Enfermos crónicos dejados sin medicinas

Crece la lista de los enfermos crónicos que por falta del medicamento adecuado empeoraron y pueden morir.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. / @guti21

Mas de 300 mil pacientes crónicos corren riesgos que van desde recaídas y lesiones de por vida hasta la muerte,  debido a la escasez de 95% de medicamentos en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), según Francisco Valencia presidente de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida).

Enfermedades  como el Cáncer, Esclerosis Múltiple, la HemofiliaLupus,  ParkinsonTrasplanteColitis UlcerosaHipertensión Pulmonar y Hepatitis, requieren medicamentos de costo muy elevado, por lo cual pacientes con estas patologías dependen del IVSS, pero el ente gubernamental no da respuesta, solo dice “no hay”.

Según Codevida, hay 3.500 trasplantados en riesgo de muerte por ausencia de inmunosupresores. Y los 1.500 pacientes de diálisis peritoneal están a la espera de los insumos, recordemos que el presidente del IVSS Carlos Rotondaro aseguró que sí había.

Los kits para la diálisis peritoneal no llegan desde abril. La escasez hizo que César Viera, de 58 años de edad, falleciera el 20 de junio en Barquisimeto.

Otra niña, de 6 años de edad, también murió. Sobrevivió desde abril con insumos donados para hacerse la diálisis peritoneal, porque no calificaba a la modalidad hemodiálisis, pero al estar 3 meses en el Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga se infectó con bacterias y falleció.

 Diabéticos en riesgo extremo

 La doctora María Yanes, a través de su cuenta Twitter viene denunciando que Venezuela tocó fondo con la crisis de salud, denuncia que es una crisis humanitaria y será irreversible sino se  apertura un canal humanitario.

Yanes, especialmente alerta sobre los insudependientes.  “Niños con comas diabéticos por falta de insumos y medicamentos. Están matando el futuro, sin insulina y sin cintas medidoras de glucosa. Niños y adultos que dependen de la insulina en grave riesgo”.

Por su parte la organización Amigos con Diabetes, señala que se necesitan 6,66 salarios mínimos para poder mantener un mes de control con bomba de insulina. En el país no hay insumos.

También la ONG Organizaciòn Stop VIH, denuncia la escasez de antirretrovirales y otros medicamentos que ponen en peligro la vida de 77 mil personas con VHI.

Las estadísticas que maneja ONU Sida indican que en el país hay 2.500 niños menores de 12 años que viven con VIH, pero son pocas las opciones pediátricas existentes en Venezuela y sus medicinas llegarán, supuestamente,  el 17 de octubre.

Han muerto cuatro niños por contaminación con bacterias en la unidad de diálisis del Hospital J. M. de los Ríos. Aún no se resuelve esta situación y hay 12 niños más en riesgo de muerte. MP pidió cerrar la unidad de Nefrología por la grave contaminación.  (@guti21)

 

FUENTE: Revista ZETA 21/07/2017

………………………………………………………

 

 

Anuncios

Permanece la angustia de enfermos renales

El presidente del Seguro Social (IVSS), Carlos Rotondaro, desmintió en un Tweet que hizo divulgar en todos los hospitales a su cargo “la información que aparece en revista Zeta N°2102 de fecha 09-06-17 donde informa la suspensión de diálisis peritoneal” (Tweet del 9 de junio). En el mencionado artículo Zeta ya informaba, que según Rotondaro no hubo tal suspensión. Desde esa fecha, pasó una semana y la angustia de los enfermos permanece viva.

Por Aída Gutiérrez H. / @guti21       

“Cuando tienes un programa que no le suministras equipos por durante 3 meses es prácticamente una suspensión, no tienes que decretar para que sea así. Los pacientes de diálisis peritoneal llevan 3 meses sin recibir insumos,” enfatiza Francisco Valencia, presidente de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y a la Vida (Codevida), en respuesta al presidente del IVSS, Carlos Rotondaro quien insiste en desmentir dicha situación.

La empresa Dialysis Care de Venezuela envió el 12 de mayo un comunicado que advierte la falta de material para la realización de diálisis peritoneal en toda Venezuela. Al respecto, Valencia refiere la misiva de Daylisis Care, proveedor de los equipos, donde se anuncia  la suspensión del programa. “Muchos pacientes fueron notificados de esa situación y empezaron a llamar a Amigos Trasplantados y a Codevida. También fueron suspendidos los trasplantes de órganos, esto  lo notificó Fundavene”.

-A diferencia del año pasado, que habían intermitencias graves, lo que estamos viendo ahora son ausencias absolutas por tiempos prolongados. Son 1.500 pacientes con urgencia de diálisis peritoneal, a nivel nacional. Estos pacientes están condenados a muerte, muchos están utilizando líquidos vencidos.

-Hay otra alternativa para estos pacientes, que es la hemodiálisis. Pero por ejemplo, en Venezuela hay una sola unidad de hemodiálisis infantil en el país, en el Hospital JM de Los Ríos, que está contaminada. En el interior del país hay niños que usan la peritoneal y él (presidente del IVSS) pretende que los niños se muden a Caracas para recibir hemodiálisis y eso está colapsado.

De acuerdo a una fuente del JM de Los Ríos, aun sigue contaminada el área de diálisis, sólo limpiaron el tanque de agua. Están operando cambiando catéter, no se dan abasto con los pacientes locales.

-Pero lo más grave –continua Valencia- es que él (Rotondaro) anuncia que se van a quedar con una sola compañía que suministra insumos médicos para la diálisis peritoneal. Son dos empresas con tecnología diferentes: Fresenius y Baxter. Él pretende quedarse sólo con Fresenius, y la mitad de los pacientes están bajo la tecnología de Baxter, entonces ¿qué va a pasar con esos pacientes?

Testimonio

María espera por un trasplante, mientras usa diálisis peritoneal, aquí su testimonio, desea que su nombre se mantenga en resguardo. “Soy atendida en el Hospital Militar Carlos Arvelo. Para realizar mi tratamiento escogí Baxter. Desde hace 2 meses y medio no recibo el Kit: bolsas, tapones, tapa bocas, pinzas, etc. Ingresé al programa de diálisis peritoneal en octubre 2016, aunque los pedidos no llegaron puntuales más o menos íbamos sorteando. El último lo recibí el 3 de abril, luego la empresa me llamo y me dijo que no me iban a enviar el material “porque no nos aprobaron las divisas”. La irresponsabilidad de Rotondaro es muy grande y pone en riesgo a muchas personas, desde niños hasta ancianos. Ningún enfermo renal sobrevive sin diálisis. Otro detalle de Rotondaro: nos tiene sin  Venofer y sin Heritopoyetina”.

Por otro lado, Valencia denuncia la escasez del 90% en los medicamentos de altos costo que proporciona el Seguro Social. “Tenemos un colapso de salud, el gobierno no tiene la capacidad de solventar esta situación, pero tiene los mecanismo que pueden ayudar a resolverla, como las organizaciones internacionales. Rotondaro dijo que en una semana llegan los insumos, ojalá que sea verdad. Estamos en una crisis humanitaria de salud, que se niega en reconocer”. (@guti21)

FUENTE:   Revista Zeta N°2103 – 16-06-17

 

 

¿Medicinas?: ¡NO HAY!

MedicinasNoHay

 

La carencia de fármacos ha llegado en Venezuela a un nivel que se transforma en emergencia nacional y afecta principalmente a las personas cuya vida depende de una medicina de toma diaria, pero que no se consigue.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

La escasez de medicamentos en Venezuela continúa de mal en peor. Los ciudadanos peregrinan diariamente de farmacia en farmacia solicitando desde lo más común como el Aceteminofén (chicungunya y dengue), hasta los más específicos como Adalat Oros 20mg (tensión arterial), o Daflon 500mgr (para la circulación).

Jorge Herrera, farmacéutico y dueño de un establecimiento en el Este de de Caracas precisa que no se consigue medicamentos para los hemofílicos ni para los diabéticos. Tampoco pastillas anticonceptivas, ni vitaminas para las embarazadas. No hay hipertensivos,  antibióticos, albúminas, anticonvulsivos, Ibuprofeno y antiinflamatorios.

Asimismo el experto informa que las medicinas para las fases maníacas de pacientes con trastornos psiquiátricos y bipolar, antidepresivos, medicamentos para desorden de ansiedad social y tranquilizantes, son algunos de los medicamentos que están escasos. Apunta que  “los pacientes esquizofrénicos son los más afectados con esta realidad”.

El carbonato de litio, Wellbutrin, Sesaren, Efexor, Clozapina, Olanzapina, Quetiapina, Risperidona, Ziprasidona, son los más buscados en las farmacias, sin embargo no se consiguen.

Emergencia sanitaria

Por otra parte, empleados de farmacias aseguran que los pedidos que reciben de las droguerías son cada día más escasos. En el caso específico del Acetaminofén refieren que se les despachan solo entre 20 – 25 cajas semanales y que tienen más de un mes que no reciben ninguna presentación del producto para niños. ”Cuando nos llegan los medicamentos se acaban en cuestión de minutos…”

Es importante resaltar que esta situación se repite en todos los estados del país. Los trabajadores reiteran que las medicinas sólo duran medio día en los estantes.

En este sentido el farmacéutico Herrera expresa: “En este momento existe en el país una emergencia sanitaria en relación con la escasez de medicamentos y escasez de insumos médicos y quirúrgicos. Tenemos cifras de la Federación Farmacéutica Venezolana en la cual se expresa una escasez de medicamentos de un 60% en Caracas y un 70% en el interior del país”.

El 12 de noviembre 2014, en su programa matutino por Unión Radio, el periodista César Miguel Rondón, entrevistaba a una doctora que explicaba las señales de la fiebre Chikungunya y recomendaba vigilar la fiebre, mientras que el fármaco indicado sería el Acetaminofén. Tras un pequeño silencio, Rondón dijo: "Además de que no hay acetaminofén, ayer no conseguí un termómetro". Efectivamente, el termómetro no se consigue en farmacia, pero lo venden los buhoneros en la calle a precio de mercado negro.

El 12 de noviembre 2014, en su programa matutino por Unión Radio, el periodista César Miguel Rondón, entrevistaba a una doctora que explicaba las señales de la fiebre Chikungunya y recomendaba vigilar la fiebre, mientras que el fármaco indicado sería el Acetaminofén. Tras un pequeño silencio, Rondón dijo: “Además de que no hay acetaminofén, ayer no conseguí un termómetro”. Efectivamente, el termómetro no se consigue en farmacia, pero lo venden los buhoneros en la calle a precio de mercado negro.

Según informaciones extraoficiales, se ha conocido que el Gobierno ha estado importando medicamentos, pero no se conoce su procedencia. El especialista denunció que los medicamentos que serán distribuidos en la red pública, no cuentan con la permisología correspondiente.

Farmacias del IVSS

Una opción para los adultos mayores jubilados, a quienes la pensión no les alcanza para comprar sus medicinas, es ir a  las farmacias del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) porque los remedios se distribuyen gratuitamente, sin embargo presentan el mismo problema que los establecimientos privados: una fuerte escasez de medicamentos.

Roberto Torres, de 80 años es diabético, hipertenso y sufre de la circulación. Es jubilado. En la farmacia del IVSS en Los Ruices, muestra sus lágrimas a esta periodista y expresa: “No hay, es la respuesta que desde hace varios meses me dan en esta farmacia. Mi pensión no me alcanza para comprar mis medicinas, tampoco  para comer decente. Vengo desde Guarenas y otra vez perdí el viaje. Tengo solo 30 bolívares en la cartera. No sé que voy hacer, me siento cansado, con mucho malestar y muy débil porque llevo tiempo sin tomar mi tratamiento. Aquí nos iremos a morir de mengua todos los viejitos y también los jóvenes que estén enfermos, porque no hay medicamentos para nadie. Qué tristeza –dice llorando- lo que estamos sufriendo los venezolanos, nunca se había visto en este país una situación tan grave con la salud del pueblo, y lo peor es que parece que nos estamos resignando a morir de mengua o en manos del hampa. Yo estoy viejo, y sé que en cualquier momento podría morirme por la falta de medicinas, a menos que antes viene un malandro y me mata para quitarme las cuatro lochas que recibo de pensión…”

Aura Gonzales tiene 75 años, expresa  que cada vez que acude al Seguro Social pierde el viaje. “Presenté tres órdenes de medicamentos pero no me despacharon ninguno. Sufro de arteroesclerosis y necesito medicamentos para la circulación de la sangre”.

“Le exijo al gobierno que cumpla sus obligaciones con el pueblo, ya que el poco dinero que mensualmente deposita el Seguro Social en mi cuenta no me permite comprar las medicinas en farmacias privadas, si lo hago dejaría de comer”, manifiesta la señora Ana con lágrimas en sus ojos.

Historias como las anteriores también se pueden escuchar en cualquier farmacia a lo largo y ancho del territorio nacional. Aunque, según  las personas que vienen del interior a comprar a Caracas, aseguran que la escasez en otras regiones de Venezuela es mucho peor que en la capital.

En 2015 la escasez será peor

El doctor José Alvares, es miembro del Colegio Farmacéutico del Área Metropolitana de Caracas. Informa a título personal que “la escasez se prolongará hasta el año que viene, pues la mayoría de los laboratorios farmacéuticos comienzan a cerrar operaciones a partir del 15 de noviembre, ya que sus casas matrices a nivel mundial también cierran operaciones porque toman esas últimas semanas del año para hacer mantenimientos mayores de todas sus plantas”.

Precisa que la escasez de medicamento se mantiene entre un 60% a 70%. Refiere que hubo un aviso del Ejecutivo nacional en el que informaban a la población, que hace 10 o 15 días entró una cantidad importante de medicamentos provenientes de convenios entre Venezuela y China, Cuba, e India.

“Pero –aclara-  como ellos mismos manifestaron, esos son medicamentos que van a la red de salud pública, llámese CDI y algunos hospitales del Gobierno”.

Añade que “no se ha podido solucionar la importación adecuada de la cantidad de medicamentos para el área privada y vamos a tener fallas en la mayoría de los medicamentos”.

Sin anestesia

Por otra parte, el médico José Manuel Olivares, quien labora en el  Hospital Clínico Universitario de la UCV, dijo la semana pasada  por RCR 750 AM, en el programa al mediodía que él conduce junto a la periodista Elvimar Maraima,   que en dicho hospital no hay anestesia. Y que existe una lista de cinco mil pacientes en espera para operarse. Contó que fue testigo como la gente desesperada llora y ruega por ser atendida. “Se trata de un espectáculo dantesco”.

Destacó también que el gobierno realizó una disminución gradual en la inversión en salud, lo que a su juicio demuestra por qué los hospitales en el país están en mal estado.

Olivares precisó  que hasta ahora el gobierno ha invertido 100 millones de dólares para la dotación de material médico quirúrgico en los centros de salud públicos y privados, lo que significa una reducción de más de mil millones de bolívares en la inversión para la salud.

Denunció que les ha sido difícil diagnosticar la chikungunya porque no hay fármacos ni reactivos. “Dios nos guarde que llegue alguien del África con el virus del Ébola porque no hay capacidad de enfrentar este virus de rápida propagación”, dijo. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº1977 – 14-11-14

…………………………………………………………

 

 

“Un salario de hambre”

SALARIOS-bajos

 

La inflación afecta el salario real y los ingresos de todos los estratos sociales, en especial de los más pobres, por lo que el  segundo aumento del salario mínimo mensual,  no va a ayudar a compensar la inflación que registran los alimentos,  que alcanzó casi 40 % entre enero y julio  de este año.  

Por AÍDA GUTIÉRREZ H

En Venezuela, desde el 1° de septiembre entró en vigencia el segundo aumento del salario mínimo mensual para los trabajadores, establecido en 10%, con lo que el sueldo más bajo en el país se ubica en 2.702,73 bolívares. De esta manera la jornada diurna se sitúa en 90,09 bolívares.

Este nuevo monto del salario mínimo también implica el incremento de las pensiones y jubilaciones de la Administración Pública y del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

La inflación carcome el bolsillo

El economista Rogelio Calzadilla considera que “el aumento salarial no tiene ningún impacto, porque es ínfimo para lo que es la inflación en el país.  Aunque  cualquier  aumento para los efectos del asalariado es bueno, así sea mínimo”.

Este aumento no va a ayudar a compensar la inflación que registran los alimentos, que alcanza casi 40 % entre enero y julio. A esto se le  añade el problema de la escasez y las señales de que la inflación no va a disminuir en los próximos meses o años.

Explica Calzadilla que la razón de que  la cesta básica se ubique en un valor más elevado en relación al sueldo mínimo, se debe a que los bienes que requiere el venezolano siguen siendo relativamente más escasos que la mano de obra.

-Esto repercute en que la demanda de alimentos de la canasta básica sea mayor que la de mano de obra a salario mínimo, por eso resulta común que sea más elevada la cantidad de personas con este sueldo que lo que se adquiere con él, -dijo.

-Cuando se compara el salario mínimo en Venezuela en dólares se vuelve sal y agua, porque la economía en el país no está ajustada al tipo de cambio real.

Apunta el experto que “no se debe olvidar el efecto corrosivo sobre el salario de la devaluación de la moneda ocurrido en  febrero de este año. Ya van cuatro devaluaciones en 10 años”.

La promesa de 3 alzas salariales

El pasado 1 de mayo el Ejecutivo Nacional anunció un alza salarial de manera fraccionada, en 3 tandas. Ese mismo mes se aumentó 20%, ubicándolo en 2.457,02 bolívares, para septiembre se establecería un 10% más, lo que se traduce en 2.702,73 bolívares y en noviembre vendría un incremento entre un 5% y 10%, de acuerdo a la información contemplada en la Gaceta Oficial Nº 40.157.

El pasado 30 de abril, el presidente Maduro, en asamblea de trabajadores, anunció que el ingreso mínimo promedio debía ubicarse a finales de este año entre 3.976 a 4.111 bolívares, y se aplicaría 20% en mayo y 10% en septiembre.

Tal y como lo anunció Maduro, el reajuste salarial se realizaría en tres tandas: la primera del 20% el cual el pasado primero de mayo, 10% a partir del 1 de septiembre y con una posibilidad de un nuevo aumento de entre 5 y 10% el 1 de noviembre.

El salario mínimo no rinde

 En busca de leche en polvo,  Zeta acompaña a las amas de casa y reproduce sus comentarios sobre el aumento salarial.

Lorena González : “En mi casa entran dos sueldos mínimos y la suma de los dos ni siquiera nos llega al fin de mes, y vivo con mi hija y mi esposo en casa de mi madre hacinados en un cuartico, no pagamos alquiler. Nosotros nos sacrificamos en la comida para poder satisfacer las necesidades de nuestra hija que está estudiando. Por ejemplo, yo deje de comer queso porque es muy caro, la leche, cuando la logramos conseguir, es solo para la niña y mi madre. Esto es un sueldo de hambre…”

 Carmen García: “El salario mínimo no rinde para nada, no alcanza para hacer un buen mercado y menos para alimentar una familia de 4 personas. Ese aumento lo que da es risa. En este país no se puede comprar medicinas, ni ropa, ni zapatos. Todo está carísimo. Y ni pensar en salir a pasear con los chamos…

Rosario Hernández: “Ese aumento no es nada en comparación como están de caros los artículos de primera necesidad. Ayer fui hacer mercado y gasté cerca de 2.000 bolívares en sólo frutas y verduras. Leche no hay y un kilo cuesta 65 bolívares. Todo está carísimo. La inflación se come el sueldo. La situación económica de este país es insostenible”.

Carlota Rivero: “Cada semana los precios aumentan y parece que los sueldos bajan.  Ese incremento es una tontería, no se equipara con la  inflación que nos está matando ya sea de hambre o de mengua; porque si estás enfermo, las medicinas son incomprables. No faltará mucho tiempo para que los ciudadanos empiecen a desnutrirse y hasta morir por falta de alimentos. Los artículos de la cesta básica, primero que no se encuentran y segundo, cuando los consigues son muy caros.”

Antonia Castillo: “Ese aumento es irrisorio y el sueldo mínimo sólo sirve para pagar pasajes y comprar 4 productos en el mercado, no rinde… Mientras no congelen los artículos no vale la pena un aumento, tienen que congelar los precios para poder sobrevivir con lo que ganas. Qué hacemos con un incremento del 15% si te aumentan los artículos entre un 50% o un 100%. Es peor el remedio que la enfermedad”.

 Inflación vs salario real

La inflación afecta el salario real y los ingresos de todos los estratos sociales; en especial de los más pobres. En 2013, la variación de los precios atenta, nuevamente, contra la capacidad de ahorros de los venezolanos.

Según el informe del Banco Central de Venezuela (BCV), el índice de precios al consumidor acumuló un incremento del 29% que contrasta con el 8,6 % de igual período del año pasado y supera el 20,1% registrado en todo el 2012.
Mientras, la variación anualizada correspondiente a julio se ubicó en 42,6%, superior a la tasa de 19,4% observada en julio del 2012.

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística (INE) arrojó en su informe del mes de julio que la Canasta Alimentaria Normativa se ubicó en Bs. 2.779, 21 bolívares, monto ya superior al del salario mínimo que entró en vigencia.  Por el contrario, el Cendas, (Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros), indicó que el precio de la Canasta Básica Familiar en julio de 2013 llegó a 12.257,73 bolívares, sobrepasando el salario mínimo en 156, 12 %.

Trabajadores de Pdval exigen aumento

Por otro lado, los representantes de los Comités de Trabajadores Socialistas (CTS) de Pdval se reunieron la semana pasada en Miraflores con el presidente de la red, Iván Bello, y Gustavo Cabello, de la junta directiva, quienes les informaron que no habría aumento salarial hasta enero de 2014.

Los trabajadores rechazaron la propuesta de la empresa, que oscila entre 6% y 14,29%, para esa fecha, y exigen que el ajuste se haga acorde con la inflación.

“Estamos en desacuerdo con la propuesta porque no se ajusta con la inflación. Queremos una nueva propuesta pero para este año, no para enero”, expresó uno de los voceros.

Durante la reunión, los directivos de Pdval argumentaron que no están en capacidad de ofrecer un porcentaje de ajuste mayor debido a que la empresa atraviesa por problemas financieros.

“Ellos argumentan la quiebra de Pdval. Dicen que no es sustentable. Si eso es así por lo menos debería haber abastecimiento total porque bastante dinero que el Presidente le ha dado a Pdval. El último desembolso fue de 250 millones de bolívares y hasta hay un plan de expansión. Entonces a qué juegan, ¿dónde están los recursos?”, indicó el trabajador.
(@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº1918 – 06-09-13