Las presas políticas del gobierno venezolano

PresasPoliticas-nov2015

Las presas políticas en Venezuela se enfrentan a torturas y a tratos crueles e inhumanos, ejemplo de ello son Araminta Gonzalez y Laided Salazar. La primera  acusada de “asociación para delinquir y fabricación de artefactos explosivos”. Y la segunda,  fue sentenciada a 8 años y 7 meses de prisión por “instigación a la rebelión y contra el decoro militar”. Dos casos de injusticia y de violación de derechos humanos.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

Al conocer en profundidad los casos de Araminta González y la Laided Salazar, presas políticas del gobierno, se podría pensar que estamos en presencia de un Poder Judicial misógino, por los tratos crueles que han sufrido estas dos venezolanas y también otras víctimas como Inés González y María Lourdes Afiuni. Durante el año 2015 esta periodista escribió sobre ambas historias. Hoy volvemos a retomar el tema, para dar a conocer cómo se encuentran los procesos judiciales de estas desafortunadas mujeres.

Caso Araminta González

Araminta se encuentra con depresión crónica y en el INOF se niegan a trasladarla para hacerle los exámenes psiquiátricos.

Araminta se encuentra con depresión crónica y en el INOF se niegan a trasladarla para hacerle los exámenes psiquiátricos.

Araminta es detenida por funcionarios del Cicpc,  el 24 de julio de 2014. Sometida a horrendas torturas en el Cicpc  y a tratos crueles e inhumanos  en el INOF, donde actualmente se encuentra recluida. Tiene 33 años, es técnico superior en química, y está presa por haber sido víctima de los delincuentes José Pérez Venta y Carlos Trejo, quienes mataron y descuartizaron a otra víctima de ellos, Liana Herguetta. Fue detenida por funcionarios del Cicpc,  el 24 de julio de 2014.

Después de un año y tres meses, todavía el proceso judicial de Araminta no ha pasado de la Audiencia de Presentación, según su abogado José Vicente Haro, la Audiencia Preliminar ha sido diferida  19 veces.  “No quieren afrontar las torturas que hizo el Cicpc”, asegura el jurista.

Dijo: El 12 de noviembre visité a Araminta y la encontré muy mal, quebrada en llanto y con una condición psicológica muy débil y me dijo: “ya quiero morir”.

-Araminta sufre de un cuadro depresivo muy grande y de ansiedad, resultado de las torturas a que fue sometida en el Cicpc. El jueves pasado fui a visitarla, y cuando llegué a la entrada del INOF fui testigo de como la hermana de una reclusa, reclamaba a viva voz, por qué su hermana no le habían permitido el examen psiquiátrico, y el resultado de esta negligencia fue el suicidio. Este suceso no fue reseñado por ningún medio. La mujer dijo “yo traje dos veces las ordenes de exámenes psiquiátricos y ustedes se negaron a trasladarla. Es responsabilidad de ustedes de que mi hermana se suicidó”. Ciertamente esta mujer tenía una condición psiquiátrica grave.

-En el INOF se niegan  hacer ese tipo de traslado –continua Haro- especialmente  con los  presos políticos, porque la intención es destruirte, es desgastarte psicológicamente. Así sucedió con “el Aviador” Rodolfo González que se suicidó en su calabozo del Sebin. Eso es parte de lo que se hace con los presos políticos, son tratos inhumanos y degradantes, para que vayan desgastados desde el punto de vista psicológico al juicio.

-Todos en el INOF se enteraron del suicidio de la reclusa, presuntamente por ahorcamiento, y Araminta me dijo que ella también se quería suicidar. Le vi unos morados en los brazos y confesó que ella misma se había dado golpes con las rejas. La juez que lleva la causa, Mariam Altuve Arteaga se ha negado a insistir a que se haga ese examen psiquiátrico y en el INOF no la trasladan. Sólo le gritaron de forma amenazante: “A ti, ni se te ocurra suicidarte…”.

-El 11 de septiembre le mandaron hacer el examen psiquiátrico urgente y aun no la han trasladado. Cada vez que la visito la veo peor, la única visita que tiene es la de una hermana y sólo una vez al mes y por unos minutos.

Enfatiza Haro: “Responsabilizamos a la Juez del caso, al Ministerio Público, a la Defensoría del Pueblo y al CICPC de lo que pueda sucederle a Araminta”.

-He tenido que acudir al Comité Contra la Tortura de la ONU. Ya agoté todas las instancias nacionales, lo que me queda son las internacionales, -precisa Haro.

Tortura en el CICPC

En la edición de Zeta Nº2019 del 25-09-15, esta periodista realizó una entrevista al abogado Haro, donde detalla las torturas a que fue sometida Araminta: “En el Cicpc, durante más de 4 horas fue victima de unas  terribles torturas. Una de ellas es el método que  se conoce como “el masaje del Cicpc”, que fue la misma tortura que le aplicaron a Marcos Coello cuando lo detuvieron yo lo conversé personalmente con él. “El masaje del Cicpc” que hacen los funcionarios de la Brigada Antiterrorismo, se lo aplicaron a Araminta: la envolvieron en una colchoneta, le amarraron la cabeza con papel periódico con tirro hasta un punto de asfixia; luego fue brutalmente golpeada con hierros, palos y objetos contundentes. Le arrancaron parte del cabello a través de un dispositivo que en el Cicpc  se conoce como “el helicóptero”  que le va arrancando mechones de cabello por lo que va quedando huecos o superficies vacías en el cuero cabelludo. Le colocaron  en el oído un percutor o un taladro,  diciendo que la iban a picar en pedacitos hasta matarla. Con un  dispositivo le iban  arrancando las uñar de los pies.  También se le van montando encima los funcionarios, cometiendo actos lascivos. Y para más sufrimiento, le colocaron  electricidad en los senos.”

Caso Laided Salazar

Laided Salazar fue condenada a 8 años de prisión. Ya ha perdido 30 kilos y no fue trasaladada a la audiencia de apelación debido a su estado físico.

Laided Salazar fue condenada a 8 años de prisión. Ya ha perdido 30 kilos y no fue trasladada a la audiencia de apelación debido a su estado físico.

Laided tiene 43 años, es casada y tiene un hijo de 11 años. Es odontólogo y en 2002 se asimiló a la Fuerza Aérea Venezolana (FAV). “Mi hermana vivió maltrato psicológico en la Dirección de Contrainteligencia Militar, le decían: ‘te vamos a mandar al INOF que allá te van a violar’. Luego en el INOF sufrió aislamiento. Actualmente está presa en la cárcel de Uribana”, -expresa Carlos Salazar, hermano y abogado.

Detenida en abril de 2014 junto a otros oficiales de la FAV, por el intento de derrocamiento, denominado por el gobierno “Golpe azul” u “Operación Jericó”. Fue  sentenciada a 8 años y 7 meses de prisión por “instigación a la rebelión y contra el decoro militar”.

Destaca Salazar que Laided no asistió a la Audiencia de Apelación ante la Corte Marcial porque no fue trasladada. Asegura que no la trasladaron para que los jueces no la vieran en el estado en que se encuentra, ya que ha perdido 30 kilos. “Está muy delgada, impresiona su aspecto. Iba a causar estupor.”

– Estamos esperando la sentencia de la Corte Marcial, queremos ver como van a justificar esos magistrados, porque allí no hay hechos ni pruebas para culpar a esos militares. Son 5 jueces que revisaran la sentencia de la primera instancia.

-Laided aparte de lo delgada, sufre de infecciones en la piel, uñas encarnadas, problemas digestivos porque el agua está contaminada y la comida aparte de incomible, es mal manipulada.

Por otra parte, a través de una carta abierta, Ana Teresa de Salazar, madre de Laided, envía un mensaje al presidente Nicolás Maduro pidiendo “tenga un poco de clemencia con mi hija que es una más de no sé cuántos presos políticos que su gobierno mantiene cautivos tan sólo por pensar diferente”.

Asimismo, exhorta al Mandatario: “Usted con mucha vehemencia aseguró ante la ONU que en Venezuela no se violan los derechos humanos, entonces tomando como ciertas sus palabras, yo humildemente le solicito que revise detenidamente el caso de mi hija”.

“Le pido encarecidamente que por favor saque a mi hija de esa celda de aislamiento Nº 3 en la que la tienen encerrada 23 horas al día en la Cárcel FENIX en Uribana Estado Lara.
Mi hija está muy desnutrida, pesando ya casi 40 kilos, porque en esa cárcel donde una mano peluda la trasladó sin orden judicial se pasa hambre y sed. Ella ha ido perdiendo peso de manera progresiva por la mala alimentación y la deshidratación constante que ahí se sufre”, escribe la mamá de Laided, quien sufre de una grave depresión. (@guti21)

FUENTE: REVISTA ZETA Nº2027 – 20-11-15

………………………………………………………………………………………………….

 

 

 

Anuncios

La tortura infligida a Araminta González

 

Araminta González

Araminta González

El caso de las horrendas torturas infligidas en el Cicpc y el trato indignante a la que someten actualmente en el INOF a la infortunada mujer, Araminta Gonzále, de 33 años, es tanto más indignante en cuanto que está presa por haber sido víctima de los delincuentes José Pérez Venta y Carlos Trejo, quienes mataron y descuartizaron a otra víctima de ellos, Liana Herguetta. Después de un año y dos meses, todavía el proceso judicial de Araminta no ha pasado de la Audiencia de Presentación, pese –por causa de- que sus denunciantes, asesinos confesos, han perdido toda credibilidad.   

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

“Araminta sufre un cuadro severo de depresión, ansiedad y ataques de pánico. Ha perdido más de 30 kilos. Su salud es delicada, desde hace más de un año no ha tenido ningún tipo de atención médica, solamente, recién le hicieron algunos exámenes, ya que padece de hiperinsulinismo”, expresa, en entrevista exclusiva para Zeta, José Vicente Haro, abogado defensor de Araminta González quien lleva más de un año injustamente privada de libertad y sin Audiencia Preliminar.

Araminta tiene 33 años, es Técnico Superior en química y estudiante de Ingeniaría Industrial en el momento que fue detenida por el Cicpc. Actualmente está presa en el INOF. De acuerdo al abogado Haro, “fue sometida a las peores y más terribles torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes”.

Tortura en el CICPC

Araminta González fue detenida por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc),  el 24 de julio de 2014, en el Centro Comercial Lido, Caracas. Es llevada a la sede del Cicpc, en la Avenida Urdaneta, piso 1, División de Antiterrorismo.

Araminta no sabía por qué la detenían. No la dejaron llamar a ningún familiar ni abogado. Estuvo una semana incomunicada Amigos y familiares decían que estaba desaparecida.

El abogado Haro detalla las torturas a que fue sometida Araminta: “En el Cicpc, durante más de 4 horas fue victima de unas  terribles torturas. Una de ellas es el método que  se conoce como “el masaje del Cicpc”, que fue la misma tortura que le aplicaron a Marcos Coello cuando lo detuvieron yo lo conversé personalmente con él. “El masaje del Cicpc” que hacen los funcionarios de la Brigada Antiterrorismo, se lo aplicaron a Araminta: la envolvieron en una colchoneta, le amarraron la cabeza con papel periódico con tirro hasta un punto de asfixia; luego fue brutalmente golpeada con hierros, palos y objetos contundentes. Le arrancaron parte del cabello a través de un dispositivo que en el Cicpc  se conoce como “el helicóptero”  que le va arrancando mechones de cabello por lo que va quedando huecos o superficies vacías en el cuero cabelludo. Le colocaron  en el oído un percutor o un taladro,  diciendo que la iban a picar en pedacitos hasta matarla. Con un  dispositivo le iban  arrancando las uñar de los pies.  También se le van montando encima los funcionarios, cometiendo actos lascivos. Y para más sufrimiento, le colocaron  electricidad en los senos.”

Explica Haro, que los funcionarios del Cicpc la estaban obligando a que se confesara como terrorista y como miembro de alguna organización terrorista, a lo cual constantemente ella se negaba y ante esa negativa, las torturas eran mayores.

¿De qué se le acusa a Araminta?

-Inicialmente se le acusó de 3 delitos: terrorismo, asociación para delinquir y fabricación de artefactos explosivos. Luego de muchas diligencias ante el Ministerio Público, se le pudo desestimar el delito de terrorismo. Los delitos se fundamentan en que ella la relacionan con Vasco Da Costa, quien supuestamente, tendría una organización terrorista. Da Costa, en una carta publica el año pasado, manifestó que él nunca conoció a Araminta González, sino la vino a conocer en este proceso judicial. Él también está detenido en la cárcel 27 de Julio  en Guárico.

Los hechos

-Las acusaciones de Araminta las realizó José Pérez Venta, quien junto a Carlos Trejo, actuaron en el homicidio  de Liana Herguetta quien fue descuartizada; ellos confesaron ese delito, -enfatiza Haro.

-Todo el conflicto surge cuando una amiga de Pérez Venta y Trejo  convence a Araminta, sabiendo que ella vivía sola en su apartamento en Guarenas, que los aloje en su casa, porque son del interior y están participando en las manifestaciones.

-Araminta al principio se rehúsa pero al final accede. Luego pasan los días y al ver el comportamiento de ellos en su casa tuvo varias discusiones, hasta que los echa del apartamento. Ellos hábilmente le quitan las llaves y le roban una lapto aparte de otros objetos tecnológicos. Cuando Araminta regresa del trabajo no podía entrar, duerme esa noche en las escaleras frente a su casa. Luego tuvo que llamar a un cerrajero y es cuando se da cuenta de que la habían robado.

-De inmediato los llama y les dice que va a poner la denuncia y ellos la amenazan con meterla presa, que  van a utilizar sus influencias con el Sebin y sus contactos en el Cicpc concretamente, en la Brigada Antiterrorismo.

-Al persistir Araminta con la amenaza de denunciarlos, si no le devuelven todos sus objetos, un día llega la División Antiterrorismo del Cicpc con una supuesta información de que ella era terrorista -lógicamente los informantes eran Pérez Venta y Trejo- y allanan el apartamento y como ella no estaba, al día siguiente es capturada en el Centro Comercial Lido y es llevada a la sede del Cicpc, a la División de Antiterrorismo, donde permanece allí incomunicada y fue víctima de graves torturas.

-Pasada esta dramática situación, días después es llevada ante los tribunales a la Audiencia de Presentación, donde es acusada inicialmente de terrorismo, asociación para delinquir y fabricación de artefactos explosivos. Las abogadas de Araminta, para ese momento, le prohíben declarar sobre las torturas. Ellas no querían indisponerse con el Ministerio Público, ni meterse en problemas, tenían miedo y no querían sufrir las consecuencias de denunciar torturas.

Foto reciente de Araminta en el INOF. La vemos visiblemente más delgada. Lo vivido por  la infortunada mujer desde que la detuvieron en julio de 2014, supera en horror las más truculenta películas de terror. Su audiencia ante el juez, en más de un año ha sido diferida 15 veces y siguen sin celebrarse.

Foto reciente de Araminta en el INOF. La vemos visiblemente más delgada. Lo vivido por la infortunada mujer desde que la detuvieron en julio de 2014, supera en horror las más truculenta películas de terror. Su audiencia ante el juez, en más de un año ha sido diferida 15 veces y siguen sin celebrarse.

Tratos crueles en el INOF

Haro indica que en la Audiencia se ordena como sitio de reclusión el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF). Aclara que en el Cicpc le aplicaron torturas a diferencia que en el INOF, donde la someten a tratos crueles, inhumanos y degradantes.

-Allí estuvo encerrada –continua el abogado- en la celda que la llaman del castigo o reflexión, donde permaneció incomunicada, aislada de la luz del sol. No tenía acceso a alimentos ni agua, solamente un día a la semana le suministraban algo de comer, pero lo que le daban, según cuenta Araminta, era algo incomible, por le que pasaba días sin comer, allí estuvo por 24 días.

-Luego que la sacan de esa celda es víctima de constantes insultos y agresiones. Por ejemplo, cuando ella se negaba hacer los cantos alegóricos a Hugo Chávez que se acostumbra a realizar en el INOF, la castigaban llevándola  a una zona  llamada “El Tigrito”: es una área inhóspita que está llena de ratas y de todo tipo de insectos y a la intemperie. Allí es donde van las reclusas  que se niegan hacer los cantos en honor a Chávez.

-Además de los insultos, ataques psicológicos,  verbales y físicos por parte del personal del INOF, hubo un día que fue sometida a horas de ayuno: sin derecho a comer ni a tomar agua a plena luz del sol, la obligaban a ver hacia arriba un retrato de Hugo Chávez, hubo momentos en que estaba a punto de desmayarse y dice ella que hacía esfuerzo sobrehumanos por no caerse.

El proceso

Denuncia Haro, que después de un año y dos meses, todavía el proceso judicial de Araminta no ha pasado de  la Audiencia de Presentación. “Esto significa que hay una grave irregularidad, desde el punto de vista procesal y del debido proceso”.

-Usualmente una Audiencia Preliminar se debe dar a los dos meses después de la detención de una persona. Araminta lleva más de un año esperando la Audiencia Preliminar, la cual es reiteradamente diferida. Ha sido diferida 15 veces: 9 veces por incomparecencia del Ministerio Público y 6 veces por incomparecencia de las otras personas que están en el mismo proceso, porque no se les efectúa el traslado a los tribunales. Son 4 personas en ese caso, incluyendo a Araminta que es la única dama.

-Ante el Tribunal Primero de Control del Circuito Judicial del Estado Miranda extensión Barlovento, hemos solicitado, a través de más de 7 escritos, una medida sustitutiva a la privativa de libertad, es decir una medida menos gravosa, como régimen de presentación, para que Araminta pueda asumir su juicio en libertad. El tribunal ha hecho caso omiso a todas esas solicitudes.

-¿De qué manera su equipo llega al caso de Araminta?

-Sus padres fallecieron cuando ella era muy niña,  tiene sólo 2 hermanas una en Caracas y otra en Madrid. Miriam González, quien  está en Madrid, al ver que los abogados no habían hecho nada y además de que no le permitieron declarar en la Audiencia de Presentación sobre las torturas que sufrió en el Cicpc, viene a Caracas en abril de 2015 y nos solicita ayuda.

-Nosotros asumimos la defensa gratuitamente, por las condiciones humanitarias y delicadas del caso, y desde entonces hasta ahora lo primero que hicimos fue denunciar las torturas sufridas en el Cicpc y los tratos crueles, inhumanos y degradantes infringidos en el INOF.

-Además hemos denunciado que Araminta es una víctima de Pérez Venta y Carlos Eduardo Trejo, que son delincuentes que se dedicaban a aprovecharse de personas con las mismas características de Araminta, gracias a Dios ella está viva.

-Pérez Venta también ha participado en otros homicidios y descuartizamiento, como por ejemplo el caso de Yesenia Mujica que apareció descuartizada en agosto del año pasado. También participó en el caso de María Gabriela López, reportera gráfica, que logró escapar.

Explica José Vicente Haro,  que los funcionarios del Cicpc la estaban obligando a que se confesara como terrorista.

Explica José Vicente Haro, que los funcionarios del Cicpc la estaban obligando a que se confesara como terrorista.

La Defensoría del Pueblo no responde

-Hemos consignado 8 denuncias, la última fue  el 11 de septiembre, ante la Defensoría del Pueblo sobre todas las  torturas y los tratos crueles e inhumanos.  Y hasta la fecha, no hemos tenido respuesta.

-También acudimos ante la dirección de Derechos Fundamentales del Ministerio Público, las torturas son delitos que le corresponde al MP hacer la investigación. En 3 escritos,  denunciamos con nombres y apellidos y cargo a los funcionarios de la División Antiterrorismo de Cicpc, que incurrieron en las torturas contra Araminta.

-También denunciamos los tratos crueles e inhumanos que fue victima en el INOF. Igualmente denunciamos a Carlos Trejo y José Pérez Venta, quienes acusaron injustamente a Araminta ante el Cicpc y le robaron sus pertenencias.

Araminta sigue presa en el INOF con delincuentes comunes. Está muy deprimida y aterrada. “Cada vez que va a tribunales nos agarra por los brazos y no nos suelta. Tiembla. Está muy delgada y hay áreas de su cabeza en las que no le ha vuelto a crecer el cabello…” (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº2019 – 25-09-15

………………………………………….

 

 

 

 

 

Prisión y ensañamiento contra la Capitana Salazar

Laided-Salazar-capitana1

En entrevista exclusiva, el abogado de la capitana Laided Salazar, sentenciada a 8 años y 7 meses de prisión por “instigación a la rebelión y contra el decoro militar”, relata los maltratos que parecen ser la nueva modalidad en la Fuerza Armada Bolivariana de Venezuela.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

“Mi hermana Laided tiene mucha fortaleza mental y espiritual. Ella vivió maltrato psicológico en la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGIM), le decían: “te vamos a mandar al INOF que allá te van a violar.” Luego en el INOF sufrió aislamiento, comía una sola vez al día, ni siquiera la sacaban a recibir el sol. Actualmente se encuentra en la cárcel de Uribana, lo último que supimos de ella es que está mal del estomago, tiene diarrea, porque la comida es terrible y ha bajado mucho de peso”.

Estas son declaraciones del abogado Carlos Javier Salazar, defensor de la Cap(Av) Laided Salazar. En entrevista exclusiva para Zeta, el también hermano de la hoy presa política, detalla el difícil  proceso que vivió la Capitana desde el momento de su captura.

Laided Salazar tiene 43 años, nacida en Caracas, es casada y tiene un hijo de 11 años, al que, desde su detención, sólo lo ha podido ver el Día de las Madres. En 2001 se graduó de odontólogo en la UCV y en 2002 se asimiló a la Fuerza Aérea Venezolana (FAV). Fue Jefa de Sección de Odontología en diversas unidades, durante sus 12 años de servicio.

En 3 cárceles diferentes

Laided Salazar fue detenida en abril de 2014 junto a otros oficiales de la FAV, fue llevada a la DGIM (recluida 5 meses), luego a Ramo Verde (recluida 4 meses), después la trasladan al INOF donde la mantuvieron aislada. Es sentenciada a  8 años y 7 meses de prisión por instigación a la rebelión y contra el decoro militar, en la Comunidad Penitenciaria Fénix, estado Lara, llamada también Uribana.

 Explica Salazar, que por el intento de derrocamiento, denominado por el gobierno “Golpe azul” u “Operación Jericó”, hay nueve militares condenados y procesados. Apunta que las pruebas de la Fiscalía Militar fueron tres testigos de 66 que se presentaron: un capitán, un teniente y un coronel que aseguraron su presencia en reuniones con el Gral Oswaldo Hernández donde hubo conversaciones sobre la operación.

-Cuando la detienen en abril de 2014 estuvo en la sede de Contrainteligencia Militar en Boleíta Norte. Luego la pasan a Ramo Verde. Una vez que le dan la baja, una semana después la trasladan al INOF, por órdenes del Coronel Homero Miranda sin orden judicial, fue un traslado arbitrario, -expresa Salazar.

-Cuando llega al INOF, la directora del penal dice que ella es militar y hay que aislarla, con esta excusa, la aíslan y ni siquiera la sacaban a llevar sol. La Directora del INOF me dijo: “no puedo dejar que ella me embochinche el penal”. Y también confesó que ella “recibía órdenes de arriba, que tenía que estar aislada”, igualmente dijo que mi hermana era “una presa política”.

-Después de tanto insistir en el INOF con la directora y la subdirectora, la sacaban una hora y media diaria para que llevara sol, hiciera ejercicio y hablara. Pero sin embargo, se mantuvo el aislamiento, la dejaban sin electricidad, a veces solo le llevaban la comida a las 5 de la tarde, pasaba prácticamente todo el día sin comer. Para llevarle libros, había que pasar el filtro: había una lista de libros prohibidos, por ejemplo no permitían libros que hablaran de política o de libertad. Se podían pasar solo “novelitas”,  la biblioteca del INOF solo tiene  libros del Comandante Chávez.

-El régimen nuevo penitenciario es como un campo de concentración, es una disciplina seudo militar, de orden cerrado. Un día llegue a verla y me dicen: “su hermana ya no está aquí”. Ese día nadie me quiso atender. Saliendo del INOF  me llaman los guardias nacionales del puesto de vigilancia, que está a unos metros más abajo del penal. Estos guardias me informan que mi hermana aún estaba allí y que la van a  trasladar a Barquisimeto, a la cárcel de Uribana. Me imagino que esto lo hicieron por la misma solidaridad entre militares.

Un mes sin visita y sin cama

Continua el abogado Salazar: “Después que se la llevan a Uribana, voy a la visita  de los abogados que son los martes y miércoles, y me dicen que no puedo verla sino hasta en un mes, porque está en un periodo de adaptación. Yo les dije que eso sería con sus familiares, pero yo soy su abogado y ella tiene derecho a la defensa. Necesito saber en qué condiciones está ella. Me contestaron: “tráigale cosas de aseo personal y más nada”. Ni siquiera le dejaron pasar una carta.

-Ese mes de aislamiento lo pasa con otra reclusa durmiendo en la misma cama, no habían más camas. Esa cárcel está en construcción.

-Transcurre el mes, aunque hicimos las denuncias correspondientes pero aquí ningún organismo del estado va en contra de otro. Denunciamos en Fiscalía, en la Defensoría del Pueblo, en Tribunales y nada…Todos “acatan línea” como dicen los jueces…

-Luego pasó el mes y fui a visitarla, me dejaron esperar 3 horas mientras veía como los abogados de otros reclusos pasaban de inmediato y duraban horas hablando con su detenido. Cuando me tocó pasar, me hicieron una requisa fuera de lo común, porque a los abogados nos requisan por encimita. Luego me pasan  a unas casillas que estaban aún en construcción, divididas por un vidrio,  buscaron dos teléfonos inalámbricos que los trajeron de unas oficinas. Había una custodia al lado de mi hermana y del otro lado estaba yo con 5 custodias, de esa manera trataba de comunicarme con mi hermana.

-Se supone –prosigue el abogado- que la  conversación del detenido con su abogado debe ser privada y sin interferencias. Aparte de todo lo anterior, a cada rato me tomaban fotos y me  filmaban. Duraron como 20 minutos tratando de comunicar los teléfonos y no pudieron. Entonces tuvimos que hablar a fuerza de gritos, porque el vidrio era muy grueso y no se escuchaba nada. Lo primero que le dije: levántate la ropa que quiero ver si no estás golpeada. Y de inmediato las custodias gritaron “aquí no se le pega a nadie”. Ella me preguntó por su hijo y por su mamá. La vi muy flaca, me dijo que la comida era muy poca, muy mala y la obligaban a vestirse con uniforme rosado y tenían que hacer orden cerrado.

-Cuando yo la veo en esas condiciones empiezo a insistir en la Corte Marcial, para que la trasladen de allí porque ella es militar. Todos los compañeros de este mismo caso, están en instalaciones militares.

La Capitana Laided Salazar fue trasladada intempestivamente de la prisión militar de Ramo Verde a la de presos comunes en el INOF, sin orden judicial, pero sí con "órdenes de arriba" de someterla a un régimen de aislamiento. Actualmente está en la cárcel de Uribana.

La Capitana Laided Salazar fue trasladada intempestivamente de la prisión militar de Ramo Verde a la de presos comunes en el INOF, sin orden judicial, pero sí con “órdenes de arriba” de someterla a un régimen de aislamiento. Actualmente está en la cárcel de Uribana.

¿Por qué se ensañan tanto contra la Capitana Salazar?

-El pecado de ella fue que escribió una carta y la publicaron cuando estaba en Ramo Verde. A raíz de eso el Director de Ramo Verde Cnel Homero Miranda, la agarro con mi hermana y le dijo “te voy a mandar al INOF”, y lo cumplió y lo hizo sin orden judicial.

Tribunal “Ad Hoc”

-Se constituyó –precisa Salazar- un tribunal especial  para juzgar a estos militares, esto es una falta al principio del juez natural, en términos jurídicos es un tribunal “Ad Hoc”, denominado Consejo de Guerra Accidental de Caracas; es como si estuviéramos en estado de guerra. Y buscaron a tres jueces específicos. En informaciones extraoficiales y en conversaciones privadas, se había dicho que iban a salir libres la mayoría de esos militares. A quien podían dejar era al general que era el de mayor rango y algunos pilotos. Ellos no pudieron probar nada a ese grupo de militares.

-Las únicas pruebas que valoró el tribunal como hecho probado, fueron los de tres testigos, uno de ellos fue el Cap(Av) Fernando Viloria. Las otras pruebas fueron llamadas telefónicas, pero no pudieron probar que eran los  teléfonos de ellos.   Ni tampoco tenían el contenido de las supuestas conversaciones, ni mensajes de textos.

-La sentencia fue de 8 años y 7 meses de prisión. Ya se introdujo la apelación pero hay que esperar a que el tribunal dé el despacho, que lo hace cuando le da la gana.

-Fueron más de 60 testigos y todos dijeron que “no” a las preguntas claves. Le están imputando instigación a la rebelión, y la Fiscalía, llevó a los supuestos instigados, que hubiesen hecho alguna acción en el mundo real. En la instigación tiene que haber una acción por parte del instigado, la instigación a la rebelión se da cuando efectivamente ha habido una rebelión, y no la hubo. La instigación no admite frustración, no admite tentativa, son delitos de resultados totales.

-Cuando le preguntan a los tres testigos estrellas, si fueron instigados a la rebelión por parte de la Cap Salazar la repuesta fue “no” y fue la misma respuesta para los demás detenidos de este caso.

-Son 9 los oficiales condenados de la Fuerza Aérea. El tribunal decía que ellos querían tumbar a Maduro y bombardear a Caracas.

Las fotos de líderes y empresarios

Salazar destaca una visita de una alta personera del gobierno: “Cuando inicia el caso, a mi hermana la visitó la ex ministra de defensa Carmen Meléndez. Luego, mi hermana me cuenta: “La ministra vino pero no para ayudarme, vino con una carpeta llena de fotos de gente que yo no conozco, empresarios entre ellos Lorenzo Mendoza y políticos como Leopoldo, María Corina, y otros más. La ministra me dijo: vengo aquí para que me diga con quienes de estas personas se reunieron ustedes. Yo le dije que no me he reunido con ninguna de esa gente. La ex ministra insiste: habla, reflexiona, señálalos, porque los que van a ir presos son ustedes y ellos se van a quedar libres…” Mi hermana le dijo que no iba involucrar a gente inocente.

-Esa fue la primera decisión de mi hermana digamos valiente, pero que la sentenciaba de una vez. La segunda decisión fue sacar a la luz pública la carta, denunciando que en la fuerza armadas lo que priva es “el sapo”. Ella hizo esa carta porque sabía que de todas maneras la iban a botar, y que estaban haciendo una injusticia con ella y no se quería quedar callada.

La capitana denuncia en su carta cuando estaba recluida en Ramo Verde que: “Leopoldo López y Daniel Ceballos hemos sido víctimas de abusos y torturas psicológicas, confinamiento y aislamiento, en fin múltiples represiones por parte del director Homero Miranda”. En su último párrafo la oficial expresa: “Prefiero ser presa de conciencia que ser esclava”.

-La semana pasada –continua Salazar- contacté al Defensor del Pueblo para que mediara por mi hermana, y se comprometieron a trasladarla a Fuerte Tiuna porque en Ramo Verde no hay anexo femenino. En Fuerte Tiuna hay unos calabozos que por cierto, allí están dos oficiales del mismo caso.

Por otra parte, el abogado Salazar expresa: “Se sabe por información extraoficial, que los jueces de ese tribunal accidental fueron amenazados por el General Director del Circuito Judicial Militar, ese señor les dijo: “ustedes los condenan, sino, hago expedientes y los meto presos, ya verán si quieren perder a su familia y a su carrera…”

Indica Salazar que “la sentencia era otra, los iban a dejar libres, porque no habían pruebas. Pero hubo presiones, demasiadas presiones…”

-¿Cómo se encuentra la mamá de la Capitana y su hijo en relación a este problema?

-Nosotros nunca creímos que siendo una odontóloga asimilada, que no tenía mando sobre alguna tropa, que no maneja armas, la fueran a condenar. Siempre pensamos que iba a salir. Los militares fueron a juicio creyendo todavía en las instituciones.

Su hijo tiene 11 años, desde que ella está presa lo cuida mi mamá. Ella vivía en Maracay. Nosotros como familia estamos destruidos moral y anímicamente.

-Mi mamá está muy afectada y mi papá amaba a Chávez y era fiel  defensor de la revolución, pero ahora está muy  decepcionado, dice que cuando Chávez no hubiera pasado esto, porque él tenía consideración con los militares, los botaba pero no los metía preso.

-La condena de mi hermana y de los otros militares es un ejemplo para los demás, de lo que les puede pasar, el mensaje se puede traducir así: “ellos no hicieron nada y miren lo que estamos haciendo, hagan algo para que vean lo que les va a pasar…” (@guti21)

 

FUENTE: Revista Zeta Nº2013 – 14-08-15

…………………………………………………..

No investigan al violador sino a la juez Afiuni

Las reacciones de las autoridades ante la aparición de que la juez María Lourdes Afiuni ha sido víctima de una violación en el INOF, son que la persona por investigar y eventualmente acusar es ella, no los que la agredieron. Estos son los detalles.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

María Lourdes Afiuni, cuando se encontraba recluida en el INOF.

María Lourdes Afiuni, cuando se encontraba recluida en el INOF.

El caso de la juez María Lourdes Afiuni, detenida desde hace casi 3 años por una decisión que despertó la condena internacional, vuelve a la palestra pública  por la publicación de un libro donde confiesa que fue violada en elInternado Nacional de Orientación Femenina (Inof).

Las penurias vividas  en prisión fue contado por la propia jueza al periodista Francisco Olivares, para la obra Afiuni. La Presa del Comandante”

La magistrada  destapa el caos de la única cárcel de mujeres, que tampoco se salva de la crisis penitenciara, marcada por la anarquía y el  hacinamiento.

Revela en el libro agresiones, existencia de pranes y hasta abuso sexual. En lugar de investigar las denuncias, las autoridades quieren demandarla por difamación.

Afiuni narra como fue agredida y violentada, mientras las autoridades del penal, responden llamándola mentirosa y amenazando con denunciarla por vilipendio.

El gobierno quiere lavarse las manos

Semejante drama causó rechazo en todos los sectores de la vida nacional del  país, menos en el gubernamental.

Refiere una nota de prensa del Ministerio de Prisiones que la Directora de la Región Centro –Occidental del Mppsp y directora del Inof durante los años 2009 y 2011, Isabel González,  declaró: “Somos los primeros interesados en que se aclare esta situación e informamos que solicitaremos el inicio de un procedimiento penal, civil y administrativo por difamación e injuria”.

Por su parte, la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, aclaró que el Ministerio Público no realiza ninguna investigación sobre la presunta violación de la jueza María Afiuni, durante su reclusión en el Inof.

“El Código Orgánico Procesal Penal (Copp) señala en el artículo 26 referido a los delitos enjuiciables establece que esos delitos proceden a la investigación cuando lo requiere la parte afectada”, dijo.

Al respecto,  Ivette Lugo, presidenta del Colegio de Abogados de Caracas, y Tamara Suju, presidenta de la organización Nueva Conciencia Nacional, fueron al Ministerio Público para solicitar formalmente que se inicie la investigación de la violación de la que fue víctima Afiuni .

-A la fiscal Luisa Ortega Díaz le aclaramos que es un error decir que Afiuni tiene que denunciar. El Ministerio Público tiene que proceder de oficio porque además los hechos sucedieron dentro de una cárcel, donde Afiuni estaba bajo la custodia del Estado, señala Lugo.

“La fiscal sólo lee lo que le interesa: Recuerde, fiscal, que el Código Penal dice que cuando ese delito es cometido contra una persona que está bajo la tutela de un órgano público, se debe proceder de oficio”, precisa la dirigente gremial.

El artículo 379 del Código Penal, refiere Lugo, establece que en los casos de violación se procederá de oficio “si el hecho se hubiere cometido con abuso del poder paternal o de la autoridad tutelar o de funciones públicas”.

El penalista Alberto Arteaga, que también estuvo en la Fiscalía, explicó que en el artículo 95 la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia se establece que la violencia sexual contra una mujer es un delito de acción pública.

La violencia psicológica, el hostigamiento, la amenaza, el acoso sexual, la violencia laboral y la ofensa pública por razones de género son los delitos que según dicho artículo, deben ser denunciados para poder investigarlos.

Las denunciantes también consignaron un ejemplar del libro en el que Afiuni indica que la violaron.

“El presidente es culpable de lo sucedido”

La familia de la juez Afiuni, no supo hasta ahora de las penalidades por las que paso. “Por recomendación de psiquiatras se optó por no revelar algo que al ventilarse públicamente se convierte en una segunda violación, pero de lo cual sabía hasta el mismo Chávez. El presidente es el culpable de lo sucedido”, asegura el abogado defensor de la jueza José Amalio Graterol.

Afiuni, de 46 años, fue detenida el 10 de diciembre de 2009 acusada de facilitar la fuga del país, presuntamente ese mismo día, de Eligio Cedeño, un empresario crítico de la política de Chávez, que llevaba tres años detenido sin juicio bajo el cargo de efectuar operaciones cambiarias ilegales.

Chávez aseguró el 11 de diciembre de 2009 que Afiuni era una “bandida” que se había aliado a abogados, alguaciles y secretarias del tribunal que dirigía para facilitar la fuga del banquero y empresario Eligio Cedeño.

Chávez remarcó entonces que Afiuni debía ser condenada a la pena carcelaria mayor, que en Venezuela es de 30 años de presidio.

Tras su paso por el Inof, la jueza pasó a arresto domiciliario en febrero de 2010, con presentación semanal a los tribunales y prohibición de dar declaraciones a la prensa.

Según el relato de la jueza a Olivares, fue “abusada sexualmente en la cárcel”. También que fue víctima de otras presas que le propinaron golpizas y la atacaron con armas blancas.

“A mí me sacaron el útero, pero me encontraron seis miomas. Yo tuve una pérdida en el penal”, dice la jueza en el libro, donde sostiene que Chávez estaba al tanto de la situación, no así su familia.

El abogado destaca que ahora Venezuela al ser parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU está en la obligación de acatar las resoluciones de ese organismo.

Precisa también, que corresponde a la Fiscalía iniciar una investigación, al ser ahora un hecho público, notorio y comunicacional.

Dice estar “a la espera de que los organismos del Estado se muevan en torno a la investigación” en la que deberían “desengavetar la denuncia hecha el 8 de noviembre de 2010 contra la entonces directora del penal por maltrato al detenido y omisión de socorro”.

Graterol afirma que el silencio mantenido en torno a estos hechos fue decidido por los defensores en virtud de recomendaciones de psiquiatras, pero que el presidente Hugo Chávez tenía conocimiento de la situación a través de comunicaciones privadas que se le hicieron llegar y de las que consta fueron recibidas.

El abogado exhorta a la Defensoría del Pueblo “a que se dirija al INOF y clausure la sala de castigo denominada El Tigrito”, por cuanto su uso sería violatorio de los derechos humanos de las internas.

Mientras, la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, desestimó  las denuncias de abuso contra la jueza Afiuni en el Inof.

“Eso que ella ha escrito, relatado supuestamente a su abogado, es una vil patraña, donde además se da el lujo de señalar que el Presidente estaba al tanto de estos abusos”, señaló Varela.

Graterol, ha insistido en las últimas semanas que a pocos días de cumplirse tres años de la detención de Afiuni y tras un año y siete meses del inicio de un juicio que no avanza, porque su defendida optó por no presentarse ante quienes acusa de obedecer órdenes de Chávez, la “única esperanza” apunta a un indulto presidencial.

“Pranes femeninos”

La crisis de violencia, caos, hacinamiento y corrupción penitenciaria parecía no haber llegado al INOF. Las revelaciones de Afiuni sin embargo hacen que ese penal no se aleje tanto de la realidad de los que dominan los pranes.

En el INOF caben 350 reclusas pero conviven más de 900, en evidente hacinamiento. Allí, según Afiuni cuenta en el libro, el control lo ejerce el grupo llamado “Las Machitos”, favorecidas por concesiones de la dirección del penal.

De acuerdo a Carlos Nieto Palma, de la ONG Una Ventana a la Libertad, “hasta hace poco allí no se apreciaba la figura de los pranes femeninos, pero desde hace ya hace 4 o 5 meses, están configurándose figuras similares”.

“La corrupción está presente en todas las cárceles, y la de mujeres no escapa de eso, aunque no está tan acentuada como las cárceles de hombres”, señala Nieto Palma.

A nivel internacional

La International Bar Association (IBA), una asociación mundial de abogacía, ejerce desde hace seis meses de observadora internacional del juicio, que está previsto que se reanude el próximo 28 de noviembre, sin la presencia de la acusada.

El 10 de diciembre de 2013 terminará el plazo en el que la jueza puede permanecer en prisión preventiva, una opción que puede prorrogarse.

Organismos internacionales de derechos humanos, entre ellos Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW), han solicitado a las autoridades venezolanas la liberación de la magistrada alegando que en este caso hay una “indebida interferencia política” por parte del Ejecutivo.

“CORRUPCIÓN ESPIRITUAL”

En febrero de 2011 entrevisté a la jueza Afiuni, cuando se encontraba recluida en el INOF. Ese día, me traslade a casa de la familia para conversar con la madre e hija de la doctora y desde allí, se logró un contacto telefónico con Afiuni. A continuación transcribo el desconcierto de  ella por el delito de “corrupción espiritual” que le habían adosado:

“A mi me revisaron hasta los pulmones y no consiguieron nada. Invocaron algo que se llama “corrupción espiritual” que no existe en nuestra legislación venezolana. Esa es una teoría que existe,  pero que aquí en Venezuela jamás se ha fijado y de hecho ninguna ley, ni la ley contra la corrupción la tiene contemplada como delito. A mi me están aplicando un artículo que es corrupción, que se supone es para quien recibe un dinero, promesa a cambio de irse. Pero cuando la Fiscalía dice no hay dinero, no hay promesa y habla de la “corrupción espiritual” es lo que ha sorprendido a todas las instancias internacionales, cuando siguen la audiencia preliminar y escuchan que la fiscal dice: “Bueno…este… no hay dinero, no hay promesa, pero hay corrupción espiritual…”   se sorprenden, porque ¿cómo puede haber un soborno sin dinero? no puede haberlo y sin promesa y sin contacto. Entonces ¿cómo puedo ir a juicio y demostrar mi inocencia en una corrupción espiritual? Será que tengo que llevar un sacerdote, un exorcista, no entiendo, ¿es mi alma la que está supuestamente corrupta? ¿cómo demuestro eso?”

FUENTE: Revista Zeta Nº1881 – 30-11-12