El salto al vacío

En opinión de una de las voces más autorizadas en materia de economía, el presupuesto para 2014 equivale a un salto al vacío, con el agravante de que en el nuevo marco mundial del dinero, para sobrevivir Venezuela necesitaría un precio del petróleo  de 140 dólares el barril y esto absolutamente imposible. Al colocar en el presupuesto nacional el barril a 60 dólares, se falsea la visión de la situación real y a partir de allí “todos los cálculos son fantasías”. 

bolivares-dolares

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

En entrevista exclusiva, el economista Luis Mata Mollejas analiza el presupuesto nacional para el 2014 y la crisis económica del país. Considera que Venezuela transita una situación compleja que lleva a incertidumbres, riesgos económicos y tensiones políticas crecientes. “A los economistas nos compete alertar sobre las posibles consecuencias para tratar de prevenir  a los responsables de las decisiones políticas, de las inconveniencias mayores para la nación”.

Mata es presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Coordinador del Doctorado de Economía de Faces de la Universidad Central de Venezuela y profesor titular.

Previo al análisis de la crisis económica  en Venezuela, el académico precisa que se valdrá de tres niveles para explicar la compleja trama, ellos son: 1-Satelital (implicaciones geopolíticas). 2-Helicóptero (políticas macro económicas nacionales). 3-Terrestre (focaliza los efectos sobre los diversos actores: población consumidora, empresarios, autoridades administrativas controladoras y policiales).

Los cambios esenciales en geopolítica mundial

Explica Mata que el nivel “Satelital”, corresponde “a los cambios esenciales en la geopolítica mundial: la incorporación de Asia a la producción, la exclusión laboral por la informática y la devaluación del dólar, porque siendo éste  el  instrumento fundamental de pago, para poder aumentar su oferta para que los países tengan dólares – como ellos no los imprimen- pues solo provienen del doble déficit de los Estados Unidos; es decir, el déficit comercial que paga con dólares y del déficit que lo ocupa en la posición de policía mundial, que tiene que hacer gastos militares, entonces eso produce dólares, eso es una condición”.

-La siguiente condición financiera –prosigue Mata- es que desde Londres se impuso lo que se llama el “big bang financiero” con lo cual los bancos y los seguros,  son los principales interventores en las bolsas de valores, ya no son sólo informadores simplemente de cuáles son los mejores valores, sino que ellos pueden intervenir, meter su mano comprando y vendiendo, para impulsar la compra de ciertos valores y producir  la caída de otros.

-Esta situación mundial ha hecho que el dólar se devalúe y ese dólar devaluado se observa en el aumento de precios de todos los bienes transados a nivel planetario. Así que  a nivel mundial, los alimentos suben, la materia prima sube y por supuesto, el petróleo sube, esa es la circunstancia.

-Esa circunstancia mundial de que el petróleo sube, fue lo que le permitió a Venezuela vivir una euforia rentistas, porque tenía altos ingresos, eso es lo que venía sucediendo, pero –se pregunta- ¿cuál es el cambio que sucede  cuando la política nacional decide usar las divisas del petróleo para sus propósitos políticos internacionales, para sus políticas de subsidios, para comprar votos, para el control de la divisa?

En este sentido, considera como “una circunstancia aberrante a nivel internacional, que con ingresos altos potenciales petroleros, las divisas sean escasas en Venezuela”.

-Todos los países petroleros acumulan divisas en sus reservas internacionales, y las reservas internacionales de Venezuela desde el año 2010, de un nivel de $30 mil millones de dólares, ha bajado a  $21 mil  millones de dólares, o sea una caída sostenida desde el 2010-2011-2012-2013, esa circunstancia que es aberrante, impide la continuidad del modelo populista, el país no puede seguir derrochando sus dólares en esa materia.

Precisa el académico que hay un agravante: “los estudios internacionales que se han hecho a nivel del alza del petróleo mundial, dicen que Arabia Saudita, a pesar de que ellos no tienen problemas de liquidez porque tienen altas reservas, tienen como $ 600 mil millones de dólares, por la situación geopolítica del medio oriente también han entrado en una política populista para sostener a los posibles trastornos. Sin embargo,  a ellos les alcanza el actual nivel del precio del petróleo, se mantienen bien así, pero en Venezuela no. En Venezuela para poder soportar y no endeudarse, el precio del petróleo debería ser de $140 dólares el barril, lo cual es una situación imposible…”

-Esa visión internacional pone una restricción. La situación mundial nos dice que el petróleo no va a subir nunca más, a esa proporción de disparate…Al no dispararse el precio del barril, la política seguida por Venezuela de endeudarse no puede ser, porque eso hay que pagarlo algún día….Por lo que el modelo populista es imposible para esta administración y para cualquier otra administración que siguiera la pauta populista.

-Lo que significa –explica- que las medidas de políticas nacionales en el futuro deben ser  restrictivas, calientes y desagradables. Apretarse el cinturón, ese es el anuncio. No se confíen en las promesas populistas, que provienen fundamentalmente del lado del gobierno. En ese marco global estamos metidos todos…

El marco nacional

Entrando a lo que denomina nivel Helicóptero, el experto opina que  “este marco nacional es un absoluto disparate: El presupuesto nacional es anticipadamente deficitario, suponiendo unos ingresos menores, porque  pone el petróleo en 60 dólares el barril en vez de 100US$.  Eso les da la maniobra de endeudarse, para que el parlamento no tenga una visión total y completa del presupuesto, de la realidad. Ellos hacen esto para abrir el compás de: “ahora necesitamos un préstamo de urgencia y otro y otro” y así se la pasan todo el año. Y con esto están engañando al ciudadano”.

-Como ellos siguen una política populista, ese presupuesto no les va alcanzar para nada, pero sí les abre el camino del endeudamiento. Ese es un camino que se les ha mostrado útil porque van resolviendo problemas –como los bomberos- hay un incendio aquí y piden un préstamo por allá, pero todo eso es endeudamiento, entonces el ciudadano no tiene una visión completa, ni el gobierno da una visión completa de cómo es la marcha del país.

-De lo que el país anda pendiente es de cuánto es el presupuesto extraordinario y del préstamo, y a quién van a beneficiar. Así que ese manejo del presupuesto, se convierte en algo para facilitar el chantaje político, si no te alcanza el presupuesto tienes que pedir prestado. Ese presupuesto insincero es una maniobra política para atarte a los deseos políticos del gobierno.

-De la misma manera, el que ellos no hagan sincero el manejo de la divisa te pone en esa misma situación, entonces dicen “yo le doy a quien me da la gana, en el momento que me da la gana” y así son todos los ajustes que han hecho, lo cual, son tan cínicos que se lo callan, y dicen que el manejo de las divisas tendrá que ver con el proyecto socialista…

-Se proponen mantener al país agarrado por el pescuezo…, con un presupuesto falso y con el control  de las divisas.

-Dijoel ministroNelson Merentes que la inflación para 2014 se ubicaría entre 26% y 28% ¿Podría la inflación bajar cerca de la mitad el año próximo?

-Eso es fantasía…Todos los cálculos que hagan alrededor de eso, es fantasía. Simplemente la gente sabrá cuánto es, porque habrá menos producción y habrá más inflación. Todo lo que están haciendo son cortinas de humo, trampas “engañabobos” –reitera-  absoluta fantasía.

El día a día

Llegamos al nivel “Terrestre”:  “En los supermercados la gente se pelea por un pote de mantequilla, de leche, papel toilette, harina pan… Asaltan a un camión y no les importa que el conductor se esté  muriendo. Ese es el nivel terrestre, que los policías maten a los pescadores de Carúpano, porque tienen diferencias… El caos a nivel de los codazos, a nivel de tierras…

-¿Qué cree usted que hará el gobierno?

-Antes de las elecciones de diciembre buscara importar más, endeudar más al país, para dar la ficción que el ministro de la felicidad  está realizando obras… Este es un país de mentira, que se pretende tapar el sol con un dedo para lograr propósitos políticos.

-Los dogmaticos cometen errores económicos, que son catastróficos y alguien pagará las consecuencias algún día porque la mentira no se puede sostener…

– El ingreso, tal como está estipulado en el proyecto de ley presentado por el ministro Merentes, estará costeado mayoritariamente por los venezolanos al pagar el Impuesto Sobre La Renta (ISLR) y el Impuesto al Valor Agregado (IVA). ¿Usted cree que  podrían aumentar los impuestos?

-En teoría se dice, que cuando tu pides prestado a la larga tienes que aumentar los impuestos para pagar, eso se llama la “equivalencia ricardiana”, hablando de David Ricardo uno de los padres de la Economía. Cuando no te aumentan los impuestos ahora y piden prestado, lo que significa es que tienes una pistola puesta para el futuro…

-Por otra parte –continua Mata- el impuesto más fácil para poner es la devaluación, pero eso no lo van hacer ahorita porque le complica el panorama electoral.

-Dice  Rafael Ramírez en una entrevista en televisión: “La gran burguesía cree que sus grandes medios (…) están presionando a una devaluación. Nosotros no vamos a devaluar, no lo vamos a hacer, no hay razón”. ¿Qué opina al respecto?

-Eso podría ser si consiguen prestamos, pero si no consiguen prestamos devaluaran, por supuesto que no lo van hacer ahora…Como dijimos anteriormente, el modelo de los disparates, del populismo y de la ayuda internacional no es sostenible.

-Expresó también Ramírez: “Se ha establecido una nueva arquitectura financiera, tenemos las reservas, el Fonden y el Fondo Chino , podemos manejar nuestras divisas para atender los compromisos del Estado. No hemos fallado en el pago de deuda”. ¿Qué opinión le merece?

-Todos los países tienen en su reserva una división entre oro, divisas y otros títulos (del Fondo Monetario Internacional). Los países que importan mucho, fundamentalmente tienen sus reservas en proporción importante en divisas. Las reservas venezolanas están en proporción importante, como un 75%, en oro, luego este no sirve para pagos inmediatos, salvo que liquiden el oro, que lo pongan a vender a precio de gallina flaca. Entonces si no devalúan tendrán que vender el oro a precio –reitera- de gallina flaca, eso se llama raspar la olla…Por eso, yo llamo esta situación: “salto al vacío”. (@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº 1926 – 01-11-13

……………………………………………………

Anuncios

Voces más autorizadas emiten su veredicto

Este es el resumen de un amplio trabajo de largo alcance, efectuado por diez miembros e invitados de la Academia Nacional de la Economía. La prestigiosa institución emite su diagnóstico acerca de la situación real del país y agrega sus recomendaciones sobre los cambios radicales que se necesitan en las diversas políticas económicas y sociales.

El presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luis Mata Mollejas, resume el contenido del documento de valor histórico sobre la actual situación económica venezolana, elaborado por la academia en un gesto sin precedentes, lo cual evidencia la emergencia en la que consideran se encuentra el país.

El presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luis Mata Mollejas, resume el contenido del documento de valor histórico sobre la actual situación económica venezolana, elaborado por la academia en un gesto sin precedentes, lo cual evidencia la emergencia en la que consideran se encuentra el país.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)    

“El lapso 1999-2013 se ha caracterizado por el despilfarro de las divisas provenientes del petróleo y el desestimulo de las actividades del sector privado que, en alguna medida, habría podido compensar los efectos de las equivocadas prácticas fiscales, monetarias, regulatorias y de controles excesivos”, expresa el Presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas (ANCE), Luis Mata Mollejas en un comunicado leído a la prensa.

Luego del pronunciamiento hecho por diez miembros e invitados de la ANCE, sobre la real situación y los remedios de la economía venezolana; esta prestigiosa institución emitió  un comunicado a la Nación, referido a las conclusiones de las ponencias sobre política económica en tiempos de cambios.

Las dolencias socioeconómicas

“Venezuela atraviesa actualmente por momentos difíciles en lo económico, con indudable repercusión en la vida de los que habitan en ella. La frustración y la desilusión que ensombrecen el espíritu del venezolano se asocia a la aceleración del proceso inflacionario,  a la consecuente devaluación del bolívar, al subempleo, a la escasez de bienes y a la inseguridad jurídica y personal, con impactos sociales que lamentar”. Así da inicio el comunicado de la ANCE emitido al país en rueda de prensa.

Como vocero oficial de la ANCE,  Mata Mollejas recordó que en 1999, las ilusiones provenientes del ambiente político hicieron presumir que los cambios en la Constitución Nacional, permitirían dotar al Estado de palancas que facilitarían el aprovechamiento eficiente del capital humano y de los recursos naturales de la Nación, removiendo los condicionantes económicos y financieros que mantenían a una proporción importante de la población en situación precaria de  empleo e ingresos.

Sin embargo, aclara el experto, que la situación ha evolucionado de manera muy distinta a lo esperado, al punto de que buena parte de los egresados de nuestras universidades como parte del  capital humano, que debería asegurar un futuro mejor para nuestra sociedad, emigra del país.

Reconoce que “el deterioro y el  desencanto aludido tienen causales y antecedentes político-administrativos que se remontan, al menos, a un par de décadas antes de 1999”.

-Pero también es importante constatar, primero: que las dolencias socioeconómicas se acentuaron en los últimos 14 años, como resultado de haber profundizado las ineficiencias de las políticas económicas tradicionales que  promueve el consumo y desestimulan el trabajo y la inversión, y han impedido desarrollar un sistema productivo capaz de diversificarse y ser competitivo a nivel internacional.

-Y, segundo: que  el lapso 1999-2013 se ha caracterizado por el despilfarro de las divisas provenientes del petróleo y el desestimulo de las actividades del sector privado que, en alguna medida, habría podido compensar los efectos de las equivocadas prácticas fiscales, monetarias, regulatorias y de controles excesivos.

-Es también evidente que el desempeño de la economía venezolana en estos últimos años, difiere significativamente de la de otros países exportadores de petróleo, que lograron incrementar sus reservas internacionales y mantener estables el valor de sus monedas ¿Qué factores específicos pueden explicar tan diferente comportamiento? , -se pregunta el académico.

Los efectos negativos de las decisiones políticas

-Los problemas estructurales de la economía venezolana –explica Mata- se han profundizado en la última década, a pesar de que el contexto externo ha sido extremadamente favorable. No sólo se ha incrementado la dependencia de la producción petrolera, como nunca antes, sino que ha caído la tasa de inversión y la calidad de gestión en este sector estratégico para el desempeño del resto del país.

-La inversión privada en los sectores y actividades que determinan el crecimiento a mediano y largo plazo, que ya se había debilitado considerablemente antes de 1999, ha disminuido a niveles que ni siquiera garantizan el mantenimiento de la capacidad productiva y menos aún la actualización tecnológica que se requiere para competir en el mercado internacional.

Precisa Mata Mollejas que los efectos negativos de las decisiones políticas, el deterioro institucional que incluso ha llevado a la perdida de independencia y de  autonomía de los poderes públicos y su subordinación al poder ejecutivo, así como la inestabilidad  de las reformas legales, han apartado a Venezuela de los mercados financieros internacionales.

-La prima de riesgo –continua-  se ha elevado a niveles que superan incluso, a países que han dejado de cumplir abiertamente con el servicio de sus deudas y aquellos, que han sido afectados por conflictos políticos severos. Ante estas restricciones financieras, el gobierno ha hecho uso creciente del financiamiento con emisión monetaria y la utilización de la devaluación con fines estrictamente fiscales; dos elementos que acompañan en buena medida, las presiones inflacionarias observadas en la última década.

BCV, petróleo y mercado cambiario

El presidente de la ANCE explica que “el impuesto inflacionario se ha transformado en una significativa fuente de ingresos para el sector público, que cada vez es más difícil de sustituir. Con el objeto de facilitar la política fiscal, el marco legal que regula las actuaciones del Banco Central de Venezuela ha sido modificado en varias oportunidades, reduciendo sensiblemente su autonomía y colocando la política monetaria al servicio de los requerimientos financieros del sector público”.

Para la Academia, “la pérdida de autonomía de la autoridad monetaria ha alejado, a su vez, a la política monetaria de sus compromisos con el desarrollo y con la  estabilidad del valor interno y externo del bolívar”.

En relación al petróleo, indica que  “las dificultades para sostener el volumen de la producción y refinación petrolera, el alejamiento de los mercados tradicionales para nuestros hidrocarburos, los crecientes compromisos con una agenda geopolítica basada en el suministro petrolero a bajo precio y blandas condiciones de pago, han generado dificultades crecientes para el ingreso de divisas por exportaciones”.

-A esto debe agregarse –prosigue el académico-  el desbordamiento de las importaciones en la satisfacción de la demanda interna, provocado por la pérdida de competitividad causada por la sobre devaluación de la moneda y políticas hostiles al sector privado, ante una ampliación del consumo estimulado por la política fiscal y monetaria expansiva, las salidas de capital privado y, sobre todo, las fuertes transferencias de divisas realizadas por instituciones públicas para alimentar los fondos parafiscales.

-Todos estos factores han venido sumando tensiones sobre la balanza de pagos y han terminado deprimiendo las reservas internacionales que administra el Banco Central hasta niveles que podríamos considerar críticos. Las actuales penurias que afectan al mercado cambiario y sus dramáticas consecuencias, sobre los niveles de abastecimiento, son una clara expresión de estas restricciones asociadas al sector externo de la economía.

El tratamiento para la cura de la economía

Al final de la exposición se planteó la pregunta: ¿Cómo revertir toda esta situación? A lo que los académicos responden en la vocería de Mata Mollejas:

-Sin duda restablecer los equilibrios macroeconómicos básicos, recuperar la estabilidad en los precios y en el tipo de cambio y alcanzar un crecimiento económico sostenido, no son tareas fáciles ni objetivos que se puedan alcanzar en forma inmediata.

-Es imperioso emprender profundas reformas estructurales, que implican la reversión de muchas medidas de política económica, la profunda modificación del marco legal y la mejora en la calidad de las instituciones claves para el funcionamiento del sistema económico. En todo caso, no habrá recuperación económica ni abatimiento de la inflación a menos que:

  • Se instaure un sistema eficiente de incentivos que promueva la iniciativa privada,
  • Se redefina el rol del Estado en la economía creando nuevas oportunidades para la inversión privada interna y externa, concentrando la actividad pública en la provisión de externalidades que contribuyan a ello, mejorando los servicios públicos y administrando las atribuciones propias del Estado que aseguren el bienestar de los venezolanos.
  • Se recupere la capacidad de inversión pública y privada, así como la gestión eficiente de los recursos petroleros para garantizar el apoyo al desarrollo nacional.
  • Se restablezca la independencia en la gestión de la política monetaria y cambiaria por parte del Banco Central.
  • Se imponga una disciplina fiscal que retome el gasto de inversión,  impida el financiamiento con emisión monetaria y la manipulación del tipo de cambio.
  • Se implemente una política cambiaria dinámica y competitiva que evite las distorsiones  en materia cambiaria.
  • Se desmonten los controles en los precios, tasas de interés y en la disponibilidad de divisas, a la par que se flexibilice el mercado de trabajo y se reduzcan los impuestos y trabas al empleo formal.
  • Se promueva una política de integración económica que promueva el desarrollo del poder productivo nacional.
  • Se fortalezca la educación de calidad y la investigación científica, así como la capacitación de la fuerza laboral, para enfrentar exitosamente los desafíos de la competitividad internacional.
  • Se instrumenten políticas sociales destinadas  a empoderar a los distintos sectores, capacitándolos y dotándolos de los activos requeridos para promover de manera integral y eficaz equidad y una mejor calidad de vida.

Resalta Mata Mollejas que “La Academia pone a disposición los documentos, sus espacios y el tiempo que sea necesario para sostener un dialogo con todos los interesados en restablecer la salud económica y la armonía social en Venezuela”.

Para la Academia estos son tiempos de cambio que en esencia exigen invertir y trabajar más, pero ello sólo es posible si se introducen cambios radicales en el marco actual de las diversas políticas económicas y sociales, en un ambiente de debate abierto para el intercambio de ideas. (@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº1910 – 12-07-13

…………………………………………………………………

 

 

Ni para remedio…

No se le ocurra ser diabético, porque no conseguirá la insulina que necesita por más farmacias que recorra. En igual situación están los enfermos que sufren de hipertensión, infecciones, vómitos, insuficiencia tiroidea, depresión… y la lista es larga. La Cámara de Industria Farmacéutica, por su parte, advierte que Cadivi ni siquiera respeta el nuevo Convenio Cambiario que promete cancelar las autorizaciones aprobadas desde el 15 de octubre 2012 hasta el 8 de febrero 2013, a la tasa vieja de Bs. 4,30.

MEDICAMENTOS-escasez-2

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

Varias solicitudes de divisas, efectuadas por empresas adscritas a la Cámara de Industria Farmacéutica (Cifar) durante el mes de noviembre de 2012, se liquidaron la semana pasada con el nuevo sistema cambiario a 6,30 bolívares por dólar; pese a que el nuevo convenio, en su Artículo 7 establece que “todas las autorizaciones aprobadas desde el 15 de octubre de 2012 serán reconocidas a la tasa vieja de 4,30”.

De acuerdo con Cifar, la situación de los laboratorios farmacéuticos podría agravarse si el gobierno no reconoce las llamadas “deudas viejas” contraídas en dólares a la tasa de cambio anterior de Bs 4,30.

El vicepresidente ejecutivo de la Cifar, Ángel Márquez destaca que el problema no es el ajuste de 46,5% sino que “la ley no puede ser retroactiva, porque al recibir las autorizaciones de divisas empieza la importación. Se trata de mercancía que ya se vendió a Bs. 4,30, así que no pueden liquidarnos a Bs. 6,30”.

El convenio cambiario

El convenio cambiario N° 14, que oficializó la última devaluación , establece que al sector salud les reconocerán las solicitudes de divisas a la tasa vieja de Bs 4,30, si fueron aprobadas entre el 15 de octubre de 2012 y el 8 de febrero.

Al respecto,  Márquez,  teme que las divisas autorizadas antes de ese lapso de 116 días deban pagarse a la nueva tasa de Bs 6,30. Ello supondría un monto cercano a US$70 millones de dólares de la deuda total de US$367 millones de dólares que mantiene Cadivi con sus afiliados de la Cifar.

Al nuevo tipo de cambio , los laboratorios con autorizaciones previas al 15 de octubre de 2012 tendrían que pagar en conjunto 441 millones de bolívares por esas divisas, lo cual equivale a 140 millones más de lo presupuestado a la tasa de Bs 4,30.

Advierte que “si el gobierno decide que las empresas absorban ese costo, sé de al menos tres que me han dicho que están asustadas, porque no podrán continuar operando”.

Duro golpe para la industria farmacéutica

A juicio del directivo de Cifar, los laboratorios que fabrican en el país pueden ser los más perjudicados por el nuevo convenio cambiario.

Destaca que sus 30 laboratorios farmacéuticos afiliados  a Cifar, generan cerca de 7 mil empleos, 13 tienen plantas en el país y 21 producen localmente.

-Entre nuestras empresas afiliadas hay grandes y medianas, algunas con laboratorios que producen nacionalmente, pero las hay muy pequeñas, que vienen incursionando desde hace poco tiempo en la industria farmacéutica. De no liquidarles a 4,30 bolívares las divisas pendientes, que deben a sus proveedores, representaría un duro golpe para ellas.

Por otro lado, aclara que el acaparamiento no ocurre en el sector farmacéutico, puesto que el tratamiento de los medicamentos tiene fecha concreta de vencimiento. “Eso no ocurre, digamos que son productos de relativa rotación”.

El tiempo promedio de liquidación de divisas de todas las empresas agremiadas en Cifar es de 172 días, pero en algunas compañías esos retrasos pueden superar ampliamente ese lapso.

Márquez menciona el caso de una compañía que recibió una autorización de divisas para importar materia prima hace 649 días y nunca recibió la correspondiente liquidación.

“Hay casos de solicitudes que tienen estatus de análisis por parte de Cadivi de más de un año”, añade el directivo de Cifar.

Si estas empresas reciben la autorización de pago con la nueva tasa de 6,30 bolívares por dólar estarían sufriendo una pérdida que impactará sus operaciones en el país.

“Puede ser que para una empresa esas solicitudes de mayor tiempo representen hasta 90% de su deuda total. Si eso es así tendrá que cerrar operaciones en Venezuela”, advierte Márquez.

Entre las medicinas ausentes en los anaqueles, se encuentran  las indicadas para el tratamiento de diabetes, hipertensión, infecciones, vómitos y tiroides, así como antidepresivos, antigripales y antibióticos.

Entre las medicinas ausentes en los anaqueles, se encuentran las indicadas para el tratamiento de diabetes, hipertensión, infecciones, vómitos y tiroides, así como antidepresivos, antigripales y antibióticos.

Fuerte desabastecimiento de medicinas

Dueños de farmacias y consumidores temen que este año continúe o se acentúe la escasez de medicinas que se ha registrado en el territorio nacional, debido a las políticas para la asignación de divisas, controles, regulación de precios y producción.

El farmaceútico Jacinto Mogollón, propietario de una farmacia en el este de Caracas, asegura que el año se inició con problemas de desabastecimiento de medicinas, superior al registrado en los últimos meses de 2012.

Señala que en la lista de medicinas ausentes en los anaqueles, se encuentran  las indicadas para el tratamiento de diabetes, hipertensión, infecciones, vómitos y tiroides, así como antidepresivos, antigripales y antibióticos.

Explica, que muchos de los medicamentos, como los de diabetes, son importados, y los retrasos para la asignación de divisas generan demoras en los trámites de compra, envío y distribución de los fármacos, por lo que transcurren los días y no se encuentran en el mercado.

Dijo que la Superintendencia de Costos y Precios Justos (Sundecop), junto al Ministerio de Comercio está empeñada en regular los precios de los medicamentos, “pero no entendemos estas intenciones, ya que es imposible regular lo que no existe”.

Mogollón detalla que el método que plantea el gobierno sobre la regulación de medicamentos, estima clasificar los productos por su composición (principios activos) no por marcas o presentaciones, como es el control actual.

A su juicio, el principal temor de la industria farmacéutica sobre la probable regulación de los principios activos, es decir, la base química de las medicinas, es que no se distinga entre un químico traído de la India, a otro traído de Colombia.

Destaca, que el Ministerio de Comercio ha informado que de ahora en adelante esa institución planificará lo que la población necesita y no lo que deseen traer los laboratorios, lo que restringirá aún más el portafolio de medicamentos.

Por su parte, Yelipza Moreno, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Carabobo, explica que “muchos de los medicamentos, como los de diabetes, son importados, y mientras existan retrasos para la asignación de divisas se generan demoras en los trámites de compra, envío y distribución de los fármacos, por lo que transcurren los días y no se encuentran en el mercado. Algunos que se producen en el país requieren mucho material importado, aparte del transporte y flete, de modo que la situación también los afecta”.

Los encargados de los diferentes centros farmacéuticos, sean laboratorios, casas de elaboración o distribuidoras, coinciden en que los productos con precios regulados por la Superintendencia de Costos y Precios Justos (Sundecop) desde 2011, son los que se mantienen escasos. Moreno señala que de unos seis mil medicamentos que se producen en el país, más de mil están regulados.

Crece el tiempo de espera

Cada año se incrementa el tiempo de espera en la liquidación de divisas para las 30 empresas inscritas en la Cifar destinadas a la compra de productos, material o equipos. Los alargados retrasos afectan las relaciones con los proveedores del exterior, el cumplimiento de los cronogramas de producción y por ende el abastecimiento.

* En enero de 2011 se liquidaban en 14 días las solicitudes de divisas.

* Para enero de 2012 el lapso promedio de espera se ubicó en 42 días.

* En enero de 2013 se incrementó a un tiempo de espera entre 173 y 649 días.

Fuente: Revista Zeta Nº1891 – 22-02-2013

 

 

 

 

Situación fiscal será insostenible en el 2013

DOLARES

 

El economista Luis Mata Mollejas vaticina para el 2013 que “más pronto que tarde, el Fisco se verá obligado a aumentar los impuestos, a reducir los gastos y a efectuar una devaluación  formal y abierta, como solución parcial y de emergencia”

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

Para conocer los pronósticos de la economía venezolana en 2013,  conversamos con el Presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas  y Coordinador del Doctorado de Economía de Faces de  la UCV, economista Luis Mata Mollejas, quien asegura que “la situación fiscal  venezolana es insostenible, al límite de la insolvencia”.

Y hablando de vaticinios y pronósticos, muy en la onda china, Mata comenta: “Los estudiosos de los horóscopos chinos afirman que los años de La Serpientesuelen ser aciagos, acompañados de eventos alevosos  como depresiones financieras y tumultos ominosos, asociados a las extravagancias económicas antes cometidas”.

-En los primeros días de febrero de 2013 se iniciará un nuevo año de La Serpiente, según los chinos, y las tendencias económicas, emergentes de los tres lustros precedentes, indican que la situación fiscal  venezolana es insostenible, al límite de la insolvencia, -expresa Mata.

“Un riesgo difícil de aceptar”

Mata refiere lo que afirman los estudiosos de la economía:Una situación fiscal es insostenible, o no viable para el futuro inmediato o próximo, si la evolución del nivel de la deuda pública la hace prácticamente impagable (riesgo de default) sin recurrir a un aumento importante de los impuestos y si la contratación de nuevos créditos resulta prácticamente imposible o de muy alto costo, por parecerle a los eventuales prestamistas un riesgo difícil de aceptar; lo cual deviene en tasas altísimas de interés”.

-Todo ello  -continua- dentro de las restricciones habituales que impiden o dificultan en grado sumo a los  Bancos Centrales emitir moneda como respuesta a las necesidades  crediticias de los   Fiscos.

-Los anteriores criterios señalan la complejidad involucrada en el acto de emitir un juicio de insostenibilidad  o insolvencia fiscal al referirnos a casos  concretos; por lo cual los  economistas teóricos  ofrecen varias opciones de medición; aunque, en última instancia se trata de variantes sobre la base de estimar como sosteniblela situación fiscal que genera superávits futuros para compensar los déficits del pasado.

En pocas palabras,  la insostenibilidad obliga a limitar el aumento de la deuda  en función de la capacidad futura de pagos ciertos; lo cual, en los países de economías pequeñas,  se asocia con las circunstancias de las exportaciones.

Enfatiza que en el caso de Venezuela, “ese límite ya se alcanzó; pues el incremento del endeudamiento previsto para 2013, para financiar el nuevo déficit fiscal, que se aproxima al 15% del PIB, apenas alcanza para atender el servicio del saldo  de la deuda antes convenida; lo cual obliga a la Administración que se inicia en enero  a  no contraer nuevos créditos. Y esto implica modificar radicalmente la estrategia seguida en los últimos 15 años”.

 -¿Cuáles son las causas de esa situación?

-Comencemos por considerar que  nuestro Banco Central tiene muy limitadas las facultades de emitir crédito a favor del Fisco, pues apenas podría suministrar montos pequeños  para solventar insuficiencias de caja o Tesorería, para ser cancelados dentro de un mismo  año fiscal.

-Por ello la actual Administración ha recurrido  a limitar las Reservas Internacionales en divisas y vender las sustraídas en  el mercado paralelo (fuera del circuito del Banco Central) a precio superior al tipo de cambio oficial, efectuando una devaluación de facto; escudándose tras manipulaciones financieras, en el límite de la legalidad, al crear Fondos e instrumentos financieros que simplemente estimulan la especulación cambiaria;  como la asociada a la venta en bolívares de instrumentos de deuda en dólares,  realizadas por el SITME, para que el comprador los revenda con descuento en el exterior; con lo cual se enmascara la devaluación.

-Si esta constatación se considerase infundada –prosigue el experto-  la única opción alternativa  seria aceptar que el mercado paralelo se está alimentando de divisas provenientes del tráfico internacional de la droga (alternativa obviamente inmoral e ilegal,  a mas de burda  imitación del procedimiento que en otro tiempo utilizaba el Banco Central de Colombia al abrir la llamada  ventanilla siniestra, mediante la cual adquiría divisas sin averiguar su origen, bajo el pretexto de que los billetes verdes ni huelen ni yeden).

-En síntesis, el gobierno se ha embarcado en mecanismos especulativos que legalizan la fuga de capitales y hacen poca atractiva la inversión reproductiva en el país.  Es decir, estimula prácticas financieras que van en contra de los mejores intereses económicos nacionales: aumentar la producción y el empleo local.

-La consecuencia, no deseada,  es desmejorar los indicadores  de comportamiento económico que se incluyen al considerar el índice  denominado “riesgo país”  y que sirven de referencia  a los eventuales prestamistas internacionales   para evaluar la capacidad futura de pagos. No es entonces de extrañar el altísimo nivel de riesgo-país  asignado a Venezuela, a pesar de las potencialidades  de exportación petrolera; lo cual deriva en las  elevadas tasas de interés  (10%) que se pagan por  los  bonos venezolanos; ya estén a cargo de la República o de PDVSA.

Mata Mollejas no es optimista en cuanto a la economía de Venezuela para el 2013

Mata Mollejas no es optimista en cuanto a la economía de Venezuela para el 2013

 

-¿Entonces el potencial  petrolero no es un punto favorable?

En la práctica se trata de una oportunidad desperdiciada; pues los altos precios que todavía se reciben se relacionan con la  auto restricción de las  exportaciones convenidas con la OPEP y  con los decrecientes ingresos en divisas por la desacertada política de  comercialización de PDVSA; la cual compromete las exportaciones  futuras al pre-vender  al gobierno chino una parte importante de ellas , en operación de trueque, por bienes chinos, valorados en moneda china; operación que magnifica  los trueques efectuados con Cuba y con otros países del Caribe, convenidos por razones políticas que ignoran los perjuicios económicos  que  conllevan. De allí el contraste entre el superávit fiscal de Arabia Saudita (12% del PIB) y el déficit fiscal de Venezuela (15 % del PIB).

– De todo lo dicho resulta que la generación de superávit fiscal en el futuro inmediato es prácticamente imposible sin aumentos importantes de los impuestos, y que la contratación de créditos  nuevos, libres de obligaciones políticas  y a tasas de interés bajas (2%), como las que rigen los mercados internacionales de créditos, enfrentaría fuertes imposiciones políticas de los entes internacionales.

-Así, más pronto que tarde, el Fisco se verá obligado a aumentar los impuestos, a reducir los gastos y a efectuar una devaluación  formal y abierta, como solución parcial y de emergencia, mientras se instrumente una solución de largo aliento asociado con el mayor desarrollo del país… Es decir, el gobierno está en la obligación de cambiar la estrategia fiscal y financiera seguida en los últimos 15 años.

-Debiendo decirse que  la re-estructuración de los gastos  es  ya imprescindible; pues los destinados al apoyo de la producción nacional no llegan al 10% del total del presupuesto aprobado para el 2013 y que el servicio de la deuda, que no podrá reducirse, es superior al gasto por situado constitucional destinado a las regiones, entre otras perlas, contrarias al desarrollo económico; que, por el momento, nos abstenemos de comentar.

-¿Pero, no ha declarado el gobierno que la situación fiscal venezolana es mejor que la  de algunos países europeos?

-Sólo basta ver los indicadores básicos sobre la insolvencia fiscal venezolana: aumento sostenido del endeudamiento, reducción de la tasa de incremento de los ingresos de  divisas  por exportación, tasa de interés del endeudamiento fiscal más alta que las aplicadas a los países europeos  en situación crítica,  como España (5,7%) e Italia (5,1%)  los cuales resultan más significativos que los subjetivos estándares de referencia de Maastricht , a los que a veces recurren las autoridades venezolanas en ejercicio, cuando les conviene,  para imaginar y hacer creer a la población que su política fiscal es sostenible y viable.

-¿Por qué  son subjetivos los estándares de Maastricht?

-Simplemente porque ellos reflejan las condiciones particulares que tenían  las economías  de Francia y Alemania  al momento de establecerse los mencionados criterios y que la dinámica política para salvar al euro y a los propósitos geopolíticos de la Unión Europea han mantenido, a pesar de los cambios en los condicionantes económicos internacionales.

-Pero es obvio que la prolongación de la crisis económica  y los eventos  políticos de inicio del siglo XXI han desenmascarado las debilidades teóricas que  subyacen en el Acuerdo de Maastricht, así como el prejuicio, proveniente de un acentuado colonialismo cultural, de  quienes todavía  quieren ver en las universidades de los países del Atlántico Norte  la existencia de un conocimiento  científico superior en todos los ámbitos… y ello, por cierto, no se da en las ciencias sociales, que dependen de la  renovada interpretación de los  desenvolvimientos  y eventos históricos.

– No obstante , si referimos la situación fiscal venezolana a uno de los criterios de Maastricht, vemos que el grado de deterioro es tres veces más alto que el límite que no debería superarse para hacer sostenible la estrategia fiscal: déficit fiscal del 3% del PIB, -precisa Mata Mollejas. (@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº 1884 – 21-12-12