La verdad sobre precio petrolero

Una tras otra, el insigne economista desarma las ilusiones que alimentan a los venezolanos y aparentemente a sus gobernantes en materia del ingreso petrolero real en el actual momento.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H.(@guti21)

Según el economista Luis Mata Mollejas, Venezuela es la única economía exportadora de petróleo que ha visto devaluar, sostenidamente, su moneda nacional.

Según el economista Luis Mata Mollejas, Venezuela es la única economía exportadora de petróleo que ha visto devaluar, sostenidamente, su moneda nacional.

De acuerdo al economista, Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, para equilibrar las cuentas fiscales venezolanas se requiere un barril de petróleo entre US$/b 140 a 145 dólares.Asimismo, destaca que Venezuela es la única economía exportadora de petróleo que ha visto devaluar, sostenidamente, su moneda nacional.

Esto lo dijo en su ponencia “Ilusiones monetarias en el ámbito energético:  consecuencias políticas” , en el Palacios de las Academias donde se celebró un encuentro de la Comisión Interacadémica con el objetivo de plantear  propuestas en materia de energía.

En este evento, participaron miembros de las Academias Nacionales de: Ciencias Políticas y Sociales; Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales; Ingeniería y Hábitat, aparte de la ya mencionada Ciencias Económicas.

La variación de los precios del petróleo

En principio Mata Mollejas asegura que los precios del crudo no dependen de las circunstancias políticas, sino del  comportamiento del Sistema Monetario Internacional (SMI).

-En el mundo contemporáneo las transacciones comerciales de combustibles fósiles y metales estratégicos representan aproximadamente al 50% de las transacciones de bienes. De allí que la devaluación del dólar coincida con el alza de precio del petróleo.

-Como  razón contradictoria, todos hemos oído decir que los eventos políticos influyen decisivamente en el precio del petróleo; sacando a relucir, entre otros argumentos, la influencia de la actuación de la OPEP. Permítanme decirles que la hipótesis de la influencia decisiva de los eventos políticos en torno al petróleo no es científicamente probable…

-En consecuencia –continua Mata-  la razón dominante de la variación del precio del petróleo son los cambios en el SMI que acompañan al proceso de devaluación del dólar y no la de los sucesivos eventos políticos, que producen modificaciones no duraderas.

-Eventos dentro de los cuales debemos incluir las confrontaciones internacionales, como las que se desarrollan en el presente alrededor de Ucrania y Siria y en los conflictos nacionales como la Primavera Árabe. Estos últimos pueden asociarse   a deseos de alcanzar una mayor participación en el excedente logrado con la variación de los precios del petróleo; por lo cual los eventos políticos serían un resultado y no una causal del movimiento de dichos precios.

Luis Mata Mollejas: "El apretón de cinturón que aparece en las expectativas de la economía, asociadas a las caídas de las RIN en Venezuela  es grande; sin importar quien presida la presente o una futura Administración".

Luis Mata Mollejas: “El apretón de cinturón que aparece en las expectativas de la economía, asociadas a las caídas de las RIN en Venezuela es grande; sin importar quien presida la presente o una futura Administración”.

¿Para qué sirve la OPEP?

El académico se pregunta: ¿Para qué sirve la OPEP, si su actuación no influye en la marcha de los precios al ser un organismo que “acuerda” precios después de consultar los mercados de futuros o mercados spot?

A lo que contesta: “En la práctica, su acción principal es la de asignar “cuotas de producción” asociadas a un total relativamente decreciente de su participación en las exportaciones mundiales: 75% en 2004; 73% en 2006; 71% en 2009 y 56% en 2011, entre los diversos miembros de la organización.”

-Y todo el mundo –prosigue Mata Mollejas- sabe que no son pocos los episodios que muestran el no respeto a las asignaciones; al punto de que alguna vez la organización fue llamada “club de pinochos”. Debiendo destacarse que,  como resultado de tales asignaciones, los venezolanos hemos sido perdedores absolutos; pues de ser el mayor exportador del mundo a mitad del siglo XX hemos descendido al 5° o 6° lugar… en el inicio del siglo XXI; siendo ya superados por México, quien ha comenzado una política agresiva para atraer inversionistas.

-Por supuesto,  -explica- la responsabilidad final de esa circunstancia no es de la OPEP, sino la del gobierno nacional, que ha perdido la brújula de la política petrolera. En los últimos 15 años la OPEP ha aumentado su producción en 27%, el mundo en 19% y Venezuela la ha disminuido en 18%; con efectos nefastos en el desbalance fiscal, en la disminución de los saldos en la balanza de pago, en la disminución de las Reservas Internacionales (RIN) y, por supuesto en la devaluación del bolívar; produciéndose como situación única y trágico-cómica la de Venezuela como única economía exportadora de petróleo que ha visto devaluar, sostenidamente, su moneda nacional.

Advierte el economista que lo “más grave de todo este asunto, que tiene otras aristas malévolas, es que la solución a los futuros déficit fiscales, exportando la misma cantidad, implica tener precios de exportación que sobrepasarían el 40% de los precios mundiales”.

Para balancear los presupuestos fiscales

Entrando en materia de precios petroleros, Mata Mollejas precisa: “Para 2012 los escasos  datos divulgados sobre el precio del petróleo requerido para balancear los presupuestos fiscales, en los diversos países exportadores de petróleo, señalaban un monto cercano a los US$/b  80 para Arabia Saudita;  de US$/b 116 para Rusia; US$/b 113 para Nigeria y US$/b 127 para Bharain.”

-Un cálculo aproximado para Venezuela, realizado por el Doctorado en Economía  de la UCV arroja un sobreprecio de hasta US$/b de 20, que de haberse obtenido habría evitado el déficit en el período 2012 – 2009.

 -Cuando hacemos el cálculo con un saldo de deuda total pública y de PDVSA, por aproximadamente US$80 mil millones dólares para los presupuestos de 2014, 2015 y 2016,  el sobre precio promedio de dólar por barril resultante, suponiendo el volumen de  las exportaciones constantes (2.4 m. de b.), excede los US$/b 40.

-Debiendo decir que los particulares convenios con China, que obligan a pagos en especie por 350.000 barriles diarios, limita la posibilidad de expandir la producción en el corto plazo; y, en consecuencia, el sobreprecio necesario para balancear las cuentas fiscales seria mayor. Así, solo las más altas expectativas de precios futuros ($/b, 145) alcanzarían a equilibrar anualmente las cuentas fiscales venezolanas; mostrando el alto riesgo de insolvencia  y explicando el juego especulativo existente alrededor del dólar y la consecuente inflación.  

Al respecto el economista menciona la declaración del Presidente de PDVSA, Rafael Ramírez  al diario El Nacional (3/8/13). “La información señala que se envían a China 535.000 barriles al día, lo cual significa que un 60% de las exportaciones se utilizan en la realidad para cancelar los adelantos de recursos prestados por China. Ramírez afirmo que se había pagado a la fecha el 53% de la deuda, pero que estaban en tramites nuevos créditos por US$5 millardos”.

 -En síntesis  se muestra claramente que la estabilidad fiscal  y económica de Venezuela se torna un objetivo imposible de alcanzar en el corto plazo, de persistir las prácticas de gastos públicos vigentes y de prolongar los subsidios de naturaleza geopolítica que otorga la presente Administración a sus aliados políticos, -advierte Mata Mollejas.

-Debiendo recalcar –continua- que los créditos recibidos de China, pagaderos en especie, antes que ayudar a resolver la insostenibilidad presente, hará más difícil las circunstancias de escasez de divisas y de devaluación de la moneda nacional.

 Ilusión monetaria

Advierte el experto: “por todo lo dicho, el apretón de cinturón que aparece en las expectativas de la economía, asociadas a las caídas de las RIN en Venezuela  es grande; sin importar quien presida la presente o una futura Administración”.

-En otras palabras, los países exportadores de materias primas, como el petróleo, sufren de ilusión monetaria, cuando consideran que el alza de los precios nominales les proporciona cuotas partes crecientes del excedente obtenido, -expresa Mata Mollejas, quien es también Coordinador del Doctorado de Economía de la UCV y profesor titular. (@guti21)

 

FUENTE: Revista Zeta Nº1952 – 23-05-14

……………………………………………………………………………

Anuncios

La gravedad económica

El insigne economista Luis Mata Mollejas advierte que se agrava la situación socioeconómica venezolana, con perspectivas de hacer negativo el crecimiento (-0.5%: 2014), tanto así que considera que Venezuela vive la destrucción de su economía. 

Doctor Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas.

Doctor Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

Luis Mata Mollejas, Coordinador del Doctorado de Economía de la UCV, profesor titular y presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, en entrevista para Zeta esclarece los factores que han llevado a la destrucción de la economía venezolana y nos muestra un panorama internacional lleno también de tendencias negativas.

Dirigencia política incapaz

-El BCV le da asistencia financiera a PDVSA, ante la insuficiencia de las divisas provenientes de la exportación petrolera, lo cual es causa directa de la caída de las reservas internacionales y de un creciente malestar socioeconómico al descender sostenidamente el salario real en los últimos años, al extremo de inducir manifestaciones de calle, reprimidas con violencia.

Desde la  primera semana de febrero de 2014, diariamente se presentan protestas públicas en varias ciudades, – expresa el economista.

-Las estadísticas revelan que se requieren tres salarios mínimos para adquirir la cesta básica alimentaria. Pero, además, el 31% de los alimentos incluidos en ella no están disponibles regularmente: a pesar de que el gobierno mantiene programas de importación y de subsidios.

Considera también que “la dirigencia política venezolana  ha sido incapaz de resolver  las tensiones monetarias y su efecto depresivo sobre la economía real; al minimizar el esfuerzo productivo del sector privado, con medidas que incluyen controles de precios, límites a la tasa de ganancia y normativas laborales que encarecen la mano de obra y estimulan el ausentismo, y todo en su afán de  avanzar hacia la utopía  de un “socialismo del Siglo XXI” ”.

Advierte que se agrava la situación socioeconómica venezolana, “con perspectivas de hacer negativo el crecimiento (-0.5%: 2014) la adicional extravagancia de querer establecer un liderazgo político en Suramérica; comprando con asistencia económica en divisas apoyo diplomático circunstancial”.

-Así, los escasos dólares devaluados internacionalmente que recibe el país, el gobierno los derrocha en su sueño de liderar políticamente el subcontinente; sin preocuparse por el hecho de que al disminuir persistentemente  las reservas internacionales, y tener comprometido el 43% de ellas con las necesidades del sector privado, la moneda nacional  se devalúa, frente a un dólar devaluado, al punto de tener la inflación más alta entre los exportadores de petróleo (56%).

 -Para colmo de males –prosigue el académico- , las reservas internacionales: $ 716 per cápita, son la mitad de la deuda externa per cápita: $ 1.463.¿Qué pensaran los creedores externos? – se pregunta- .

Cálculos de la British Petroleum

-Un agravante adicional es la costosa conducción de la política de producción y exportación petrolera, pues de acuerdo con cálculos de la British Petroleum (BP) entre 1997 y 2012 la OPEP aumenta su producción un 27%, el mundo un 19% y Venezuela la disminuyó en 18%.

Continua Mata Mollejas y hablando sobre los cálculos de BP,  destaca que Irán y Libia tienen descensos en sus exportaciones,  como consecuencia de las sanciones económicas que pesan sobre ellas por sus comportamientos geopolíticos.

-Por supuesto, la extraña política de producción y exportación petrolera de Venezuela influye en los recurrentes déficits fiscales (14.96% en 2013); mientras que otros países de la OPEP obtuvieron superávits que oscilan entre el 29% de Kuwait y el 9.63% de Arabia Saudita.

-Un último absurdo es la política monetaria del BCV. Mientras que en los países que crecen económicamente los bancos centrales se ocupan de apoyar el crédito reproductivo con el redescuento, el BCV se ocupa de aumentar sus activos en oro, para desprenderse de él cuando la escasez de dólares lo obliga, sometiendo al capital del banco al vaivén de los precios y  dejando que los altibajos de la actividad crediticia bancaria reproductiva  dependa de las variaciones de la tasa de interés interbancaria. En otras palabras, las autoridades del BCV no muestran interés por el crecimiento económico del país.

-Lo mencionado explica como los depresores universales se agravan en Venezuela por los delirios políticos de querer poner en marcha un retrogrado modelo socialista y  sumarse, como corifeo minúsculo, a los retos  geopolíticos que practican Rusia y China para restringir el área de influencia de Washington.

Panorama internacional

Mata Mollejas se adentra en el plano internacional y analiza las tendencias negativas que también surcan el resto del planeta.

Menciona el caso de USA: ”Los cuatro años de déficit en los Estados Unidos (2007-2010) en el orden del  -0.5; -2.3; -3; -0.4 del PIB y superávit pequeños (2011-2013) 0.8: 1.3; 1.8 con perspectiva decrecientes  (-3.1) para el 2014, habida cuenta de la pérdida de empleos públicos que provocó la política de austeridad fiscal garante de los antes mencionados superávits”.

En este sentido continúa: “La recuperación económica estadounidense depende de las facilidades monetarias del Banco de la Reserva Federal, a la espera de que ellas apoyen el crecimiento de la actividad privada, sin estimular la inflación. Pero es obvio que las tensiones económicas internas, asociadas al servicio de una deuda pública de 14  billones de dólares, debilitan el apoyo financiero requerido para conservar el área de influencia”.

Por otra parte, habla de las perspectivas económicas para los fieles aliados de Londres que son similares… “La merma en las exportaciones inglesas a la Unión Europea complica el comportamiento fiscal británico, mantiene el desempleo (7.6%) y la expansión monetaria es más que cautelosa por el temor a la inflación. Por su parte, las perspectivas optimistas para la Unión Europea señalan un mediocre crecimiento del 1.2% y las tendenciales son negativas (-0.4%) lo cual en nada ayudaría a la recuperación inglesa”.

No obstante lo dicho, para los países retadores la tasa esperada de crecimiento económico del 7% de China, frente  a las tasa históricas, no es muy buena noticia: pues la restricción crediticia, la balanza de pago negativa y la presión fiscal para el mejoramiento del nivel de vida en las áreas rurales (47% de la población) supone un manejo macroeconómico prudente, además del esfuerzo de control en el ámbito político por mantener los salarios competitivos, que son la base de su crecimiento.

-El banco central chino no suele ser prestamista de último recurso, por lo cual las dificultades de liquidez se resuelven con el mecanismo interbancario, cuya tasa suele ser onerosa; por lo demás el crédito no puede sobrepasar el 75% de los depósitos. Por ellos estimamos que estas restricciones son la causa de la merma del crecimiento.

-El cuadro económico de la India tampoco está libre de sombras. Al igual que China, aplica una política monetaria  restrictiva contradictoria con la fiscal. Mientras que Rusia crecería al 3.3% sobre la base de las exportaciones petroleras sin mayores complicaciones fiscales y monetarias.

-En general, todos los países enfrentan un gran interrogante  alrededor de la posibilidad de usar las palancas monetaria y fiscal para ayudar al crecimiento: por la latente amenaza de la inflación; sin que los estímulos evocados tengan efectos permanentes en la disminución del desempleo y en el crecimiento del producto. (@guti21)

 

FUENTE: Revista Zeta Nº1950 – 09-05-14

…………………………………………………………………..

Las medidas que Maduro no puede adoptar

El caso venezolano, con la mayor inflación del mundo (cifras en mano), no se compone si el gobierno no adopta la flotación de la moneda, cosa que Nicolás Maduro no puede hacer. En entrevista exclusiva para Zeta del economista Luis Mata Mollejas, aparece la situación real, con las nuevas medidas, al 15 de enero de 2014.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

Venezuela cerró el año 2013 con la mayor inflación del mundo. En principio, comparando los resultados de la inflación en 2013 en la región el país queda muy mal parado, las cifras son: Chile 3%; Uruguay 8,52%;  Perú 2,86%; Colombia 1,94%; Paraguay 3,7%; Brasil 5,91%; Ecuador 2,70%; Bolivia 6,48% y Venezuela 56,1%.

De acuerdo a fuentes internacionales, a nivel mundial los resultados en materia inflacionaria son los siguientes: Venezuela 56,1% y le sigue de cerca: Siria 49,5%;  Sudan 37,1%; Irán 32,3%. Y para colmo, Venezuela es el único país de la OPEP que redujo en el 2013 sus reservas internacionales.

Con estas cifras en la mano, entrevisto al presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luis Mata Mollejas, quien es también Coordinador del Doctorado de Economía de Faces de la Universidad Central de Venezuela y profesor titular.

Hablamos de Venezuela como el país con mayor inflación en el mundo  con un 56,1%, y los que le siguen muy cerca son países en conflictos bélicos. Al respecto expresa: -Pero en esos países están en guerra, abierta y sangrienta. Aunque aquí también estamos como en una guerra… En 2013, según el Foro Penal Venezolano, los asesinatos se ubicaron en  79 por cada 100 mil habitantes. Ciertamente, el número de homicidios se equipara a la mortandad en países en situación de guerra civil, de acuerdo a los organismos especializados.

En este sentido, mencionamos por ejemplo, a Siria con 49,5% de inflación. Según fuentes internacionales, la guerra civil en este país ha dejado, hasta el momento, más de 200.000 muertos, de los cuales 40.000 son víctimas civiles. Y las pérdidas financieras también fueron enormes.

El economista Luis Mata Mollejas asegura: “Medidas que no sean la flotación de la moneda, son medidas inefectivas”.

El economista Luis Mata Mollejas asegura: “Medidas que no sean la flotación de la moneda, son medidas inefectivas”.

“Lo que el gobierno no puede hacer”

El día martes 14 de enero entrevisto al economista Luis Mata, un día antes de los anuncios económicos que daría el presidente Nicolás Maduro. Aunque es imposible saber  cuáles serán las nuevas medidas que tomará, el profesor  se adelanta y enfatiza: “Medidas que no sean la flotación de la moneda, son medidas inefectivas”.

Luego, se queda pensativo y argumenta: “Pero sí podemos imaginarnos lo que el gobierno no puede hacer”, en este sentido explica: -No puede cambiar las condiciones del mercado petrolero. Hay una tendencia a la baja del precio del petróleo, primero porque ya se acabó el invierno que sería lo coyuntural, aunque haga un poco de frio. Segundo, está la aparición de la energía de gas, que está haciendo que los Estados Unidos y otros países sean cada vez menos dependientes, no que sean autosuficientes, pero sí con tendencias.

-No puede cambiar el hecho que van a seguir entrando menos divisas por el petróleo. No va a cambiar la regaladera de petróleo,  o sea que la oferta va a seguir disminuyendo y la oferta si sigue disminuyendo lo único que le queda es controlar la demanda. Entonces con toda seguridad, lo que anunciara son medidas nuevas: de decir que ahora va a haber tres o cuatro mercados. Entonces la repuesta de tipo general anticipada es: ninguna cosa que no sea la flotación va a funcionar. Cualquier medida que se tome en el mercado cambiario que no sea la flotación generalizada es de efecto a corto plazo, es una máscara, no resuelve el problema.

-Los anuncios pueden consistir en una clarificación, digamos en otras reglas de la demanda, haciendo una devaluación parcial, que por allí es donde anda la cosa. En esas circunstancias, medidas que nos sean la flotación de la moneda, son medidas inefectivas, dejarla flotar es atender al mercado, libremente sin control.

-Mientras las medidas no sean flotación de la moneda, que es lo que todo el mundo hace, todas las monedas flotan, no serán efectivas. El euro flota frente al dólar, el dólar frente al euro, por eso es que los cambios fluctúan, mientras no se haga eso, sino que se mantenga un control de cambio, la situación irá empeorando.

-Por ejemplo, devalúa a 12 Bs, y dice que van a vender a 12 Bs y de inmediato la gente empezará a sacar su cuenta y siempre va a haber un mercado negro, porque les estás asegurando un precio. La única forma de no fijar un precio es que haya una flotación, esa es la única manera que la oferta y la demanda rijan. En consecuencia, para asegurar ese precio, tienes que bajar las reservas, tienes que atacar las reservas para mantener el precio que dijiste que ibas a mantener.

-Mientras no sea de flotación cualquier medida de control, siempre va a producir una especulación contra las reservas. Eso es infinito, tenemos un montón de años en ese juego, entonces como tenemos tantos años en ese juego, cualquier medida que no sea la flotación no va a resolver el problema.

Inflación hacia arriba

Precisa Mata Mollejas que  con la devaluación la tendencia de la inflación es que sube. “A la inflación no hay forma de pararla ni de que baje. Para que baje, se tendría que producir.”

-Para que bajen los precios y disminuya la escasez habría que aumentar la producción. Pero nada indica que va a aumentar la producción, no hay indicios de incentivarla, por lo que el nivel de vida va hacer peor.

-El petróleo no va a subir ni va a aumentar su demanda y las divisas van a seguir siendo escasas. Si nos han amenazado que va acentuar lo que se hizo, -él (Nicolás Maduro) lo dijo en una  reunión que no iba a retroceder- y ese resultado ha sido malo, entonces el que viene será peor. Salvo que hubiese un arrepentimiento y un retroceso: hacia la libertad de empresa hacia la libertad cambiaria; hacia la libertad de inversión extranjera.

-El presupuesto es deficitario y será peor. PDVSA tiene deuda con el BCV y con el mundo entero, las divisas están amenazadas. La oferta no va aumentar, al no ha aumentar la oferta el país está mal, y si no elimina todo eso, esto se cae, va a seguir siendo peor…

“Guerra de ilusiones”

Por otra parte, el profesor Mata Mollejas anuncia la próxima publicación de su nuevo libro “Guerra de Ilusiones”, en el cual, precisamente, plantea todos los  aspectos que se hablaron en la entrevista. Al respecto expresa: “Hoy, a los ojos de cualquier observador, la situación  muestra signos de graves deterioro en lo económico y en lo social, con serias tensiones en lo político”.

-En un balance sucinto –continua el economista- desde el ángulo económico, muestra que al cabo de 88 años (1925- 2013), el excedente económico sigue asociado mayoritariamente a la exportación primaria de petróleo, a pesar de su debilitamiento. El sector primario en su componente agrícola se ha deteriorado; el secundario o manufacturero industrial es estrecho, poco exportador y fuerte importador de bienes intermedios y de capital.

En este sentido da un ejemplo: “La ocupación en la fabricación de automóviles bajó, en este momento hay 75% de ocupación ociosa. En el año 2007 se producían 127.500 unidades y en el año 2013 se fabricaron 71.000 unidades. Se está usando nada más que el 29% de la capacidad instalada. Mientras se importan carros chinos”.

-El sector industrial está en decadencia y por supuesto entonces no hay empleo. La importancia de la industria automotriz es que de ella depende  todas esas pequeñas industrias. Por ejemplo, la industria de los asientos de los carros, de los accesorios, de los cauchos. La demanda de insumos de esa industria automotriz, hace que se caigan las demás industrias.

-En el sector terciario –prosigue- abunda el subempleo  y el ángulo financiero muestra un mercado de capitales restringidos y un sistema bancario frágil asociado a la asistencia a la conducta fiscal fuertemente deficitaria.

-El endeudamiento externo fiscal compromete la estabilidad del tipo de cambio y de la tasa de interés, al ser mínima la entrada de capitales foráneos. Las reservas internacionales de divisas caen paulatinamente, lo cual se ha tratado de enfrentar con  controles del tipo de cambio y  alzas en las tasas de interés. Pero dichas medidas no han impedido una devaluación sostenida del signo monetario nacional que ya no es garantía de reserva de valor.

-También debe decirse que recientemente se ha afianzado el carácter informal del empleo mayoritario, que obedece a las dificultades impuestas por el Estado para el desarrollo libre de la actividad económica del sector privado. Todo lo anterior se traduce en inflación persistente  de hasta dos dígitos medios y en  pobreza variable según la disponibilidad decreciente de los recursos fiscales.

-Aquí cabe resaltar que la nueva autocracia sigue, casi al pie de la letra, la estrategia de desmerecer al régimen democrático; pues para enmascarar el malestar derivado del comportamiento económico se restringe la actividad de los medios de comunicación de masas adversos al gobierno , se fustiga al sector privado de la economía y se le somete al arbitrio de cambiantes normas para el control de divisas, que afecta negativamente su contribución a la producción; la cual, por otra parte, no encuentra sustituto en la oferta de las empresas públicas.

El aumento de salario

Por otra parte, el economista Luis Mata, se refiere a la medida del aumento del 10% del incremento del salario mínimo: “Si tiras aumento para la calle, como es el aumento de sueldos y salarios, entonces la gente tiene más bolívares para tratar de comprar cosas. Si tienes más bolívares para comprar cosas y si hay menos cosas entonces es absurdo… Aunque nada más es del salario mínimo, de todas maneras, en ese salario están incluidos los viejitos, si me suben a mi yo puedo comprar más, y si compran mas va  a haber más escasez porque no hay producción. Si esa medida hubiese sido de salario general el desastre hubiese sido catastrófico. Ese es simplemente un anuncio populista”.

Al final de la entrevista, Mata Mollejas deja su conclusión apoyándose en los mitos de la Odisea: “El país es víctima de una autocracia que pierde oportunidades de progreso al seguir un curso económico  que lo empuja hacia el remolino económico de Caribdis, al despilfarrar el provento petrolero, mientras la oposición alimenta los vientos de la abstención que arrastra a la población frustrada hacia  los escollos de  la pasividad política de Escila”. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº1935 – 17-01-14 …………………………………………………………………………..  

El diagnóstico económico a mediano y corto plazo

CAOS-economico

 

“Dar petróleo sin cobrar y encima dar dinero, esa circunstancia no hay quien lo aguante”. El presidente de la Academia Nacional de Ciencias económicas, Luis Mata Mollejas, no ofrece esperanzas a corto plazo a la actual situación económica venezolana. Su análisis coloca el pecado mayor en el hecho de que Venezuela haya dejado de producir.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

Venezuela enfrenta esta semana un importante vencimiento de deuda externa que acentuara la presión sobre las finanzas, que ya registra una acelerada caída de sus reservas internacionales y carece de los dólares necesarios para garantizar el abastecimiento de alimentos y otros productos, aparte de padecer de la más alta inflación del mundo (según BCV 45,4%).

Las reservas están cayendo aceleradamente y en lo que queda de año, entre septiembre y diciembre se vencen en pagos de capitales e intereses de la deuda $4.600 millones, que hay que pagar.

Al respecto, conversamos con el economista Luis Mata Mollejas, Presidente   de la Academia Nacional de Ciencias Económicas de Venezuela y Profesor Titular y Coordinador del Doctorado de Economía de la Universidad Central de Venezuela.

Los compromisos políticos vs. las reservas

-El país no puede estar gastando los dólares en ayudas al resto del mundo, digamos por compromisos políticos y dejando insatisfecha las necesidades de importación venezolana que son muchas, puesto que la política interna ha sido  de destruir el aparato productivo nacional,  -enfatiza Mata mollejas.

-Se tiene mucha necesidad de importar y las reservas escasean, disminuyen y encima gastan las divisas en compromisos políticos. Además  ingresan menos divisas por las mismas circunstancias de préstamos o compromisos hechos también con lo político, que es exportar petróleo sin cobrar. El punto externo tiene dos caras: 1º  la ayuda dando petróleo sin cobrar. 2º y encima, se les da dinero. Esa circunstancia no hay quien la aguante.

-Según el BCV tenemos una inflación anual del 45,4%, tengo entendido que es la más alta del mundo, nos sigue Siria muy cerca y porque están en guerra. ¿Qué opina al respecto?

-La inflación es la consecuencia de no producir… Aunque también estamos en guerra: si ves las cifras de las muertes violentas cada semana uno concluye que aquí estamos en una situación de guerra. Y si encima las iguanas se comen los cables eléctricos, entonces no hay electricidad por tanto también baja la  producción.

Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económica.

Luis Mata Mollejas, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económica.

Consecuencias de la Ley del trabajo

Por otro lado, el académico menciona la nueva Ley del Trabajo que está en vigencia, promulgada el año pasado. Considera que este instrumento legal contribuye negativamente a la economía del país. “Con esta ley la gente está obligada a descansar más y a trabajar menos, por tanto se produce menos”, indica Mata Mollejas.

En abril de 2012 la Academia Nacional de Ciencias Económicas (ANCE) emitió un comunicado, alertando al gobierno sobre las consecuencias que traería la aprobación de la nueva Ley del Trabajo.  Entre ellas: “podría afectar la creación de empleo, disminuir los incentivos a la inversión reproductiva, estimular la inversión especulativa y acentuar la fuga de  capitales”.

En esa oportunidad, entrevisté al presidente de la ANCE sobre dicho tema, el artículo fue publicado en la edición de Zeta Nº1850 – 27-04-12. Este alerta fue un verdadero vaticinio, veamos por qué. A continuación transcribo parte de las declaraciones de Mata Mollejas:

-En todos los países, incluida Venezuela, los riesgos evidentes de una reforma en el régimen de relaciones laborales, sesgada hacia la redistribución y sin considerar las implicaciones sobre la producción nacional, son los de aumento de la inflación, del desempleo abierto y de la subocupación generalizada.

-En términos prácticos, ello profundizará la dualidad que caracteriza al mercado laboral venezolano, al propiciar la destrucción  de empleos de calidad al tiempo que se promueve el desarrollo del mercado informal que ya tiene dimensiones alarmantes.

Advierte Mata Mollejas que dicha Ley, alejaría a Venezuela del  régimen legislativo laboral, del que prevalece en los países del entorno. “Las implicaciones de esto en pérdida de competitividad internacional se traducirán en: mayores importaciones, menores exportaciones, reducción de la inversión y, por tanto, mayor desempleo y menor crecimiento económico y bienestar social”.

-Una reforma laboral –explica el académico-que tienda a incrementar el gasto público e incremente los requerimientos de transferencias presupuestarias a las empresas del Estado, agravará los desequilibrios fiscales y hará menos sostenible las finanzas públicas presentes y futuras.

Pronósticos acertados

Preguntamos al experto, en caso de que haya cambios en los destinos políticos del país: ¿En cuánto tiempo se podría recuperar la economía del país? A lo que responde: “No hablemos de ese escenario, por algo muy simple: ¿hasta cuándo va a llegar el daño?, no lo sabemos. ¿Hasta cuándo se van a quedar? Tampoco lo sabemos. Como podemos hablar de recuperación en un tiempo, sino sabemos hasta dónde va a llegar la destrucción. Simplemente digo que hoy estamos mejor que mañana…”

-La situación es cada vez peor –prosigue Mata-  lamentablemente se han venido cumpliendo nuestros pronósticos, de mala administración de las divisas. Las divisas no entran en el BCV, las manejan en otras cuentas (el FODEN y otros) por  tanto no hay para las necesidades de los venezolanos. Cuando se presentan estas circunstancias todo el mundo quiere tener divisas. El problema desde el punto de vista desde la razón, cuando se controla se quiere controlar la demanda limitando la oferta, la gente no se limita, la gente lo demanda aunque no lo consiga, hay presión.

La economía mundial

De acuerdo a este panorama: ¿Cuál será el futuro que nos espera? 

-Los escenarios del mediano y del largo plazo no deben preocuparnos demasiado, en cuanto a la ayuda de la palanca petrolera; de acuerdo con las expectativas  de demanda de petróleo mundial hasta el 2050.

-Pero ello no es así en el corto plazo, que se muestra peligrosamente inestable,  dada la clara caída del empleo en  USA y Europa, a lo largo del periodo 2008-2012, la creciente fatiga del euro y las expectativas negativas de las Bolsas de Valores a un  año plazo (- 25%) en los países emergentes más prometedores, los llamados BRICs (Brasil, Rusia, India u China) lo cual confirma que el planeta  no ha salido de la fase depresiva.

Así, la crisis, -prosigue Mata- que es muy clara en Europa y Estados Unidos, se prolongará por lo menos hasta 2015, y ya viene afectando a los demás países con variantes de inflación-deflación y  amenazas de colapsos bancarios y fiscales, según la posición comercial internacional y la particular intervención de la banca central y del fisco.

En este sentido, Mata opina que “los peores resultados ocurren cuando los intereses políticos, asociados a los negociados con  la estabilidad cambiaria, se sobreponen  a los requerimientos de ajustes en la economía material; error en que cayeron Churchill en 1920, la Argentina de Cavallo en 1991 y la política de  Chávez desde 2003”.

Endeudamiento público

-En este panorama, donde el único factor positivo es la posición lograda en el comercio mundial, sólo un país importante exportador de petróleo, se presenta como zona de desastres.

Explica el académico que “la destrucción   por razones políticas del aparato productivo interno, tanto el petrolero como el no petrolero, provocó un endeudamiento público consolidado (PDVSA y fisco) del 56% (según Ecoanalítica)  por la aparición y persistencia del déficit en cuenta corriente , originado en la merma del orden del 40% del ingreso corriente  en divisas, al aplicarse criterios de favoritismos políticos en la política comercial de PDVSA; lo cual  merma la disponibilidad de divisas (iliquidez) ocultada por la revalorización del oro en las Reservas Internacionales  y por los  prestamos chinos”.

SOLUCIONES CAMBIARIAS

DOLARES-BOLIVARES

 

En relación al grave problema de las divisas en Venezuela, Mata Mollejas recomienda: “La única solución es dejar la oferta libre al precio que se fije. Flotación del tipo de cambio. Cero control. La solución es la flotación del bolívar. Son muy pocos los países que tienen control cambiario. El control cambiario no controla la inflación más bien la acelera. La política general es dislocada, en donde el Banco Central de Venezuela apoya las locuras que han venido haciendo desde el punto de vista fiscal”.

 

LOS SALARIOS

SALARIOminimo

 

Mata Mollejas habla de los sueldos: “Los trabajadores hacen presión para que aumenten los salarios, cuando aumentan los sueldos aumentan los costos, entonces los salarios nunca alcanzan a los precios. Esa es otra medida que está comprobada que es inútil. Aumentar salarios para alcanzar precios  para complacer al público, es la política del sinsentido. No ha funcionado aquí ni en la Unión Soviética, ni en la Alemania socialista. Digamos que se está aplicando aquí, con el socialismo del siglo XXI, las medidas bien conocidas del socialismo soviético que empujó a la ruina al imperio soviético. Ya han empezado en China a aplicar medidas liberales, medidas del capitalismo, no del control, sino de la libertad. Entonces, Rusia prospera, China prospera y nosotros practicantes del socialismo arcaico, nos hundimos. Eso es lo que lleva a la ruina a los países”.

Fuente: Revista Zeta Nº1920 – 20-09-13

…………………………………………………………………………………….