Lo oculto del chikungunya

Cuadro2-chikungunya

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

Nuevamente, las cifras de los médicos calculadas según las normas de la Organización Mundial de la Salud y las oficiales, no concuerdan y la diferencia es de miles de enfermos.

Jhonny trabaja como obrero en una construcción, vive en Caracas, en un barrio de Petare, tiene 23 años. Hace una semana calló en cama con una fiebre muy alta y fuertes dolores en las articulaciones, luego comenzó aparecer un salpullido en la piel. A los pocos días su madre manifiesta los mismos síntomas.

Por teléfono Jhonny cuenta: “Los dolores son cabilla (fuertes), la fiebre lo pone a uno feo. No puedo ni pararme al baño. Mi familia no ha podido conseguir las medicinas (acetaminofén) no hay en ninguna farmacia… La vieja y yo hemos tenido que usar remedios caseros para bajar la fiebre, pero los dolores no hay nada que te los quite. No hemos ido al hospital porque allá hay muchísima gente y no puedo ni caminar. Los vecinos nos dicen que tenemos chikungunya…Yo no sé, pero esa enfermedad tan rara la tiene un gentío aquí en el barrio. También dicen que hay mucha gente con dengue…”

Testimonios como el de Jhonny son comunes en los estados donde se han registrado el mayor número de casos de chikungunya como: Miranda, Aragua y Vargas.

Habla la autoridad sanitaria

 “Tenemos 1.700 caso sospechosos de chikungunya, sabemos que son muchos más”, informó la ministra de Salud, Nancy Pérez,  aunque no precisó el número de casos confirmados que la semana pasada situó en 398.

Pérez explicó que los casos sospechosos son producto de un diagnóstico “presuntivo” porque “muchas veces se hace por nexo epidemiológico”.

“Uno lo hace por diagnóstico sintomático, es un paciente que viene de una zona que tiene la misma sintomatología”, aclaró.

Asimismo, la ministra dijo que existen 45.000 casos de dengue estudiados, que igualmente “son casos sospechosos por la sintomatología que presenta el paciente”.

El pasado 17 de septiembre, Pérez informó de 1.239 casos sospechosos de virus chikungunya de los cuales se tenían confirmados 398 casos desde que se registró el primer paciente con la enfermedad, el pasado 12 de junio.

De acuerdo al Boletín Epidemiológico Nº 37 del Ministerio de Salud, entre el 7 y 13 de septiembre se registraron 128.209 pacientes con fiebre, lo que significa un aumento de 22,70% con relación a la semana anterior.  En cuanto al dengue, se contabilizaron 3.202 casos para un total de 48.687 en lo que va de año.

Hablan los especialistas

Para presentar un análisis de la enfermedad febril con evolución severa que ha afectado a pacientes en las últimas semanas, ofrecieron una rueda de prensa,

los representantes de la Academia Nacional de Medicina, la Sociedad Venezolana de Infectología, la Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolanas, el Instituto de Medicina Tropical de la UCV, entre otras organizaciones.

Los especialistas presumen que la enfermedad tendrá presencia en el territorio nacional entre las próximas 40 a 60 semanas.

El ascenso de los casos febriles en las últimas semanas fue lo que motivó a este grupo de  Médicos por la Salud a informar a la ciudadanía la situación sanitaria que se vive en Venezuela. Y  haciendo uso de la metodología recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimaron que en el país los casos de chikungunya oscilan entre 65 mil y 117 mil registros.

El cálculo fue informado por varios de los especialistas presentes, Gustavo Villasmil y José Manuel Olivares, médicos del Hospital Clínico Universitario y Julio Castro, profesor del Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela.

Castro explicó que el último boletín epidemiológico emitido por el Ministerio de Salud “da cuenta de 291 mil 676 casos de fiebre sin explicación y esa magnitud no se presentaba desde que se mide -hace siete años- la presencia de ésta en el país”, por lo que decidieron aplicar el modelo de la OMS.

Chikungunya

El doctor Castro aclaró que “no hay infección alguna en ningún hospital, no fue adquirido en el Hospital Central de Maracay”.  Acotó que el chikungunya no se transmite de persona a persona.

Explicó que de las 13 muertes de pacientes con cuadro febril hemorrágico, dolor en articulaciones y lesiones en la piel provenientes de Aragua, Vargas y Miranda,  “por lo menos 10 casos tenían chikungunya en la sangre, hay uno negativo y otros en espera”.

Señaló que este virus  tiene un porcentaje de 0,3 a 1 por cada 1.000 habitantes que pueden desarrollar una forma severa de la enfermedad. “Eso sustenta la hipótesis de que estamos ante un brote muy grave de chikungunya en el país, cuya severidad está dentro de los límites vistos en otras partes del mundo”.

Por su parte, la Red de Sociedades Científicas Médicas sostuvo que el objetivo de la rueda de prensa fue transmitir tranquilidad a la población e informar de “la magnitud exacta” de la presencia de chikungunya en el país.

Se ampararon en “el reglamento Sanitario Internacional, hecho en 2005 y firmado por 198 naciones, que establece la obligación que tiene todo médico de denunciar cualquier enfermedad desconocida, de hacer público cuando se enfrenta a una enfermedad desconocida y notificarlo a todas las autoridades”.

Sin políticas sanitarias

 Este miércoles la doctora María Yánez,  presidenta de la Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolanas, en un programa matutino en RCR 750 AM, manifestó su preocupación por las políticas sanitarias aplicadas en el país para el manejo del chikungunya.

“Antes de que el virus llegara a la América, ya la Organización Panamericana de Salud (OPS), auspiciado con el Centro de Prevención de Enfermedades Infecciosas en Atlanta, auspiciado por ese organismo hicieron un documento de más de 150 páginas donde estaba contenida todo lo que era el manejo de los pacientes, de los criterios, la información epidemiológica,  todo lo que se refiere a chikungunya, previniendo pues y preparando a los países de la América para la eventual introducción”.

“Ya tenemos el chikungunya en la América –prosigue Yanez-, ahora nos preguntamos que si eso ya venía, e inclusive ya a la América llegó a finales de 2013 ¿por qué no se habían preparado las políticas sanitarias para el manejo de esta enfermedad aquí (Venezuela)?”.

En este sentido, expresó que “lamentablemente” esta situación epidemiológica se presenta justo en una crisis sanitaria. También destacó que “en Venezuela   tenemos el dengue y la malaria, con indicadores muy alarmantes: la cifra de malaria está por 60 mil y la del dengue en 48 mil”.

Acetaminofén NO HAY

De acuerdo a los especialistas, el tratamiento del paciente con sospecha de dengue o chicungunya debe ser exclusivamente el acetaminofén para controlar la fiebre, el cual está desaparecido de los anaqueles de las farmacias de todo el país. Advierten, que cualquier otro medicamento podría desarrollar manifestaciones hemorrágicas.

 Sin embargo, se conoció que hay buhoneros que están vendiendo 10 tabletas de Atamel por 50 bolívares, que en una farmacia costaría solo 5 Bs.

 Los médicos aconsejan mantener hidratado al paciente y que lleve una dieta basada en sopas y alimentos licuados, también proponen los baños y compresas con agua fría para el control de la fiebre.

Sobre la escasez de medicamentos, la ministra de salud Nancy Pérez anunció la semana pasada que se repartirían 428.000 tabletas de acetaminofén en la red hospitalaria del país, sin embargo estos insumos sólo alcanzarían para unas 20.000 personas a quiénes se les medica con una tableta cada seis horas. (@guti21)

 Fuente: Revista Zeta Nº1970 – 26-09-14

 

 

Anuncios