesgo de salud pública internacional. (@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº2005 – 19-06-15

 

 

Crisis humanitaria de salud

SALUD-crisis-V1

La crisis humanitaria de salud que afecta a Venezuela no tiene en este momento su igual en ningún país democrático del mundo y sus consecuencias deben ser consideradas como un caso de genocidio, perpetrado por la desidia gubernamental.

 Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

El martes 13 una lamentable noticia recibieron los pacientes del Hospital Clínico Universitario (HCU), ese día el personal médico se vio obligado a suspender todas las intervenciones quirúrgicas por falta de anestesia.  La información la suministró el médico José Manuel Olivares quien labora en esa institución pública.

El estado en que se encuentra el HUC es una muestra de como están todas los centros públicos de salud en Venezuela. De acuerdo a la Sociedad Venezolana de Salud Pública, al menos unos 17 millones de personas, sin capacidad de pago son atendidos actualmente en el sistema asistencial público y se encuentran desasistidos.

Fuentes consultadas aseguran,  que otros centros como el Hospital Miguel Pérez Carreño, el Hospital Militar y el Hospital Universitario de Maracaibo también han paralizado la especialidad de cirugía cardiovascular por falta de materiales.

 La Sociedad Venezolana de Salud Pública (SVSP), en un comunicado enfatiza que: “Se cumple un año  desde que advirtiéramos públicamente la inminencia de una crisis humanitaria de la salud en el contexto  de la tragedia que vive Venezuela como país y como sociedad, situación que se ha profundizado desde 2013”.

Señala que, los hospitales generales se encuentran sin los recursos financieros para garantizar su funcionamiento, situación que había sido advertida antes de la aprobación de los presupuestos ordinarios en noviembre de 2012, de 2013 y de 2014.

13 muertes por falta de insumos

El lunes los enfermos del área de cirugía cardiovascular del HCU, fueron enviados a sus casas por la falta de insumos, equipos y medicamentos. Esta  misma situación habría provocado, en 2014, la muerte de 13 pacientes.

El residente de tercer año en el HCU, Marcos Durán, dijo que la escasez de insumos en los últimos meses ha afectado el funcionamiento del Hospital.

Entre los fallecidos en 2014, resalta el caso de una paciente de 51 años, que murió desangrada tras presentar un aneurisma toracoabdominal. Se le rompió el aneurisma y no había sangre, anestesia, prótesis y tampoco compresas para tratarla.

De acuerdo a Durán, se cerró el área de cirugía cardiovascular y hay  800 personas a la espera de cirugía. Asegura que  “no tenemos catéteres, ni nada para atender emergencias como las de las personas que llegan heridas por arma de fuego o una trombosis”.

A esta crisis se le suma la permanente amenaza en la que laboran los médicos y los residentes del HCU, que pertenecen a la red Médicos por la Salud, trataron de llevar a cabo una rueda de prensa para denunciar la situación del centro, pero fueron agredidos por personas identificadas con el PSUV y por miembros del sindicato de trabajadores. Durante el altercado, también fueron amenazados periodistas.

Al cierre de cirugía cardiovascular del HCU, se suman los 800 niños que están a la espera de atención en el Servicio de Pediatría y otros 30 pacientes que requieren de quimioterapia, según ha revelado el portavoz de la red Médicos por la Salud.

 Deuda por 350 mil operaciones

De acuerdo a la SVSP, la deuda de intervenciones quirúrgicas en los hospitales públicos supera la cifra de 350.000, entre 2007 y 2013. “Para subsanarlas el gobierno propuso en 2013, ¨micromisiones¨ que solo produjeron ¨microresultados¨ y alcanzaron a solventar el 3% del déficit acumulado”.

Denuncian los médicos de la SVSP que “la provisión y disponibilidad de medicamentos  está limitada en un 70% en el interior de la República y 60% a Caracas por lo que no hay acceso suficiente a los mismos ni cobertura a toda la población”.

 “Así lo evidencia la severidad de la epidemia de fiebre Chikungunya, enfermedad viral emergente que ha azotado al país desde su introducción en junio de 2014; es la mayor epidemia ocurrida en muchos años en Venezuela y una de las más importantes en los países afectados por esta enfermedad”.

Estima la SVSP que más de 3 millones de personas han sido víctimas del chikungunya. Y la respuesta del Gobierno ha sido tardía, insuficiente e ineficaz, no se tomaron con suficiente anticipación las medidas preventivas advertidas por la OPS.

“Para ocultar esta dura realidad el gobierno pretendió arrogarse la exclusividad de la información epidemiológica y en las últimas 9 semanas ha censurado los Boletines Epidemiológicos Semanales atropellando el derecho al acceso a la información pública”, asegura SVSP.

Colapso sector salud en 2015

De acuerdo a los pronósticos de la SVSP, para el año 2015, los servicios prestados en clínicas y hospitales se verán cada vez más restringidos, solo a situaciones de emergencia, las intervenciones electivas están siendo pospuestas para cubrir estrictas emergencias.

Continua la SVSP:  “Los insumos básicos: como: guantes estériles, inyectadoras, gasas, algodón, adhesivos, soluciones estériles, catéteres, equipos de succión y miles de otros productos y materiales, están en falla total o crítica; los servicios de sostén de vida de alta tecnología no podrán seguir funcionando, tales como: los laboratorios clínicos, las unidades de diálisis, de quimioterapia y radioterapia, los procedimientos endoscópicos han sido suspendidos, las máquinas de anestesia y los ventiladores artificiales, las unidades de exploración hemodinámica, las unidades de imágenes, las pruebas de diagnóstico por radioisótopos, los servicios de anatomía patológica, los cuidados especiales, los servicios de administración de fármacos, unidosis de medicamentos indispensables, se han restringido, al igual de lo que ya ocurre en los hospitales públicos, por la imposibilidad de importar piezas, partes y consumibles”.

En suma, -advierte SVSP- “todo el sistema de salud está condenado a un colapso progresivo de los servicios asistenciales, por agotamiento y no reposición de los inventarios; independientemente de la capacidad de pago de las personas, se está prestando atención médica, en condiciones limítrofes, fuera de los estándares de calidad universalmente aceptados, y se restringirá solo a casos de estricta emergencia y por un tiempo y en cantidad limitada, producto de la inexistencia de personal calificado, insumos, medicamentos y equipos”.

Reitera la Sociedad de médicos que esto configura, sin lugar a dudas, el escenario de una Crisis Humanitaria de Salud que ha afectado a la nación especialmente desde 2014, en toda su geografía y a todos sus habitantes, siendo más grave en el interior de la república, con impredecibles consecuencias a corto plazo y durante todo el año 2015, si no son subsanadas las causas que la originan.

Fallece médico de malaria

El doctor Carlos Miguel Castro Escalona (45), falleció el lunes 5 de enero a consecuencia de haber contraído malaria. Su deceso ocurrió en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Central Universitario Dr. Antonio María Pineda de Barquisimeto.

Escalona vivía al norte de esta ciudad, dejó 3 hijos y laboraba desde hacía tres años en el servicio de Traumatología en el referido centro de salud, luego de ganar el concurso de postgrado en esta especialidad.

Una fuente médica contó que el galeno llevaba al menos tres semanas hospitalizado en la UCI del AMP, y en la última semana le practicaron un examen de sangre en cuyos glóbulos rojos se habría detectado el parásito Plasmodium Falciparum, responsable de la forma más severa de malaria humana, al parecer, del tipo III. (@guti21)

 Fuente: Revista Zeta Nº1984 – 16-01-15

…………………………………………………………………………

¿Medicinas?: ¡NO HAY!

MedicinasNoHay

 

La carencia de fármacos ha llegado en Venezuela a un nivel que se transforma en emergencia nacional y afecta principalmente a las personas cuya vida depende de una medicina de toma diaria, pero que no se consigue.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

La escasez de medicamentos en Venezuela continúa de mal en peor. Los ciudadanos peregrinan diariamente de farmacia en farmacia solicitando desde lo más común como el Aceteminofén (chicungunya y dengue), hasta los más específicos como Adalat Oros 20mg (tensión arterial), o Daflon 500mgr (para la circulación).

Jorge Herrera, farmacéutico y dueño de un establecimiento en el Este de de Caracas precisa que no se consigue medicamentos para los hemofílicos ni para los diabéticos. Tampoco pastillas anticonceptivas, ni vitaminas para las embarazadas. No hay hipertensivos,  antibióticos, albúminas, anticonvulsivos, Ibuprofeno y antiinflamatorios.

Asimismo el experto informa que las medicinas para las fases maníacas de pacientes con trastornos psiquiátricos y bipolar, antidepresivos, medicamentos para desorden de ansiedad social y tranquilizantes, son algunos de los medicamentos que están escasos. Apunta que  “los pacientes esquizofrénicos son los más afectados con esta realidad”.

El carbonato de litio, Wellbutrin, Sesaren, Efexor, Clozapina, Olanzapina, Quetiapina, Risperidona, Ziprasidona, son los más buscados en las farmacias, sin embargo no se consiguen.

Emergencia sanitaria

Por otra parte, empleados de farmacias aseguran que los pedidos que reciben de las droguerías son cada día más escasos. En el caso específico del Acetaminofén refieren que se les despachan solo entre 20 – 25 cajas semanales y que tienen más de un mes que no reciben ninguna presentación del producto para niños. ”Cuando nos llegan los medicamentos se acaban en cuestión de minutos…”

Es importante resaltar que esta situación se repite en todos los estados del país. Los trabajadores reiteran que las medicinas sólo duran medio día en los estantes.

En este sentido el farmacéutico Herrera expresa: “En este momento existe en el país una emergencia sanitaria en relación con la escasez de medicamentos y escasez de insumos médicos y quirúrgicos. Tenemos cifras de la Federación Farmacéutica Venezolana en la cual se expresa una escasez de medicamentos de un 60% en Caracas y un 70% en el interior del país”.

El 12 de noviembre 2014, en su programa matutino por Unión Radio, el periodista César Miguel Rondón, entrevistaba a una doctora que explicaba las señales de la fiebre Chikungunya y recomendaba vigilar la fiebre, mientras que el fármaco indicado sería el Acetaminofén. Tras un pequeño silencio, Rondón dijo: "Además de que no hay acetaminofén, ayer no conseguí un termómetro". Efectivamente, el termómetro no se consigue en farmacia, pero lo venden los buhoneros en la calle a precio de mercado negro.

El 12 de noviembre 2014, en su programa matutino por Unión Radio, el periodista César Miguel Rondón, entrevistaba a una doctora que explicaba las señales de la fiebre Chikungunya y recomendaba vigilar la fiebre, mientras que el fármaco indicado sería el Acetaminofén. Tras un pequeño silencio, Rondón dijo: “Además de que no hay acetaminofén, ayer no conseguí un termómetro”. Efectivamente, el termómetro no se consigue en farmacia, pero lo venden los buhoneros en la calle a precio de mercado negro.

Según informaciones extraoficiales, se ha conocido que el Gobierno ha estado importando medicamentos, pero no se conoce su procedencia. El especialista denunció que los medicamentos que serán distribuidos en la red pública, no cuentan con la permisología correspondiente.

Farmacias del IVSS

Una opción para los adultos mayores jubilados, a quienes la pensión no les alcanza para comprar sus medicinas, es ir a  las farmacias del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) porque los remedios se distribuyen gratuitamente, sin embargo presentan el mismo problema que los establecimientos privados: una fuerte escasez de medicamentos.

Roberto Torres, de 80 años es diabético, hipertenso y sufre de la circulación. Es jubilado. En la farmacia del IVSS en Los Ruices, muestra sus lágrimas a esta periodista y expresa: “No hay, es la respuesta que desde hace varios meses me dan en esta farmacia. Mi pensión no me alcanza para comprar mis medicinas, tampoco  para comer decente. Vengo desde Guarenas y otra vez perdí el viaje. Tengo solo 30 bolívares en la cartera. No sé que voy hacer, me siento cansado, con mucho malestar y muy débil porque llevo tiempo sin tomar mi tratamiento. Aquí nos iremos a morir de mengua todos los viejitos y también los jóvenes que estén enfermos, porque no hay medicamentos para nadie. Qué tristeza –dice llorando- lo que estamos sufriendo los venezolanos, nunca se había visto en este país una situación tan grave con la salud del pueblo, y lo peor es que parece que nos estamos resignando a morir de mengua o en manos del hampa. Yo estoy viejo, y sé que en cualquier momento podría morirme por la falta de medicinas, a menos que antes viene un malandro y me mata para quitarme las cuatro lochas que recibo de pensión…”

Aura Gonzales tiene 75 años, expresa  que cada vez que acude al Seguro Social pierde el viaje. “Presenté tres órdenes de medicamentos pero no me despacharon ninguno. Sufro de arteroesclerosis y necesito medicamentos para la circulación de la sangre”.

“Le exijo al gobierno que cumpla sus obligaciones con el pueblo, ya que el poco dinero que mensualmente deposita el Seguro Social en mi cuenta no me permite comprar las medicinas en farmacias privadas, si lo hago dejaría de comer”, manifiesta la señora Ana con lágrimas en sus ojos.

Historias como las anteriores también se pueden escuchar en cualquier farmacia a lo largo y ancho del territorio nacional. Aunque, según  las personas que vienen del interior a comprar a Caracas, aseguran que la escasez en otras regiones de Venezuela es mucho peor que en la capital.

En 2015 la escasez será peor

El doctor José Alvares, es miembro del Colegio Farmacéutico del Área Metropolitana de Caracas. Informa a título personal que “la escasez se prolongará hasta el año que viene, pues la mayoría de los laboratorios farmacéuticos comienzan a cerrar operaciones a partir del 15 de noviembre, ya que sus casas matrices a nivel mundial también cierran operaciones porque toman esas últimas semanas del año para hacer mantenimientos mayores de todas sus plantas”.

Precisa que la escasez de medicamento se mantiene entre un 60% a 70%. Refiere que hubo un aviso del Ejecutivo nacional en el que informaban a la población, que hace 10 o 15 días entró una cantidad importante de medicamentos provenientes de convenios entre Venezuela y China, Cuba, e India.

“Pero –aclara-  como ellos mismos manifestaron, esos son medicamentos que van a la red de salud pública, llámese CDI y algunos hospitales del Gobierno”.

Añade que “no se ha podido solucionar la importación adecuada de la cantidad de medicamentos para el área privada y vamos a tener fallas en la mayoría de los medicamentos”.

Sin anestesia

Por otra parte, el médico José Manuel Olivares, quien labora en el  Hospital Clínico Universitario de la UCV, dijo la semana pasada  por RCR 750 AM, en el programa al mediodía que él conduce junto a la periodista Elvimar Maraima,   que en dicho hospital no hay anestesia. Y que existe una lista de cinco mil pacientes en espera para operarse. Contó que fue testigo como la gente desesperada llora y ruega por ser atendida. “Se trata de un espectáculo dantesco”.

Destacó también que el gobierno realizó una disminución gradual en la inversión en salud, lo que a su juicio demuestra por qué los hospitales en el país están en mal estado.

Olivares precisó  que hasta ahora el gobierno ha invertido 100 millones de dólares para la dotación de material médico quirúrgico en los centros de salud públicos y privados, lo que significa una reducción de más de mil millones de bolívares en la inversión para la salud.

Denunció que les ha sido difícil diagnosticar la chikungunya porque no hay fármacos ni reactivos. “Dios nos guarde que llegue alguien del África con el virus del Ébola porque no hay capacidad de enfrentar este virus de rápida propagación”, dijo. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº1977 – 14-11-14

…………………………………………………………

 

 

Fuera de control epidemias en Venezuela

PataBlancas-chikungunya

Mientras las cifras reales de las tres epidemias -dengue, chikungunya y malaria – desdicen los edulcorados informes oficiales, otro aspecto que debe informar  el ministerio a la población es que el chikungunya – que prolifera – se manifiesta por etapas. Si bien produce inmunidad, cuando sobreviene el paciente puede mejorar, pero el mal vuelve, porque la enfermedad es intermitente, no es de curso continuo.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Venezuela es el país latinoamericano con más casos de chikungunya, así lo dio a conocer en rueda de prensa el martes 4 de octubre el ex ministro de Salud José Félix Oletta.

Informó el especialista, que de acuerdo con los datos de la OMS en las últimas 20 semanas en el país hay cerca de 1.250.119 casos de fiebres hemorrágicas aguda de los cuales no se han especificado su diagnóstico.
Explicó que tal situación coincide con la aparición de los casos de chikungunya en el país, un mal del que, dijo, no hay cerca de 9.800 casos, como informó el gobierno, sino muchos más.

 “Solo en casos con fiebre aguda sin explicación entre la semana 23 a la 40 de este año hay 844.262 casos; a esto se suma que en las últimas tres semanas se han registrado otros 405.857” sin diagnóstico preciso, detalló Oletta.El ex ministro de Salud indicó que es urgente que el Gobierno asuma una política comunicacional más clara para informar acerca de las tres epidemias que aseguran están afectando al país: dengue, malaria y chikungunya.

Reiteró  Oletta,  que los problemas del sector salud se deben a que el gobierno no ha reconocido que hay epidemias de fiebre chikungunya, dengue y malaria.

Expresó que en Venezuela hay además 70.000 casos de malaria, aproximadamente, y según las previsiones hechas con proyecciones epidemiológicas serán cerca de 85.000 cuando termine el año.

Además, manifestó que se presenta la epidemia de dengue más grave en cerca de 25 años, con casi 71.000 casos, y prevén que el año cierre con casi 100.000.

“La enfermedad produce inmunidad”

Al día siguiente de la rueda de prensa, hablo con el doctor Oletta sobre una preocupación o duda que tienen muchas personas que ya han padecido la enfermedad y que de pronto, aparecen, semanas después,  los terribles síntomas.

El ex ministro de Sanidad, José Félix Oletta: "Tenemos la malaria fuera de control" (...) y "el chikungunya puede dar por etapas, cuando el paciente se siente recuperado, puede venir la segunda etapa".

El ex ministro de Sanidad, José Félix Oletta: “Tenemos la malaria fuera de control” (…) y “el chikungunya puede dar por etapas, cuando el paciente se siente recuperado, puede venir la segunda etapa”.

-Dr Oletta , hay muchos lectores que tienen la duda y la preocupación, si el  chikungunya luego que la persona lo padece puede repetir. Conozco personas que tiempo después de haberse curado, le aparecieron de nuevo dolores articulares pero más fuertes que antes. ¿Podría explicar cómo es este proceso y si es real que el paciente queda inmune luego del contagio?

-El chikungunya  es  una enfermedad viral causada por un solo virus, pero  tiene variantes. Esta produce inmunidad de por vida, después de dada la enfermedad se producen anticuerpos, y estos anticuerpos protegen a la persona de por vida. Por tanto, no se vuelven a producir nuevas enfermedades de tipo chikungunya.

-El problema está en la evolución en el tiempo. La historia natural de la enfermedad tiene de  dos a tres etapas. La primera etapa, es la aguda, donde se produce la fiebre y los síntomas generales y algunas personas hacen  dolores articulares. Esa etapa puede ceder o desaparecer, se le quita la fiebre y la persona se está recuperando. Pero cuando cree que ya está curada, comienzan otra vez aparecer los dolores articulares, eso significa que el curso de la enfermedad es intermitente no es un curso continuo.

-Aunque –apunta- en algunas personas se hace continuo. Es el curso de la enfermedad, que pasó de la etapa sub-aguda a la etapa crónica. Pero es una sola enfermedad, es un solo episodio, por tanto no va a volver a tener la enfermedad. Reitero, no va a volver a tener chikungunya.

-Pero en el caso que usted refiere,  que no son todas las personas,  desarrollan síntomas de distancia. Es por eso que la persona se confunde,  porque semanas después sienten dolores de articulaciones y de inmediato piensan que les repitió la enfermedad.

Incluso –según Oletta- después de 6 meses ó más, la persona podría sentir los síntomas, pero el especialista advierte, que en estos casos el porcentaje es mucho menor.

Destaca el exministro de Salud, que esta confusión la tiene muchísima gente. A su juicio, esto es lo que pasa cuando el gobierno no informa adecuadamente a la población.

Boletín Epidemiológico Semana Nº43

 Regresamos a la rueda de prensa, la cual fue realizada  en la Sala Francisco de Miranda de la Universidad Central de Venezuela (UCV),  donde participaron los médicos representantes de la Red Defendamos la Epidemiologia Nacional, el Observatorio Venezolano de la Salud del CENDES/UCV y la Sociedad Venezolana de Salud Publica.

-Con (la información oficial ofrecida) en el Boletín Epidemiológico de la Semana Nº 43,  pareciera que no sucede nada en el país y eso no es correcto. Tenemos 3 epidemias que están afectándolo, -precisó Oletta durante su intervención.

Exhortó  al Gobierno atacar la epidemia de chikungunya “un problema real que tenemos en el país”, no como el ébola, del cual dijo no se han registrado casos.
De acuerdo con la información ofrecida en la rueda de prensa hasta la semana 43 van 71.006 casos probables de dengue. Se espera que para el fin de año se incremente de 90 a 100 mil casos.

Retroceso en malaria

Denuncia Oletta que al igual como ha ocurrido con el chikungunya y el dengue, no hay información oficial precisa sobre el aumento de la malaria en el país.

-No han presentado información de fallecidos por casos de malaria y el incremento es vertiginoso: en 13 años -según las cifras que se tienen hasta 2013- hay 66.000 casos y este año 2014 el incremento va por 11% más y puede llegar entre 80 y 90 mil casos.
Oletta advirtió que Venezuela también es el país latinoamericano con un mayor retroceso en este tipo de epidemias. “Tenemos la malaria fuera de control”, dijo.

Indicó que el Gobierno solo ha dicho que la epidemia está focalizada en el estado Bolívar, en las zonas mineras. “pero 4.500 mineros sembraron malaria en otros estados, 7 estados en total: Amazonas, Portuguesa, Táchira, Delta Amacuro, Miranda, Sucre y Guárico”. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº1976 – 07-11-14

…………………………………………………..

La salud: Secreto de Estado

El secretismo con el que las autoridades manejan el tema de la epidemia de Chikungunya y los fallecimientos –relacionados o no- en el Hospital Central de Maracay, además de aumentar el pánico en la población, equivalen a la confesión de culpa por no haber efectuado o no efectuar ahora, las medidas de resguardo de la salud de los venezolanos. Esta es la situación real, en declaración de médicos especialistas en la materia.

Por Aída Gutiérrez H.  (@guti21)

Una de las 2 especies de zancudos, transmisores del dengue y chikungunya - con su manguera de succión anclada y su barriga llenándose de sangre- . La única defensa contra la epidemia, son los insecticidas que escasean. En los expendios, en pleno siglo XXI, no se consiguen insecticidas, ni repelentes  a lo sumo, aparece una vela de lo que llaman aceite de citronella, al estilo de las tatarabuelas.

Una de las 2 especies de zancudos, transmisores del dengue y chikungunya – con su manguera de succión anclada y su barriga llenándose de sangre- . La única defensa contra la epidemia, son los insecticidas que escasean. En los expendios, en pleno siglo XXI, no se consiguen insecticidas, ni repelentes a lo sumo, aparece una vela de lo que llaman aceite de citronella, al estilo de las tatarabuelas.

La información divulgada el jueves 11, por  el presidente del Colegio de Médicos del estado Aragua doctor Ángel Sarmientos, sobre el fallecimiento de ocho personas en  72 horas por una “enfermedad misteriosa” en el Hospital Central de Maracay (HCM), desencadenó una ola de interpretaciones entre médicos especialistas, la cual aún no ha llegado a una conclusión definitiva, debido a que faltan los resultados de las muestras tomadas a los pacientes infectados.

Este domingo dos personas más murieron en condiciones similares a las anteriores, según informaron sus familiares y doctores; una en el mismo hospital de la capital del estado Aragua y la otra en la Clínica Luis Razetti de Caracas, la cual tuvo que cerrar su Emergencia para desinfectar el área previendo alguna contaminación, aunque ya se encuentra  operativa.
Los pronósticos

Rafael Guzmán, infectólogo venezolano menciona que según información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), van 700 mil casos de Chikungunya en República Dominicana que van desde febrero hasta la fecha, desde allí es que se presume llega el primer caso a Venezuela.

-Hicimos un pronóstico  que esto era lo mismo que iba a pasar en Venezuela, a pesar que las cifras oficiales no lo reflejen exactamente, -indica el especialista.

Al respecto, sacamos a colación lo declarado el mes pasado por el ex ministro de Salud Francisco Armada: “Venezuela ya supera los 200 casos del virus chikungunya, principalmente en la zona central-norte del país, y ya son más los infectados que contrajeron la enfermedad dentro del país que los que vinieron con ella del exterior”.

-La información –prosigue Guzmán- que tenemos de los estados Aragua, Carabobo y las zonas limítrofes Los Valles del Tuy y el edo Vargas, es que la gente en la calle comenta que hay un cuadro febril importante, que toca las articulaciones y que da mucho malestar. Y esto no solo pasa en las zonas populares sino también en  las urbanizaciones. Hay muchas viviendas afectadas.

-La información oficial del ministerio de Salud de hace 2 semanas dice que hay un número inexplicable de casos febriles que quintuplica las expectativas para esa misma semana. Es decir que el propio ministerio de Salud en su boletín señala que hay 5 veces más el número de casos de fiebre, que debería haber, pero esa fiebre tiene nombre y apellido y eso es responsabilidad del gobierno de aclararla.

-Hay un incremento importante de Chicungunya  y  dengue y eso es lo que está dando ese influjo. Si eso explica las muertes o no, tiene que ser aclarado por las autoridades sanitarias competentes, ya que eso requiere una metodología de trabajo muy científica y seria.

-¿Los casos de los fallecidos en Maracay podría ser una  enfermedad extraña o es el mismo Chicungunya?

En este momento no tenemos la información exacta de los resultados de las pruebas que se les tomaron a los pacientes que fallecieron en el HCM. Pero, estamos viendo un patrón común, el cual se está pareciendo al patrón de enfermedad severa por Chicungunya o dengue que se ha visto en otras latitudes.

-Cuando coexisten las dos enfermedades, los resultados definitivos tienen que darlo en base a unas pruebas del Instituto Nacional de Higiene. Pero esa situación que se está repitiendo con un patrón similar hay que observarla con cuidado y no se puede descartar ninguna opción de plano.

-Probablemente esto es dengue o chicungunya o algún virus relativamente común, que dada la gran cantidad de casos en la población general, aunque tengas una mortalidad relativamente baja del 0,5%, si tienes 150 mil casos, por ejemplo, obviamente tendrán unos fallecidos relacionados con esos casos…que es lo que pensamos está en el contexto. Las autoridades sanitarias tienen que  hablarle claro a la población.

-Pensamos que no hay 300 casos de Chicungunya en el país, debe haber muchos miles de casos en la calle, que es lo que estamos viendo en la práctica clínica diaria.

-El Ministerio de Salud tiene la responsabilidad de decir la verdad en cuanto a las epidemias, eso es lo que recomienda la OMS para el manejo de los posibles brotes y epidemias. Y eso no está pasando. Hasta hoy (lunes 15) no he sabido de ningún pronunciamiento de la nueva ministra.  El vocero no puede ser un gobernador, sino la autoridad sanitaria correspondiente. ¡Qué digan lo que está pasando! –exclama-, y para lo cual las sociedades médicas y los grupos científicos estamos presionando…

Al fin la ministra habló

Luego de una semana que se presentaron los fallecimientos en el HCM, al fin la nueva ministra de Salud , Nancy Pérez, dijo ayer martes que se descarta la presencia del virus del ébola en el país, “enfermedad que no tiene relación, con las muertes en un hospital en Maracay”.

Aseguró Pérez que  “los ochos casos, autopsia en mano, tienen los resultados de que no se tratan de una enfermedad extraña”.

Por su parte, el doctor Julio Castro, infectólogo y Director de Salud de la Alcandía del Municipio Sucre dijo en relación a los fallecidos en HCM: “hay cierto patrón común del cuadro clínico: fiebre hemorrágica, dolores en las articulaciones y fallas cardiacas”.

Aunque los historiales médicos de los ocho primeros muertos de Maracay están resguardados por la dirección del hospital, que es público, Castro señala que “los pacientes han pasado de una enfermedad leve a una moderada y de una grave a morir en cinco días. Y se tiene la sospecha clínica de que lo que hay es chikungunya”.

De acuerdo a la OMS, en los países como Venezuela donde ha llegado el virus, el 90% de las personas que presentan fiebre, dolor en las articulaciones y salpullidos padecen la chikungunya.

“Esto puede no ser un virus raro, sino una expresión del manejo que se la ha dado a la salud en Venezuela”, precisa Castro.

Y al respecto pone el ejemplo de Colombia, un país también tropical donde el ministerio de Salud encontró 3.000 casos de chikungunya y estiman que llegará a 80 mil.

“En Colombia no hay una evasión de los hechos, pero en Venezuela tratan de esconder algo indiscutible, que es que el vector llegó al país como a todos los países del Caribe y el trópico”, señala Castro.
 Sociedad Venezolana de Salud Pública

La infectóloga Ana Carvajal, miembro de la Sociedad Venezolana de Salud Pública (SVSP), habla sobre la situación sanitaria en el Hospital Central de Maracay:

“Por información extra oficial, en un uno de los casos se aisló la bacteria: Neisseria meningitidis, la cual,  puede causar una enfermedad similar a la observada en los pacientes fallecidos. Desconocemos si la bacteria ha sido aislada en los otros pacientes. Si se tratara de un brote de Neisseria meningitidis, esperamos que se hayan tomado  en cuenta las recomendaciones en estos casos como: antibióticos profilácticos en los trabajadores de salud  y familiares que tuvieron contacto estrecho con los pacientes; uso de vacunas en los sitios donde han ocurrido los casos y en los trabajadores de salud que no han recibido la vacuna  antimeningococcica en los dos años previos”.

Explica la especialista que las causas de fiebre hemorrágica son diversas, y cuando se presentan  en brotes,   se sugiere investigar las probables causas etiológicas  (virales) como:  Dengue severo; Fiebre Chikungunya atípica; Fiebre amarilla; Fiebre hemorrágica de Guanarito y otras fiebres hemorrágicas como Ébola

Adicionalmente  debe investigarse causas  infecciosas no virales de fiebre hemorrágica como: Meningococcemia, Staphylococcemia, Malaria y Leptospirosis, entre otras.

Recomienda la SVSP, que  la posibilidad de otras causas, incluyendo intoxicación con agentes químicos, deben ser investigada.

Exhorta Carvajal en nombre de la SVSP, al Ministerio de Salud, que debe  proteger a los trabajadores de las instituciones sanitarias ( y a los pacientes) de cualquier enfermedad infecciosa o que pudiera poner en peligro sus vidas, “de modo que ante una enfermedad de etiología desconocida, el MPPS debe proveer  condiciones seguras para  la atención de pacientes  con riesgo biológico , incluyendo el uso del equipo de Protección Personal , además de proveer los insumos que se requieren  para que se cumpla en forma estricta los protocolos de prevención de infecciones nosocomiales”.

Las cifras

De acuerdo el último reporte de la OMS, Venezuela encabeza la lista de países con más casos de Chikungunya en Suramérica. Según el informe de la semana epidemiológica 37, de fecha 7 al 12 de septiembre, revela que en ese lapso hay 303 casos de transmisión autóctona, 70 importados.

Por su parte, el último Boletín Epidemiológico de MinSalud, revela que 10 estados del país están en situación de epidemia, 7 están en alarma.

El sector salud en Venezuela vive actualmente una de sus peores crisis en años. La escasez de medicamentos e insumos médicos ha hecho que instituciones como la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales y la Federación Médica Venezolana pidan al gobierno declarar emergencia sanitaria.
El gobierno, aunque ha admitido la falta de medicamentos y las dificultades que viven los hospitales, dice que la declaratoria de emergencia hospitalaria sería “desproporcionada”.

Según el más reciente comunicado de la Agencia de Salud Pública del Caribe, con información del 8 de septiembre, en la región se han registrado 644.686 casos sospechosos de la enfermedad, de los cuales 9.640 han sido confirmados.

Al menos 113 personas han muerto en América, todas ellas en las islas del Caribe, después de haber contraído el virus del chikungunya, informó la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que no aclara si las muertes pueden ser directamente atribuibles a ese virus.

LAS CIFRAS QUE NO DA LA MINISTRA

El ex ministro de Sanidad, José Félix Oletta denuncia: “Además de no ofrecer las cifras del número real de casos de la epidemia, ni el número de fallecidos, la ministra no informa que el Índice Aédico a casas (número de casas positivas al zancudo, ascendió a 21,9 %) (promedio nacional). 7 estados están por encima de 20% (Anzoátegui, Guárico, Sucre, Cojedes, Lara, Miranda y Táchira).”

“Todos los estados que suministraron información están por encima de 10%. 7 entidades federales no suministraron información: Delta Amacuro, Falcón, Trujillo, Barinas, Aragua, Vargas y Distrito Capital. En los tres últimos tenemos las dos epidemias, Dengue y Chikungunya con el mayor número de casos. Miranda tiene porcentajes muy elevados de casas positivas: (31,19%) El índice no debe superar el 5 % de casas positivas. Esto revela el fracaso de las medidas de control del vector hasta ahora realizadas, la proliferación incontrolada del vector y en consecuencia, el desarrollo acelerado de la epidemia en nuestro país”.

NO HAY REACTIVOS EN LOS LABORATORIOS

Judith León, presidenta de la Federación de Bioanalistas de Venezuela, asegura que el número de divisas que se les han otorgados a las casas matrices, encargadas de distribuir y comercializar los reactivos, solo cubre 25% de la demanda total. “A veces traen una cantidad de reactivos que no cubren las necesidades completas, todos los laboratorios estamos atravesando fallas de 60% de los reactivos que usamos”.

FUENTE : Revista Zeta Nº1969 – 19-09-14

………………………………………………………………………

 

 

Medicina de paños calientes

Jurate Rosales, Directora de la Revista Zeta

Jurate Rosales, Directora de la Revista Zeta

Por Jurate Rosales

El venezolano sometido a desmentidos oficiales que lo asustan más que la enfermedad misma, se alarma con cada nuevo asomo de posible epidemia en un país sin medicinas y sin credibilidad.

En Venezuela, el tema de la salud pública, en manos de un Ministerio del Poder Popular para la Salud plagado desde el año 1999 por una interminable alternancia de ministros encargados de ese despacho, se ha convertido en un drama de nunca acabar. La situación empieza a trascender las fronteras y aparecer en medios de importancia mundial. Uno de ellos es la revista “Lancet”, definida como “una revista científica médica con un factor de impacto altísimo, lo que se traduce en ser una revista de mucho prestigio científico”.

Desde el pasado mes de junio, en Lancet aparece el nombre de Venezuela y no es precisamente para encomiarlo. Llega en forma de “correspondencia”, lo que no debe engañar en cuanto a su importancia, puesto que en ese tipo de revista científica, incluso la correspondencia sólo se inserta después de revisión por expertos y aprobación de los redactores. Después de un primer alerta en junio, es recientemente, el 23 de agosto que la revista vuelve a dar páginas a un segundo informe sobre el insólito caso de Venezuela, país donde las epidemias producidas por un vector (en este caso el zancudo), en vez de disminuir, han tenido un aumento exponencial desde 1998.

Aparece en Lancet la información de que el control del vector de la malaria, el zancudo Plasmodium falciparum y P vivax, que en Colombia y Brasil fue reducido en un 50%, no tuvo campaña efectiva de exterminación en Venezuela. Mundialmente, entre el 2000 y 2012, la malaria disminuyó en 42% y esto permite albergar esperanzas que se logrará la meta de disminuir su incidencia en el mundo en 75% para el cercano año 2015.

En América, el progreso ha sido notable, con la excepción de tres países: Venezuela, Haití y Guyana.

El caso venezolano está descrito sobre la base de los números que brinda el departamento de epidemiología del Ministerio de Salud venezolano y donde un gráfico enseña el sostenido aumento de casos de malaria en el país, que de 21.815 casos en 1998, pasó a 76.621 en 2013, dentro de una continua progresión anual. En lo que va del 2014, en mayo ya se habían acumulado 29.931 casos, lo que indica un alarmante promedio de 1.497 casos semanales.

El artículo explica que la mayoría de los casos ocurren en áreas de suburbios, donde el control se dificulta por la continua escasez de medicinas anti malaria, que no están en las farmacias privadas, ni siquiera cuando hay una receta médica para comprarla. Observa que lo mismo ocurre con la Leishmaniasis, cuya erradicación es frenada por la dificultad de conseguir los remedios adecuados.

Hasta aquí el informe aparecido en el Lancet. Lo que el Lancet no dice, es que en varias ocasiones, el ministerio venezolano intentó prohibir la publicación obligatoria de las cifras de epidemiología semanales, como lo exige la norma internacional, vigilada por la Organización Mundial de la Salud, de la que Venezuela es miembro. La interrupción de esa información, ocurrida varias veces, fue denunciada en la prensa nacional y corregida cuando alguien se dio cuenta en el Ministerio, que Venezuela se  transformaba en el único país del mundo que no presente la información obligatoria que debe entregar a la OMS.

No es de sorprenderse que, en esas circunstancias, baste una noticia de posible nueva epidemia, seguida de desmentidos oficiales, para que la gente se alarme más por el desmentido, que por el anuncio, al surgir la sospecha de que algo grave se le esconde.

Al juzgar por lo que aparece en las redes sociales, en este momento hay una gran alarma en la población por una posible “nueva” epidemia. Un público alimentado por los medios internacionales de informes sobre la Chikungunya actualmente extendiéndose en Venezuela y los escalofriantes relatos acerca del Ébola, está nervioso y su poca confianza en las autoridades sanitarias empeora la tensión.

Veamos, entonces, los hechos sin alarma, ni pánico. El 10 de septiembre, el jefe  del gremio médico en el Hospital Central de Maracay (HCM), Ángel Sarmiento, rodeado de sus colegas, declaró que estaban preocupados por la muerte de ocho pacientes, víctimas de un mal que les causó la muerte en 72 horas. Describió los síntomas: “un cuadro febril que alcanza 40 grados, malestar general y erupciones en la piel que luego forman ampollas. Se presentan sepsis que originan fallas multiorgánicas que produce coagulación intravascular diseminada, sangramiento de oído y nariz y el posterior colapso del organismo” (El Universal, 11.09.2014). Se descartó ébola, meningococcemia, chikungunya o dengue. Se necesitan estudios para determinar la causa de estos casos, ocurridos en pacientes provenientes de diversos lugares del país.

Lo único que logró la advertencia del gremio médico,  han  sido desmentidos e insultos por parte del oficialismo. Los análisis todavía se esperan, quizás en gran parte, porque no hay manera de efectuarlos, lo que probablemente ha sido la principal causa del anuncio de Sarmiento, para librarse de la responsabilidad de haber guardado silencio.

Y la gente, ¿por qué se alarma? Se asusta porque vive en medio de la ausencia de medicinas e insumos médicos. Doy un ejemplo, del que soy testigo directo. Llamada desde Maracay: tengo mucha fiebre y dolores en las articulaciones. Aquí hay casos de Chikungunya. ¿Hablaste con tu médico? “Es que aquí no hay posibilidad de diagnóstico, habría que enviar las muestras a Caracas y eso tarda. De todas maneras, no hay remedios. Me estoy manteniendo con antigripales, pero es difícil conseguirlos.”

¿Le extraña al gobierno que la gente se alarme? Pues que no se sorprendan, cuando ven que el alarma sobre lo que ocurre con la salud en Venezuela, ya traspasa las fronteras en las más serias publicaciones científicas del mundo.

Fuente: El Nuevo País – 15 septiembre 2014

…………………………………………………………………

Venezuela se achikungunió

chikungunya

La temible enfermedad africana llamada Chikungunya se está instalando en Venezuela sin que aparezcan medidas radicales para frenar su avance. La epidemia podría instalarse y permanecer durante varios años. He aquí los síntomas de ese mal, cuyo principal foco nacional en este momento está en Aragua, pero se extiende rápidamente a otros estados.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H.  (@guti21)

“Lo que puede esperarse en este momento, es un aumento continuo, progresivo y acelerado de casos de Chikungunya, como ha ocurrido en casi todos los países que han sufrido por primera vez la epidemia en nuestro Continente y en otras partes”. Así advierten los especialistas de la Sociedad Venezolana  de Salud Pública (SVSP) a través de un boletín, ante el incremento de 86 casos registrados en el país.

Después de 8 días sin información oficial sobre la evolución de la epidemia de Fiebre Chikungunya en Venezuela, el Ministerio de Salud, a través del Director General de Salud Ambiental, Jesús Toro, informó que, entre el viernes 19 y sábado 25 de julio, fueron detectados 29 nuevos casos de fiebre causada por el virus Chikungunya.

Toro explicó, que 8 de estos nuevos casos son importados de las islas del Caribe y 21 sin antecedentes de salida del país. Acerca de los casos de transmisión local, señaló que 2 se ubican en Guárico, 2 en Carabobo y 17 en Aragua.
Se expande el Chikungunya

De acuerdo al boletín informativo de la SVSP, con estos nuevos casos se eleva a 86 el número total  acumulados registrados, (desde la identificación del primer caso importado en la última semana de mayo de 2014), a saber: 31 autóctonos y 55 importados.

Destaca el informe que la identificación de casos autóctonos en Carabobo y Guárico, eleva a 13 el número de entidades federales que han reportado casos confirmados de la enfermedad. Cuatro de ellas con casos autóctonos.

-La expansión era de esperarse hacia Carabobo y Guárico, por la cercanía geográfica con el estado Aragua, donde se ha desarrollado el foco más activo hasta ahora de casos de transmisión local. 19 casos autóctonos confirmados, -dijo el ex ministro de Sanidad y miembro de la SVSP, José Félix Oletta .

-Desde hace una semana conocimos que el número de casos confirmados, ocurridos en Maracay, era mayor que el reconocido oficialmente por el MPPS (solo 2). Asimismo, colegas médicos de esa localidad han atendido en las emergencias de los hospitales y de las clínicas privadas, numerosos pacientes con fiebre de rápida instalación y artralgias que cumplen con los criterios de definición de caso sospechoso de Chikungunya.

Por otra parte, de acuerdo a los boletines de MinSalud el estado con mayor número de casos es Distrito Capital con 9; seguido por Miranda y Vargas con 8 cada uno. En Carabobo reportaron 7 casos hasta el 19 de julio, fecha del último boletín. En Aragua, donde no se ha confirmado oficialmente los 6 casos autóctonos, se registran 3 personas infectadas.

“No existe inmunidad”

Señala el boletín de la SVSP, que en poblaciones nunca expuestas al virus, como Venezuela, no existe inmunidad natural, los enfermos, en la primera semana de la enfermedad, muestran viremias elevadas (gran número de virus circulando en su sangre), si ellos son picados nuevamente por los vectores Aedes aegypti y Aedes albopictus, estos transportan un alto inóculo de virus que es transmitido por la picadura del mosquito a otras personas sanas.

De acuerdo a la Sociedad de Salud Pública, en el país la densidad de población de Aedes aegypti es muy elevada en casi todo el territorio nacional, por lo que se facilita la expansión continua de la enfermedad en corto tiempo.

Estos y otros factores climáticos, geográficos y ecológicos, son propicios para la diseminación rápida y para una alta tasa de ataque de la población. En algunos países se estima que entre 30% – 50% del total de los habitantes pueda adquirir la enfermedad.

 “Una epidemia inminente”

 “De acuerdo con los estudios de epidemias de la enfermedad en África y Asia se determinó que los períodos de duración son variables.

En territorios insulares, por ejemplo, el paso es rápido de entre 20 y 40 semanas de duración. En cambio en tierras continentales el virus tarda más en ser controlado, por lo que las epidemias han sido de 2 a 3 años de duración”. Así lo advirtió, el epidemiólogo Julio Castro, director de Salud del municipio Sucre y participante de la videoconferencia “Chikungunya: Una epidemia inminente”, realizada en la UCV.
“Tenemos todas las condiciones para la epidemia en el país. Hay alta circulación aédica, hay problemas con la distribución del agua, altas temperaturas y estamos próximos a la época de lluvias”, precisó.
Castro alertó a la población, como en el caso del dengue, el ácido acetilsalisílico o aspirina, está contraindicado como tratamiento para el chikungunya.
Por su parte y también en la videoconferencia, Ana Carvajal, infectóloga del Hospital Universitario de Caracas y miembro de la SVSP, en su ponencia “La enfermedad del hombre retorcido”, advirtió que los dolores que causa la enfermedad son incapacitantes y que esa característica puede afectar la actividad diaria del país, debido a la prescripción del reposo en quienes resultan afectados.
“La mayoría de los pacientes dijo que tuvo insomnio debido al dolor intenso, mayormente en las rodillas, muñecas, manos y pies. El dolor se puede prolongar por 4 semanas y puede empeorar en personas de la tercera edad”, expresó.

También destacó, que las embarazadas, especialmente si contraen el virus una semana antes del parto, pueden infectar a los fetos. En esos casos la enfermedad desarrollada por los neonatos inicia en el estadio grave.

Carvajal citó un estudio dominicano que reveló que 40% de los afectados manifiestan dolores insoportables. Adicionalmente, entre los síntomas más comunes está la fiebre súbita superior a los 39°C y las cefaleas y artralgias.

Indicó además que hay otro conjunto de manifestaciones atípicas para la enfermedad: miocarditis, nefritis, insuficiencia renal, hepatitis, meningitis, convulsiones, neuropatías, cerebelosis, conjuntivitis, entre otros.

Destacó que los síntomas de la enfermedad pueden afectar al paciente luego de cuatro meses o inclusive cinco años después.

Dengue y Chikungunya

El número de mosquitos Aedes por cada vivienda ha llegado a cifras alarmantes en Venezuela. La OMS sugiere que una densidad mayor al 5% es preocupante: la mayor parte de Venezuela (según datos oficiales) está cercana al 20%.

Para el infectólogo  Ricardo García la circulación simultánea de Dengue y Chikungunya hace más compleja y difícil la identificación de los casos. “De hecho, ha sido notorio en República Dominicana y el sudeste asiático, concretamente en Tailandia”.

De acuerdo al especialista, la aparición de cuadros clínicos similares es una barrera para la identificación temprana de los casos de Chikungunya. “Mientras más días se retrasa el diagnóstico, mayor es la capacidad de infectividad de esa persona, pues los vectores tienen mayor probabilidad de pasar el virus del individuo infectante al individuo sano”.

En relación a la epidemia de Chikungunya, los especialistas de la SVSP señalan: “Contribuye a esta situación la debilidad del sistema de salud, las fallas en los programas de control del vector, el escaso conocimiento del problema por la población, que desestima su importancia y los insuficientes y tardíos preparativos desarrollados por el MPPS y la sociedad, para enfrentar esta amenaza emergente para la salud de los habitantes”.

Tampoco han contribuido los ¨cercos epidemiológicos¨ en aeropuertos y puertos, que han resultado de dudosa efectividad y han permitido el ingreso de pacientes enfermos al país, identificados y confirmados al menos, en 11 entidades federales como casos importados. (@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº1962 – 01-08-14

……………………………………………………………….