¿Medicinas?: ¡NO HAY!

MedicinasNoHay

 

La carencia de fármacos ha llegado en Venezuela a un nivel que se transforma en emergencia nacional y afecta principalmente a las personas cuya vida depende de una medicina de toma diaria, pero que no se consigue.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

La escasez de medicamentos en Venezuela continúa de mal en peor. Los ciudadanos peregrinan diariamente de farmacia en farmacia solicitando desde lo más común como el Aceteminofén (chicungunya y dengue), hasta los más específicos como Adalat Oros 20mg (tensión arterial), o Daflon 500mgr (para la circulación).

Jorge Herrera, farmacéutico y dueño de un establecimiento en el Este de de Caracas precisa que no se consigue medicamentos para los hemofílicos ni para los diabéticos. Tampoco pastillas anticonceptivas, ni vitaminas para las embarazadas. No hay hipertensivos,  antibióticos, albúminas, anticonvulsivos, Ibuprofeno y antiinflamatorios.

Asimismo el experto informa que las medicinas para las fases maníacas de pacientes con trastornos psiquiátricos y bipolar, antidepresivos, medicamentos para desorden de ansiedad social y tranquilizantes, son algunos de los medicamentos que están escasos. Apunta que  “los pacientes esquizofrénicos son los más afectados con esta realidad”.

El carbonato de litio, Wellbutrin, Sesaren, Efexor, Clozapina, Olanzapina, Quetiapina, Risperidona, Ziprasidona, son los más buscados en las farmacias, sin embargo no se consiguen.

Emergencia sanitaria

Por otra parte, empleados de farmacias aseguran que los pedidos que reciben de las droguerías son cada día más escasos. En el caso específico del Acetaminofén refieren que se les despachan solo entre 20 – 25 cajas semanales y que tienen más de un mes que no reciben ninguna presentación del producto para niños. ”Cuando nos llegan los medicamentos se acaban en cuestión de minutos…”

Es importante resaltar que esta situación se repite en todos los estados del país. Los trabajadores reiteran que las medicinas sólo duran medio día en los estantes.

En este sentido el farmacéutico Herrera expresa: “En este momento existe en el país una emergencia sanitaria en relación con la escasez de medicamentos y escasez de insumos médicos y quirúrgicos. Tenemos cifras de la Federación Farmacéutica Venezolana en la cual se expresa una escasez de medicamentos de un 60% en Caracas y un 70% en el interior del país”.

El 12 de noviembre 2014, en su programa matutino por Unión Radio, el periodista César Miguel Rondón, entrevistaba a una doctora que explicaba las señales de la fiebre Chikungunya y recomendaba vigilar la fiebre, mientras que el fármaco indicado sería el Acetaminofén. Tras un pequeño silencio, Rondón dijo: "Además de que no hay acetaminofén, ayer no conseguí un termómetro". Efectivamente, el termómetro no se consigue en farmacia, pero lo venden los buhoneros en la calle a precio de mercado negro.

El 12 de noviembre 2014, en su programa matutino por Unión Radio, el periodista César Miguel Rondón, entrevistaba a una doctora que explicaba las señales de la fiebre Chikungunya y recomendaba vigilar la fiebre, mientras que el fármaco indicado sería el Acetaminofén. Tras un pequeño silencio, Rondón dijo: “Además de que no hay acetaminofén, ayer no conseguí un termómetro”. Efectivamente, el termómetro no se consigue en farmacia, pero lo venden los buhoneros en la calle a precio de mercado negro.

Según informaciones extraoficiales, se ha conocido que el Gobierno ha estado importando medicamentos, pero no se conoce su procedencia. El especialista denunció que los medicamentos que serán distribuidos en la red pública, no cuentan con la permisología correspondiente.

Farmacias del IVSS

Una opción para los adultos mayores jubilados, a quienes la pensión no les alcanza para comprar sus medicinas, es ir a  las farmacias del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) porque los remedios se distribuyen gratuitamente, sin embargo presentan el mismo problema que los establecimientos privados: una fuerte escasez de medicamentos.

Roberto Torres, de 80 años es diabético, hipertenso y sufre de la circulación. Es jubilado. En la farmacia del IVSS en Los Ruices, muestra sus lágrimas a esta periodista y expresa: “No hay, es la respuesta que desde hace varios meses me dan en esta farmacia. Mi pensión no me alcanza para comprar mis medicinas, tampoco  para comer decente. Vengo desde Guarenas y otra vez perdí el viaje. Tengo solo 30 bolívares en la cartera. No sé que voy hacer, me siento cansado, con mucho malestar y muy débil porque llevo tiempo sin tomar mi tratamiento. Aquí nos iremos a morir de mengua todos los viejitos y también los jóvenes que estén enfermos, porque no hay medicamentos para nadie. Qué tristeza –dice llorando- lo que estamos sufriendo los venezolanos, nunca se había visto en este país una situación tan grave con la salud del pueblo, y lo peor es que parece que nos estamos resignando a morir de mengua o en manos del hampa. Yo estoy viejo, y sé que en cualquier momento podría morirme por la falta de medicinas, a menos que antes viene un malandro y me mata para quitarme las cuatro lochas que recibo de pensión…”

Aura Gonzales tiene 75 años, expresa  que cada vez que acude al Seguro Social pierde el viaje. “Presenté tres órdenes de medicamentos pero no me despacharon ninguno. Sufro de arteroesclerosis y necesito medicamentos para la circulación de la sangre”.

“Le exijo al gobierno que cumpla sus obligaciones con el pueblo, ya que el poco dinero que mensualmente deposita el Seguro Social en mi cuenta no me permite comprar las medicinas en farmacias privadas, si lo hago dejaría de comer”, manifiesta la señora Ana con lágrimas en sus ojos.

Historias como las anteriores también se pueden escuchar en cualquier farmacia a lo largo y ancho del territorio nacional. Aunque, según  las personas que vienen del interior a comprar a Caracas, aseguran que la escasez en otras regiones de Venezuela es mucho peor que en la capital.

En 2015 la escasez será peor

El doctor José Alvares, es miembro del Colegio Farmacéutico del Área Metropolitana de Caracas. Informa a título personal que “la escasez se prolongará hasta el año que viene, pues la mayoría de los laboratorios farmacéuticos comienzan a cerrar operaciones a partir del 15 de noviembre, ya que sus casas matrices a nivel mundial también cierran operaciones porque toman esas últimas semanas del año para hacer mantenimientos mayores de todas sus plantas”.

Precisa que la escasez de medicamento se mantiene entre un 60% a 70%. Refiere que hubo un aviso del Ejecutivo nacional en el que informaban a la población, que hace 10 o 15 días entró una cantidad importante de medicamentos provenientes de convenios entre Venezuela y China, Cuba, e India.

“Pero –aclara-  como ellos mismos manifestaron, esos son medicamentos que van a la red de salud pública, llámese CDI y algunos hospitales del Gobierno”.

Añade que “no se ha podido solucionar la importación adecuada de la cantidad de medicamentos para el área privada y vamos a tener fallas en la mayoría de los medicamentos”.

Sin anestesia

Por otra parte, el médico José Manuel Olivares, quien labora en el  Hospital Clínico Universitario de la UCV, dijo la semana pasada  por RCR 750 AM, en el programa al mediodía que él conduce junto a la periodista Elvimar Maraima,   que en dicho hospital no hay anestesia. Y que existe una lista de cinco mil pacientes en espera para operarse. Contó que fue testigo como la gente desesperada llora y ruega por ser atendida. “Se trata de un espectáculo dantesco”.

Destacó también que el gobierno realizó una disminución gradual en la inversión en salud, lo que a su juicio demuestra por qué los hospitales en el país están en mal estado.

Olivares precisó  que hasta ahora el gobierno ha invertido 100 millones de dólares para la dotación de material médico quirúrgico en los centros de salud públicos y privados, lo que significa una reducción de más de mil millones de bolívares en la inversión para la salud.

Denunció que les ha sido difícil diagnosticar la chikungunya porque no hay fármacos ni reactivos. “Dios nos guarde que llegue alguien del África con el virus del Ébola porque no hay capacidad de enfrentar este virus de rápida propagación”, dijo. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº1977 – 14-11-14

…………………………………………………………

 

 

Anuncios

Asesinatos por falta de insumos médicos

SALUD-crisis-V1

La dramática ausencia de los más elementales insumos médicos ha llegado al extremo de convertirse en asesinatos por negligencia de las autoridades. Las principales víctimas son los enfermos de cáncer, VIH, enfermedades cardiovasculares, pero la lista es mucho más larga y abarca todo el país.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

La situación de la escasez de insumos médicos en hospitales y clínicas en Venezuela llegó a un punto crítico. De acuerdo a los especialistas, hay en el país una gran cantidad importante de pacientes que tienen patologías oncológicas, renales y cardiológicas y con cada día que pasa sin recibir tratamiento, se agrava su condición física, por lo que la enfermedad puede avanzar a unos extremos dramáticos, y si no se atiende con el tratamiento adecuado tendrá un desenlace fatal.

Pacientes oncológicos

Por medio de una nota de prensa, se dio a conocer la medida: “En vista de la grave situación por la que está atravesando el Instituto de Hematología y Oncología del Hospital Universitario de Caracas, y ante los oídos sordos y falta de atención e insumos por parte del Ministerio de Salud, nos vemos en la necesidad de cerrar el área de Hematología y Oncología, porque ni siquiera tenemos los reactivos para preparar la quimioterapia necesaria para el tratamiento de los pacientes que padecen de cáncer”.

Por no contar con los insumos, tratamientos y medidas de seguridad mínimas, el Instituto de Hematología y Oncología de la Universidad Central de Venezuela (UCV) cerrará sus puertas a partir de este miércoles, indicó la oncóloga Carolina Reboso.

Denunció que no disponen de las soluciones, inyectadoras y otros insumos básicos para preparar las drogas antineoplásicas disponibles, que los pacientes retiran en las Farmacias de Alto Costo del IVSS.

Cada año más de 250 personas afectadas por cáncer reciben atención en ese centro, pero a partir del miércoles 16 de julio, los médicos dejarán de atenderlos hasta tanto el Ministerio de Salud solucione las carencias de insumos.
Marisela Morales, jefa del Servicio de Hematología, indicó que hace cuatro años que el centro de salud perdió la capacidad de procesar muestras de biopsias de médula ósea para diagnosticar varios tipos de cáncer.
El personal de salud denuncia que los laboratorios se mantienen paralizados desde hace más de un año, por lo que no pueden realizar estudios de líquidos, pruebas hematológicas, marcadores tumorales y cualquier tipo de investigación en esa área.

Ante lo expuesto, cada vez se hace más difícil la atención oportuna de los pacientes con cáncer en Caracas. También se suma a la escasez de insumos el Oncológico Luis Razetti, en Cotiza y el Hospital Padre Machado, en El Cementerio.

Patologías renales y cardiológicas

De acuerdo a Cristino García, director ejecutivo de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales, hay unas áreas críticas que han tenido prácticamente que dejar de funcionar, como es la de Hemodiálisis, porque debido a la falta de filtros y catéteres para los pacientes, se hace prácticamente imposible tratar a quienes presentan problemas renales. “Nos hemos visto obligados a darle prioridad a pacientes crónicos y no estamos tratando a pacientes con cuadros agudos”.

Por otro lado, García destaca que en Hemodinamia (área para diagnosticar y tratar a quienes presentan enfermedades vasculares -venas y arterias-), “no tenemos, catéteres, balones de contrapulsación aórtica, ni stent –instrumento que se usa para pacientes infartados-“.

Igualmente hay una serie de drogas que no se encuentran en el mercado, como el drapamilo o la digoxina, que se emplean para arritmias e insuficiencias cardíacas.

-No podemos hacer la angioplastia –el procedimiento rutinario en estos tiempos-, por lo que tenemos que aplicar la medicina de hace 40 años: picamos al paciente en una Unidad de Terapia Intensiva (UTI), le aplicamos una enzima de referencia cardiológica y le damos una serie de hipertensivos y dilatadores coronarios. Todo esto prolonga la estadía de ese paciente en la UTI, de una semana a 10 días, hasta que se logra compensar. Ese mismo paciente, si nosotros le hacemos una angioplastia y le colocamos un stent, en unas 48 horas a más tardar está en su casa.
Denuncia de la Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolanas

La Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolanas, conformada por 40 Sociedades Médicas y Quirúrgicas, en el mes de junio emitió un comunicado denunciando la grave situación de los hospitales y clínicas por la falta de insumos médicos.

“Según información que manejamos proveniente de las especialidades médicas, el déficit de insumos, material médico-quirúrgico y de laboratorio en los centros de atención médica  está  llegando a un punto  sumamente crítico  que pudiera conducir a una situación insostenible  tanto  en la salud pública como privada”.

A continuación enumeran la escasez de los siguientes insumos: “guantes quirúrgicos estériles, fallas de disponibilidad de cepillos quirúrgicos, batas quirúrgicas, cánulas nasales necesarias para la administración de oxígeno, falta y falla en el suministro de materiales y agentes que se utilizan para esterilizar instrumental quirúrgico, fallas importantes de suturas; haciendo notar  que estos son materiales de uso corriente en los procedimientos médicos y quirúrgicos, pero también llamando la atención en  la falla de  otros equipos y materiales que son indispensables para salvar  al paciente ante una  circunstancia o enfermedad que ponga en riesgo su vida”.

Continua: “Igualmente  hacemos referencia a  la inoperatividad de equipos médicos que son indispensables para el diagnóstico, tal como ocurre en el campo de la imagenología (Rx fijos, Rx móviles, Rx  X arco en C, Hemodinamia, Mamografía, Tomografía, Resonancia Magnética, Medicina Nuclear, Ecosonografía entre otros),  debido a la falta de repuestos; un número importante de equipos inoperativos se debe a fallas causadas por inestabilidades eléctricas y otras por uso y desgastes de partes”.

Asimismo advierten: “Es sumamente grave la situación que viven los laboratorios analíticos para la realización de pruebas y seguimiento de controles de tratamientos, así mismo, la dotación de repuestos e instrumentos para cirugías endoscópicas, procedimientos de biopsias, déficit de catéteres, falta de material para resolver patologías cardiovasculares, tomando en cuenta que dichas enfermedades son la primera causa de mortalidad en el país”.

Menciona también el comunicado, a los pacientes  de VIH sometidos a la escasez de antirretrovirales, asimismo  pacientes con enfermedades degenerativas y oncológicas.

Sin anestesia niños con leucemia

Médicos del Hospital J.M. de Los Ríos, denuncian que no hay material para punciones lumbares a los niños diagnosticados con leucemia. Dicho procedimiento, deben hacerlo a “sangre fría” produciendo un dolor terrible a los  pequeños pacientes.

Los familiares de los pacientes recuerdan que no hay reactivos para exámenes de laboratorios básicos, pruebas de orina y heces, y denuncian que la falta de anestesiólogos retrasa la cirugía de los niños. Según las estimaciones de la Sociedad Médica del J.M. De Los Ríos, hay unos cinco mil niños esperando ser operados.

Las cifras

 -1.700 pacientes con insuficiencia renal hay en el país, según la Sociedad Venezolana de Nefrología

 -1.833 pacientes oncológicos en Venezuela requieren radioterapia, según la Sociedad de Radiología

 – 21 equipos de radioterapia hay en el país, de los que sólo están operativos 4, “porque los otros estaban a la espera de un repuesto, de un material radioactivo o con la tarjeta inteligente dañada por exceso de uso”, dijo Cristino García, director ejecutivo de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales.  (@guti21)

 

 

Fuente: Revista Zeta Nº1960 – 18-07-14

…………………………………………………………………..