La peor economía del planeta

Expresidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luis Mata Mollejas.

Según cifras de la economía venezolana, el expresidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luis Mata Mollejas, considera que el panorama es “el más dramático del planeta”. Ningún otro país del globo tiene una situación tan mala e incluso empeorando todavía más, si seguimos con los mismos gobernantes. Están son las cifras sin anestesia.  

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. /@guti21

La situación económica de Venezuela es la más grave del mundo, así lo asegura el ex presidente de la Academia  Nacional de Ciencias Económica, Luis Mata Mollejas. “Para el 2017 tenemos el peor panorama y el más dramático  del planeta. Si se mantiene para este año las mismas condiciones políticas, si esto no cambia y si seguimos bajo el dominio de los mismos gobernantes, la tendencia es ir empeorando cada vez más, no hay límites, podemos estar todavía peor.”

En relación al aumento del salario en 50% promulgado por el Presidente de la República, el académico advierte que  va incidir mucho más en la inflación. “Los países que han seguido la ruta de aumentar los salarios cuando la producción cae o es importada se van inmediatamente a la ruina, por lo tanto es una barbaridad, las malas decisiones se toman cuando se tiene prisa, por desesperación…”, sentencia Mata.

Venezuela  es el único país que decrece

La delicada situación descrita por el académico, la sustenta en cifras. Refiere los índices de desempleo en el país en comparación con otros países.

-La tasa de desempleo esperada para Venezuela en promedio  en 2017 es 7,3%, pero esa cifra es mucho más alta porque tenemos casi un 50%  de subempleo. Por lo cual, la tasa real debería ser por lo menos de 15%. El 7,3% lo indican las revistas internacionales, como por ejemplo The Economist, pero ellos no consideran el subempleo en sus datos.

-Comparemos –continua Mata- esa cifra con Brasil que está muy mal, pero después de nosotros con un 13% de desempleo. Luego para hablar de los países petroleros está Arabia Saudita que tiene 5,6%; Rusia 5,6%, y Noruega que es el otro petrolero tiene 4%. Esto quiere decir que somos el peor país del mundo en cuanto a desempleo se refiere. Por su parte Estados Unidos tiene 4,7% y China 4,5%.

Luego Mata Mollejas habla del crecimiento del Producto Interno Bruto. “Venezuela  es el único país del mundo que decrece, en un 5,5%. Por ejemplo Arabia Saudita crece 0,8%; Noruega crece 1,8%. Los industriales si crecen: Estados Unidos  3,6%; China 7%  y Rusia 3%.”

-En cuanto a la inflación, el Fondo Monetario Internacional estima para 2017,  1.600% , que es una barbaridad. Pero una estimación más sensata sería  la  The Economist con 570%. Cuando el resto de los países tienen una inflación de apenas  de un digito, nosotros tenemos tres dígitos. Estamos muy mal, en el foso.

-El déficit fiscal en Venezuela también es el más grande del mundo, se espera para 2017 casi un 20% . En cambio Brasil tiene un déficit del 7% que es muy alto; los EEUU 3,5%; Arabia Saudita 7%. Y los intereses de la Deuda Pública también son los más altos del mundo. Eso llega a dos dígitos, cuando los demás países llegan a uno sólo. Tenemos el peor panorama del mundo para 2017, el más dramático. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta , 7 de julio de 2017

…………………………………………………

La gravedad económica

El insigne economista Luis Mata Mollejas advierte que se agrava la situación socioeconómica venezolana, con perspectivas de hacer negativo el crecimiento (-0.5%: 2014), tanto así que considera que Venezuela vive la destrucción de su economía. 

Doctor Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas.

Doctor Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

Luis Mata Mollejas, Coordinador del Doctorado de Economía de la UCV, profesor titular y presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, en entrevista para Zeta esclarece los factores que han llevado a la destrucción de la economía venezolana y nos muestra un panorama internacional lleno también de tendencias negativas.

Dirigencia política incapaz

-El BCV le da asistencia financiera a PDVSA, ante la insuficiencia de las divisas provenientes de la exportación petrolera, lo cual es causa directa de la caída de las reservas internacionales y de un creciente malestar socioeconómico al descender sostenidamente el salario real en los últimos años, al extremo de inducir manifestaciones de calle, reprimidas con violencia.

Desde la  primera semana de febrero de 2014, diariamente se presentan protestas públicas en varias ciudades, – expresa el economista.

-Las estadísticas revelan que se requieren tres salarios mínimos para adquirir la cesta básica alimentaria. Pero, además, el 31% de los alimentos incluidos en ella no están disponibles regularmente: a pesar de que el gobierno mantiene programas de importación y de subsidios.

Considera también que “la dirigencia política venezolana  ha sido incapaz de resolver  las tensiones monetarias y su efecto depresivo sobre la economía real; al minimizar el esfuerzo productivo del sector privado, con medidas que incluyen controles de precios, límites a la tasa de ganancia y normativas laborales que encarecen la mano de obra y estimulan el ausentismo, y todo en su afán de  avanzar hacia la utopía  de un “socialismo del Siglo XXI” ”.

Advierte que se agrava la situación socioeconómica venezolana, “con perspectivas de hacer negativo el crecimiento (-0.5%: 2014) la adicional extravagancia de querer establecer un liderazgo político en Suramérica; comprando con asistencia económica en divisas apoyo diplomático circunstancial”.

-Así, los escasos dólares devaluados internacionalmente que recibe el país, el gobierno los derrocha en su sueño de liderar políticamente el subcontinente; sin preocuparse por el hecho de que al disminuir persistentemente  las reservas internacionales, y tener comprometido el 43% de ellas con las necesidades del sector privado, la moneda nacional  se devalúa, frente a un dólar devaluado, al punto de tener la inflación más alta entre los exportadores de petróleo (56%).

 -Para colmo de males –prosigue el académico- , las reservas internacionales: $ 716 per cápita, son la mitad de la deuda externa per cápita: $ 1.463.¿Qué pensaran los creedores externos? – se pregunta- .

Cálculos de la British Petroleum

-Un agravante adicional es la costosa conducción de la política de producción y exportación petrolera, pues de acuerdo con cálculos de la British Petroleum (BP) entre 1997 y 2012 la OPEP aumenta su producción un 27%, el mundo un 19% y Venezuela la disminuyó en 18%.

Continua Mata Mollejas y hablando sobre los cálculos de BP,  destaca que Irán y Libia tienen descensos en sus exportaciones,  como consecuencia de las sanciones económicas que pesan sobre ellas por sus comportamientos geopolíticos.

-Por supuesto, la extraña política de producción y exportación petrolera de Venezuela influye en los recurrentes déficits fiscales (14.96% en 2013); mientras que otros países de la OPEP obtuvieron superávits que oscilan entre el 29% de Kuwait y el 9.63% de Arabia Saudita.

-Un último absurdo es la política monetaria del BCV. Mientras que en los países que crecen económicamente los bancos centrales se ocupan de apoyar el crédito reproductivo con el redescuento, el BCV se ocupa de aumentar sus activos en oro, para desprenderse de él cuando la escasez de dólares lo obliga, sometiendo al capital del banco al vaivén de los precios y  dejando que los altibajos de la actividad crediticia bancaria reproductiva  dependa de las variaciones de la tasa de interés interbancaria. En otras palabras, las autoridades del BCV no muestran interés por el crecimiento económico del país.

-Lo mencionado explica como los depresores universales se agravan en Venezuela por los delirios políticos de querer poner en marcha un retrogrado modelo socialista y  sumarse, como corifeo minúsculo, a los retos  geopolíticos que practican Rusia y China para restringir el área de influencia de Washington.

Panorama internacional

Mata Mollejas se adentra en el plano internacional y analiza las tendencias negativas que también surcan el resto del planeta.

Menciona el caso de USA: ”Los cuatro años de déficit en los Estados Unidos (2007-2010) en el orden del  -0.5; -2.3; -3; -0.4 del PIB y superávit pequeños (2011-2013) 0.8: 1.3; 1.8 con perspectiva decrecientes  (-3.1) para el 2014, habida cuenta de la pérdida de empleos públicos que provocó la política de austeridad fiscal garante de los antes mencionados superávits”.

En este sentido continúa: “La recuperación económica estadounidense depende de las facilidades monetarias del Banco de la Reserva Federal, a la espera de que ellas apoyen el crecimiento de la actividad privada, sin estimular la inflación. Pero es obvio que las tensiones económicas internas, asociadas al servicio de una deuda pública de 14  billones de dólares, debilitan el apoyo financiero requerido para conservar el área de influencia”.

Por otra parte, habla de las perspectivas económicas para los fieles aliados de Londres que son similares… “La merma en las exportaciones inglesas a la Unión Europea complica el comportamiento fiscal británico, mantiene el desempleo (7.6%) y la expansión monetaria es más que cautelosa por el temor a la inflación. Por su parte, las perspectivas optimistas para la Unión Europea señalan un mediocre crecimiento del 1.2% y las tendenciales son negativas (-0.4%) lo cual en nada ayudaría a la recuperación inglesa”.

No obstante lo dicho, para los países retadores la tasa esperada de crecimiento económico del 7% de China, frente  a las tasa históricas, no es muy buena noticia: pues la restricción crediticia, la balanza de pago negativa y la presión fiscal para el mejoramiento del nivel de vida en las áreas rurales (47% de la población) supone un manejo macroeconómico prudente, además del esfuerzo de control en el ámbito político por mantener los salarios competitivos, que son la base de su crecimiento.

-El banco central chino no suele ser prestamista de último recurso, por lo cual las dificultades de liquidez se resuelven con el mecanismo interbancario, cuya tasa suele ser onerosa; por lo demás el crédito no puede sobrepasar el 75% de los depósitos. Por ellos estimamos que estas restricciones son la causa de la merma del crecimiento.

-El cuadro económico de la India tampoco está libre de sombras. Al igual que China, aplica una política monetaria  restrictiva contradictoria con la fiscal. Mientras que Rusia crecería al 3.3% sobre la base de las exportaciones petroleras sin mayores complicaciones fiscales y monetarias.

-En general, todos los países enfrentan un gran interrogante  alrededor de la posibilidad de usar las palancas monetaria y fiscal para ayudar al crecimiento: por la latente amenaza de la inflación; sin que los estímulos evocados tengan efectos permanentes en la disminución del desempleo y en el crecimiento del producto. (@guti21)

 

FUENTE: Revista Zeta Nº1950 – 09-05-14

…………………………………………………………………..

Voces más autorizadas emiten su veredicto

Este es el resumen de un amplio trabajo de largo alcance, efectuado por diez miembros e invitados de la Academia Nacional de la Economía. La prestigiosa institución emite su diagnóstico acerca de la situación real del país y agrega sus recomendaciones sobre los cambios radicales que se necesitan en las diversas políticas económicas y sociales.

El presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luis Mata Mollejas, resume el contenido del documento de valor histórico sobre la actual situación económica venezolana, elaborado por la academia en un gesto sin precedentes, lo cual evidencia la emergencia en la que consideran se encuentra el país.

El presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luis Mata Mollejas, resume el contenido del documento de valor histórico sobre la actual situación económica venezolana, elaborado por la academia en un gesto sin precedentes, lo cual evidencia la emergencia en la que consideran se encuentra el país.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)    

“El lapso 1999-2013 se ha caracterizado por el despilfarro de las divisas provenientes del petróleo y el desestimulo de las actividades del sector privado que, en alguna medida, habría podido compensar los efectos de las equivocadas prácticas fiscales, monetarias, regulatorias y de controles excesivos”, expresa el Presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas (ANCE), Luis Mata Mollejas en un comunicado leído a la prensa.

Luego del pronunciamiento hecho por diez miembros e invitados de la ANCE, sobre la real situación y los remedios de la economía venezolana; esta prestigiosa institución emitió  un comunicado a la Nación, referido a las conclusiones de las ponencias sobre política económica en tiempos de cambios.

Las dolencias socioeconómicas

“Venezuela atraviesa actualmente por momentos difíciles en lo económico, con indudable repercusión en la vida de los que habitan en ella. La frustración y la desilusión que ensombrecen el espíritu del venezolano se asocia a la aceleración del proceso inflacionario,  a la consecuente devaluación del bolívar, al subempleo, a la escasez de bienes y a la inseguridad jurídica y personal, con impactos sociales que lamentar”. Así da inicio el comunicado de la ANCE emitido al país en rueda de prensa.

Como vocero oficial de la ANCE,  Mata Mollejas recordó que en 1999, las ilusiones provenientes del ambiente político hicieron presumir que los cambios en la Constitución Nacional, permitirían dotar al Estado de palancas que facilitarían el aprovechamiento eficiente del capital humano y de los recursos naturales de la Nación, removiendo los condicionantes económicos y financieros que mantenían a una proporción importante de la población en situación precaria de  empleo e ingresos.

Sin embargo, aclara el experto, que la situación ha evolucionado de manera muy distinta a lo esperado, al punto de que buena parte de los egresados de nuestras universidades como parte del  capital humano, que debería asegurar un futuro mejor para nuestra sociedad, emigra del país.

Reconoce que “el deterioro y el  desencanto aludido tienen causales y antecedentes político-administrativos que se remontan, al menos, a un par de décadas antes de 1999”.

-Pero también es importante constatar, primero: que las dolencias socioeconómicas se acentuaron en los últimos 14 años, como resultado de haber profundizado las ineficiencias de las políticas económicas tradicionales que  promueve el consumo y desestimulan el trabajo y la inversión, y han impedido desarrollar un sistema productivo capaz de diversificarse y ser competitivo a nivel internacional.

-Y, segundo: que  el lapso 1999-2013 se ha caracterizado por el despilfarro de las divisas provenientes del petróleo y el desestimulo de las actividades del sector privado que, en alguna medida, habría podido compensar los efectos de las equivocadas prácticas fiscales, monetarias, regulatorias y de controles excesivos.

-Es también evidente que el desempeño de la economía venezolana en estos últimos años, difiere significativamente de la de otros países exportadores de petróleo, que lograron incrementar sus reservas internacionales y mantener estables el valor de sus monedas ¿Qué factores específicos pueden explicar tan diferente comportamiento? , -se pregunta el académico.

Los efectos negativos de las decisiones políticas

-Los problemas estructurales de la economía venezolana –explica Mata- se han profundizado en la última década, a pesar de que el contexto externo ha sido extremadamente favorable. No sólo se ha incrementado la dependencia de la producción petrolera, como nunca antes, sino que ha caído la tasa de inversión y la calidad de gestión en este sector estratégico para el desempeño del resto del país.

-La inversión privada en los sectores y actividades que determinan el crecimiento a mediano y largo plazo, que ya se había debilitado considerablemente antes de 1999, ha disminuido a niveles que ni siquiera garantizan el mantenimiento de la capacidad productiva y menos aún la actualización tecnológica que se requiere para competir en el mercado internacional.

Precisa Mata Mollejas que los efectos negativos de las decisiones políticas, el deterioro institucional que incluso ha llevado a la perdida de independencia y de  autonomía de los poderes públicos y su subordinación al poder ejecutivo, así como la inestabilidad  de las reformas legales, han apartado a Venezuela de los mercados financieros internacionales.

-La prima de riesgo –continua-  se ha elevado a niveles que superan incluso, a países que han dejado de cumplir abiertamente con el servicio de sus deudas y aquellos, que han sido afectados por conflictos políticos severos. Ante estas restricciones financieras, el gobierno ha hecho uso creciente del financiamiento con emisión monetaria y la utilización de la devaluación con fines estrictamente fiscales; dos elementos que acompañan en buena medida, las presiones inflacionarias observadas en la última década.

BCV, petróleo y mercado cambiario

El presidente de la ANCE explica que “el impuesto inflacionario se ha transformado en una significativa fuente de ingresos para el sector público, que cada vez es más difícil de sustituir. Con el objeto de facilitar la política fiscal, el marco legal que regula las actuaciones del Banco Central de Venezuela ha sido modificado en varias oportunidades, reduciendo sensiblemente su autonomía y colocando la política monetaria al servicio de los requerimientos financieros del sector público”.

Para la Academia, “la pérdida de autonomía de la autoridad monetaria ha alejado, a su vez, a la política monetaria de sus compromisos con el desarrollo y con la  estabilidad del valor interno y externo del bolívar”.

En relación al petróleo, indica que  “las dificultades para sostener el volumen de la producción y refinación petrolera, el alejamiento de los mercados tradicionales para nuestros hidrocarburos, los crecientes compromisos con una agenda geopolítica basada en el suministro petrolero a bajo precio y blandas condiciones de pago, han generado dificultades crecientes para el ingreso de divisas por exportaciones”.

-A esto debe agregarse –prosigue el académico-  el desbordamiento de las importaciones en la satisfacción de la demanda interna, provocado por la pérdida de competitividad causada por la sobre devaluación de la moneda y políticas hostiles al sector privado, ante una ampliación del consumo estimulado por la política fiscal y monetaria expansiva, las salidas de capital privado y, sobre todo, las fuertes transferencias de divisas realizadas por instituciones públicas para alimentar los fondos parafiscales.

-Todos estos factores han venido sumando tensiones sobre la balanza de pagos y han terminado deprimiendo las reservas internacionales que administra el Banco Central hasta niveles que podríamos considerar críticos. Las actuales penurias que afectan al mercado cambiario y sus dramáticas consecuencias, sobre los niveles de abastecimiento, son una clara expresión de estas restricciones asociadas al sector externo de la economía.

El tratamiento para la cura de la economía

Al final de la exposición se planteó la pregunta: ¿Cómo revertir toda esta situación? A lo que los académicos responden en la vocería de Mata Mollejas:

-Sin duda restablecer los equilibrios macroeconómicos básicos, recuperar la estabilidad en los precios y en el tipo de cambio y alcanzar un crecimiento económico sostenido, no son tareas fáciles ni objetivos que se puedan alcanzar en forma inmediata.

-Es imperioso emprender profundas reformas estructurales, que implican la reversión de muchas medidas de política económica, la profunda modificación del marco legal y la mejora en la calidad de las instituciones claves para el funcionamiento del sistema económico. En todo caso, no habrá recuperación económica ni abatimiento de la inflación a menos que:

  • Se instaure un sistema eficiente de incentivos que promueva la iniciativa privada,
  • Se redefina el rol del Estado en la economía creando nuevas oportunidades para la inversión privada interna y externa, concentrando la actividad pública en la provisión de externalidades que contribuyan a ello, mejorando los servicios públicos y administrando las atribuciones propias del Estado que aseguren el bienestar de los venezolanos.
  • Se recupere la capacidad de inversión pública y privada, así como la gestión eficiente de los recursos petroleros para garantizar el apoyo al desarrollo nacional.
  • Se restablezca la independencia en la gestión de la política monetaria y cambiaria por parte del Banco Central.
  • Se imponga una disciplina fiscal que retome el gasto de inversión,  impida el financiamiento con emisión monetaria y la manipulación del tipo de cambio.
  • Se implemente una política cambiaria dinámica y competitiva que evite las distorsiones  en materia cambiaria.
  • Se desmonten los controles en los precios, tasas de interés y en la disponibilidad de divisas, a la par que se flexibilice el mercado de trabajo y se reduzcan los impuestos y trabas al empleo formal.
  • Se promueva una política de integración económica que promueva el desarrollo del poder productivo nacional.
  • Se fortalezca la educación de calidad y la investigación científica, así como la capacitación de la fuerza laboral, para enfrentar exitosamente los desafíos de la competitividad internacional.
  • Se instrumenten políticas sociales destinadas  a empoderar a los distintos sectores, capacitándolos y dotándolos de los activos requeridos para promover de manera integral y eficaz equidad y una mejor calidad de vida.

Resalta Mata Mollejas que “La Academia pone a disposición los documentos, sus espacios y el tiempo que sea necesario para sostener un dialogo con todos los interesados en restablecer la salud económica y la armonía social en Venezuela”.

Para la Academia estos son tiempos de cambio que en esencia exigen invertir y trabajar más, pero ello sólo es posible si se introducen cambios radicales en el marco actual de las diversas políticas económicas y sociales, en un ambiente de debate abierto para el intercambio de ideas. (@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº1910 – 12-07-13

…………………………………………………………………

 

 

Hablan 10 Miembros de la Academia: Apreciación económica y sus remedios

En exclusiva, el pronunciamiento hecho por diez miembros e invitados de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, sobre la real situación y los remedios de la economía venezolana. Son las más autorizadas voces nacionales, reunidas alrededor del lecho del enfermo: la economía venezolana. 

El Palacio de la Academias en el Centro de Caracas.

El Palacio de la Academias en el Centro de Caracas.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

La Academia Nacional de Ciencias Económicas (ANCE) emitió  un pronunciamiento público sobre la situación económica del país, para lo cual, reunió, el miércoles 26, a académicos y a invitados especiales en el  Coloquio “Alberto Adriani”.

Diez fueron las ponencias expuestas con  los diferentes aspectos de la realidad económica venezolana, dentro del marco político-ideológico en el que el país se ha ido adentrando, desde hace 14 años,  denominado socialismo del siglo XXI. Todas evalúan sus consecuencias en distintas dimensiones.

Al respecto, Luis Mata Mollejas, presidente de la ANCE, explica la naturaleza del pronunciamiento: “La Academia se ha propuesto: Primero, dilucidar los asuntos relativos a  la crisis de confiablidad en la moneda nacional, evidenciada en los procesos de devaluación e inflación y en las circunstancias socio-económicas que los acompañan: deterioro relativo del ingreso y del nivel de empleo, aumento de la inseguridad pública y migración de los jóvenes con educación superior hacia otros países. Y segundo, hacer llegar a la Nación nuestra explicación y propuestas de cambio en las políticas económicas, como forma de iniciar un dialogo con todos los estamentos sociales para explorar vías de entendimiento y acuerdos que permitan al Estado y al sector privado minimizar las tensiones políticas y las  dolencias socio-económicas más sensibles”.

A continuación presentamos en exclusiva, las síntesis de las ponencias:

 “El mundo y Venezuela: cambios imaginarios”- Dr Luis Mata Mollejas, presidente de la ANCE. 

Luis Mata Mollejas: "Más pronto que tarde, el Fisco se verá obligado a aumentar los impuestos, a reducir los gastos y a efectuar una devaluación formal y abierta, como solución parcial y de emergencia."

Luis Mata Mollejas abre el coloquio en el Palacio de Las Academias.

Expresa el académico que “la política seguida desde las décadas finales del siglo XX  (trabajar poco y consumir  mucho), acentuada  al inicio del siglo XXI por el  despilfarro de las divisas provenientes de petróleo y la cuasi destrucción del aparato productivo interno por la opción ideológica  tomada por el Estado  en 1999, convirtió la opción de  crecimiento de la producción  en inflación sostenida,  sub empleo crónico, insolvencia financiera, desilusión política y violencia social, al centrarse el financiamiento fiscal sobre la imposición indirecta, complementado con  endeudamiento creciente; con la lógica consecuencia de hacer escazas las divisas, acentuar el rechazo de la moneda nacional como reserva de valor, encarecer  las operaciones crediticias y limitar las destinadas al incremento de la inversión reproductiva. Circunstancias que se constituyen en círculo vicioso al observar que el Fisco trata de re animar la economía con gasto básicamente corriente, cuyo efecto se disipa en importaciones de todo tipo al considerar la destrucción del aparato productivo nacional”.

Recomienda el experto: “Primero, el facilitar una sinceración del tipo de cambio para frenar las importaciones y reanimar la producción y el empleo interno, al tiempo que desestimula la especulación cambiaria. Segundo, acentuando el gasto publico reproductivo en lugar del corriente y eliminando el déficit financiado con la banca privada nacional y extranjera que encarece la opción de inversión reproductiva del sector privado; y tercero,  reorientando  la participación en el proceso  de integración económica latino americana al considerar prioritarios los países  cuyas características socio económicas permitan aprovechar las posibilidades venezolanas de exportación distintas del petróleo”.

“La contabilización del petróleo y la política económica en Venezuela”- Dr Asdrúbal Baptista, Miembro de la ANCE.

Asdrubal Baptista

Asdrubal Baptista

Baptista  precisa que la cuestión petrolera es el centro de la vida de Venezuela. Sin embargo, explica  que “dada la naturaleza del provento que recibe el Estado venezolano del mercado mundial por su condición de propietario del recurso petrolero, hay, pues una pregunta qué responder y que, sin duda, es previa a otras tantas. ¿A cuánto monta ese provento propio, dado el tamaño relativo de lo que es capaz de producir la sociedad civil venezolana?”

“(…) esta es una materia cargada de complejidades conceptuales y, por ende, de dificultades estadísticas. Aquí se la aborda de una manera muy amplia para facilitar su discusión: 1-Se la aborda a la luz del sistema universal de contabilidad social, poniendo de relieve la incapacidad de este último para dar cabida a una pregunta que pareciera ser un extremo localismo. 2-Puesto que se hará muy claro que no se trata de localismo alguno, se coloca todo el asunto en una perspectiva histórico-conceptual que produce resultados iluminantes. 3-Estos resultados se llevan al terreno de la práctica estadística, dando pie a dos caminos empíricos, cada uno de los cuales admite variantes y condicionamientos. 4- La indagación empírica, que usa por lo dicho diversas vías, concluye en resultados muy análogos entre sí que dan aparente fortaleza al trabajo en escrutinio”.

“Política y gestión fiscal en Venezuela” – Dr Luis Zambrano Seguin, Miembro de la ANCE

Luis Zambrano

Luis Zambrano

“Una característica estructural notable y dominante de las finanzas públicas venezolanas ha sido la alta volatilidad exhibida por los ingresos fiscales ordinarios. Esta volatilidad se transmite a los gastos, dada la ausencia de mecanismos amortiguadores, lo que genera un ambiente de inestabilidad e incertidumbre que incide negativamente sobre el crecimiento económico y el bienestar”.

Para Zambrano, las fuentes de financiamiento fiscal de origen externo, tanto tributarias como no tributarias, han ido perdiendo significación. “La consecuencia ha sido un incremento en la presión tributaria interna, explícita e implícita, sobre una economía privada cada vez más endeble y dependiente del gasto público para funcionar. Esta mayor presión tributaria ha resultado no sólo de una ampliación de la base de tributación y de la mayor eficiencia en los órganos de recaudación impositiva, sino de la creciente recaudación vinculada al impuesto inflacionario”.

“ La combinación de un rígido control de cambios, endeudamiento interno creciente, pérdida de autonomía en la gestión de la política monetaria, junto con macro-devaluaciones periódicas generan las condiciones y estimulan al gobierno a la utilización de la emisión monetaria sin respaldo y el impuesto inflación que suele acompañarla. El impuesto inflacionario tiene importantes efectos negativos sobre la eficiencia del sistema económico y sobre la distribución del ingreso, al incidir especialmente sobre los sectores menos favorecidos. La generación de este impuesto está asociado, en Venezuela, a la gestión de la política monetaria, la manipulación de la tasa de cambio y la manera como se genera el financiamiento interno del gasto fiscal.”

“Los Tsunamis Cambiarios” – Dr Pedro A. Palma, Miembro de la ANCE.

Pedro Palma

Pedro Palma

“Si bien los voceros gubernamentales insisten en mantener sin mayores alteraciones el control de cambios vigente y la política económica orientada a la implantación del socialismo del siglo XXI, sobran las razones para concluir acerca de la inviabilidad de esos objetivos. De allí que sea válido preguntarse, qué debería hacerse para evitar la materialización de un nuevo tsunami cambiario. En ese sen­tido hay una serie de recomendaciones. Un primer grupo de medidas tiene que estar orientado a corregir el traba­miento cambiario existente. Para ello es necesario mejorar el flujo de caja de Pdvsa con el fin de posibilitar una mayor y más fluida venta de dólares de esa institución al BCV, para lo cual es necesario eliminar las transferencias que hace al Fonden y a otros fondos destinados al financiamiento de gasto público, reducir sus cuentas por cobrar, y minimizar el suministro finan­ciado y subsidiado de petróleo a terceros países”.

“También hay que eliminar la transferencia de reservas internacionales del BCV al Fonden, y poner en práctica mecanismos más dinámicos y fluidos de provisión de divisas por parte del instituto emisor. Se requiere sincerar y dinamizar el precio de las divisas asignadas por Cadivi, substituyendo el sistema de tipo de cambio fijo oficial por uno variable que busque como objetivo que la evolución del precio de la divisa esté en línea con la dinámica del tipo de cambio efectivo real.”

Considera Palma la necesidad de legalizar el mercado paralelo y hacer que el BCV participe activamente en él. “Con estas medidas se debe buscar cerrar la brecha entre los tipos de cambio libre y oficiales, eliminar la sobrevaluación existente y sincerar el precio de la divisa. También es necesario ponerse al día en la entrega a productores e importadores de las divisas preferenciales aprobadas pero no liquidadas, contribu­yendo esto a solventar el grave problema de escasez de productos”.

“Banca central y sus políticas en la Venezuela del S.XXI” – Dra. Sary Levy, Ex Decana de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, UCV. Economista invitada. 

Sary Levy

Sary Levy

En principio la  economista habla sobre el proyecto político liderado por el fallecido Hugo Chávez y en este sentido, explica las 4 etapas: fase implantación (1998-2002), fase ampliación (2003-2006), fase profundización (2007-2013) y fase comunal (2013-2019).

Refiere los períodos de  la política monetaria ejecutada por el Banco Central de Venezuela, entre ellos mencionamos: el “Período 2007-2012: El BCV profundiza las políticas de acompañamiento fiscal y de intervención en la actividad económica, entre otros a partir de la manipulación de tasas y destinos de las carteras de crédito. Destaca otra Reforma Parcial a la Ley del BCV donde el concepto de autonomía institucional pierde sentido, así como el cambio en la política de reservas internacionales. En cuanto a la política cambiaria, la misma permanece inalterada”.

“El proceso de debilitamiento de la estabilidad del país encuentra su eje explicativo en el rol del Estado en la distribución de la renta petrolera, con un financiamiento de los recurrentes déficits fiscales con recursos de PDVSA y la imposibilidad fáctica -por falta de compromiso político- de fondos de estabilización, ahorro o inversión intergeneracional.”

Considera Levy que las acciones del BCV bajo el socialismo del siglo XXI ha adelantado esquema de política que contrastan con las lecciones aprendidas por las entidades de emisión central de las diversas naciones del mundo. “Lo anterior exige una revisión profunda del direccionamiento de las políticas nacionales, con miras a recuperar la capacidad y la estabilidad macroeconómica nacional que permitan alcanzar un desarrollo armónico e integral para la sociedad venezolana”.

“El gasto social o clientelismo político” – Dr. Ángel García Banchs. Economista invitado.

Ángel García Banchs

Ángel García Banchs

El economista precisa que en Venezuela, para el período  1999 a 2012, el gasto social ha constituido, más que una inversión, un gasto político. “Por un lado, las misiones y programas sociales (indiscutiblemente, con sus excepciones), estarían estratégicamente diseñadas con el propósito de alcanzar objetivos políticos privados a corto plazo, y no objetivos sociales y económicos de mediano y largo plazo; y, por el otro, tiene que ver con el hecho de que, tales programas habrían sido financiados en base al reparto de la renta externa petrolera, y el endeudamiento de la República y la estatal petrolera, Pdvsa, en lugar de impuestos, o ingresos menos volátiles y sostenibles provenientes del esfuerzo y la producción”.

“Finalmente, en el trabajo aprovechamos para acuñar nuestro concepto de petropopulismo: el petropopulismo es una forma de hacer política caracterizada por fomentar, mantener, y exacerbar la dependencia del ciudadano de la renta externa petrolera en sustitución a su esfuerzo productivo, el cual no puede desarrollarse plenamente debido al interés político por sostener el desempleo y subempleo como base político-clientelar. El rentismo, pero, ante todo, el petropopulismo determina la relación entre Estado y ciudadano, haciendo al último dependiente del primero y no al revés”.

“Situación del empleo y su remuneración” – Dr. Eduardo Ortiz . Miembro de ANCE.

El académico sentencia que “los reiterados decretos de inamovilidad laboral, reforzados por la nueva Ley del Trabajo que ha hecho menos flexibles las condiciones de contratación, han fomentado el ausentismo, y han propiciado un descenso en eficiencia, responsabilidad y  ritmo de trabajo”.

“A pesar de la cadena de expropiaciones del Gobierno, la ocupación en el sector público es solo un 20,3 % del total. Tal cifra parecería indicar que la mayor parte de los terrenos, inmuebles y empresas intervenidos han contribuido poco o nada al incremento de la producción y del trabajo, pues en el primer semestre del 2000 la ocupación en el sector público fue ligeramente menor que hoy (15,6 %)”.

“Desde hace años el empleo informal ha supuesto casi la mitad del total. Concretamente, en 2012 fue del 42,1 %.(…)” Asegura que “las políticas del gobierno están incrementando cada vez más el peso de las importaciones. De esa manera se fomenta el trabajo y la producción extranjera en perjuicio de la nacional”.

“El 10 % más rico de la población obtiene un ingreso 33 veces mayor que el 10 % más pobre. En el 2000 esta relación fue de 20 veces. El 10 % más rico acumula la tercera parte del ingreso nacional, y el 20 % más rico casi la mitad. Al final de 2012, el 25,4 % de los habitantes de Venezuela se podían catalogar como pobres (no pueden alcanzar la canasta básica), y el 7,1 % se encontraban en pobreza extrema (ni siquiera podía adquirir la canasta alimentaria).”

“Si en vez de medir la pobreza por el ingreso consideramos las necesidades básicas insatisfechas, las cifras para el 2011 (últimas publicadas) son las siguientes: el 0,93 % de niños entre 7 y 12 años no asistía a la escuela; 13,7 % de los hogares vivía en hacinamiento crítico; 5,8 % se alojaba en viviendas inadecuadas; 9,7 % carecía de los servicios básicos; el 3,5 % de los hogares estaba sometido a una alta dependencia económica (más de tres personas dependientes de un trabajador)”.

 “Crisis agroalimentaria, inflación y escasez” – Oscar Meza, economista (doctorante del Doctorado de Economía de la UCV acompañado por Luis Mata Mollejas) 

Oscar Meza

Oscar Meza

Aparte de los programas sociales del gobierno Meza menciona que “una buena parte del ingreso se ha ido a la corrupción, al despilfarro y al exterior, mediante donaciones, regalos y ahorro particular, ocasionando una disminución importante de las reservas internacionales operativas, indispensables para hacerle frente a los compromisos de pagos internacionales. En particular, la cancelación de las importaciones de alimentos y bienes indispensables para la subsistencia, de las que hoy es más dependiente el país, generando una reducción estructural de la oferta nacional, el repunte de la inflación y el incremento de los niveles de escasez, como lo señalan los propios reportes e indicadores oficiales: una tasa de inflación anualizada de 29,4%; acumulada, de 12,5%; mensual, de 4,3% y de los alimentos en 6,4% para el mes de abril del presente año.  La tasa anualizada de los alimentos en el caso del Área Metropolitana de Caracas es 38,4%, mientras el nivel de escasez reportado por el BCV para el mes de abril es de 21,3%.”

Entre las políticas recomendadas, el economista destaca las experiencias latinoamericanas como “el Programa Hambre Cero ejecutado en Brasil desde 2003, por su impacto en la superación de la pobreza, del hambre y de la inseguridad alimentaria. Actualmente constituye una referencia para otros países por su capacidad para lograr la ejecución eficiente de políticas públicas, mediante el acuerdo de diversos sectores de la sociedad y un marco legal e institucional adecuado para lograr la seguridad alimentaria, fomentar el desarrollo rural y disminuir la pobreza. Las estrategias incluyen políticas estructurales y asistenciales”.

 “Venezuela y sus contradicciones frente a la integración regional” – Dr Félix G. Arellano. Diplomático invitado. 

Félix Arellano

Félix Arellano

Arellano reflexiona sobre las contradicciones que se presentan en la participación de Venezuela en los esquemas de integración económica, particularmente frente a la Comunidad Andina y en los actuales momentos con su incorporación como miembro pleno en el Mercosur.

Considera que entre las contradicciones de Venezuela, ha existido un abundante discurso político, radical, marcadamente ideológico, que ha caracterizado al gobierno bolivariano en materia de integración (…); “empero, en la práctica se aprecia una deficiente aplicación de los compromisos adquiridos y poca comprensión o aceptación del tema, tanto por parte de los órganos que toman decisiones, como de la sociedad en su conjunto”.

“La situación se presenta más compleja con la incorporación de Venezuela como miembro pleno del Mercosur, pues en principio pareciera que existen afinidades en el plano político ideológico con los países miembros, pero al profundizar en el tema se encuentras serias contradicciones entre la orientación radical de la acción externa del gobierno bolivariano de Venezuela y la actuación de Mercosur en el contexto internacional. Luego, en el plano económico las contradicciones se hacen más profundas, pues Mercosur es un bloque económico de carácter liberal y el proceso bolivariano sataniza el mercado y el libre comercio”. (@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº1908 – 28-06-13

………………………………………………………………………….