La peor economía del planeta

Expresidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luis Mata Mollejas.

Según cifras de la economía venezolana, el expresidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luis Mata Mollejas, considera que el panorama es “el más dramático del planeta”. Ningún otro país del globo tiene una situación tan mala e incluso empeorando todavía más, si seguimos con los mismos gobernantes. Están son las cifras sin anestesia.  

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. /@guti21

La situación económica de Venezuela es la más grave del mundo, así lo asegura el ex presidente de la Academia  Nacional de Ciencias Económica, Luis Mata Mollejas. “Para el 2017 tenemos el peor panorama y el más dramático  del planeta. Si se mantiene para este año las mismas condiciones políticas, si esto no cambia y si seguimos bajo el dominio de los mismos gobernantes, la tendencia es ir empeorando cada vez más, no hay límites, podemos estar todavía peor.”

En relación al aumento del salario en 50% promulgado por el Presidente de la República, el académico advierte que  va incidir mucho más en la inflación. “Los países que han seguido la ruta de aumentar los salarios cuando la producción cae o es importada se van inmediatamente a la ruina, por lo tanto es una barbaridad, las malas decisiones se toman cuando se tiene prisa, por desesperación…”, sentencia Mata.

Venezuela  es el único país que decrece

La delicada situación descrita por el académico, la sustenta en cifras. Refiere los índices de desempleo en el país en comparación con otros países.

-La tasa de desempleo esperada para Venezuela en promedio  en 2017 es 7,3%, pero esa cifra es mucho más alta porque tenemos casi un 50%  de subempleo. Por lo cual, la tasa real debería ser por lo menos de 15%. El 7,3% lo indican las revistas internacionales, como por ejemplo The Economist, pero ellos no consideran el subempleo en sus datos.

-Comparemos –continua Mata- esa cifra con Brasil que está muy mal, pero después de nosotros con un 13% de desempleo. Luego para hablar de los países petroleros está Arabia Saudita que tiene 5,6%; Rusia 5,6%, y Noruega que es el otro petrolero tiene 4%. Esto quiere decir que somos el peor país del mundo en cuanto a desempleo se refiere. Por su parte Estados Unidos tiene 4,7% y China 4,5%.

Luego Mata Mollejas habla del crecimiento del Producto Interno Bruto. “Venezuela  es el único país del mundo que decrece, en un 5,5%. Por ejemplo Arabia Saudita crece 0,8%; Noruega crece 1,8%. Los industriales si crecen: Estados Unidos  3,6%; China 7%  y Rusia 3%.”

-En cuanto a la inflación, el Fondo Monetario Internacional estima para 2017,  1.600% , que es una barbaridad. Pero una estimación más sensata sería  la  The Economist con 570%. Cuando el resto de los países tienen una inflación de apenas  de un digito, nosotros tenemos tres dígitos. Estamos muy mal, en el foso.

-El déficit fiscal en Venezuela también es el más grande del mundo, se espera para 2017 casi un 20% . En cambio Brasil tiene un déficit del 7% que es muy alto; los EEUU 3,5%; Arabia Saudita 7%. Y los intereses de la Deuda Pública también son los más altos del mundo. Eso llega a dos dígitos, cuando los demás países llegan a uno sólo. Tenemos el peor panorama del mundo para 2017, el más dramático. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta , 7 de julio de 2017

…………………………………………………

Colapso económico para 2017

Según pronóstico del economista Luis Mata Mollejas,  ex presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas: en 2017, si  no hay un cambio de modelo que pase por un cambio político, se avecina una catástrofe económica para Venezuela. “Todavía se puede caer más bajo, estar peor, no tiene límite, es infinito…” -advierte. 

Foto Efecto Cocuyo

En 2017 mas pobreza y miseria para Venezuela. (Foto Efecto Cocuyo)

Por Aída Gutiérrez H. / @guti21

“No será con créditos internacionales que la economía se recuperará. La recuperación sustantiva requiere la orientación de la industria petrolera hacia la exportación de derivados”, así es el alerta que el economista Luis Mata Mollejas expresa en entrevista exclusiva para Zeta.

El ex presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económica y Coordinador del Doctorado de Economía de la Universidad  Central de Venezuela, analiza la situación de la economía y ofrece soluciones a la dramática crisis que vive el país.

Considera que  los venezolanos no tendrán un feliz 2017 ya que es posible que termine  como el anterior: “con la gente desesperada por encontrar los bienes indispensable; al tiempo que veía como el dinero que había ganado con el sudor de su trabajo se disolvía como agua con sal, o, debiendo desecharlo como papel sanitario usado, en virtud de las disposiciones macroeconómicas tomadas por los dirigentes de la llamada revolución socialista”.

-Hay disposiciones administrativas –explica Mata- que vienen destruyendo el país desde 1999, mediante instrucciones que siguen, al pie de la letra, la idea central del pensamiento político de Vladimir Ilich Uliánov, alias Lenin, según la cual las sociedades se destruyen y las poblaciones se esclavizan al incitar la desconfianza intra-personal, al desmontar las instituciones afines a la libertad e incrementar la incertidumbre en el proceso de intercambio de bienes y servicios, al quitar la estabilidad del valor del patrón de referencia o unidad monetaria. Asunto que afecta a los salarios como remuneración dominante de la participación humana, en el proceso productivo y al enfrentamiento del porvenir  mediante la producción de bienes de capital.

 

Para Luis Mata Mollejas, en 2017, si  no hay un cambio de modelo económico que pase por un cambio político, se avecina una catástrofe  para Venezuela.

Para Luis Mata Mollejas, en 2017, si no hay un cambio de modelo económico que pase por un cambio político, se avecina una catástrofe para Venezuela.

¿Felicidad en 2018-19?

 A juicio del experto, “la población venezolana re-encontraría la felicidad en el lapso 2018-19, si en el transcurso del año 2017, substituyese la cúpula político administrativa, en ejercicio desde 1999, por un liderazgo que entendiese que su principal responsabilidad es propiciar una política económica, que garantice a todos los individuos su desarrollo personal en libertad. Y promueva su capacidad específica para proveer lo necesario para su sobrevivencia y la de su grupo familia: al poder intercambiar, dentro una atmósfera de mínima incertidumbre, la diversidad de bienes y servicios que requiere el incremento progresivo de bienestar colectivo, de una sociedad en donde los individuos no son autosuficientes.”

Continua Mata Mollejas: “Lo dicho, en el vocabulario que la cultura político-económica corriente admite como comprensible por el individuo promedio, utiliza las expresiones siguientes: gobierno eficiente, ingreso percápita suficiente con capacidad adquisitiva estable y ocupación creciente, que compense el desenvolvimiento demográfico”.

-Para el caso particular de la sociedad venezolana, cuya población crece en los últimos años al ritmo del 1.5% interanual, la auto coordinación debe procurar un  crecimiento del ingreso percápita, deducido el incremento anual de los precios o tasa de inflación, un resultado positivo mínimo alrededor del 4%.

-Atendiendo a los indicadores reales de los procesos económicos, ello implicaría la reducción drástica, a un dígito bajo, del proceso inflacionario del 500% obtenido en 2016; cambiar por una tasa creciente el decrecimiento de -14.2% de la producción; y bajar el desempleo abierto de 7% al 3%, -indica el académico.

-En cuánto a la esfera monetaria, o indicadores nominales, la estabilización del valor del patrón monetario requeriría la conversión del déficit comercial en superávit, o anularlo, tener una balanza de capitales positivas; coadyuvado ese cambio con la drástica reducción del déficit fiscal, situado en 2016 en un altísimo 24.3%; lo cual, al destinarse básicamente el consumo, ejerce presión indebida al alza de los precios y pone las bases para la especulación monetaria al presentar los títulos que lo va presentan como ganadores de interés sin riesgo, aunque el Tesoro público es percibido como insolvente.

Alerta Mata Mollejas: “No será con créditos internacionales que la economía se recuperará. La recuperación sustantiva requiere la orientación de la industria petrolera hacia la exportación de derivados.”

-Habiendo señalado los niveles que deberían alcanzar los indicadores reales y nominales del ámbito macroeconómico, apuntemos, adicionalmente, que la factibilidad  de la substitución del liderazgo político-administrativo, atrapado en la ideología socialista-leninista, parece alta; si aceptamos como indicador de la existencia de una clara conciencia política nacional, los resultados de los sondeos relativos a la opinión que la población tiene sobre la apreciación de la eficiencia y eficacia de la gestión administrativa del liderazgo político en funciones de gobierno.

Al respecto, menciona los encuestadores de opinión pública Venebarómetro y Keller y Asociados: “En relación a los sondeos del primero la apreciación negativa provendría del 84.7% de la población y según Keller  provendría del 93% de los encuestados”.

“Como conclusión pareciera entonces conveniente considerar y discutir, con carácter de urgencia, la proposición de salida política presentada por Luis Ugalde de la Universidad Católica Andrés Bello, recogida por la revista Zeta del 16 de diciembre de 2016 y las señaladas por mí en la misma publicación, como corrección del rumbo a seguir por PDVSA a la luz de las nuevas tendencias internacionales, para mejorar sustancialmente los desastrosos resultados macroeconómicos del 2016”, destaca Mata Mollejas. (@guti21)

Fuente: Revista Zeta – Enero 2017

 

 

 

 

La voz del optimismo

El doctor Luis Mata Mollejas en el bautizo de su libro "Riquezas y miseria: Límites del poder".

El doctor Luis Mata Mollejas en el bautizo de su libro “Riquezas y miseria: Límites del poder”.

Con motivo del bautizo de su último libro “Riqueza y miseria: Límites del Poder”, en los espacios de El Nuevo País y Zeta, el ex presidente de la Academia de Ciencias Económicas y una de las voces más respetadas en la materia, el profesor Luis Mata Mollejas, sorprendió a la nutrida asistencia al esbozar un mensaje lleno de optimismo.

 Por Aída Gutiérrez H. / @guti21

 “¿CÓMO recuperar  para la Venezuela de hoy una senda de crecimiento sostenido de la actividad económica y del empleo”?, es la pregunta que plantea el recién bautizado libro.

El autor, Luis Mata Mollejas es Coordinador del Doctorado de Economía de la Universidad Central de Venezuela. Miembro individuo de número y ex presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas. Ha publicado más de 30 libros, que han sido lectura obligada para estudiantes y economistas.

Otra obra más se suma a su larga lista: Riqueza y miseria, Límites del Poder, editada por la Fundación Alberto Adriani  y con el prólogo de Jurate Rosales, Directora de Zeta. El bautizo de la obra, tuvo efecto en los espacios de la revista  Zeta y El Nuevo País, el 19 de julio.

El mensaje optimista de  Mata Mollejas sorprendió a los presentes que llenaron el recinto a tope y más allá. Expuso un discurso que rompía con todas las voces agoreras que no ven salida a la grave situación por la que atraviesa Venezuela.  “Desde el ángulo que utilizo para evaluar las circunstancias socio-políticas del país venezolano y del continente latinoamericano, son especialmente venturosos, en clara oposición al pesimismo y desaliento que caracteriza a la opinión pública”.

Dijo que la noche es más oscura minutos antes del amanecer la noche es más oscura, comentario que usó para definir la situación venezolana, la cual a su juicio, pronto tendrá una salida ya que se avecina una implosión política.

El bautizo con el autor Luis Mata Mollejas, en la gráfica, de izq. a derecha, Graciela Requena, Jurate Rosales Directora de Zeta , el autor Luis Mata Mollejas, Mitzy Capriles de Ledezma, Pola Ortiz Vicepresidenta de la Academia de Ciencias Económicas y directora de la Fundación Alberto Adriani, Aixa López y la periodista Aída Gutiérrez.

El bautizo con el autor Luis Mata Mollejas, en la gráfica, de izq. a derecha, Graciela Requena, Jurate Rosales Directora de Zeta , el autor Luis Mata Mollejas, Mitzy Capriles de Ledezma, Pola Ortiz Vicepresidenta de la Academia de Ciencias Económicas y directora de la Fundación Alberto Adriani, Aixa López y la periodista Aída Gutiérrez.

Autoridad moral

En las palabras de bienvenida,  Jurate Rosales, directora de Zeta llevó un mensaje de parte de  parte de Rafael Poleo, editor y cabeza de las publicaciones de El Nuevo País y Zeta: “Es un honor para esta casa que vive para servir el país, albergar la obra de un autor con la autoridad intelectual y moral de Luis Mata Mollejas.”  Rosales agrega, que lo más grande en este momento en Venezuela es la segunda palabra: autoridad moral, porque hace mucha falta y se aprecia mucho más ahora que en el pasado.

Jurate Rosales, directora de Zeta dando las palabras de bienvenida.

Jurate Rosales, directora de Zeta dando las palabras de bienvenida.

Secuencia de implosiones

 El profesor Mata considera que la implosión económica se relaciona con los índices de inflación y desempleo y la implosión política con el deterioro de la confiabilidad y legitimidad  de las alianzas.

Señala que “la profundidad de la crisis que nos atosiga no deja lugar para las dudas, al respecto de las decisiones colectivas que debemos tomar, ni de los apoyos que nos brindan las interacciones causales entre las circunstancias culturales, psicológicas, económicas y políticas del presente siglo; lo cual llamamos secuencia de implosiones.”

“De allí que, para el análisis de la interacción entre circunstancias económicas y políticas, nuestro ensayo señale como válida, para entender el caso venezolano, en particular, y para el latinoamericano en general, la hipótesis derivada de la experiencia universal, según la cual las implosiones económicas, como la que vivimos actualmente, llevan, más temprano que tarde, a la implosión política; sin que necesariamente medie el estallido de una violencia social indeseable, por los altos costos en vidas humanas que pueden generar”.

Considera que el comportamiento colectivo o social, no tiene que depender de liderazgos mesiánicos, aleatoriamente iluminados por justificaciones míticas o simplificaciones ideológicas.

Régimen parlamentario vs presidencialismo

Condena el autor, “la opción tomada para organizar las sociedades políticas latinoamericanas, según el régimen presidencial-bonapartista, en lugar del régimen  parlamentario, al desechar la rica experiencia europea en su lucha contra los absolutismos políticos, particularmente la británica, que fue la primera en estatuir el régimen parlamentario”.

Sostiene que “adoptar el presidencialismo  bonapartista fue una circunstancia nefasta, como lo demostró, hasta la saciedad, la historia latinoamericana del siglo XIX hasta nuestro tiempo;  pues el régimen presidencial, anula en la práctica, la división de poderes imaginada por Montesquieu; al fijar lapsos electorales demasiados amplios para que la sociedad civil pueda deshacerse, oportunamente y con facilidad, de los gobiernos socialmente ineficaces; como ocurre con la presidencia imperial estadounidense”.

“Debo decir –continua- que la palabra del día es estrechar las alianzas en el seno de la sociedad civil;  y que una vez cumplida la agenda de urgencias políticas, se debe establecer una agenda de asuntos trascendentes, que incluya el advenimiento del régimen parlamentario, como eje de la sociedad política, para derrotar de modo conclusivo al régimen bonapartista-cuartelario y a sus trampas demagógicas”,

“En los momentos que escribimos estas líneas –prosigue su discurso- , el gobierno se niega todavía a reconocer la importancia de establecer la imprescindible y libre colaboración de la sociedad civil; acusándola, cínicamente, de practicar una guerra económica, como excusa increíble de sus garrafales errores de política económica y soslayar así, la concertación que requiere el asegurar la vida cotidiana de la nación, librándola del hambre galopante”.

“Concertación que el gobierno pretende sustituir por disciplina, error grotesco y  trágico cómico, que solo podía nacer de la debilidad racional del imaginario cuartelario; incapaz de entender la complejidad e interacción entre los procesos económicos, psicosociales y culturales y de manejar los riesgos correlativos”

Ronda de preguntas

Concluido el discurso de Mata Mollejas, los asistentes le hicieron preguntas al autor, entre ellas traemos la interrogante de Jurate Rosales:

JR -En su libro se plantea la importancia de la economía, ¿lo considera usted una prioridad por encima de la política?, lo que a su vez implicaría un cambio muy profundo en el desarrollo hasta ahora principalmente de los países de Latinoamérica donde priva la política por encima de la preocupación económica. ¿Cuál es su consejo y pronóstico?

LM – La economía y la política están absolutamente integradas, no hay primero ni segundo, lo que ocurre es que hay elementos visibles en el aspecto económico que es, por ir  a la parte más objetiva: que la sociedad coma. La sociedad tiene que sobrevivir. Cuando la sociedad no come, y creo que nosotros estamos en el grupo de los que todavía comemos (a pesar de que todos hemos rebajado por la dieta a que nos tiene sometidos el régimen, que ha resultado más efectiva que la famosa dieta Scarsdale, de cuando yo era muchacho). Esto señala que todo tiene su indicador que es: si la sociedad esta absolutamente insatisfecha porque no le llega la comida, es una falta económica y la consecuencia será política, hay que botar al administrador que no nos proporciona todos los elementos necesarios para la subsistencia social. (@guti21)

 

FUENTE: Revista Zeta Nº2059 – 22-07-16

 

 

 

 

 

 

 

 

Esquizofrenia petrolera en Venezuela

barril-de-petroleo

El economista Luis Mata Mollejas, habla del negocio petrolero  de Venezuela, según las graves circunstancias político-económicas que atraviesa el país.

 Por AÍDA GUTIÉRREZ H. / @guti21

Luis Mata Mollejas en entrevista exclusiva para Zeta , analiza el panorama petrolero nacional e internacional, desde la producción hasta el consumo. Precisa que “la proporción de las exportaciones venezolanas del comercio mundial en 1970 fue del 13.3%, en contra del 6.0% en 2016; exportaciones que en la práctica reducen los ingresos en divisas en  50%”.

Señala el economista que en los distintos períodos, “se ha dado un incremento anual del consumo y producción de 1 millón de barriles/días entre 1970 y el año 2000; de un poco menos de 1M b/d entre el año 2000 y el 2016, tomando en cuenta la crisis global político-económica iniciada en el 2008, que todavía no concluye y la sustitución por fuentes alternativas.”

-Por eso, -continúa Mata- la estimación de un consumo y producción mundial de 96 M b/d para el 2016 es optimista; mientras que otro con crecimiento mínimo sería de 92 M b/d. En ambos casos la distribución regional a grosso modo, señala que 2/3 de la exportación provendría del Oriente Medio y que aproximadamente un 1/3 tendría un origen compartido entre África y Latinoamérica.

-Esto se corresponde con una caída sostenida de la proporción latinoamericana; que en el caso venezolano conlleva una caída relativa del 50%. En efecto, la proporción de las exportaciones venezolanas del comercio mundial en 1970 fue del 13.3%, en contra del 6.0% en 2016; exportaciones que en la práctica reducen los ingresos en divisas en otro 50%, por los convenios de financiamiento que se tienen con el Caribe y con China.

Las restricciones geopolíticas

El  ex presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas y Coordinador del Doctorado de Economía de la UCV, habla sobre las circunstancias coyunturales del negocio petrolero, lo que denomina “la tenaza dólar/petróleo”.

-El 17 de abril de 2016 el príncipe Muhammad Bin Salman, ministro de petróleo de Arabia Saudita, en ocasión de la reunión en Doha entre representantes de la OPEP y productores no OPEP declaró que un precio de “30$ b/d o 70$ b/d era lo mismo” para el reino saudí. Declaración que sería explicada el 25 de abril de 2016 cuando expuso la Visión sobre el negocio petrolero, para hacer al reino menos dependiente de la exportación de petróleo (o rentismo nacional) al introducirse en el mundo de otros negocios, teniendo como horizonte el  2030.

-La estrategia correspondiente –prosigue Mata-  incluye la eliminación de muchos subsidios y el aumento de los impuestos; pero la medida inicial será la venta de un 5% del capital accionario de ARAMCO para proveer los fondos necesarios del plan, al crear un Fondo de Inversiones Públicas de $ 2 trillones, que sería el sustento de un conglomerado industrial. Este programa producirá un déficit en las finanzas públicas sauditas del orden del 13.5% en 2016.

A juicio de Luis Mata Mollejas, no es probable encontrar apoyo político para reducir la producción del Medio Oriente, para elevar los precios del petróleo en un corto plazo.

A juicio de Luis Mata Mollejas, no es probable encontrar apoyo político para reducir la producción del Medio Oriente, para elevar los precios del petróleo en un corto plazo.

-¿Cómo se explica esta acción dentro de un marco de precios reducidos?

 -Un componente claro es mantener la decisión de no recortar las exportaciones para conseguir un eventual aumento de precios, salvo que Irán emprendiese una acción equivalente. Acción muy poco probable, pues Irán ha previsto realizar un programa de modernización económica, que depende del Banco Mundial y de capitales norteamericanos e ingleses, que a su vez depende del resultado de las elecciones norteamericanas de finales de 2016.

-Así, las estrategias competitivas entre Arabia Saudita e Irán, complementan los enfrentamientos geopolíticos mayores entre los Estados Unidos y la nueva Rusia, por la influencia en el Medio Oriente y de su proyección sobre las relaciones con China, como demandante de energéticos provenientes de los alrededores del Mar Caspio. Asuntos que, como sabemos, se complican al considerar los conflictos religiosos del área.

A su juicio, no es probable encontrar apoyo político para reducir la producción del Medio Oriente, para elevar los precios del petróleo en un  corto plazo.

-Debiendo llamar la atención al respecto de lo que se ha denominado el “componente especulativo de los precios”, relacionados con las transacciones en los llamados mercados de futuros y spot; los cuales toman en consideración la creación de reservas en los países importadores y la oferta potencial de los exportadores.

-Debiendo destacar que los costos de producción de los energéticos alternativos, según los estudios del FMI presentados en diciembre de 2014, señalan un límite de $ 50 b/d para el precio de los petróleos obtenidos en las fuentes tradicionales; nivel que es absolutamente insuficiente para equilibrar las cuentas fiscales venezolanas al haberse reducido el volumen que producen los ingresos disponibles en divisas.

Restricciones geoeconómicas

Asegura Mata Mollejas, que las restricciones surgen del hecho de que los precios del petróleo se fijan en dólares estadounidenses, los cuales constituyen el patrón de referencias del Sistema Internacional de Pago.

-En efecto, al no tener que preocuparse el Banco de la Reserva Federal por acumular otras divisas, ni a la variación del tipo de cambio, para hacer frente a sus obligaciones internacionales, el objetivo de la política monetaria estadounidense atiende a los propósitos políticos domésticos: la variación de su situación interna de desempleo e inflación, con despreocupación por la marcha de la economía mundial.

-Este privilegio no se alteró ni con los convenios de pago al interior de la Unión Europea ni con la acumulación de reservas en dólares por otros países; pues todos deben acumular dólares para hacer frente a sus pagos internacionales.

-El conjunto de la banca central de la  Unión Europea mantiene el 20% de sus activos en dólares; el Banco Central de China tiene el 50% de sus activos en dólares y Arabia Saudita debe mantener el 90% de sus activos en dólares. Así, los diversos países en función de su comercio internacional deben mantener dólares, para evitar la depreciación de su moneda, la inflación correspondiente, el alza de la tasa interna de interés correlativa y la reducción de la inversión reproductiva.

Balance para una Venezuela nueva

Destaca Mata, refiriéndose a Venezuela, que en el inicio del siglo XXI, la sociedad civil cedió a la tentación de prohijar un experimento político autoritario, sin percatase de la fragilidad económica y política.

-Las circunstancias internacionales permitieron obtener, por una década, recursos petroleros abundantes; pero la combinación de ello con un gobierno autoritario, reabrió la puerta al consumo para beneficio de quienes tenían ambiciones de mejoramiento socio-económico con mínimo esfuerzo.

-La corta visión gubernamental sobre los eventos internacionales no previó la caída de los precios del petróleo, por lo cual acentuó el endeudamiento fiscal; además de que la ideología gubernamental no solo suspendió la colaboración con el sector productivo privado sino que lo dislocó, culpando dicho sector de los males asociados a la esquizofrenia gubernamental.

-En consecuencia, invitamos a la sociedad política: gobierno y oposición, a recorrer el camino del trabajo y salir del camino del despilfarro bochinchero de los recursos petroleros, como se hace en la actualidad sobre la ilusa guachafita de encontrar aliados ideológicos, cuando la experiencia internacional ha demostrado, hasta la saciedad, que solo prevalecen la coincidencia de intereses y no las fantasías míticas, -enfatiza Mata. (@guti21)

 FUENTE: Revista Zeta Nº2052 – 03-06-16

 

La incompetencia económica

“En Venezuela todos sabemos el malestar que existe, que se siente ante la inflación galopante que vivimos: 1,5% diario lo que equivale a 560% al año”, explica el economista Mata Mollejas y analiza cómo se llegó a esa situación. Aconseja lo que habría que hacer para enderezar el entuerto.

Por Aída Gutiérrez H. / @guti21

Economista Luis Mata Mollejas: "El gobierno, al decir mentiras es presa de un delirio, un delirio ideológico".

Economista Luis Mata Mollejas: “El gobierno, al decir mentiras es presa de un delirio, un delirio ideológico”.

“El gobierno estuvo confiado en que los controles de precio frenarían la inflación, y lo que logró fue tener inflación reprimida que aumenta la escasez de los rubros básicos. También el gobierno confió en las importaciones para bajar precios, pero eso llevó al desbalance comercial”, señala el economista Luis Mata Mollejas.

Luego de su conferencia llamada “Ilusiones y realidades” en la Fundación “Alberto Adriani”, el jueves14 de abril, Mata Mollejas ofreció una entrevista exclusiva a Zeta para hablar sobre la difícil situación que atraviesa el país y de las soluciones posibles.

Mata Mollejas es Coordinado del Doctorado de Economía de la Universidad Central de Venezuela, profesor titular, ex presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas y miembro de esta prestigiosa institución.

Inflación galopante

-¿Cuál es su percepción de la actual situación económica que atraviesa el país?

-En Venezuela todos sabemos el malestar que existe, que se siente ante la inflación galopante que vivimos: 1,5% diario lo que equivale a 560% al año.

-Para el ciudadano común con ingresos menores fijos, se le hace cuesta arriba adquirir los bienes básicos indispensables.

-Para el empresario, la caída  de las ventas en términos de cantidad, implica reducción de la tasa de ganancias, lo cual imposibilita la inversión reproductiva, aumenta la escasez, ejerciendo presión para la alza de los precios futuros.

-Para los inversionistas con recursos líquidos, la inflación estimula  la preferencia por la especulación cambiaria, lo que eleva el tipo de cambio y la inflación.

-El gobierno –prosigue Mata- estuvo confiado en que los controles de precio frenarían la inflación, lo que logró fue tener inflación reprimida que aumenta la escasez de los rubros básicos, ya que el productor de alimentos, entonces, procura llevar su producción a otro mercado; otro mercado el gobierno lo llama contrabando de extracción.

La escasez de los alimentos es peor cada día.

La escasez de alimentos es peor cada día.

Implosión económica vs implosión política

Continua el doctor en economía refiriéndose a que “el gobierno confió en las importaciones para bajar precios, pero eso lo llevó al desbalance comercial. Esto acabó con las reservas internacionales, aumentó el tipo de cambio, hizo presión  para la inflación.”

-Lo anterior hace que los números de la inflación sean mayores de lo que dijimos. Este panorama sin inversión se llama: implosión económica. Otra forma de decirlo: estancamiento con inflación. Esa implosión económica, es la peor de todas las circunstancias políticas que puede experimentar  un gobierno de cualquier país.

-La implosión económica en todas partes, lleva a la implosión política, ejemplo la Unión Soviética, donde el propio gobierno tuvo que irse, no le quedaba otra alternativa.

Aclara que esta implosión política no necesariamente lleva a la explosión social, ya que para esto se necesita un liderazgo directo y no lo hay aquí en Venezuela.

-El ciudadano está concentrado en su problemática personal, en la búsqueda desesperada de alimentos y medicinas. Está muy agotado con esta realidad, no le permite pensar en otra cosa que no sea resolver la situación familiar.

Colas para conseguir comida. Afirma el economista Mata Mollejas, que "no sólo el gobierno es esquizofrénico económico, sino socialmente inmoral." Considera que el sufrimiento de la gente tiene sus culpables.

Colas para conseguir comida. Afirma el economista Mata Mollejas, que “no sólo el gobierno es esquizofrénico económico, sino socialmente inmoral.” Considera que el sufrimiento de la gente tiene sus culpables.

Destaca Mata Mollejas, “si la explosión social necesita de un liderazgo, la implosión política no. Como ocurrió en la Unión Soviética que el gobierno tuvo que entregar, igual ejemplo lo tenemos aquí en Venezuela el 19 de abril de 1810”.

Advierte que este proceso de implosión política se cumple siempre, pero, lamentablemente, puede durar mucho tiempo para que suceda. “Cuando las alianzas del gobierno se rompan, allí es cuando comenzaría la implosión”, añade el experto.

Para definir el momento que se vive en Venezuela, Mata Mollejas  cita a Montesquieu: “Percibiríamos muy pronto, una espantosa calma, durante la cual se aliaría con las fuerzas que vulneran las leyes”. Reitera,  “vivimos en una horrible calma”.

-El inconveniente de esto, es que tiene que haber un cambio,  pero ese cambio lleva tiempo…

Esquizofrenia económica

A su juicio, como el gobierno no ha entendido el problema, “entonces sufre de esquizofrenia económica”. Se pregunta y responde: “¿qué lleva a una esquizofrenia política?, a regalar los dólares, los recursos del petróleo, que le hacen falta a los venezolanos, eso es un acto esquizoide. Y el lugar de los esquizofrénicos es el manicomio…”

-Esta situación es terrorífica, pero todavía es mucho peor porque ponen los dólares en manos impropias, en manos de especuladores, no sólo el gobierno es esquizofrénico económico sino socialmente inmoral.

-El gobierno al decir mentiras, es presa de un delirio, un delirio ideológico.  Y esto no es nuevo, viene pasando desde el año 2000, se inició con Chávez, -se pregunta- ¿quién es el culpable? los asesores y no hace falta nombrarlos.

Mata Mollejas explica la razón por la cual el modelo económico  del gobierno no funciona, en este sentido se refiere al marxismo como una falacia social y moral.

“La idea básica del marxismo es una falacia, dice que el empresario roba al trabajador   una parte del valor que se encuentra en el precio –se pregunta y responde- ¿por qué es una falacia? Porque el empresario paga al trabajador antes de haber vendido el producto, con sus reales o con dinero prestado, sin saber si el producto va hacer vendido en su totalidad, él estima que lo va a vender. El empresario si no vende sus productos, queda con las deudas y con su inversión que gastó, es por lo que se dice que trabaja a riesgo”.

-El beneficio del empresario es el pago por ese riesgo que está corriendo, entonces es justo y no es ningún robo, sin ese beneficio no hay inversión. El beneficio es justo y necesario.

-Quien no quiera ver eso es un ciego o un ignorante. La “justicia social”, de la cual tanto hablan, no es un concepto económico. El ciudadano debe ser productivo y no acostumbrarse a que le regalen todo.

Recomendaciones a la oposición

Mata Mollejas recomienda a los líderes de la oposición hablarle claro al ciudadano. “Deberían desenmascarar el proceso de falsedades y a este modelo que es un disparate, instaurado desde Chávez”.

-La oposición debe insistir en las denuncias del despilfarro y la regaladera.  Explicar al pueblo que lo que entra por concepto del petróleo, debería ser invertido y no gastado.

Enfatiza que el gobierno para ocultar su equivocación, echa la culpa a otra gente. Por ejemplo, dice que no hay dinero y que estamos mal por culpa de la caída de los precios del petróleo. Y esto es totalmente falso: no hay dinero porque se despilfarraron los recursos del petróleo.

-Desde el 2000 al 2014 por concepto de petróleo, se entregaron $45 mil millones de dólares a Cuba y $50 mil millones de dólares al Caribe. Esto sin incluir lo regalado a Cristina en Argentina, a Evo Morales, a los españoles… Entretanto el gobierno pide prestado más de $100 mil millones de dólares.

-El país está muy mal: el flujo de PDVSA se redujo al 50% y la deuda que tiene el gobierno es impagable, no hay forma de pagarla;  una inflación de más de 500%; las cifras de violencia son escalofriantes, 90 fallecidos por cada 100 mil habitantes, pero el gobierno dice que son 39…

Asegura Mata Mollejas, que “el único límite que se puede alcanzar es con la competencia y la competencia no se logra con la intervención del gobierno, ni con los controles. Urge un modelo alternativo, mercado libre, inversión…” (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº2046 – 22-04-16

…………………………………………………………….

“La recuperación del país no es posible”

InflacionSalarios

El economista Luis Mata Mollejas da su opinión experta sobre el decreto de Emergencia Económica y vaticina que la recuperación del país no es posible en esos términos, porque simplemente el gobierno no entiende de qué se trata la economía, y pone en lugares que deben ser ocupados por gente con conocimientos, a gente que no sabe.

Por Aída Gutiérrez H./ @guti21     

En entrevista exclusiva con el economista Luis Mata Mollejas, conversamos sobre el decreto de Emergencia Económica el cual considera que agrava mucho más lo que hasta ahora venían haciendo; también habla del dinero, la inflación y de la empresa creada para los militares.

Mata Mollejas es Coordinador del Doctorado de Economía de la Universidad Central de Venezuela, profesor titular y ex presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas.

-¿Qué opinión le merece el decreto de Emergencia Económica?

-Se suponía que el decreto de impulso a la economía indicaba un cambio, en el sentido de que por fin había entendido el gobierno, que la economía de un país progresa con inversión, con trabajo y no con  ayuda al consumo, al que no trabaja,  eso en primer lugar.

-En segundo lugar, se suponía que en esa corrección para que pudiera haber inversión, debían eliminarse las actividades especulativas  que hacen que nadie invierta. Y tercero,  se suponía que las inversiones las hace la sociedad civil y que el gobierno estimula este tipo de iniciativas, lo cual significa que exista una normativa de comportamiento acordada con la sociedad civil para que la dejen trabajar, para que haga lo que sabe hacer; por ejemplo los médicos dedicarse a lo que saben hacer que es la medicina; los ingenieros a construir lo que saben hacer; los banqueros deben saber dar los créditos cuando se les solicita, es lo normal de un país…

Según Luis Mata Mollejas, "lo que están haciendo es lo que no deberían hacer, que es poner por delante sus intereses egoístas particulares en contra de los intereses del país".

Según Luis Mata Mollejas, “lo que están haciendo es lo que no deberían hacer, que es poner por delante sus intereses egoístas particulares en contra de los intereses del país”.

-Pero ¿qué es el decreto? –se pregunta y responde- el decreto lo que hace es que el  gobierno subsume todas las actividades, lo que hace es agravar todo lo que venía haciendo, por lo cual la recuperación del país no es posible, porque simplemente el gobierno no entiende -y voy a ser suave- estoy diciendo que no entiende, que no sabe, que pone en lugares que deben ser ocupados por gente con conocimientos, a gente que no sabe, por ejemplo a los militares. Ellos no tienen por qué saber ninguna de las cosas que sabe la sociedad civil, porque ellos son especialistas en otra cosa, específicamente en el arte de la guerra, en matar.

-Deberían servir al país –prosigue Mata- por ejemplo para que los extranjeros no se metieran; lo que están haciendo -y soy suave- los están poniendo a servir a los invasores del país, por ejemplo a los chinos, a los cubanos, etc. Entrega recursos, para ellos mantenerse en el poder. Entonces lo que están haciendo es lo que no deberían hacer, que es poner por delante sus intereses egoístas particulares en contra de los intereses del país.

“Una daño terrible al medio ambiente”

Mata Mollejas se refiere a la empresa Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (Camimpeg) que prestará servicio a Pdvsa, creada por el gobierno en febrero, para los militares. Asegura que este es un “proyecto absolutamente concebido en los términos más primitivos”.

Continua el economista explicando lo primitivo de esta creación: “Allá en el Siglo XVI cuando mandaba Carlos V, cuando se consideraba que la riqueza del país no era el trabajo sino el oro, los metales, el Rey era dueño de las tierras y la sociedad no poseía nada, quienes tenían algo era porque el Rey se los donaba: ve y trabaja y me pagas el quinto real, o sea  el 20%, y eso fue lo que se instituyó en el Siglo XVI, que fue recogido equivocadamente por Simón Bolívar cuando estaba por Bolivia, no sabían de ciencia ninguna, no sabían de economía.”

-Este señor en su decreto, apoyado en esas mismas costumbres, porque no creo que ni siquiera sepa las cosas que yo estoy diciendo, simplemente está buscando la manera de tomar rápidamente los reales que le puedan dar, para seguir utilizándolos en sus propósitos políticos. Y no se dan cuenta que van por el camino equivocado. Y nadie le va a prestar dinero para esas cosas…

 -Lo peor es que, si tuviesen éxito eso produciría un daño terrible en el medio ambiente, porque la minería es lo contrario a la protección de los elementos que hacen que el agua caiga, no solo el daño económico sino que además sería un daño ambiental absoluto. Entonces el Guri y el Caroní estarían mucho más secos de lo que están, la solución no sería solo mala económicamente sino que es mala en un sentido más general.

-Por ejemplo, resulta totalmente insólito que en un decreto  que se supone que va a aumentar la producción -estuve en Puerto Ordaz y me lo dijeron allá-, para poder darle luz a la ciudad, donde ni funciona los semáforos, le quitan la electricidad a Sidor que por supuesto, no puede fabricar ni un  tornillo ni una cabilla  para conseguir unos dolaritos exportando. Voy hacer suave otra vez: ellos hacen lo contrario de lo que se debería estar haciendo. Todo eso es una fantasía, es una mentira.

El dinero

Hablamos del alto costos de los alimentos, de la inflación y de la falta de producción. Al respecto, destaca que la inflación no es un fenómeno monetario. Se pregunta y responde: “¿Qué es lo más caro? Lo que no hay, lo que no se consigue…” “Una sociedad que produce, para poder intercambiar el trabajo del médico o del ingeniero o del agricultor, necesita el dinero.”

-El dinero es un medio de cambio, no es una causa real, la causa real que no se produzca es que usted lo impida, que usted impida por ejemplo al que siembre arroz impida que siembre, al que pesca impida que pesque.

Se pregunta el economista: “¿Qué significa cuando el gobierno dice que va a fijar un precio de ganancia? Eso es, por ejemplo,  para quien siembra arroz le va a dar su precio justo. El precio justo es un concepto medieval que no tiene que ver con la economía. Cuando establecieron esos criterios, allá tiempo atrás Santo Tomas de Aquino y San Agustín y los santos de la Iglesia no hablaban de economía”.

-Toda esa parafernalia ideológica no sirve para discutir los problemas modernos, ¿cuál es el dinero hoy? –se pregunta- Usted va y compra con una tarjetita y eso queda registrado en alguna parte…

-La producción de dinero la hace quien necesita el dinero. El Banco Central de Venezuela (BCV) imprime unos billetes para que se cancelen las obligaciones de los unos con los otros; cuando no queda más remedio se cancela con dineros públicos, porque es obligatorio cancelarlo por ese medio.

-El Estado abusa cuando se presta a sí mismo,  para emitir unos billetes el crédito se lo da el BCV, el crédito publico, y le paga una tasa que es muy superior a la que debería ser suficiente para invertir en un negocio, cuando hace eso, la equivocación no está en que se lo prestó, sino que está alterando el origen del dinero. La utilidad del dinero debe ser para invertir más, aun en las circunstancia que te dije, en los cuales el dinero está fabricado por la sociedad civil por las necesidades, cuando el Estado se mete en esa cosa, interrumpe esa función.

-¿Por qué funciona eso en los Estados Unidos? –se pregunta  y responde-  porque es el único país de la tierra, en el cual  la economía funciona en base del sector privado, tienen suficientes alimentos y suficiente energía, petróleo y otros, para no tener que importar sino una pequeña diferencia. Cuando el gobierno le pide prestado al Banco Central es para hacer alguna inversión, prestárselo a los banqueros, que eso es lo que hace la política monetaria en los Estados Unidos. Cuando se le pide para las guerras, que es un elemento absolutamente destructivo  sube la tasa de interés  y la marcha de la economía norteamericana se vuelve un desastre, pero no termina siendo desastrosa porque produce unos bienes que se destruyen como si fuera el consumo, se destruyen maquinas muy costosas en la guerra.

-Entonces la diferencia es muy grande: entre un país que puede producir de todo con un gobierno que no impide que se produzca y un país donde el gobierno impide que se produzca.

-Cuando pone un general para que dirija la industria petrolera, a otro general para que vele por la salud, otro general para que vea la agricultura o la electricidad, resulta que no saben, y hay que decir en estos tiempos de cuaresma: “perdónalos Padre que no saben lo que hacen”, expresa Mata Mollejas. (@guti21)

 Fuente: enpaiszeta.com 

…………………………………………………………………

Mata Mollejas recomienda ante la crisis un régimen parlamentario

Al entregar la presidencia de la Academia de Ciencias Económicas a la nueva directiva, el economista Luis Mata Mollejas presentó una visión global de la situación venezolana y recomendó un regreso al sistema parlamentario en lugar del presidencialismo vigente, como posible remedio en un momento en que “es más que probable la estimación de precios internacionales para el petróleo inferiores al costo de la producción en Venezuela.”

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

)“La relación reservas internacionales, deuda externa señala que el país cuenta con solo 20 centavos de dólar, por cada dólar adeudado; relación que hace presión sobre el tipo de cambio, haciendo previsible un incremento importante de la inflación”.

Así se expresó el economista  Luis Mata Mollejas en su exposición en la sesión de clausura de las actividades del Comité Directivo para el lapso 2012-2015 de la Academia Nacional de Ciencia Económicas (ANCE).

Mata Mollejas hizo entrega oficial de la presidencia  a su sucesor el economista Humberto García; y en su discurso ofreció reflexiones sobre la grave situación económica que vive Venezuela.

El presidente saliente de la ANCE, retoma su puesto como Individuo de Número de esta prestigiosa Academia. Mata también es Coordinador  del  doctorado de Economía y profesor titular en la Universidad Central de Venezuela.

En su discurso de entrega de la presidencia de la Academia de Ciencias Económicas, Mata Mollejas puntualizó que: "los partidos pueden, cambiando alianzas, ajustar su acción al tiempo real requerido para efectuar el cambio de conducta del Estado".

En su discurso de entrega de la presidencia de la Academia de Ciencias Económicas, Mata Mollejas puntualizó que: “los partidos pueden, cambiando alianzas, ajustar su acción al tiempo real requerido para efectuar el cambio de conducta del Estado”.

Falta de inversión reproductiva

“El Estado autocráticamente dirigido, aun en tiempo de bonanza económica, limitó la disponibilidad de recursos para acometer proyectos y realizar las actividades normales de la institución”, manifestó Mata Mollejas en su intervención ante la Academia.

Reconoció que si bien era cierto que en el pasado año de 2015 el Estado contó con menos recursos provenientes de la exportación de petróleo, también era cierto que si dichos recursos se hubieran encausados a gastos de inversión reproductiva, en lugar de promover sus actividades diplomáticas, buena parte de las dificultades que sufre la sociedad venezolana pudieron haberse evitado o al menos disminuirse sensiblemente.

Deuda externa

Refiriéndose al 2016 precisó “que la cuenta comercial con el exterior  con estimaciones para las exportaciones por $18.000 millones de dólares e importaciones esenciales: alimentos y medicinas por el orden de $ 30.000 millones de dólares, acusará un déficit de $ 12.000 millones; lo cual, frente a unas reservas internacionales de $15.000 millones las dejará en solo $3.000 millones; suma que resulta insuficiente frente a una deuda externa (soberana y corporativa) de $ 15.000 millones de dólares”.

Dijo que si bien era cierto que la deuda externa no era exigible de inmediato en su totalidad; la relación reservas internacionales, deuda externa señala que el país cuenta con solo 20 centavos de dólar, por cada dólar adeudado; relación que hace presión sobre el tipo de cambio, haciendo previsible un incremento importante de la inflación.

Las pérdidas de PDVSA

En lo relativo a la situación de PDVSA, señaló que los costos estimados de producción, según fuentes internacionales son de $/b 23,50; mientras que el precio estimado para la exportación es $/b 20,00.

-Así –continúa el académico- , el flujo de caja previsible arrojaría perdidas corporativas en el negocio de exportación; a las cuales hay que añadir las pérdidas provenientes del mercado interno.

Consideró que el comportamiento fiscal también se preveía  deficitario y que el financiamiento con emisión monetaria del Banco Central de Venezuela, también redundará en incremento de la inflación; sin que los gastos previstos para la inversión sean suficientes para contener el desempleo abierto y el subempleo existente.

“Emergencia económica”

Refiriéndose al decreto de “Emergencia económica” propuesto por el gobierno nacional,  dijo que no podía corregir ninguna de las circunstancias mencionadas; puesto que el crecimiento de la producción nacional no se lograría en el corto plazo, ni en condiciones de cooperación consentida con el sector privado y mucho menos si se aumentan las restricciones, como preveía el proyecto de decreto en áreas tan sensibles como el control y traspaso de las operaciones de producción, distribución y mercadeo a colapsadas agencias públicas.

-Y que eran altamente ilusorios, los deseos gubernamentales de que el Estado iraní no inundase el mercado petrolero, con un mínimo de 300.000 b/d. Lo cual junto a la desaceleración del crecimiento de la economía china, haría más que probable  la estimación de precios internacionales para el petróleo inferiores al costo de la producción en Venezuela.

Pensando en salidas hipotéticas, recomendó que una podría ser cobrar las facturas pendientes de la región caribeña: “si el gobierno cambiase su política internacional en dicho espacio ya que la factura con PDVSA se estima en $ 50.000 millones de dólares”.

Por ello aseguró que el problema político – económico del país es más grave que lo diagnosticado como emergencia; porque lo económico y lo político están íntimamente relacionados; señalando que una opinión muy difundida es que el desenvolvimiento socioeconómico de Venezuela es aceptable cuando el petróleo provee los recursos suficientes; y que la calamidad se desata cuando los precios caen; con lo cual aparecen las tensiones políticas.

Beneficios de un régimen parlamentario

Dijo que la historia refiere que si el marasmo económico era suficientemente severo, las fuerzas políticas llegan al extremo de querer adentrarse en la ruta del cambio drástico de gobierno, rompiendo el llamado hilo constitucional; sin saber si el nuevo gobierno podrá acertar con las medidas necesarias; corriendo el riesgo de que la inestabilidad política agrave el malestar social.

Aceptando que la conducta razonable, en todo momento era minimizar los riesgos, sean estos políticos-económicos; y que la percepción que tiene el pueblo llano, de cuál debe ser la conducción del Estado, sufría ante la incertidumbre provocada por una escasísima información lo colocaba  en situación de anomia política o dentro de un circuito del miedo, entre dos prototipos extremos: un zombi proletario, pendiente de las dádivas y un ciudadano exasperado que intenta defender sus posesiones con actos violentos.

De allí que en tales circunstancias, los órganos naturales para dirigir la conducta de la población: los partidos políticos resultasen inermes o terminasen siendo cómplices de cualquier solución improvisada. Lo grave de ello es que bajo el régimen presidencial, los cambios de gobierno están prefijados por las fechas electorales y que tales lapsos resultaban demasiado largos para enfrentar adecuadamente el marasmo económico.

Expresó que tal inconveniente no se presentaba en el régimen parlamentario, porque los partidos pueden, cambiando alianzas, ajustar su acción al tiempo real requerido para efectuar el cambio de conducta del Estado.

Al final de su discurso Mata Mollejas argumentó: “Después de 200 años de intentos de convivir con el régimen presidencial, y de repetidas y trágicas rupturas del hilo constitucional y de sobresaltos por las perspectivas de golpe de Estado, era tiempo de propiciar un cambio de régimen constitucional, que eliminase el riesgo de que la coyuntura política profundizase el marasmo económico”. En este sentido, recomendó estudiar una reforma constitucional para adoptar el régimen parlamentario en sustitución del presidencialismo vigente.

Este acto de juramentación tuvo efecto el pasado miércoles 27 de enero, en el auditorio del Palacio de las Academias. El Comité Directivo quedó integrado por los Académicos: Humberto García  como Presidente; Pola Ortiz, Vicepresidente; Eduardo Ortiz,  Tesorero y Sary Levy,  Secretaria. (@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº2037 – 12-02-16

……………………………….

 

or )

Los 5 mandamientos económicos

Partiendo de la máxima autoridad en la materia, como lo es la presidencia de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, el titular de ese prestigioso cargo hace un rápido diagnóstico de lo que llevó a la actual situación de ruina total, y esboza los cinco puntos que permitirían acometer la recuperación de un país destruido. En todos la premisa obligatoria “supone acuerdos entre el aparato estatal y la sociedad civil”.

 Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

Cola para sacar dinero efectivo de un cajero en el Banco Venezuela. Mientras los precios suben y hacer mercado semanal implica sacar mucho efectivo, además de que el gobierno se niega a emitir billetes de alta denominación. La gente se acostumbró a cargar grandes pacas de dinero de poco valor y regresar al cajero cada vez que el dinero aparece.

Cola para sacar dinero efectivo de un cajero en el Banco Venezuela. Mientras los precios suben y hacer mercado semanal implica sacar mucho efectivo, además de que el gobierno se niega a emitir billetes de alta denominación. La gente se acostumbró a cargar grandes pacas de dinero de poco valor y regresar al cajero cada vez que el dinero aparece.

Luego de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, el economista Luis Mata Mollejas, analiza la actual situación económica y da sus recomendaciones específicas de lo que hay que atender con prontitud.  Considera que Venezuela atraviesa momentos muy difíciles en el ámbito económico, con dolorosas repercusiones en la vida política y social de sus habitantes, sometidos a una angustia muy grande.

-Así lo muestran –continua- los indicadores relativos a la depresión productiva, a la aceleración del proceso inflacionario, a la consecuente y sostenida devaluación del tipo de cambio del bolívar frente a las divisas de aceptación internacional, al persistente subempleo, a la desesperante escasez de bienes, a la aberrante inseguridad jurídica y personal, a la indiferencia ante las denuncias públicas de corrupción administrativa y al apabullante y frustrante autoritarismo burocrático.

Mata Mollejas es presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económica, Coordinador del Doctorado de Economía de la Universidad Central de Venezuela y profesor titular de esta casa de estudio. Le preguntamos al experto:

-¿Cómo es posible que un país petrolero llegué a la destrucción de su propia economía?

-La grave situación es consecuencia directa de: Primero, de la incomprensión por la totalidad de los órganos públicos de los condicionantes financieros y energéticos que conducen la marcha de la economía mundial; y segundo de las premisas ideológicas (creación de un Estado Petrolero Totalitario) sostenidas por los gobiernos instaurados a partir de 1999 y, consecuentemente, de las erradas, trasnochadas y destructivas políticas públicas instrumentadas en pos de un utópico socialismo; como lo demuestran, en el ámbito internacional, las radicales rectificaciones de política económica en Rusia y China, que antes se orientaban por tal ideología.

-Por ello, es importante resaltar que la perjudicial persistencia en los errores económicos del totalitarismo autoritario y de su miope visión internacional, ha profundizado la destrucción de la economía nacional; situación de la cual, cínicamente, el gobierno culpa al sector privado; al tiempo que minimiza la violaciones, en el ámbito político, de los principios democráticos aceptados por la sociedad venezolana, desde el término de la Segunda Guerra Mundial.

-Lo dicho se desenvuelve en medio de un circuito de miedo, que se exacerba cuando la justicia se administra con intervención directa de las autoridades gubernamentales.

-¿Cuál es su diagnostico de la economía venezolana actual?

-En cuentas muy resumidas, se padece una caída drástica del poder adquisitivo de la moneda nacional, causada por gastos crecientes desacoplados en volumen de los ingresos gubernamentales ordinarios: los impuestos; pues la  destrucción del aparato productivo impide recaudarlos en la misma proporción que los gastos, supliendo el déficit con endeudamiento creciente que ha degradado la sostenibilidad fiscal.

-El grado de endeudamiento en divisas es tal, que las tasas de interés pagadas por el fisco se acercan al 15%, cuando en el mundo del Atlántico Norte no pasan del 2%. Ello ha llevado a que la clasificación del riesgo país esté entre los más altos del mundo.

-La explicación de tal circulo vicioso es que los ingresos por exportaciones petroleras se han reducido; no sólo por la baja de los precios del crudo exportado, causada a su vez por la competencia geopolítica en torno a la producción de bienes energéticos y al control estadounidense de la oferta de dólares (la tenaza petróleo dólar) circunstancias que han deprimido los precios de las materias primas esenciales entre 2012 y 2015, sino por la reducción de los ingresos en divisas, al haber establecido programas de “ayuda internacional” a los aliados políticos en el Caribe y Centro América, para comprar votos en los asuntos diplomáticos, además de ayudar a Cuba, que supuestamente paga la asistencia con servicios médicos, aunque de infame calidad y con altos sobre precios, según las autoridades de salud no alineadas con el aparato oficial.

-Cabe señalar, en relación a la situación económica social, que la pobreza se ha incrementado, según los estudios de las universidades privadas, desmintiendo las declaraciones oficiales que no muestran respaldos estadísticos en relación a los dos últimos años.

Las decisiones esenciales

En este momento tan delicado que enfrenta la nación, ante  una nueva realidad política en Venezuela y estrenándose una mayoría democrática en la Asamblea Nacional , que tiene en sus manos legislar para reconstruir un país en ruinas, Mata Mollejas da sus recomendaciones de lo que se debería atender con prontitud.

-Aceptando que la política –indica el experto- debe contribuir a solucionar problemas concretos de una situación social históricamente determinada, antes que intentar alcanzar imágenes utópicas, resulta imprescindible buscar decisiones políticas que eviten la confrontación y obtengan acuerdos explícitos desechando los excesos de la intolerancia burocrática.

-De lo dicho se desprende que las decisiones que señalaré, suponen acuerdos entre el aparato estatal y la sociedad civil y que no incluirán programas específicos para los administradores. En términos expuestos, las áreas de decisiones esenciales son las siguientes:

  1. Mejoramiento de la salud y restauración de una atmosfera ambiental sana para la población. La política implicará una combinación ecléptica de creatividad, de prevención y de asistencia hospitalaria.

 

  1. Mejoramiento del Nivel Educativo para la apertura de oportunidades para la población, basado en el incremento del conocimiento científico y tecnológico, centrado en las universidades, mediante el otorgamiento de recursos suficientes. La política implicará una combinación ecléptica de educación básica y de educación hasta el cuarto nivel de profesionalización, que estimule un espíritu crítico.

 

  1. Promoción del crecimiento económico sostenible para la provisión de empleo productivo, que minimice las condiciones adversas de desempleo, sub-empleo e inflación. Ello obliga a combinar las prácticas del mercado con una gerencia de las actividades públicas que minimicen las actividades especulativas, sin discriminar entre fuentes de financiamiento nacionales y extranjeras.

 

  1. Construcción de una infraestructura suficiente para la sustentabilidad del hábitat: sistema de ciudades, de transporte colectivo y aprovechamiento productivo de los recursos naturales y ambientales. La política propiciará la recuperación financiera en el plazo medio (de 5 a 10 años) de las inversiones públicas; y

 

  1. Construcción de una sociedad en procura de un máximo de armonía social al propiciar la inclusión política y social, y la confianza en la impartición de justicia sin intervención gubernamental y sin discriminación por divergencias ideológicas, fisiológicas y religiosas. La política propiciará la tolerancia hacia las diversas actitudes y opciones políticas, al permitir la expresión pública de las valoraciones críticas en procura de una articulación orgánica de los diversos actores sociales, actuando en libertad; es decir, mediante la coordinación, como actividad política fundamental, eliminando de raíz el autoritarismo burocrático. (@guti21)

 

FUENTE: Revista Zeta Nº2031 – 18-12-15

…………………………………………………………….

 

Desenmascarando al autoritarismo

El economista Luis Mata Mollejas, expone cómo se formó el autoritarismo económico en Venezuela y explica su carácter nocivo, centrado en el gasto corriente y en la incidencia del déficit fiscal sobre la creciente inflación.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas.

Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas.

“Son infundadas las esperanzas de los ilusos defensores del autoritarismo estatal de obtener ingresos fiscales petroleros altos, que resuelvan su insostenibilidad fiscal y su déficit comercial”, así opina el economista Luis Mata Mollejas en conversación con Zeta sobre el autoritarismo y sus consecuencias en la economía de un país.

Mata Mollejas es presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Coordinador del Doctorado en la UCV y profesor titular.

El autoritarismo económico no es nuevo en Venezuela, data de mucho tiempo atrás. ¿Podría explicar cómo se inició?

-A lo largo del pasado siglo, Venezuela pasó por varios lapsos de crisis político-económicas, que el análisis elemental explica por la fluctuación del ingreso fiscal, asociada a la variación del precio del petróleo en el mercado internacional.

-Al respecto –continua Mata- , cabe destacar que, al momento del arranque de la explotación petrolera en 1920-1930, la situación del país era de pobreza extrema; apenas mitigada por la exportación privada de productos agrícolas de sobremesa para el consumo mundial; por lo cual, al aceptar el estamento político que el receptor principal del provento petrolero fuese el Estado, se establecieron las condiciones iniciales para potenciar su autoritarismo económico.

-Al suponer, simultáneamente, que el financiamiento de los gastos públicos en servicios como salud, educación y en infraestructura de comunicaciones y de agua potable, permitirían avances en el bienestar general, aunque los administradores públicos desviaran recursos para el provecho propio.

-Estas circunstancias convivieron con niveles variados de autoritarismo político, apatía ciudadana y corrupción administrativa en el gobierno; enmascarando, para el observador no especializado, la relación entre la explotación petrolera, el clima político y el incremento del bienestar general, entre 1936 y 1957.

¿Luego de las dictaduras y la entrada a la democracia, se acaba el autoritarismo económico?

-La historia posterior revela que algunos límites formales al autoritarismo político, como las aperturas electorales, se establecieron después de 1958; pero  la  concepción básica del “Petro Estado Autoritario” (interventor, empresario y asistencialista) que miraba con recelo y prejuicio la actividad económica del sector privado no cambió.

-De allí que, en las cuatro décadas finales del Siglo XX, proliferasen, en el ámbito nacional, mecanismos mistificadores de la libertad económica, como el uso de la planificación indicativa, el subsidio de algunos productos, el control de precios de otros y aun transferencias monetarias o de bienes a los más pobres; que proporcionaron ilusión de “armonía social” al incidir en la vida cotidiana de la población.

Aclara Mata Mollejas que lo anterior se dio “sin observar que el propósito final de todos los mecanismos mencionados era garantizar el control del Estado sobre la Nación; mientras que en el plano global crecía la competencia financiera”.

-A su juicio ¿cuándo se acentúa el autoritarismo económico en este nuevo siglo?

-La política totalitaria, con gasto corriente desorbitado se acentuó a finales de la última década (2007) desaprovechando los precios altos del petróleo para potenciar a PDVSA.  Por lo contrario, el gasto corriente de la empresa creció; mientras que otras  empresas latinoamericanas, como Petrobras, desplazaban en potencial productivo a PDVSA.

-Específicamente en el ámbito económico, la interacción fundamental que explica el carácter nocivo del autoritarismo económico centrado en el gasto corriente, es la incidencia del déficit fiscal sobre la ascendente inflación, financiada con devaluaciones.

-Sin que el gasto público en ascenso hubiese mejorado la situación del empleo; mientras que las aleatorias variaciones del precio del petróleo afectan negativamente la balanza comercial, y al uso del bolívar como reserva de valor; por lo cual el endeudamiento, circunstancialmente compensatorio, deteriora inmisericorde la sostenibilidad fiscal.

El Petro Estado Autoritario

Mata Mollejas continua explicando: “En otros términos, la infuncionalidad creciente del “Petro Estado Autoritario”, sin visión de largo plazo, se hizo patente en las dos últimas décadas del Siglo XX, cuando hubo oscilaciones acentuadas en los precios del petróleo”.

-Pero el estamento político –prosigue-, en lugar de comprender y convenir en la eliminación del paradigma autoritario, acentuó su nocividad, cuando, a partir del año 2000, aceptó reformas constitucionales retrógradas, como la reelección presidencial sin límites, que condujeron al establecimiento de una intolerante burocracia, respaldada por el estamento militar.

-De nuevo en el lapso 2005-2015, se hizo presente la variabilidad del petróleo; cuando el enfrentamiento de las potencias mundiales derivó en la depresión de los valores nominales de las materias primas fundamentales; por lo cual, al nivel  nacional, son infundadas las esperanzas de los ilusos defensores del autoritarismo estatal de obtener ingresos fiscales petroleros altos, que resuelvan su insostenibilidad fiscal y su déficit comercial.

-Esto es un círculo vicioso que deja inerme a la población subyugada por el subempleo y por la intolerancia burocrática, cuyo fanatismo llega al extremo de no permitirles comprender el abandono, desde la década final del Siglo XX, del totalitarismo económico-político por Rusia y China; países que antes se ilusionaron  con la utopía socialista, que enmascara al reaccionario e infuncional totalitarismo.

La angustia de los venezolanos

-¿Cuál es su diagnostico de la situación económica actual?

-Una intensa angustia golpea a Venezuela. La nación atraviesa por momentos muy difíciles en el ámbito económico, con dolorosas incidencias en la vida diaria de sus habitantes; como lo muestran los indicadores relativos a la depresión productiva, a la aceleración del proceso inflacionario, a la consecuente y sostenida devaluación del tipo de cambio del bolívar frente a las divisas de aceptación internacional, al persistente subempleo, a la desesperante escasez de bienes, a la aberrante inseguridad jurídica y personal, a la indiferencia ante las denuncias públicas de corrupción administrativa y al apabullante y frustrante autoritarismo burocrático.

-Dicho resultados son consecuencias directa de la incomprensión de las autoridades públicas, de los condicionantes financieros y energéticos que conducen la marcha de la economía mundial; en donde la rivalidad de las grandes potencias ha deprimido los precios de las materias primas esenciales, -precisa Mata Mollejas. (@guti21)

FUENTE: Revista ZETA: Nº2028 – 27-11-15

…………………………………………………………..

 

 

 

 

Pronóstico 2016: al borde del abismo

CatastrofeEconomica

El presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luis Mata Mollejas, ve a Venezuela “al borde del abismo” para el 2016 y urge al gobierno a modernizar en cuanto antes su política económica.

 Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

El economista Luis Mata Mollejas en entrevista exclusiva para Zeta, hace el pronóstico de la economía venezolana para el 2016, el cual vislumbra como “el peor de los futuros posibles por el agravamiento de la estanflación; pues el gasto gubernamental previsto es abultadamente deficitario, al contar con ingresos petroleros sustantivamente disminuidos, sobre la base de exportaciones a $/b 40 dólares el barril.”

Recomienda que “modernicen la economía; como lo hicieron en su momento los gobiernos de China y Rusia, y mitiguen las dolencias y angustias de la inerme población”.

Mata Mollejas es presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Coordinador del Doctorado en la UCV y profesor titular.   Muestra su preocupación por la grave situación económica del país y por el deterioro de la calidad de vida del venezolano. A su juicio, si no se toman las medidas necesarias de forma inmediata para ir corrigiendo paulatinamente el desastre económico, el país estará “al borde del abismo”.

-¿Cuál es su diagnostico de la situación económica actual?

-Una intensa angustia golpea a Venezuela. La nación atraviesa por momentos muy difíciles en el ámbito económico, con dolorosas incidencias en la vida diaria de sus habitantes; como lo muestran los indicadores relativos a la depresión productiva, a la aceleración del proceso inflacionario, a la consecuente y sostenida devaluación del tipo de cambio del bolívar frente a las divisas de aceptación internacional, al persistente subempleo, a la desesperante escasez de bienes, a la aberrante inseguridad jurídica y personal, a la indiferencia ante las denuncias públicas de corrupción administrativa y al apabullante y frustrante autoritarismo burocrático.

-Dicho resultados –continua- son consecuencias directa de: en primer lugar, de la incomprensión de las autoridades públicas de los condicionantes financieros y energéticos que conducen la marcha de la economía mundial; en donde la rivalidad de las grandes potencias ha deprimido los precios de las materias primas esenciales.

-Y en segundo lugar, de las premisas ideológicas sostenidas por los gobiernos instaurados a partir de 1999 y de las erradas, trasnochadas y destructivas políticas públicas en pos de un utópico socialismo; como lo demuestran, en el ámbito internacional, las radicales rectificaciones de la política económica en Rusia y China, países que antes se orientaban por tal ideología.

“Golpe de Timón”

 Para Mata Mollejas, es importante resaltar que “la persistencia en los errores económicos y políticos del gobierno, denominada por el oficialismo “Golpe de Timón”, acción instrumentada, a partir de 2012; se desentiende olímpicamente, de los condicionantes globales y, consecuentemente, conlleva al desmantelamiento de PDVSA, a la profundización de la destrucción de la economía nacional y al empobrecimiento de la población”.

-Situación –continua- de la cual el gobierno culpa, cínicamente, al sector privado; al tiempo que minimiza la importancia de las violaciones de los principios democráticos, aceptados por la sociedad venezolana desde el término de la Segunda Guerra Mundial.

Explica el académico: “Importantes indicadores de la marcha económica de Venezuela, tomados de The Economist,  muestran que el sostenido déficit fiscal es la conducta económica directamente asociada con la galopante inflación, financiada con devaluaciones, sin que el gasto púbico haya mejorado la situación del empleo; mientras que la reducción del precio del petróleo afecta negativamente a la balanza comercial y conlleva al alza del tipo de cambio (Bs/$) y al deterioro de la sostenibilidad fiscal, o su equivalente el alza del riesgo de default; lo cual resulta obvio, ante el alza de la tasa de interés pagada por los créditos internacionales obtenidos por el gobierno nacional.”

Pronóstico 2016

Según el economista Luis Mata Mollejas, Venezuela  está "al borde del abismo".

Según el economista Luis Mata Mollejas, Venezuela está “al borde del abismo”.

Las interacciones descritas, hacen que el comportamiento predecible de la economía venezolana, para el 2016, sea el peor de los futuros posibles: agravamiento de la estanflación; pues el gasto gubernamental previsto es abultadamente deficitario, al contar con ingresos petroleros sustantivamente disminuidos, sobre la base de exportaciones a $/b 40, y con volumen “pagante” disminuido por las practicas de dar créditos a largo plazo a los aliados políticos del Caribe, -precisa el economista.

-Tal déficit, y el desbalance comercial exacerbado por la práctica de subsidiar importaciones gubernamentales de bienes de consumo, mantendrán el deterioro del tipo de cambio. Ambos déficit, fiscal y comercial, se reforzarán  mutuamente, en círculo vicioso, que incidirá en el mantenimiento de la debilidad de la actividad productiva interna, con progresión del subempleo y del desempleo voluntario.

-¿A su juicio qué medidas debería aplicar el gobierno para salir de esta grave situación económica?

 -Dichos resultados, sólo serían paulatinamente reversibles, si la política de control de precios para la producción nacional y el control cambiario, fuesen eliminados de inmediato y sustituidos por una política financiera antiespeculativa, para incentivar la libre concurrencia, orientada a la inversión reproductiva y al incremento del empleo, como motores del crecimiento de la oferta nacional de bienes y servicios, para acompañar al crecimiento de la demanda interna, asociable a una política fiscal, que minimice los desvíos hacia las importaciones.

Al final de la entrevista, el economista Mata Mollejas expresa: “Queremos alimentar la esperanza de que las autoridades de un “Petro-Estado”, clamantes por azarosos incrementos del precio del petróleo, asociados a condicionantes geopolíticos periclitados, reflexionen sobre las tribulaciones predecibles, para que, rectificando propósitos y políticas, con visión de cambios estructurales, modernicen la economía; como lo hicieron en su momento los gobiernos de China y Rusia, y mitiguen las dolencias y angustias de la inerme población… y nos alejen del abismo”.  (@guti21)

 

 FUENTE: Revista Zeta Nº2026 – 13-11-15

……………………………………………………….