Las medidas que Maduro no puede adoptar

El caso venezolano, con la mayor inflación del mundo (cifras en mano), no se compone si el gobierno no adopta la flotación de la moneda, cosa que Nicolás Maduro no puede hacer. En entrevista exclusiva para Zeta del economista Luis Mata Mollejas, aparece la situación real, con las nuevas medidas, al 15 de enero de 2014.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

Venezuela cerró el año 2013 con la mayor inflación del mundo. En principio, comparando los resultados de la inflación en 2013 en la región el país queda muy mal parado, las cifras son: Chile 3%; Uruguay 8,52%;  Perú 2,86%; Colombia 1,94%; Paraguay 3,7%; Brasil 5,91%; Ecuador 2,70%; Bolivia 6,48% y Venezuela 56,1%.

De acuerdo a fuentes internacionales, a nivel mundial los resultados en materia inflacionaria son los siguientes: Venezuela 56,1% y le sigue de cerca: Siria 49,5%;  Sudan 37,1%; Irán 32,3%. Y para colmo, Venezuela es el único país de la OPEP que redujo en el 2013 sus reservas internacionales.

Con estas cifras en la mano, entrevisto al presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, Luis Mata Mollejas, quien es también Coordinador del Doctorado de Economía de Faces de la Universidad Central de Venezuela y profesor titular.

Hablamos de Venezuela como el país con mayor inflación en el mundo  con un 56,1%, y los que le siguen muy cerca son países en conflictos bélicos. Al respecto expresa: -Pero en esos países están en guerra, abierta y sangrienta. Aunque aquí también estamos como en una guerra… En 2013, según el Foro Penal Venezolano, los asesinatos se ubicaron en  79 por cada 100 mil habitantes. Ciertamente, el número de homicidios se equipara a la mortandad en países en situación de guerra civil, de acuerdo a los organismos especializados.

En este sentido, mencionamos por ejemplo, a Siria con 49,5% de inflación. Según fuentes internacionales, la guerra civil en este país ha dejado, hasta el momento, más de 200.000 muertos, de los cuales 40.000 son víctimas civiles. Y las pérdidas financieras también fueron enormes.

El economista Luis Mata Mollejas asegura: “Medidas que no sean la flotación de la moneda, son medidas inefectivas”.

El economista Luis Mata Mollejas asegura: “Medidas que no sean la flotación de la moneda, son medidas inefectivas”.

“Lo que el gobierno no puede hacer”

El día martes 14 de enero entrevisto al economista Luis Mata, un día antes de los anuncios económicos que daría el presidente Nicolás Maduro. Aunque es imposible saber  cuáles serán las nuevas medidas que tomará, el profesor  se adelanta y enfatiza: “Medidas que no sean la flotación de la moneda, son medidas inefectivas”.

Luego, se queda pensativo y argumenta: “Pero sí podemos imaginarnos lo que el gobierno no puede hacer”, en este sentido explica: -No puede cambiar las condiciones del mercado petrolero. Hay una tendencia a la baja del precio del petróleo, primero porque ya se acabó el invierno que sería lo coyuntural, aunque haga un poco de frio. Segundo, está la aparición de la energía de gas, que está haciendo que los Estados Unidos y otros países sean cada vez menos dependientes, no que sean autosuficientes, pero sí con tendencias.

-No puede cambiar el hecho que van a seguir entrando menos divisas por el petróleo. No va a cambiar la regaladera de petróleo,  o sea que la oferta va a seguir disminuyendo y la oferta si sigue disminuyendo lo único que le queda es controlar la demanda. Entonces con toda seguridad, lo que anunciara son medidas nuevas: de decir que ahora va a haber tres o cuatro mercados. Entonces la repuesta de tipo general anticipada es: ninguna cosa que no sea la flotación va a funcionar. Cualquier medida que se tome en el mercado cambiario que no sea la flotación generalizada es de efecto a corto plazo, es una máscara, no resuelve el problema.

-Los anuncios pueden consistir en una clarificación, digamos en otras reglas de la demanda, haciendo una devaluación parcial, que por allí es donde anda la cosa. En esas circunstancias, medidas que nos sean la flotación de la moneda, son medidas inefectivas, dejarla flotar es atender al mercado, libremente sin control.

-Mientras las medidas no sean flotación de la moneda, que es lo que todo el mundo hace, todas las monedas flotan, no serán efectivas. El euro flota frente al dólar, el dólar frente al euro, por eso es que los cambios fluctúan, mientras no se haga eso, sino que se mantenga un control de cambio, la situación irá empeorando.

-Por ejemplo, devalúa a 12 Bs, y dice que van a vender a 12 Bs y de inmediato la gente empezará a sacar su cuenta y siempre va a haber un mercado negro, porque les estás asegurando un precio. La única forma de no fijar un precio es que haya una flotación, esa es la única manera que la oferta y la demanda rijan. En consecuencia, para asegurar ese precio, tienes que bajar las reservas, tienes que atacar las reservas para mantener el precio que dijiste que ibas a mantener.

-Mientras no sea de flotación cualquier medida de control, siempre va a producir una especulación contra las reservas. Eso es infinito, tenemos un montón de años en ese juego, entonces como tenemos tantos años en ese juego, cualquier medida que no sea la flotación no va a resolver el problema.

Inflación hacia arriba

Precisa Mata Mollejas que  con la devaluación la tendencia de la inflación es que sube. “A la inflación no hay forma de pararla ni de que baje. Para que baje, se tendría que producir.”

-Para que bajen los precios y disminuya la escasez habría que aumentar la producción. Pero nada indica que va a aumentar la producción, no hay indicios de incentivarla, por lo que el nivel de vida va hacer peor.

-El petróleo no va a subir ni va a aumentar su demanda y las divisas van a seguir siendo escasas. Si nos han amenazado que va acentuar lo que se hizo, -él (Nicolás Maduro) lo dijo en una  reunión que no iba a retroceder- y ese resultado ha sido malo, entonces el que viene será peor. Salvo que hubiese un arrepentimiento y un retroceso: hacia la libertad de empresa hacia la libertad cambiaria; hacia la libertad de inversión extranjera.

-El presupuesto es deficitario y será peor. PDVSA tiene deuda con el BCV y con el mundo entero, las divisas están amenazadas. La oferta no va aumentar, al no ha aumentar la oferta el país está mal, y si no elimina todo eso, esto se cae, va a seguir siendo peor…

“Guerra de ilusiones”

Por otra parte, el profesor Mata Mollejas anuncia la próxima publicación de su nuevo libro “Guerra de Ilusiones”, en el cual, precisamente, plantea todos los  aspectos que se hablaron en la entrevista. Al respecto expresa: “Hoy, a los ojos de cualquier observador, la situación  muestra signos de graves deterioro en lo económico y en lo social, con serias tensiones en lo político”.

-En un balance sucinto –continua el economista- desde el ángulo económico, muestra que al cabo de 88 años (1925- 2013), el excedente económico sigue asociado mayoritariamente a la exportación primaria de petróleo, a pesar de su debilitamiento. El sector primario en su componente agrícola se ha deteriorado; el secundario o manufacturero industrial es estrecho, poco exportador y fuerte importador de bienes intermedios y de capital.

En este sentido da un ejemplo: “La ocupación en la fabricación de automóviles bajó, en este momento hay 75% de ocupación ociosa. En el año 2007 se producían 127.500 unidades y en el año 2013 se fabricaron 71.000 unidades. Se está usando nada más que el 29% de la capacidad instalada. Mientras se importan carros chinos”.

-El sector industrial está en decadencia y por supuesto entonces no hay empleo. La importancia de la industria automotriz es que de ella depende  todas esas pequeñas industrias. Por ejemplo, la industria de los asientos de los carros, de los accesorios, de los cauchos. La demanda de insumos de esa industria automotriz, hace que se caigan las demás industrias.

-En el sector terciario –prosigue- abunda el subempleo  y el ángulo financiero muestra un mercado de capitales restringidos y un sistema bancario frágil asociado a la asistencia a la conducta fiscal fuertemente deficitaria.

-El endeudamiento externo fiscal compromete la estabilidad del tipo de cambio y de la tasa de interés, al ser mínima la entrada de capitales foráneos. Las reservas internacionales de divisas caen paulatinamente, lo cual se ha tratado de enfrentar con  controles del tipo de cambio y  alzas en las tasas de interés. Pero dichas medidas no han impedido una devaluación sostenida del signo monetario nacional que ya no es garantía de reserva de valor.

-También debe decirse que recientemente se ha afianzado el carácter informal del empleo mayoritario, que obedece a las dificultades impuestas por el Estado para el desarrollo libre de la actividad económica del sector privado. Todo lo anterior se traduce en inflación persistente  de hasta dos dígitos medios y en  pobreza variable según la disponibilidad decreciente de los recursos fiscales.

-Aquí cabe resaltar que la nueva autocracia sigue, casi al pie de la letra, la estrategia de desmerecer al régimen democrático; pues para enmascarar el malestar derivado del comportamiento económico se restringe la actividad de los medios de comunicación de masas adversos al gobierno , se fustiga al sector privado de la economía y se le somete al arbitrio de cambiantes normas para el control de divisas, que afecta negativamente su contribución a la producción; la cual, por otra parte, no encuentra sustituto en la oferta de las empresas públicas.

El aumento de salario

Por otra parte, el economista Luis Mata, se refiere a la medida del aumento del 10% del incremento del salario mínimo: “Si tiras aumento para la calle, como es el aumento de sueldos y salarios, entonces la gente tiene más bolívares para tratar de comprar cosas. Si tienes más bolívares para comprar cosas y si hay menos cosas entonces es absurdo… Aunque nada más es del salario mínimo, de todas maneras, en ese salario están incluidos los viejitos, si me suben a mi yo puedo comprar más, y si compran mas va  a haber más escasez porque no hay producción. Si esa medida hubiese sido de salario general el desastre hubiese sido catastrófico. Ese es simplemente un anuncio populista”.

Al final de la entrevista, Mata Mollejas deja su conclusión apoyándose en los mitos de la Odisea: “El país es víctima de una autocracia que pierde oportunidades de progreso al seguir un curso económico  que lo empuja hacia el remolino económico de Caribdis, al despilfarrar el provento petrolero, mientras la oposición alimenta los vientos de la abstención que arrastra a la población frustrada hacia  los escollos de  la pasividad política de Escila”. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº1935 – 17-01-14 …………………………………………………………………………..  

Anuncios

“Un salario de hambre”

SALARIOS-bajos

 

La inflación afecta el salario real y los ingresos de todos los estratos sociales, en especial de los más pobres, por lo que el  segundo aumento del salario mínimo mensual,  no va a ayudar a compensar la inflación que registran los alimentos,  que alcanzó casi 40 % entre enero y julio  de este año.  

Por AÍDA GUTIÉRREZ H

En Venezuela, desde el 1° de septiembre entró en vigencia el segundo aumento del salario mínimo mensual para los trabajadores, establecido en 10%, con lo que el sueldo más bajo en el país se ubica en 2.702,73 bolívares. De esta manera la jornada diurna se sitúa en 90,09 bolívares.

Este nuevo monto del salario mínimo también implica el incremento de las pensiones y jubilaciones de la Administración Pública y del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

La inflación carcome el bolsillo

El economista Rogelio Calzadilla considera que “el aumento salarial no tiene ningún impacto, porque es ínfimo para lo que es la inflación en el país.  Aunque  cualquier  aumento para los efectos del asalariado es bueno, así sea mínimo”.

Este aumento no va a ayudar a compensar la inflación que registran los alimentos, que alcanza casi 40 % entre enero y julio. A esto se le  añade el problema de la escasez y las señales de que la inflación no va a disminuir en los próximos meses o años.

Explica Calzadilla que la razón de que  la cesta básica se ubique en un valor más elevado en relación al sueldo mínimo, se debe a que los bienes que requiere el venezolano siguen siendo relativamente más escasos que la mano de obra.

-Esto repercute en que la demanda de alimentos de la canasta básica sea mayor que la de mano de obra a salario mínimo, por eso resulta común que sea más elevada la cantidad de personas con este sueldo que lo que se adquiere con él, -dijo.

-Cuando se compara el salario mínimo en Venezuela en dólares se vuelve sal y agua, porque la economía en el país no está ajustada al tipo de cambio real.

Apunta el experto que “no se debe olvidar el efecto corrosivo sobre el salario de la devaluación de la moneda ocurrido en  febrero de este año. Ya van cuatro devaluaciones en 10 años”.

La promesa de 3 alzas salariales

El pasado 1 de mayo el Ejecutivo Nacional anunció un alza salarial de manera fraccionada, en 3 tandas. Ese mismo mes se aumentó 20%, ubicándolo en 2.457,02 bolívares, para septiembre se establecería un 10% más, lo que se traduce en 2.702,73 bolívares y en noviembre vendría un incremento entre un 5% y 10%, de acuerdo a la información contemplada en la Gaceta Oficial Nº 40.157.

El pasado 30 de abril, el presidente Maduro, en asamblea de trabajadores, anunció que el ingreso mínimo promedio debía ubicarse a finales de este año entre 3.976 a 4.111 bolívares, y se aplicaría 20% en mayo y 10% en septiembre.

Tal y como lo anunció Maduro, el reajuste salarial se realizaría en tres tandas: la primera del 20% el cual el pasado primero de mayo, 10% a partir del 1 de septiembre y con una posibilidad de un nuevo aumento de entre 5 y 10% el 1 de noviembre.

El salario mínimo no rinde

 En busca de leche en polvo,  Zeta acompaña a las amas de casa y reproduce sus comentarios sobre el aumento salarial.

Lorena González : “En mi casa entran dos sueldos mínimos y la suma de los dos ni siquiera nos llega al fin de mes, y vivo con mi hija y mi esposo en casa de mi madre hacinados en un cuartico, no pagamos alquiler. Nosotros nos sacrificamos en la comida para poder satisfacer las necesidades de nuestra hija que está estudiando. Por ejemplo, yo deje de comer queso porque es muy caro, la leche, cuando la logramos conseguir, es solo para la niña y mi madre. Esto es un sueldo de hambre…”

 Carmen García: “El salario mínimo no rinde para nada, no alcanza para hacer un buen mercado y menos para alimentar una familia de 4 personas. Ese aumento lo que da es risa. En este país no se puede comprar medicinas, ni ropa, ni zapatos. Todo está carísimo. Y ni pensar en salir a pasear con los chamos…

Rosario Hernández: “Ese aumento no es nada en comparación como están de caros los artículos de primera necesidad. Ayer fui hacer mercado y gasté cerca de 2.000 bolívares en sólo frutas y verduras. Leche no hay y un kilo cuesta 65 bolívares. Todo está carísimo. La inflación se come el sueldo. La situación económica de este país es insostenible”.

Carlota Rivero: “Cada semana los precios aumentan y parece que los sueldos bajan.  Ese incremento es una tontería, no se equipara con la  inflación que nos está matando ya sea de hambre o de mengua; porque si estás enfermo, las medicinas son incomprables. No faltará mucho tiempo para que los ciudadanos empiecen a desnutrirse y hasta morir por falta de alimentos. Los artículos de la cesta básica, primero que no se encuentran y segundo, cuando los consigues son muy caros.”

Antonia Castillo: “Ese aumento es irrisorio y el sueldo mínimo sólo sirve para pagar pasajes y comprar 4 productos en el mercado, no rinde… Mientras no congelen los artículos no vale la pena un aumento, tienen que congelar los precios para poder sobrevivir con lo que ganas. Qué hacemos con un incremento del 15% si te aumentan los artículos entre un 50% o un 100%. Es peor el remedio que la enfermedad”.

 Inflación vs salario real

La inflación afecta el salario real y los ingresos de todos los estratos sociales; en especial de los más pobres. En 2013, la variación de los precios atenta, nuevamente, contra la capacidad de ahorros de los venezolanos.

Según el informe del Banco Central de Venezuela (BCV), el índice de precios al consumidor acumuló un incremento del 29% que contrasta con el 8,6 % de igual período del año pasado y supera el 20,1% registrado en todo el 2012.
Mientras, la variación anualizada correspondiente a julio se ubicó en 42,6%, superior a la tasa de 19,4% observada en julio del 2012.

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística (INE) arrojó en su informe del mes de julio que la Canasta Alimentaria Normativa se ubicó en Bs. 2.779, 21 bolívares, monto ya superior al del salario mínimo que entró en vigencia.  Por el contrario, el Cendas, (Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros), indicó que el precio de la Canasta Básica Familiar en julio de 2013 llegó a 12.257,73 bolívares, sobrepasando el salario mínimo en 156, 12 %.

Trabajadores de Pdval exigen aumento

Por otro lado, los representantes de los Comités de Trabajadores Socialistas (CTS) de Pdval se reunieron la semana pasada en Miraflores con el presidente de la red, Iván Bello, y Gustavo Cabello, de la junta directiva, quienes les informaron que no habría aumento salarial hasta enero de 2014.

Los trabajadores rechazaron la propuesta de la empresa, que oscila entre 6% y 14,29%, para esa fecha, y exigen que el ajuste se haga acorde con la inflación.

“Estamos en desacuerdo con la propuesta porque no se ajusta con la inflación. Queremos una nueva propuesta pero para este año, no para enero”, expresó uno de los voceros.

Durante la reunión, los directivos de Pdval argumentaron que no están en capacidad de ofrecer un porcentaje de ajuste mayor debido a que la empresa atraviesa por problemas financieros.

“Ellos argumentan la quiebra de Pdval. Dicen que no es sustentable. Si eso es así por lo menos debería haber abastecimiento total porque bastante dinero que el Presidente le ha dado a Pdval. El último desembolso fue de 250 millones de bolívares y hasta hay un plan de expansión. Entonces a qué juegan, ¿dónde están los recursos?”, indicó el trabajador.
(@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº1918 – 06-09-13