La epidemia que “no existe”

Para el gobierno, la epidemia de la influenza A(H1N1)no existe, a los médicos del sector público se les prohíbe hablar de ella, de los grupos de riesgo sólo  se ha vacunado un tercio y se anuncia la llegada de las vacunas para fines de año “cuando la epidemia es ya”, advierten los especialistas. Un amplio grupo de las más renombradas autoridades nacionales en materia de salud, emitieron un dramático documento de advertencia al Ministerio de la Salud, dado que para esta fecha, el número de enfermos por la influenza subió en un 300% en relación a esa misma época el año pasado. Particularmente afectados se encuentran el estado Mérida, seguido del Distrito Capital, Zulia, Táchira y Carabobo.

Virus-AH1N1-tapabocas

 

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

 De acuerdo al más reciente Boletín Epidemiológico Nº27, emitido por el Ministerio de Salud, los casos de A(H1N1) en Venezuela aumentaron a 2.424,  en la semana que finalizó el 6 de julio.

Según el reporte del MinSalud hubo un incremento, con relación a la semana anterior, de un 4 por ciento, es decir 102 casos nuevos. En la semana que culminó el 29 de junio, se registraron 2.322 casos de A(H1N1).

Refiere el Boletín Nº27, que las entidades con mayor número de casos sospechosos acumulados de influenza fueron: Mérida con 946 casos; Distrito Capital con 333; Zulia con 331 casos; Táchira 276 y Carabobo con 264 casos confirmados. Lo que va del año 2013, se han confirmado 9.127 casos de la A(H1N1) en todo el territorio venezolano.

El mismo boletín señaló que también hay un total de 165 casos de A(H3N2) registrado en el país en lo que va de año.

Hasta la fecha el Ministerio de Salud se ha negado a ofrecer cifras oficiales sobre la cantidad de personas que han fallecido a causa de este virus.

 Declaración conjunta sobre la epidemia de influenza A(H1N1)

Los más connotados médicos venezolanos,  fijaron su posición sobre la actual epidemia de influenza A(H1N1) que afecta a Venezuela, a través de una “Declaratoria Conjunta”. En el documento entregado a los medios, participaron diferentes profesionales de la salud como: autoridades universitarias,  decanatos de universidades nacionales, presidente y ex -presidentes de la Academia Nacional de Medicina, ex -ministros de Salud,  presidente y ex -presidentes de la Red de Sociedades Científicas Médicas de Venezuela y otros médicos infectólogos y epidemiólogos.

Le tocó al vicerrector Académico de la UCV, Dr. Nicolás Bianco, hacer la introducción a la rueda de prensa convocada para hacer público el pronunciamiento. Y el vocero oficial de la declaración presentada, fue el ex ministro de salud José Felix Oletta.

El doctor Bianco señala que las investigaciones y pesquisas realizadas por este grupo multidisciplinario arrojan que, presuntamente, Venezuela se encuentra ante una grave epidemia del virus A(H1N1) con más del 300% de aumento de infectados en comparación al año anterior.

Por su parte, el  doctor Oletta, opina que el Estado no está cumpliendo con el deber de garantizar información continua y precisa para que las personas puedan ejercer el derecho a la salud. Considera que los mensajes oficiales son limitados y contradictorios.

-En 6 semanas de trabajo –continua- hemos confirmado contradicciones y decisiones erradas en por lo menos 3 documentos emanados del ente oficial de salud, así como deficiencias en la vacunación y carencias de los instrumentos para la toma de las muestras y su transporte a los centros de investigación. No hay mensajes continuos al público y hemos identificado puntos de autocensura y delimitación de la información.

Preguntamos al doctor Oletta si manejan  cifras extraoficales del número de fallecidos por el virus A(H1N1), ya que le MinSalud se niega a dar esa información a lo que respondió:

-Las cifras estimadas para este momento son cercanas al centenar de fallecidos. La opacidad del gobierno nacional ha impedido conocer con certeza las cifras de muertes. Solo en el estado Mérida, donde se registraron los primeros casos, entre mayo y junio ocurrieron 28 muertes por influenza.

18 de ellas, confirmadas como influenza A(H1N1); 2 por influenza A(H3N2). Las restantes esperaban los resultados de las pruebas de confirmación realizadas por el INHRR, en Caracas.

Advierte Oletta que estos datos son de “fuentes locales, absolutamente confiables, que han sido censuradas”.

Destaca que si la onda de descenso de la A(H1N1) no disminuye, esto supondría un impacto mayor en el agotamiento de los recursos necesarios para atenuar la epidemia. “Hay grandes fallas para cubrir los grupos de riesgo como profesionales de la salud y las embarazadas. Este número debería estar para Venezuela en no menos de 9 millones de inmunizaciones y apenas tenemos una tercera parte de estas personas protegidas. Lamentablemente el gobierno ha informado que a final de año realizará más vacunaciones, cuando la epidemia es ya”.

-Según la Ministra, el tratamiento para los pacientes con afección respiratoria grave es ninguno, pero el comportamiento de la epidemia indica que en la semana que aumentan los casos con esta afección, a la semana siguiente aumentan los casos confirmados de A(H1N1), -explica Oletta.

En nombre del grupo de trabajo, Oletta exige a la Ministra que revise los principios fundamentales de la rectoría en salud. “Ya tiene 4 semanas sin emitir declaraciones sobre el tema, cuando el país se encuentra en medio de una epidemia. Hacemos un llamado para que corrija los errores, especialmente en cuanto al protocolo de tratamiento médico a seguir y el uso de antivirales”.

Según el gobierno “no hay epidemia”

 Continua Oletta : “Los funcionarios no pueden declarar sobre el tema. En algunos estados los médicos que trabajan en establecimientos de atención médica de las redes públicas de salud, han sido conminados a guardar silencio; se les ha prohibido opinar sobre el problema. La razón es simple, a entender de las autoridades del MPPS, la epidemia de influenza no existe. No hay epidemia. Divulgarla podría sembrar “desestabilización del régimen”, una confabulación de intereses para dañar al gobierno. O simplemente hay que acatar la orden de silencio, conducta omitiva y negligente, consciente o no, ante un hecho que ha rebasado la capacidad de anticipación y respuesta del gobierno nacional”.

-Como si fuera poco, -prosigue el ex ministro- la medida de prevención más importante para atenuar el impacto de la epidemia: la inmunización, no se aplicó oportunamente y en cantidades suficientes. Ahora no hay vacunas; la mayoría de las embarazadas, de los pacientes pertenecientes a los grupos de riesgo, susceptibles de padecer las formas graves de la enfermedad están desprotegidos.

-Como lo ha anunciado el MPPS, no se vacunará a los millones de personas que aún restan por vacunar en este momento. No se harán siquiera trámites para conocer la existencia y disponibilidad de vacunas en otros países del Hemisferio Sur. No se consultó a la OPS para adquirir en forma extraordinaria las vacunas mediante el Fondo Rotatorio. La solución del problema actual, será diferida hasta el fin de año, en octubre, se adquirirán las vacunas que necesitamos ahora y que comenzarán a aplicarse a finales de 2013 o comienzos de 2014. Se vacunará extemporáneamente, cuando la epidemia haya culminado lo que resulta un absurdo. Ministra, la vacunación debe ser ahora. No tiene sentido alguno esperar 6 meses, -expresa Oletta.

A la rueda de prensa asistieron también el Vicerrector Académico de la Universidad de Carabobo, Ulises Rojas; el Presidente de la Academia Nacional de Medicina, Rafael Muci-Mendoza; el ex Ministro de Sanidad y Asistencia Social, Carlos Walter, y los médicos epidemiólogos Oswaldo Godoy y Andrés Barreto.

 Por mandato de  Ley

La Ley Orgánica de la Academia Nacional de Medicina, de la Ley de Universidades y de la Ley de Ejercicio de la Medicina, en sus artículos 2, en el caso de las dos primeras, y el artículo 25 de la última, rezan, así:

La Academia Nacional de Medicina se ocupará en todo lo relativo al estudio de las Ciencias Biológicas y en especial de la Patología e Higiene Nacionales, asuntos en que puede actuar como cuerpo consultor (…)”  “Las Universidades son Instituciones al servicio de la Nación y a ellas corresponde colaborar en la orientación de la vida del país mediante su contribución doctrinaria en el esclarecimiento de los problemas nacionales(…)”  Y “Sin perjuicio de lo que establezcan las disposiciones legales vigentes, los profesionales que ejerzan la medicina están obligados a: 1- Prestar su colaboración a las autoridades en caso de epidemias, desastres y otras emergencias; suministrar oportunamente los datos o informaciones que por su condición de funcionarios o de médicos, de acuerdo con disposiciones legales, les sean requeridos por las autoridades(…)” (@guti21)

 Fuente: Revista Zeta Nº1912 – 26-07-13

……………………………………………………………………………………….

 

Anuncios

Influenza AH1N1: Escasean reactivos y vacunas

Por una coincidencia de fecha, un descuido de las autoridades,  desde el último brote de la influenza AH1N1 en 2009 y la poca reserva de implementos para ese tipo de emergencia, el actual brote de la gripe AH1N1 anda a sus anchas por toda Venezuela. 

VACUNA-AH1N1

 

Por AÍDA GUTIÉRREZ H.  (@guti21)

El ex ministro de la Salud, doctor José Félix Oletta, estima que el gobierno venezolano “boicotea la vacunación contra la influenza AH1N1 y oculta información valiosa para el control de la enfermedad desde el año 2010”.

Para el internista, el discurso de la ministra de Salud, Isabel Iturria, tiene rasgos de rechazo hacia la inmunización. “Ella tiene que revisar su concepto, la vacuna es importante para combatir una enfermedad infectocontagiosa y lo primero es prevenir. Aún teniendo este brote epidémico, la inmunización puede incidir para que dure menos y para que las personas inmunizadas no tengan enfermedad grave y se puedan reducir los casos mortales”.

En relación a los 3 millones de dosis de vacuna contra la influenza AH1N1que, supuestamente,  ha administrado el Ministerio de Salud este año, Oletta opina:

“No se inmunizó a la población adecuadamente en 2010 y 2011, ni en 2012. Llegamos al 2013 y nos revienta el problema y la ministra (Iturria) dice que hay 3 millones de vacunados. Eso no es creíble, pues del primero de enero hasta este momento -yo he sacado la cuenta- y con todas las interrupciones han transcurrido 100 días hábiles. ¿Usted cree que vacunó en ese tiempo a 30 mil personas, sin haber hecho una campaña? Es muy dudoso que se hayan vacunado a 30 mil personas por día en 100 días hábiles para que dé 3 millones de dosis. Si se hace una campaña eso se logra en 10 a 15 días, pues todo el mundo está motivado, como pasa ahorita que hay una demanda de vacunas, pero no las hay. Las estadísticas que aparecen en la memoria y cuenta del Ministerio de Salud, nos indican que en el caso de los niños, en el 2010 y 2011 la inmunización fue 14% en el primer año y 16% en el segundo año, es decir, se dejó en el primer caso 86% de los niños sin vacuna y 84% en el segundo”.

El ex ministro de sanidad, Dr. José Félix Oletta: "No se inmunizó a la población adecuadamente en 2010 y 2011, ni en 2012. Llegamos al 2013 y nos revienta el problema".

El ex ministro de sanidad, Dr. José Félix Oletta: “No se inmunizó a la población adecuadamente en 2010 y 2011, ni en 2012. Llegamos al 2013 y nos revienta el problema”.

Vacunas no hay

Por su parte, el epidemiólogo Alejandro Risquez  habla del por qué no hay vacunas para la influenza AH1N1:

-Hay varias razones, pero la más importante es que estamos en el fin de la temporada  de la estación de la influenza del Norte. La vacuna nuestra es la vacuna del hemisferio Norte -hay dos tipos de vacunas la del hemisferio Norte y la del Sur-. La temporada de la vacuna va aproximadamente de agosto- septiembre hasta el mes de junio-julio, esto quiere decir que actualmente los inventarios deberían estar completamente acabados, porque se supone que ya la vacuna se aplicó, por eso es que en este tiempo no debe haber vacunas. La vacuna se debe aplicar a partir de octubre (que es cuando están llegando las vacunas de influenza) hasta enero-febrero-marzo.

-La otra razón es que el inventario de vacunas que se solicitan habitualmente debería ser mayor del que se hace, porque el número de personas de riesgo en Venezuela es mucho más alto del que se estima. El número de: niños menores de un año, mayores de 60 años y personas con enfermedades crónicas  que reciben vacuna es mayor y si allí incluimos los obesos (en Venezuela tenemos un problema de obesidad importante), también la población de embarazadas que es bastante alta; el número de vacunas se hace insuficiente.

-¿El gobierno venezolano importa vacunas de Cuba?

-Desde hace muchos años el gobierno importa vacunas cubanas, de la hepatitis, por ejemplo. Han importado muchísimas vacunas cubanas pero no son las de la influenza.

-Los grandes laboratorios del país traen las vacunas y tienen sus redes de distribución de droguería, de forma que distribuyen para que lleguen finalmente a todos los consultorios médicos donde se aplica la vacuna. Inclusive es interesante ver que algunas grandes redes o cadenas de farmacias  tienen también esa vacuna. Aunque actualmente están sin inventario porque la temporada está acabando y no quedan casi vacunas. Para el sector privado no queda, para  el  público la idea sería que el gobierno trajera la vacuna que queda remanente en otras partes para suplir el mercado nacional.

¿Cómo se va hacer si no se consiguen las vacunas?

-Por un lado, el gobierno piensa traer los remanentes que la industria tenga. Aunque son volúmenes relativamente importantes, pero pequeños para el nivel de preocupación que existe en el colectivo, ya que todo el mundo se quiere vacunar. Se sabe que es casi  imposible que todos tengan vacuna, porque estamos en el fin de temporada y no se ha producido la cantidad de vacunas suficiente para poder suplir el país. Entonces, por el otro lado, lo que ellos (el gobierno) harían  es esperar hasta que llegue la vacuna de la nueva temporada del 2013-2014, la cual llegaría en octubre.

No hay reactivos para los estudios de laboratorio. ¿Qué sabe al respecto?

– Tengo entendido que ellos tienen limitaciones importantes con respecto a las pruebas diagnosticas de la influenza, la cual  requiere primero una prueba rápida que se puede hacer a  escala de los ambulatorios y los hospitales, de tal manera que el médico sepa si se trata de influenza y qué tipo es, para después en un examen mucho más especializado, en el Instituto Nacional de Higiene (INH) hacen la definición definitiva del subtipo. La prueba rápida en menos de una hora puede decir si es influenza o no y qué tipo es.

-La influenza puede ser tipo AH1N1 pandémica, si identificas el virus de influenza A, se debe asumir que se trata de la pandémica, o envías la muestra al INH, donde hacen la clasificación especifica. Indudablemente que la carencia de reactivos puede, en un momento dado, disminuir y crear un subregistro del número de casos.

Aclara Risquez que el primer estudio se puede hacer en cualquier laboratorio, allí dirán si es A o B o C, luego la muestra pasaría al INH.

-A escala global, en el INH ya saben que el virus de la influenza  que está circulando con mayor proporción es definitivamente el virus AH1N1 pandémico  2009 , son brotes secuenciales de una gran pandemia que ocurrió en el 2009, y  ya se preveía que si no se tomaban todas las medidas necesarias se iba a presentar, o bien sea un pequeño brote o como en Venezuela un brote que tiene escala mucho más importante que ya puede ser catalogado -aunque no manejo las cifras oficiales y por lo que uno va recabando información a través de los epidemiólogos  o a través de la prensa- de una epidemia o de una emergencia importante del AH1N1.

El epidemiólogo Alejandro Risquez: "...tienen limitaciones importantes con respecto a las pruebas diagnósticas de la influenza (sin embargo...) en el Instituto nacional de Higiene es donde se hace la prueba definitiva del subtipo".

El epidemiólogo Alejandro Risquez: “…tienen limitaciones importantes con respecto a las pruebas diagnósticas de la influenza (sin embargo…) en el Instituto nacional de Higiene es donde se hace la prueba definitiva del subtipo”.

-¿La vacuna protege 100% del AH1N1?

– La vacuna tiene una efectividad  muy importante, se estima en las personas adultas jóvenes entre 60 y 90% y en los adultos mayores puede llegar a 60%. Recuerda que tratamos con una enfermedad de alto contagio, que se disemina y abarca grandes segmentos de la población, el hecho que se domine un 60% es un gran logro. Con la vacunación disminuiría: la presión  dentro del sistema de salud, las personas que requieran ir a hospitalización y terapia intensiva, y se ahorraría sufrimiento, dolor y muerte a las familias venezolanas.

Varias de las personas fallecidas por AH1N1 han sido adultos jóvenes que no se encontraban en el grupo de riesgo, ¿cómo explica esto?

-Son las características desafortunadas de este virus  que es muy agresivo. Ataca inclusive a gente más joven,  adultos jóvenes, que no tienen antecedentes y es capaz, de manera violenta y aguda, producir una neumonía severa, descompensar al organismo, generar una insuficiencia respiratoria y la muerte en el peor de los casos.

-Eso es lo que hace este virus particularmente de cuidado y por eso los sistemas de vigilancia epidemiológica a escala nacional y global están permanentemente atentos a eso, más allá de que estamos vigilando otras influenzas, como la aviar….

-La gripe es siempre una complicación porque puede mutar, este virus de influenza AH1N1 pandemico es un virus que está  atacando un poco mas fuerte a los jóvenes y a los adultos jóvenes, pero desde el punto de vista de salud pública indudablemente, el más vulnerable es el grupo de los niños, los ancianos y las personas con enfermedades crónicas, quienes deberían tener mayor atención y por eso le indicamos la vacuna, – precisa Risquez.

Las cifras

 El Ministerio de Salud publicó este miércoles el Boletín Epidemiológico correspondiente a la semana 21 del año (hasta el 25 de mayo), donde precisan que hasta esa fecha han confirmado 724 casos de influenza AH1N1.

También informaron que los estados con mayor número de casos reportados hasta ahora son: Mérida (677 casos), Distrito Capital (126), Táchira (110), Zulia (95) y Lara (75), aunque no precisan si son de AH1N1 o en general de todos los virus estudiados y confirmados.

 En cuanto al número de fallecidos,  el boletín no incluyó esa información. Las cifras no oficiales reportan 30 muertes, se estima que el número podría ser mucho mayor.

De acuerdo a fuentes consultadas en el sector privado, en varias Clínicas de la Caracas se encuentran casos sospechosos del virus, aun sin confirmar por la falta de reactivos para poder identificar el tipo de influenza. También aseguran que están padeciendo de la escasez de vacunas.

Preguntamos al pediatra  Estatio Gutiérrez Herrera quien tiene su consulta privada en el oeste de Caracas. ¿Tiene casos de AH1N1 entre sus pacientes?: “Sí tengo varios niños con sospecha de tener la enfermedad, pero no puedo confirmarlo ya que se agotó el reactivo para demostrar la infección por dicho virus. En cuanto a la vacuna a nivel privado está muy escasa, el distribuidor me ofreció un lote para esta semana”.

Este viernes se registró el ingreso a la morgue de Bello Monte, el cadáver de Isaac Martínez, un joven de 29 años que según sus familiares, habría muerto por el virus AH1N1.

También se conoció a través de una internista que labora en el Hospital Militar  de Caracas, que habría muerto este viernes una persona en ese centro de salud, debido al virus AH1N1. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº1905 – 07-06-13 (Versión actualizada)

…………………………………………………………………………………………………