Enfermos crónicos dejados sin medicinas

Crece la lista de los enfermos crónicos que por falta del medicamento adecuado empeoraron y pueden morir.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. / @guti21

Mas de 300 mil pacientes crónicos corren riesgos que van desde recaídas y lesiones de por vida hasta la muerte,  debido a la escasez de 95% de medicamentos en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), según Francisco Valencia presidente de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida).

Enfermedades  como el Cáncer, Esclerosis Múltiple, la HemofiliaLupus,  ParkinsonTrasplanteColitis UlcerosaHipertensión Pulmonar y Hepatitis, requieren medicamentos de costo muy elevado, por lo cual pacientes con estas patologías dependen del IVSS, pero el ente gubernamental no da respuesta, solo dice “no hay”.

Según Codevida, hay 3.500 trasplantados en riesgo de muerte por ausencia de inmunosupresores. Y los 1.500 pacientes de diálisis peritoneal están a la espera de los insumos, recordemos que el presidente del IVSS Carlos Rotondaro aseguró que sí había.

Los kits para la diálisis peritoneal no llegan desde abril. La escasez hizo que César Viera, de 58 años de edad, falleciera el 20 de junio en Barquisimeto.

Otra niña, de 6 años de edad, también murió. Sobrevivió desde abril con insumos donados para hacerse la diálisis peritoneal, porque no calificaba a la modalidad hemodiálisis, pero al estar 3 meses en el Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga se infectó con bacterias y falleció.

 Diabéticos en riesgo extremo

 La doctora María Yanes, a través de su cuenta Twitter viene denunciando que Venezuela tocó fondo con la crisis de salud, denuncia que es una crisis humanitaria y será irreversible sino se  apertura un canal humanitario.

Yanes, especialmente alerta sobre los insudependientes.  “Niños con comas diabéticos por falta de insumos y medicamentos. Están matando el futuro, sin insulina y sin cintas medidoras de glucosa. Niños y adultos que dependen de la insulina en grave riesgo”.

Por su parte la organización Amigos con Diabetes, señala que se necesitan 6,66 salarios mínimos para poder mantener un mes de control con bomba de insulina. En el país no hay insumos.

También la ONG Organizaciòn Stop VIH, denuncia la escasez de antirretrovirales y otros medicamentos que ponen en peligro la vida de 77 mil personas con VHI.

Las estadísticas que maneja ONU Sida indican que en el país hay 2.500 niños menores de 12 años que viven con VIH, pero son pocas las opciones pediátricas existentes en Venezuela y sus medicinas llegarán, supuestamente,  el 17 de octubre.

Han muerto cuatro niños por contaminación con bacterias en la unidad de diálisis del Hospital J. M. de los Ríos. Aún no se resuelve esta situación y hay 12 niños más en riesgo de muerte. MP pidió cerrar la unidad de Nefrología por la grave contaminación.  (@guti21)

 

FUENTE: Revista ZETA 21/07/2017

………………………………………………………

 

 

Anuncios

Permanece la angustia de enfermos renales

El presidente del Seguro Social (IVSS), Carlos Rotondaro, desmintió en un Tweet que hizo divulgar en todos los hospitales a su cargo “la información que aparece en revista Zeta N°2102 de fecha 09-06-17 donde informa la suspensión de diálisis peritoneal” (Tweet del 9 de junio). En el mencionado artículo Zeta ya informaba, que según Rotondaro no hubo tal suspensión. Desde esa fecha, pasó una semana y la angustia de los enfermos permanece viva.

Por Aída Gutiérrez H. / @guti21       

“Cuando tienes un programa que no le suministras equipos por durante 3 meses es prácticamente una suspensión, no tienes que decretar para que sea así. Los pacientes de diálisis peritoneal llevan 3 meses sin recibir insumos,” enfatiza Francisco Valencia, presidente de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y a la Vida (Codevida), en respuesta al presidente del IVSS, Carlos Rotondaro quien insiste en desmentir dicha situación.

La empresa Dialysis Care de Venezuela envió el 12 de mayo un comunicado que advierte la falta de material para la realización de diálisis peritoneal en toda Venezuela. Al respecto, Valencia refiere la misiva de Daylisis Care, proveedor de los equipos, donde se anuncia  la suspensión del programa. “Muchos pacientes fueron notificados de esa situación y empezaron a llamar a Amigos Trasplantados y a Codevida. También fueron suspendidos los trasplantes de órganos, esto  lo notificó Fundavene”.

-A diferencia del año pasado, que habían intermitencias graves, lo que estamos viendo ahora son ausencias absolutas por tiempos prolongados. Son 1.500 pacientes con urgencia de diálisis peritoneal, a nivel nacional. Estos pacientes están condenados a muerte, muchos están utilizando líquidos vencidos.

-Hay otra alternativa para estos pacientes, que es la hemodiálisis. Pero por ejemplo, en Venezuela hay una sola unidad de hemodiálisis infantil en el país, en el Hospital JM de Los Ríos, que está contaminada. En el interior del país hay niños que usan la peritoneal y él (presidente del IVSS) pretende que los niños se muden a Caracas para recibir hemodiálisis y eso está colapsado.

De acuerdo a una fuente del JM de Los Ríos, aun sigue contaminada el área de diálisis, sólo limpiaron el tanque de agua. Están operando cambiando catéter, no se dan abasto con los pacientes locales.

-Pero lo más grave –continua Valencia- es que él (Rotondaro) anuncia que se van a quedar con una sola compañía que suministra insumos médicos para la diálisis peritoneal. Son dos empresas con tecnología diferentes: Fresenius y Baxter. Él pretende quedarse sólo con Fresenius, y la mitad de los pacientes están bajo la tecnología de Baxter, entonces ¿qué va a pasar con esos pacientes?

Testimonio

María espera por un trasplante, mientras usa diálisis peritoneal, aquí su testimonio, desea que su nombre se mantenga en resguardo. “Soy atendida en el Hospital Militar Carlos Arvelo. Para realizar mi tratamiento escogí Baxter. Desde hace 2 meses y medio no recibo el Kit: bolsas, tapones, tapa bocas, pinzas, etc. Ingresé al programa de diálisis peritoneal en octubre 2016, aunque los pedidos no llegaron puntuales más o menos íbamos sorteando. El último lo recibí el 3 de abril, luego la empresa me llamo y me dijo que no me iban a enviar el material “porque no nos aprobaron las divisas”. La irresponsabilidad de Rotondaro es muy grande y pone en riesgo a muchas personas, desde niños hasta ancianos. Ningún enfermo renal sobrevive sin diálisis. Otro detalle de Rotondaro: nos tiene sin  Venofer y sin Heritopoyetina”.

Por otro lado, Valencia denuncia la escasez del 90% en los medicamentos de altos costo que proporciona el Seguro Social. “Tenemos un colapso de salud, el gobierno no tiene la capacidad de solventar esta situación, pero tiene los mecanismo que pueden ayudar a resolverla, como las organizaciones internacionales. Rotondaro dijo que en una semana llegan los insumos, ojalá que sea verdad. Estamos en una crisis humanitaria de salud, que se niega en reconocer”. (@guti21)

FUENTE:   Revista Zeta N°2103 – 16-06-17

 

 

Olvidado y violado el derecho a la salud

Este es el contenido del informe sobre la salud en Venezuela, presentado el pasado 17 de marzo por dos ONG venezolanas ante la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, brazo judicial de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Por AÍDA GUTIERREZ H. (@guti21)

CrisisHumanitariaSalud

“El Estado venezolano no ofrece seguridad de garantías mínimas de atención a la salud de las personas en los centros asistenciales del país. Agravando más la situación, la crisis de desabastecimiento de insumos y medicamentos importados, que se ha prolongado en el tiempo y ha provocado suspensión o cierre de servicios en los centros de salud públicos, por lo cual hay personas con necesidades de salud que se encuentran con serias dificultades para conseguir atención y medicinas y por ende se están perdiendo vidas humanas”.

Así se lee en el informe “El Derecho a la Salud en Venezuela” presentado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el 17 de marzo de 2015, por PROVEA (Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos) y CODEVIDA (Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y a la Vida).

La infraestructura

De acuerdo al informe, una de las fallas que más afecta los centros de salud públicos es el deterioro de la infraestructura (filtraciones en paredes y techos, inundaciones, roturas de aguas negras, falta de agua e interrupciones de energía eléctrica). Estas reducen los espacios, producen hacinamiento y problemas de contaminación.

Entre 2009 y 2013, se redujo drásticamente el número de camas operativas en los hospitales públicos, pasando de 30.964 a 21.770. La mayoría de los hospitales ha tenido una disminución de 50% en camas operativas.

En relación al personal de salud,  los hospitales y ambulatorios de la salud pública han perdido 6.700 médicos, según estadísticas de la Federación Médica Venezolana (FMV), lo cual equivale a 24% del personal profesional disponible.

A ello se suma un 30% menos de médicos en formación o residentes, alcanzando en algunas especialidades, como anestesiología, casi 90%. Además, persiste un déficit de personal de enfermería que los gremios calculan en 60% y en los últimos años también se redujo el personal de laboratorio.

Desabastecimiento de insumos y medicamentos

La carencia de insumos médico-quirúrgicos, repuestos para equipos y reactivos para laboratorios, es otra condición restrictiva frecuente de la prestación de servicios en centros de salud públicos, que se agravó desde 2010 con el aumento de la inflación y las políticas de control y asignación de divisas.

Desde 2013, existe una crisis severa de desabastecimiento de estos materiales – dado que 84% son importados- produciendo de forma alarmante la suspensión de cirugías electivas y de emergencias, y de otras áreas de servicio como radiología, laboratorios y bancos de sangre.

Una encuesta de la organización Médicos x La Salud (Red de Médicos Residentes), realizada en 130 hospitales de 19 estados del país, encontró: 61% de hospitales con fallas graves o absolutas de material médico quirúrgico; 65% con fallas graves o absolutas de catéteres y sondas; 86% con equipos de Rayos X dañados; 94% con tomógrafos dañados o sin funcionar; 94% con laboratorios con falla de reactivos y 44% de los quirófanos cerrados o inoperativos.

Por otra parte, la crisis de desabastecimiento afecta también el acceso a medicamentos, ya que 70% de estos son importados. En hospitales públicos, Médicos x la Salud reportó que 67% de 130 hospitales se encontraban con fallas graves o absolutas de medicamentos.

La cámara de empresas farmacéutica (FEFARVEN) reportó que, entre 2011 y 2015, el nivel de falla subió de 15% a 60% en la ciudad de Caracas y sube a 70% en el resto de los estados del país.

En sus inventarios existen 98 medicamentos en falla, que afectan con mayor severidad a personas con problemas del sistema nervioso central, hipo e hipertiroidismo, diabetes, hipertensión, cuadros de convulsión, asma, psicosis y enfermedades neuromusculares.

Las denuncias recogidas por Provea en sus bases de información indican que entre 2004 y 2013 aumentó de 89 a 178 el número de hospitales y ambulatorios públicos con denuncias de restricción grave o severa en diferentes áreas de funcionamiento.

Hospital de Niños J.M. de los Ríos (HJMR)

El HJMR, centro especializado en pediatría, ubicado en Caracas, recibe niños y niñas de escasos recursos económicos. Se encuentra en extremas condiciones de deterioro, con problemas de infraestructura, insalubridad, hacinamiento, déficit de personal y escasez de insumos médico-quirúrgicos.

Con una capacidad de 420 camas, el hospital sólo tiene 160 habilitadas. Se han cerrado las áreas de infectología, neurocirugía y la emergencia, por inundación de aguas negras, trasladando el servicio a un espacio improvisado, en el que sólo caben 6 camas. En 2015, familiares denunciaron el fallecimiento de tres niños con leucemia por enfermedades oportunistas. A todos los niños que ingresan se prescriben antibióticos para prevenir infecciones bacterianas por posibles contaminaciones en áreas del hospital.

La falta de insumos médico-quirúrgicos es de 50 a 60 % y los equipos de tomografía y resonancia no funcionan. Existe una lista de espera de 4.428 niños desde 2012, por suspensión de cirugías electivas. En 2013, el Ministerio de la Salud remodeló 7 quirófanos que estuvieron 5 años parados por remodelación, pero nada más cuentan con 6 de los 36 anestesiólogos que antes había; sólo disponen de 4 cupos de terapia intensiva y no están funcionando los aires acondicionados. En 2015, los médicos advirtieron del cierre técnico de los servicios de cirugía electiva y de emergencia.

Hospital Universitario de Caracas (HUC)

El HUC presenta una situación grave de falta de insumos médico-quirúrgicos, medicamentos y equipos. 300 de 1.200 camas se encuentran inoperativas.

Este hospital tiene una lista de espera de 5.000 personas por diferentes tipos de cirugía (cardiovascular, oncológica y hernia umbilical, entre otras). 600 niños y niñas esperan un turno de cirugía pediátrica y otros por emergencias urológicas. No hay tomógrafo en el servicio de radiodiagnóstico e imageneología y se espera por la reparación de un resonador y de mamógrafo.

En 2014, fallecieron más de 50 personas en lista de espera del servicio de cirugía cardiovascular; de estas, 13 estaban hospitalizadas. En 2015, se suspendieron todas las cirugías por falta de suturas, compresas, sangre, anestesia, prótesis, instrumental, equipos, laboratorio y medicamentos, y las personas hospitalizadas fueron dadas de alta para evitar más muertes.

Atención de urgencia e intervenciones

250 personas al año, con accidentes cerebro-vasculares (ACV) y 500 con obstrucción de arterias coronarias, están en alto riesgo por fallas del instrumental, equipos y repuestos para cirugías; los marcapasos para 750 personas que cada año presentan deficiencias de corazón no se encuentran en el país; 500 personas que requieren salvar sus miembros inferiores, están en riesgo de amputaciones por falta de instrumentos que permitan evitarlas.

Personas con heridas de bala, quemaduras graves o traumatismos, tienen alta probabilidad de enfrentar serios obstáculos para recibir una atención médica inmediata y adecuada, por el alto déficit de ambulancias, camas y medicamentos y la escasez de material médico-quirúrgico, oxígeno, bancos de sangre, equipos de rayos X y personal de salud en emergencias de los hospitales públicos.

Desde 2012, aumentaron las denuncias de personas fallecidas en traslados o “ruleteo” de un centro otro para conseguir atención. Asimismo, 300 personas, en promedio, se encuentran anotadas en listas de espera por intervenciones quirúrgicas electivas en diferentes hospitales del país.

Denuncia el informe que la situación actual del derecho a la salud en Venezuela reviste características críticas extraordinarias y, por consiguiente, es obligación del Estado venezolano abordarla de manera urgente e inmediata y tomar todas las medidas necesarias. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta – Nº1994 -27-03-15

…………………………………………………………………..