Parte de guerra al 1 de agosto

Por Aída Gutiérrez H. / @guti21

De acuerdo al Foro Penal Venezolano (FPV), desde el 1 de abril al 31 de julio han arrestado a 5.051 personas  de las cuales 1.383 continúan aun detenidas; 527 civiles fueron presentados ante tribunales militares. Tan sólo el 30 de julio fueron detenidos 96 ciudadanos a nivel nacional.

Según el  FPV la cifra de los presos políticos se elevó a 620 al 1 de agosto. Al respecto, el Secretario general de la OEA, Luis Almagro escribió en su cuenta Twitter: “Certificamos lista actualizada de Foro Penal sobre presos políticos en Venezuela. Son 620. Aumento dramático en los últimos días”.

En cuanto a la cifra de heridos y muertos, de acuerdo al  Ministerio Público al 31  de julio, es de 121 personas fallecidas y 1.958 lesionadas en el marco de las protestas desde el 1 de abril.

Por su parte el FPV, reporta 130 muertos de los cuales, 99 fueron asesinados en protestas y 31 en otras circunstancias. Es importante destacar, que el FPV registra 16 muertes solamente entre los días 29 y 30 de julio a nivel nacional.

 El violinista torturado

Wuilly Arteaga, el violinista venezolano convertido en un símbolo por tocar el Himno Nacional durante las protestas, fue detenido por funcionarios de la GNB, durante la tarde del jueves 27 en el paro cívico convocado por la MUD.

Anteriormente habría sido herido por la GN el pasado 22 de julio, durante una represión a manifestantes que marchaban por Bello Campo.

Wuilly, a pesar que la GN lo hirió el 22 de julio regresó a las calles a tocar su violín, fue cuando lo arrestaron y torturaron. Aún está preso y con poco apoyo de la gente.

Alfredo Romero director del FPV, informó que “sufrió agresiones importantes luego de que fuera detenido por  funcionarios de la GN. Le quemaron el cabello con un yesquero. Recibió un golpe muy fuerte que no le permite oír del lado derecho”.

Romero indicó que a Wuilly le quitaron el violín y le pegaron con el instrumento al momento de su detención, además de que  lo confiscaron. Calificó como  arbitraria la detención del violinista.

Luego de ser presentado en tribunales este domingo 30, al músico le imputan los delitos de “instigación pública y detentación de sustancias incendiarias”, precisó Romero.

Denunció también, que el joven fue presentado en el Tribunal 31 a escondidas y con un defensor público impuesto.

Al cierre de esta edición, Romero informa que Wuilly sigue preso en el Destacamento 433 de la GNB El Paraíso, y con “poco apoyo real de la gente”.

La masacre del 30 de julio

El 30 de julio  escribe en su cuenta Twitter Liliana Ortega, directora de la ONG Cofavic: “El Derecho Internacional establece que ocurre una masacre cuando son asesinadas más de 5 personas en un mismo contexto. Aquí dolorosamente van 13”.

Precisamente el 30 de julio en el contexto de las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente, fue cuando se registró el mayor número de asesinatos en los 121 días de protestas, en rechazo del régimen de Nicolás Maduro.

La actuación desplegada por los organismos de seguridad del Estado, fue más violenta en comparación a los días anteriores. Fue el mismo patrón de represión ejecutado en los 4 meses de protestas, pero se repitió esta vez con mayor brutalidad y violencia. De esta manera, se perpetró una masacre: 16 personas asesinadas en el contexto de la jornada electoral.

Los fallecidos se registraron en cinco estados: 6 en Táchira, 5 en Mérida, 2 en Zulia, 2 en Lara y 1 en Sucre.

A diferencia de los anteriores muertes, los homicidios ocurrieron en pequeños poblados, entre ellos se encuentran Chiguará, Tovar y San Jacinto, en Mérida; Tucapé, Capacho Viejo y La Grita, en Táchira; y Aguada Grande, en Lara. Las víctimas cayeron por impactos de bala.

Los asesinados en Táchira fueron los siguientes: Luis Ortiz (17); Albert Rosales (53),  Wilmer Smith Flores (21); Sargento (GN) Ronald Ramírez;  Adrián Rodríguez (13) y Ender Rafael Peña (18).

En Mérida cayeron los jóvenes:  Marcel Pereira; Iraldo Gutiérrez;  Eduardo Olavego y Angelo Méndez. La quinta víctima era un joven indigente llamado “Andrés”.

En Lara murieron Luis Zambrano (43) y Juan Monges (42). En Zulia Miguel Urdaneta (25) y Heiber Ocando  (19). Y en Sucre fue asesinado Ricardo Campos, secretario juvenil del partido Acción Democrática. (@guti21) 

FUENTE: Revista Zeta N°2.110 / 4 de agoto 2017

…………………………………………………………………………

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

12F: Horas de paz vs minutos de pánico

Esta es una crónica de mi experiencia  en la marcha del miércoles 12 de febrero en Caracas, que partió de Plaza Venezuela a la Fiscalía Nacional de la República. Donde hubo el triste saldo de 2 muertos y numerosos heridos, detenidos y desaparecidos. ¿Será el 12F el comienzo del fin de este régimen castrocomunista?

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

Luego de un largo tiempo sin marchar, las mujeres de la familia (hermanas, cuñadas, hijas y sobrinas) nos alistamos para salir a las 9:30 am a la concentración de la Plaza Venezuela el 12 de febrero, para acompañar a los estudiantes y para alzar también nuestra propia voz de protesta.

Fuimos caminando hasta el Metro, las calles estaban particularmente solas de vehículos circulando por la ciudad. Sin embargo, veíamos  a familias enteras tomar el metro para asistir al evento. En cada estación entraban grupos de personas entusiastas a participar en el encuentro. Llegamos a Plaza de Venezuela a las 10:30 am, nos encontramos con una multitud abrumadora. Mucha seriedad en los asistentes, no se escuchó música, solo consignas en contra del gobierno. Aparte de estudiantes también se apreciaba una gran cantidad de mujeres. Definitivamente las venezolanas somos aguerridas, pensé.

Había una pequeña tarima, dónde vimos a la actriz Belén Marrero en un discurso muy emotivo. Luego habló el estudiante, presidente del FCU-UCV Juan Requeses. Le siguieron la representación de los diputados de la Asamblea Nacional, después se dirigieron a los asistentes: Antonio Ledezma, Leopoldo López y María Corina Machado. Finalizan los discursos a las 12 del mediodía, con participación de la activista estudiantil Gaby Arellano, quien dio la voz de  partida a los asistentes para iniciar la marcha al Ministerio Público, donde los estudiantes entregarían un documento a la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz.

Comenzamos a marchar, con entusiasmo y energía, aunque en los rostros de la gente se veía preocupación y seriedad… No había música ni bailes, como acostumbrábamos los caraqueños a marchar en el pasado. Sólo consignas.

Es importante resaltar que  no se vio ni un solo policía ni un guardia en todo el recorrido. Ni bomberos, ni ambulancia. Aunque bien recuerdo ahora, haber visto un guardia nacional en una moto que le  decía algo en la ventana a un conductor de un camión, por cierto muy famoso que anda por Caracas lleno de muñecas mutiladas…Ese fue el único en todo el recorrido de Plaza Venezuela al Ministerio Público.

Llegamos a la Fiscalía, la gente no cabía. Estuve al frente de las puertas de esta institución, y solamente vi a los estudiantes tratar de colocar una pancarta a todo lo largo de la fachada. Me mantuve allí hasta la 2 pm, hasta que era imposible estar por el gentío. En ningún momento hubo violencia ni destrozos contra las instalaciones de dicho organismo.

Tratamos de salir por el Metro en la estación Parque Carabobo. No se veía aun, ningún miembro del colectivo Tupamaro, ni ninguna  fuerza de seguridad del estado. Luego nos informaron que dentro de la Fiscalía estarían los Tupamaros en motos escondidos en el estacionamiento, esperando la orden de salir a matar.

Muy extraño todo, parecía que el gobierno dejaría a los jóvenes realizar su protesta pacífica. Lo reitero, no hubo ninguna agresión por parte de los estudiantes a las instalaciones de la Fiscalía,  fui testigo que era una protesta en paz, civilizada con gente amable.

Entramos a la estación del Metro y me sorprendió que estaban dando puerta abierta. En los rostros de los trabajadores del metro no se podía ocultar la preocupación o el miedo. Imagino que algunos de ellos, sabría lo que acontecería unos minutos después.

Llego a mi casa alrededor de las 3:30 de la tarde, contenta por el éxito de la convocatoria, cuando comienzo a recibir noticias de colegas que estaban en la concentración. Los demonios se habrían desatado. Tanto Tupamaros como GN , SEBIN y Policía Nacional estaban ocultos en la Fiscalía y en las calles de La Candelaria.

A las 3:30 pm Gaby Arellano, en la concentración, grita retirada a los asistentes. Los estudiantes habían esperado dos horas a que la Fiscal General se dignara a salir a recibir el documento, pero ni siquiera envió una comisión. En la Fiscalía no había ni un vigilante, no se veía a nadie. Así fue como se termina el acto por parte de los estudiantes, quienes poco a poco fueron marchando de regreso.

Luego me informan que hay heridos y muertos. Habían atacado a la marcha que estaba de retirada de una forma cruel y despiadada. Violando todos los derechos humanos de jóvenes y adultos que marchaban.

“Esto es una masacre” me dice vía telefónica Raúl Pérez amigo periodista. Y así, me cuenta que eran aproximadamente las 3:30 de la tarde cuando cae muerto en la acera, Bassil Alejandro Dacosta de una bala en la cabeza. En ese momento, la calle y la línea de tiro estaban en manos de individuos identificados con uniformes, placas y vehículos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) acompañados de otros vestidos de civil. Habían tomado toda la cuadra desde la esquina de Ferrenquín hasta Tracabordo, en Candelaria, después de que la Policía Nacional Bolivariana retirara sus piquetes.

Lo que empezó tan pacíficamente terminó en tragedia, sangre y llanto. También rabia, miedo e impotencia. Este 12 de febrero marcaría en rojo la protesta  estudiantil pero llenaría de más coraje a todos los estudiantes y al pueblo de Venezuela, que no ha cesado de protestar  hasta hoy, 16F cuando escribo esta crónica.

Al día de hoy el balance en toda Venezuela de las protestas es: de 4 muertos, 69 heridos, 150 detenidos y 80 desaparecidos. Este es el saldo de una semana sangrienta de un régimen represivo y totalitario.

El gobierno ilegítimo de Nicolás Maduro no puede ser más torpe, cínico y brutal. Ojalá que con la misma fuerza que golpean, torturan y matan a nuestros estudiantes lo hicieran contra los delincuentes que cada día azotan la paz del venezolano.

El 12F comenzó con una marcha de paz y cordialidad. Terminó en una masacre…Ojalá que el 12F haya marcado el comienzo del fin de este régimen (que los ángeles digan amén) . Seguimos en la calle estudiantes y pueblo, en todos los rincones de Venezuela, por la libertad, por el futuro, por la democracia.Voy saliendo a la concentración del Parque del Este. Nos encontraremos en la próxima crónica. (@guti21)

Juan Requesens, presidente del FCV-UCV en la pequeña tarima.

Juan Requesens, presidente del FCV-UCV en la pequeña tarima.

Momentos cuando arranca la marcha desde Plaza Venezuela

Momentos cuando arranca la marcha desde Plaza Venezuela. Photo by Aída Gutiérrez.

Jóvenes médicos también marcharon pidiendo seguridad en los hospitales e insumos para trabajar.

Jóvenes médicos también marcharon pidiendo seguridad en los hospitales e insumos para trabajar. Photo by Aída Gutiérrez

Momentos cuando los estudiantes tratan de colocar una pancarta en la fachada del Ministerio Público

Momentos cuando los estudiantes tratan de colocar una pancarta en la fachada del Ministerio Público. Photo by Aída Gutiérrez.

12F-MarchaPlazaVenezuela-2014 031

Este es el famoso camión que rueda por toda Caracas con las muñecas mutiladas. Vemos al único guardia nacional del recorrido, hablar con el conductor.

Este es el famoso camión que rueda por toda Caracas con las muñecas mutiladas. Vemos al único guardia nacional del recorrido, hablar con el conductor. Photo by Aída Gutiérrez.

TEXTO Y FOTOS: AÍDA GUTIERREZ H. @guti21

…………………………………