La peor economía del planeta

Expresidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luis Mata Mollejas.

Según cifras de la economía venezolana, el expresidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luis Mata Mollejas, considera que el panorama es “el más dramático del planeta”. Ningún otro país del globo tiene una situación tan mala e incluso empeorando todavía más, si seguimos con los mismos gobernantes. Están son las cifras sin anestesia.  

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. /@guti21

La situación económica de Venezuela es la más grave del mundo, así lo asegura el ex presidente de la Academia  Nacional de Ciencias Económica, Luis Mata Mollejas. “Para el 2017 tenemos el peor panorama y el más dramático  del planeta. Si se mantiene para este año las mismas condiciones políticas, si esto no cambia y si seguimos bajo el dominio de los mismos gobernantes, la tendencia es ir empeorando cada vez más, no hay límites, podemos estar todavía peor.”

En relación al aumento del salario en 50% promulgado por el Presidente de la República, el académico advierte que  va incidir mucho más en la inflación. “Los países que han seguido la ruta de aumentar los salarios cuando la producción cae o es importada se van inmediatamente a la ruina, por lo tanto es una barbaridad, las malas decisiones se toman cuando se tiene prisa, por desesperación…”, sentencia Mata.

Venezuela  es el único país que decrece

La delicada situación descrita por el académico, la sustenta en cifras. Refiere los índices de desempleo en el país en comparación con otros países.

-La tasa de desempleo esperada para Venezuela en promedio  en 2017 es 7,3%, pero esa cifra es mucho más alta porque tenemos casi un 50%  de subempleo. Por lo cual, la tasa real debería ser por lo menos de 15%. El 7,3% lo indican las revistas internacionales, como por ejemplo The Economist, pero ellos no consideran el subempleo en sus datos.

-Comparemos –continua Mata- esa cifra con Brasil que está muy mal, pero después de nosotros con un 13% de desempleo. Luego para hablar de los países petroleros está Arabia Saudita que tiene 5,6%; Rusia 5,6%, y Noruega que es el otro petrolero tiene 4%. Esto quiere decir que somos el peor país del mundo en cuanto a desempleo se refiere. Por su parte Estados Unidos tiene 4,7% y China 4,5%.

Luego Mata Mollejas habla del crecimiento del Producto Interno Bruto. “Venezuela  es el único país del mundo que decrece, en un 5,5%. Por ejemplo Arabia Saudita crece 0,8%; Noruega crece 1,8%. Los industriales si crecen: Estados Unidos  3,6%; China 7%  y Rusia 3%.”

-En cuanto a la inflación, el Fondo Monetario Internacional estima para 2017,  1.600% , que es una barbaridad. Pero una estimación más sensata sería  la  The Economist con 570%. Cuando el resto de los países tienen una inflación de apenas  de un digito, nosotros tenemos tres dígitos. Estamos muy mal, en el foso.

-El déficit fiscal en Venezuela también es el más grande del mundo, se espera para 2017 casi un 20% . En cambio Brasil tiene un déficit del 7% que es muy alto; los EEUU 3,5%; Arabia Saudita 7%. Y los intereses de la Deuda Pública también son los más altos del mundo. Eso llega a dos dígitos, cuando los demás países llegan a uno sólo. Tenemos el peor panorama del mundo para 2017, el más dramático. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta , 7 de julio de 2017

…………………………………………………

Situación fiscal será insostenible en el 2013

DOLARES

 

El economista Luis Mata Mollejas vaticina para el 2013 que “más pronto que tarde, el Fisco se verá obligado a aumentar los impuestos, a reducir los gastos y a efectuar una devaluación  formal y abierta, como solución parcial y de emergencia”

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

Para conocer los pronósticos de la economía venezolana en 2013,  conversamos con el Presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas  y Coordinador del Doctorado de Economía de Faces de  la UCV, economista Luis Mata Mollejas, quien asegura que “la situación fiscal  venezolana es insostenible, al límite de la insolvencia”.

Y hablando de vaticinios y pronósticos, muy en la onda china, Mata comenta: “Los estudiosos de los horóscopos chinos afirman que los años de La Serpientesuelen ser aciagos, acompañados de eventos alevosos  como depresiones financieras y tumultos ominosos, asociados a las extravagancias económicas antes cometidas”.

-En los primeros días de febrero de 2013 se iniciará un nuevo año de La Serpiente, según los chinos, y las tendencias económicas, emergentes de los tres lustros precedentes, indican que la situación fiscal  venezolana es insostenible, al límite de la insolvencia, -expresa Mata.

“Un riesgo difícil de aceptar”

Mata refiere lo que afirman los estudiosos de la economía:Una situación fiscal es insostenible, o no viable para el futuro inmediato o próximo, si la evolución del nivel de la deuda pública la hace prácticamente impagable (riesgo de default) sin recurrir a un aumento importante de los impuestos y si la contratación de nuevos créditos resulta prácticamente imposible o de muy alto costo, por parecerle a los eventuales prestamistas un riesgo difícil de aceptar; lo cual deviene en tasas altísimas de interés”.

-Todo ello  -continua- dentro de las restricciones habituales que impiden o dificultan en grado sumo a los  Bancos Centrales emitir moneda como respuesta a las necesidades  crediticias de los   Fiscos.

-Los anteriores criterios señalan la complejidad involucrada en el acto de emitir un juicio de insostenibilidad  o insolvencia fiscal al referirnos a casos  concretos; por lo cual los  economistas teóricos  ofrecen varias opciones de medición; aunque, en última instancia se trata de variantes sobre la base de estimar como sosteniblela situación fiscal que genera superávits futuros para compensar los déficits del pasado.

En pocas palabras,  la insostenibilidad obliga a limitar el aumento de la deuda  en función de la capacidad futura de pagos ciertos; lo cual, en los países de economías pequeñas,  se asocia con las circunstancias de las exportaciones.

Enfatiza que en el caso de Venezuela, “ese límite ya se alcanzó; pues el incremento del endeudamiento previsto para 2013, para financiar el nuevo déficit fiscal, que se aproxima al 15% del PIB, apenas alcanza para atender el servicio del saldo  de la deuda antes convenida; lo cual obliga a la Administración que se inicia en enero  a  no contraer nuevos créditos. Y esto implica modificar radicalmente la estrategia seguida en los últimos 15 años”.

 -¿Cuáles son las causas de esa situación?

-Comencemos por considerar que  nuestro Banco Central tiene muy limitadas las facultades de emitir crédito a favor del Fisco, pues apenas podría suministrar montos pequeños  para solventar insuficiencias de caja o Tesorería, para ser cancelados dentro de un mismo  año fiscal.

-Por ello la actual Administración ha recurrido  a limitar las Reservas Internacionales en divisas y vender las sustraídas en  el mercado paralelo (fuera del circuito del Banco Central) a precio superior al tipo de cambio oficial, efectuando una devaluación de facto; escudándose tras manipulaciones financieras, en el límite de la legalidad, al crear Fondos e instrumentos financieros que simplemente estimulan la especulación cambiaria;  como la asociada a la venta en bolívares de instrumentos de deuda en dólares,  realizadas por el SITME, para que el comprador los revenda con descuento en el exterior; con lo cual se enmascara la devaluación.

-Si esta constatación se considerase infundada –prosigue el experto-  la única opción alternativa  seria aceptar que el mercado paralelo se está alimentando de divisas provenientes del tráfico internacional de la droga (alternativa obviamente inmoral e ilegal,  a mas de burda  imitación del procedimiento que en otro tiempo utilizaba el Banco Central de Colombia al abrir la llamada  ventanilla siniestra, mediante la cual adquiría divisas sin averiguar su origen, bajo el pretexto de que los billetes verdes ni huelen ni yeden).

-En síntesis, el gobierno se ha embarcado en mecanismos especulativos que legalizan la fuga de capitales y hacen poca atractiva la inversión reproductiva en el país.  Es decir, estimula prácticas financieras que van en contra de los mejores intereses económicos nacionales: aumentar la producción y el empleo local.

-La consecuencia, no deseada,  es desmejorar los indicadores  de comportamiento económico que se incluyen al considerar el índice  denominado “riesgo país”  y que sirven de referencia  a los eventuales prestamistas internacionales   para evaluar la capacidad futura de pagos. No es entonces de extrañar el altísimo nivel de riesgo-país  asignado a Venezuela, a pesar de las potencialidades  de exportación petrolera; lo cual deriva en las  elevadas tasas de interés  (10%) que se pagan por  los  bonos venezolanos; ya estén a cargo de la República o de PDVSA.

Mata Mollejas no es optimista en cuanto a la economía de Venezuela para el 2013

Mata Mollejas no es optimista en cuanto a la economía de Venezuela para el 2013

 

-¿Entonces el potencial  petrolero no es un punto favorable?

En la práctica se trata de una oportunidad desperdiciada; pues los altos precios que todavía se reciben se relacionan con la  auto restricción de las  exportaciones convenidas con la OPEP y  con los decrecientes ingresos en divisas por la desacertada política de  comercialización de PDVSA; la cual compromete las exportaciones  futuras al pre-vender  al gobierno chino una parte importante de ellas , en operación de trueque, por bienes chinos, valorados en moneda china; operación que magnifica  los trueques efectuados con Cuba y con otros países del Caribe, convenidos por razones políticas que ignoran los perjuicios económicos  que  conllevan. De allí el contraste entre el superávit fiscal de Arabia Saudita (12% del PIB) y el déficit fiscal de Venezuela (15 % del PIB).

– De todo lo dicho resulta que la generación de superávit fiscal en el futuro inmediato es prácticamente imposible sin aumentos importantes de los impuestos, y que la contratación de créditos  nuevos, libres de obligaciones políticas  y a tasas de interés bajas (2%), como las que rigen los mercados internacionales de créditos, enfrentaría fuertes imposiciones políticas de los entes internacionales.

-Así, más pronto que tarde, el Fisco se verá obligado a aumentar los impuestos, a reducir los gastos y a efectuar una devaluación  formal y abierta, como solución parcial y de emergencia, mientras se instrumente una solución de largo aliento asociado con el mayor desarrollo del país… Es decir, el gobierno está en la obligación de cambiar la estrategia fiscal y financiera seguida en los últimos 15 años.

-Debiendo decirse que  la re-estructuración de los gastos  es  ya imprescindible; pues los destinados al apoyo de la producción nacional no llegan al 10% del total del presupuesto aprobado para el 2013 y que el servicio de la deuda, que no podrá reducirse, es superior al gasto por situado constitucional destinado a las regiones, entre otras perlas, contrarias al desarrollo económico; que, por el momento, nos abstenemos de comentar.

-¿Pero, no ha declarado el gobierno que la situación fiscal venezolana es mejor que la  de algunos países europeos?

-Sólo basta ver los indicadores básicos sobre la insolvencia fiscal venezolana: aumento sostenido del endeudamiento, reducción de la tasa de incremento de los ingresos de  divisas  por exportación, tasa de interés del endeudamiento fiscal más alta que las aplicadas a los países europeos  en situación crítica,  como España (5,7%) e Italia (5,1%)  los cuales resultan más significativos que los subjetivos estándares de referencia de Maastricht , a los que a veces recurren las autoridades venezolanas en ejercicio, cuando les conviene,  para imaginar y hacer creer a la población que su política fiscal es sostenible y viable.

-¿Por qué  son subjetivos los estándares de Maastricht?

-Simplemente porque ellos reflejan las condiciones particulares que tenían  las economías  de Francia y Alemania  al momento de establecerse los mencionados criterios y que la dinámica política para salvar al euro y a los propósitos geopolíticos de la Unión Europea han mantenido, a pesar de los cambios en los condicionantes económicos internacionales.

-Pero es obvio que la prolongación de la crisis económica  y los eventos  políticos de inicio del siglo XXI han desenmascarado las debilidades teóricas que  subyacen en el Acuerdo de Maastricht, así como el prejuicio, proveniente de un acentuado colonialismo cultural, de  quienes todavía  quieren ver en las universidades de los países del Atlántico Norte  la existencia de un conocimiento  científico superior en todos los ámbitos… y ello, por cierto, no se da en las ciencias sociales, que dependen de la  renovada interpretación de los  desenvolvimientos  y eventos históricos.

– No obstante , si referimos la situación fiscal venezolana a uno de los criterios de Maastricht, vemos que el grado de deterioro es tres veces más alto que el límite que no debería superarse para hacer sostenible la estrategia fiscal: déficit fiscal del 3% del PIB, -precisa Mata Mollejas. (@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº 1884 – 21-12-12