Se extiende la malaria a Miranda y Dtto. Capital

malaria-mosquito

Venezuela fue el primer país latinoamericano en haber vencido la malaria, pero ahora es la única nación de la región donde esa enfermedad creció sostenidamente desde el año 2000. Las cifras indica que tenemos la peor epidemia de malaria de la Historia del país con extensión del mal a Vargas, Miranda, Aragua, Zulia, Monagas, Anzoátegui, Apure y Ahora Distrito Capital.

Por Aída Gutiérrez H. / @guti21

Venezuela vive la más grave epidemia de malaria desde que se llevan registros confiables, hace 75 años, la cual alcanzó el récord histórico de más de 125.000 casos. Siendo Bolívar el estado más afectado con 81,91 %  casos notificados, de acuerdo al informe de la Sociedad Venezolana de Salud Pública (SVSP), Red Defendamos la Epidemiología, que está basado en el Boletín Integral de la Dirección de Salud Ambiental del Ministerio de Salud, Nº 29, no divulgado.

Según la Sociedad de Salud Pública, la Malaria va  en expansión:  Vargas, Miranda, Aragua, Zulia, Monagas, Anzoátegui, Apure y ahora Distrito Capital.

Datos oficiales no divulgados

El doctor José Feliz Oletta, ex ministro de Sanidad, miembro de la SVSP y autor del informe, comenta que en 2015 la malaria alcanzó record de 136.402 casos.

“Ahora, en las primeras 29 semanas del año, hasta el 23 de julio, se notificaron 125.158 casos de malaria, lo que representa un aumento de 72,3 % con respecto al período homólogo anterior (72.634 casos)”. Reitera que esta información se deriva del Boletín Integral del MPPS, Nº 29, no divulgado.

 En total, 4.194 nuevos casos autóctonos se identificaron en la Semana Epidemiológica Nº 29 de 2016, del 17 al 23 de julio. Los casos hasta ahora acumulados, superan ampliamente la cifra de incidencia acumulada durante todo el año 2014 y en pocas semanas, todo lo acumulado en 2015.

El estado Bolívar acumuló el 81,91% de los casos notificados, que suman 101.126 casos;  Amazonas 9.266 casos; Sucre 6.928 casos; Delta Amacuro 4.344 casos; Monagas 2.105 casos; Zulia 1.084 casos ; Apure 94 casos ;Vargas 100 casos ; Anzoátegui 43 casos ; Barinas 38 casos ; Trujillo 7 casos; Guárico 8 casos y Táchira 2 casos.

Se agrega a la lista de las 15 entidades federales en epidemia, el estado Aragua: 2 casos en las Semana Epidemiológica Nº 20 y 21; y 2 casos en el Distrito Capital en la Sem Epi Nº 27.

Explica Oletta, que los casos autóctonos en el estado Aragua, (situación que no ocurría desde hace más de 20 años) se identificaron en la población costera de Chuao, municipio Santiago Mariño, con toda seguridad este nuevo foco activo, es una extensión del foco activo del estado Vargas (Parroquia Carayaca), como era de esperarse.

Precisa, que los dos casos autóctonos identificados en el Distrito Capital corresponden a habitantes de la Parroquia Sucre, Municipio Libertador, estos casos también deben estar vinculados con el foco del estado Vargas.

A los casos identificados previamente en el estado Miranda, en los municipios Brión (Higuerote) y Andrés Bello (San José de Rio Chico) de la región de Barlovento, se agregan ahora, en la Sem Epi Nº 30, 2 nuevos casos autóctonos en el Municipio Paz Castillo  de los valles del Tuy (Santa Lucía).

El brote epidémico en el estado Vargas,  subió a 100 casos autóctonos acumulados; es el mayor número de casos autóctonos alcanzado en ese estado en 11 años. Los primeros casos se identificaron luego del asueto de Semana Santa,  en la localidad de Puerto Cruz, Parroquia Carayaca, en la que se han identificado 96 casos autóctonos. La enfermedad se ha extendido a la Parroquia Catia La Mar 5 casos, Maiquetía 1 caso y Caraballeda 2 casos.

Alerta Oletta, que desde hace décadas, no ocurría una situación similar, con casos autóctonos en Caracas y poblaciones circunvecinas de los estados Miranda, Aragua y Vargas.

El Observatorio Venezolano de Salud y otras 8 organizaciones calculan 348.285 casos de malaria para 2016, de los cuales 2.333 son mujeres embarazadas. Los médicos denunciaron corrupción en la venta de las medicinas, que se deben dispensar de forma gratuita, debido a la escasez. Las dosis de cloroquina y primaquina (antimaláricos) las estiman en 80.000 Bs, lo equivalente a dos gramos de oro.

malariasintomas

Bolívar el más afectado

La parroquia más  afectada del país es   San Isidro, del municipio Sifontes del estado Bolívar con 43.885 casos acumulados (39,18 % del país). El municipio Sifontes es el más afectado del país con 59.679 casos (47,68 % de los casos del país).

De 72 municipios con transmisión de la enfermedad en 2016 (6 más en el último mes), 30 son de alto riesgo, (41,66%). 12 de estos municipios son fronterizos, con Guyana, Brasil y Colombia. Este porcentaje ha ido aumentando progresivamente

-El peligroso aumento y expansión de la malaria en Venezuela, debe ser atendido sin dilación, representan un riesgo potencial de que la enfermedad se propague a todo el país, – advierte el doctor Oletta.

Oletta considera que “el MPPS debe darle extrema urgencia y prioridad a las acciones de control de la epidemia de malaria, ya que la medidas aplicadas en los últimos 3 años y hasta este momento, entre ellas la Micromisión Malaria,  han fracasado y se ha acentuado el riesgo de expansión a nuevos focos de transmisión continua como está ocurriendo actualmente en los estados Vargas(4 parroquias) y Miranda (3 municipios)”.

 Advierte el ex ministro, que las cifras antes mencionadas, no incluyen el elevado número de casos de malaria, producto de recaídas y sub registro por lo que la magnitud del problema es mucho mayor. “Se estima entre 25% y 30% mayor que las cifras oficiales aun no divulgadas”.

Por otra parte, un motivo de alarma y preocupación es lo que denuncia el informe de la SVSP: “información extraoficial indica que las reservas de medicamentos derivados de la Artemisinina, indispensables para el tratamiento de la malaria por P. falciparum están a punto de agotarse. Los inventarios solo alcanzan a 4 semanas. También están agotados en el estado Bolívar, los colorantes para teñir las láminas para diagnóstico microscópico (Tinción de Giemsa) y las pruebas rápidas para el diagnóstico inmunológico de la enfermedad. Los recursos financieros para atender las operaciones del Programa Nacional de Vigilancia y Control no están disponibles”.

OMS alerta sobre la malaria

 La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al paludismo como una enfermedad febril aguda. Los síntomas aparecen a los 7 días o más (generalmente entre los 10 y los 15 días) de la picadura del mosquito infectivo. Puede resultar difícil reconocer el origen palúdico de los primeros síntomas (fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y vómitos). Si no se trata en las primeras 24 horas, el paludismo por P. falciparum puede agravarse, llevando a menudo a la muerte.

Los niños de zonas endémicas con enfermedad grave, suelen manifestar una o más de los siguientes síntomas: anemia grave, sufrimiento respiratorio relacionado con la acidosis metabólica o paludismo cerebral. En el adulto también es frecuente la afectación multiorgánica. En las zonas donde el paludismo es endémico, las personas pueden adquirir una inmunidad parcial, lo que posibilita la aparición de infecciones asintomáticas.

 De acuerdo a cifras de la OMS, alrededor de 3.200 millones de personas (la mitad de la población mundial) están expuestas al paludismo. En 2015 hubo unos 214 millones de casos de la enfermedad, que, según las estimaciones, costaron la vida a 438.000 personas.

Según el Informe Mundial de Malaria, 2015 de la OMS, de 106 países con transmisión continua de malaria, 102 redujeron en 37% la incidencia anual, entre 1990 y 2015. Venezuela forma parte del grupo de 4 países que aumentaron la incidencia de malaria, el  incremento fue de 356%.

Venezuela es la única nación de la región, donde esa enfermedad creció sostenidamente desde el año 2000, motivo de reflexión y de toma de medidas pertinentes para las autoridades del sector. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº2063 – 19-08-16

…………………………………………………………………………..

 

Anuncios

La salud: Secreto de Estado

El secretismo con el que las autoridades manejan el tema de la epidemia de Chikungunya y los fallecimientos –relacionados o no- en el Hospital Central de Maracay, además de aumentar el pánico en la población, equivalen a la confesión de culpa por no haber efectuado o no efectuar ahora, las medidas de resguardo de la salud de los venezolanos. Esta es la situación real, en declaración de médicos especialistas en la materia.

Por Aída Gutiérrez H.  (@guti21)

Una de las 2 especies de zancudos, transmisores del dengue y chikungunya - con su manguera de succión anclada y su barriga llenándose de sangre- . La única defensa contra la epidemia, son los insecticidas que escasean. En los expendios, en pleno siglo XXI, no se consiguen insecticidas, ni repelentes  a lo sumo, aparece una vela de lo que llaman aceite de citronella, al estilo de las tatarabuelas.

Una de las 2 especies de zancudos, transmisores del dengue y chikungunya – con su manguera de succión anclada y su barriga llenándose de sangre- . La única defensa contra la epidemia, son los insecticidas que escasean. En los expendios, en pleno siglo XXI, no se consiguen insecticidas, ni repelentes a lo sumo, aparece una vela de lo que llaman aceite de citronella, al estilo de las tatarabuelas.

La información divulgada el jueves 11, por  el presidente del Colegio de Médicos del estado Aragua doctor Ángel Sarmientos, sobre el fallecimiento de ocho personas en  72 horas por una “enfermedad misteriosa” en el Hospital Central de Maracay (HCM), desencadenó una ola de interpretaciones entre médicos especialistas, la cual aún no ha llegado a una conclusión definitiva, debido a que faltan los resultados de las muestras tomadas a los pacientes infectados.

Este domingo dos personas más murieron en condiciones similares a las anteriores, según informaron sus familiares y doctores; una en el mismo hospital de la capital del estado Aragua y la otra en la Clínica Luis Razetti de Caracas, la cual tuvo que cerrar su Emergencia para desinfectar el área previendo alguna contaminación, aunque ya se encuentra  operativa.
Los pronósticos

Rafael Guzmán, infectólogo venezolano menciona que según información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), van 700 mil casos de Chikungunya en República Dominicana que van desde febrero hasta la fecha, desde allí es que se presume llega el primer caso a Venezuela.

-Hicimos un pronóstico  que esto era lo mismo que iba a pasar en Venezuela, a pesar que las cifras oficiales no lo reflejen exactamente, -indica el especialista.

Al respecto, sacamos a colación lo declarado el mes pasado por el ex ministro de Salud Francisco Armada: “Venezuela ya supera los 200 casos del virus chikungunya, principalmente en la zona central-norte del país, y ya son más los infectados que contrajeron la enfermedad dentro del país que los que vinieron con ella del exterior”.

-La información –prosigue Guzmán- que tenemos de los estados Aragua, Carabobo y las zonas limítrofes Los Valles del Tuy y el edo Vargas, es que la gente en la calle comenta que hay un cuadro febril importante, que toca las articulaciones y que da mucho malestar. Y esto no solo pasa en las zonas populares sino también en  las urbanizaciones. Hay muchas viviendas afectadas.

-La información oficial del ministerio de Salud de hace 2 semanas dice que hay un número inexplicable de casos febriles que quintuplica las expectativas para esa misma semana. Es decir que el propio ministerio de Salud en su boletín señala que hay 5 veces más el número de casos de fiebre, que debería haber, pero esa fiebre tiene nombre y apellido y eso es responsabilidad del gobierno de aclararla.

-Hay un incremento importante de Chicungunya  y  dengue y eso es lo que está dando ese influjo. Si eso explica las muertes o no, tiene que ser aclarado por las autoridades sanitarias competentes, ya que eso requiere una metodología de trabajo muy científica y seria.

-¿Los casos de los fallecidos en Maracay podría ser una  enfermedad extraña o es el mismo Chicungunya?

En este momento no tenemos la información exacta de los resultados de las pruebas que se les tomaron a los pacientes que fallecieron en el HCM. Pero, estamos viendo un patrón común, el cual se está pareciendo al patrón de enfermedad severa por Chicungunya o dengue que se ha visto en otras latitudes.

-Cuando coexisten las dos enfermedades, los resultados definitivos tienen que darlo en base a unas pruebas del Instituto Nacional de Higiene. Pero esa situación que se está repitiendo con un patrón similar hay que observarla con cuidado y no se puede descartar ninguna opción de plano.

-Probablemente esto es dengue o chicungunya o algún virus relativamente común, que dada la gran cantidad de casos en la población general, aunque tengas una mortalidad relativamente baja del 0,5%, si tienes 150 mil casos, por ejemplo, obviamente tendrán unos fallecidos relacionados con esos casos…que es lo que pensamos está en el contexto. Las autoridades sanitarias tienen que  hablarle claro a la población.

-Pensamos que no hay 300 casos de Chicungunya en el país, debe haber muchos miles de casos en la calle, que es lo que estamos viendo en la práctica clínica diaria.

-El Ministerio de Salud tiene la responsabilidad de decir la verdad en cuanto a las epidemias, eso es lo que recomienda la OMS para el manejo de los posibles brotes y epidemias. Y eso no está pasando. Hasta hoy (lunes 15) no he sabido de ningún pronunciamiento de la nueva ministra.  El vocero no puede ser un gobernador, sino la autoridad sanitaria correspondiente. ¡Qué digan lo que está pasando! –exclama-, y para lo cual las sociedades médicas y los grupos científicos estamos presionando…

Al fin la ministra habló

Luego de una semana que se presentaron los fallecimientos en el HCM, al fin la nueva ministra de Salud , Nancy Pérez, dijo ayer martes que se descarta la presencia del virus del ébola en el país, “enfermedad que no tiene relación, con las muertes en un hospital en Maracay”.

Aseguró Pérez que  “los ochos casos, autopsia en mano, tienen los resultados de que no se tratan de una enfermedad extraña”.

Por su parte, el doctor Julio Castro, infectólogo y Director de Salud de la Alcandía del Municipio Sucre dijo en relación a los fallecidos en HCM: “hay cierto patrón común del cuadro clínico: fiebre hemorrágica, dolores en las articulaciones y fallas cardiacas”.

Aunque los historiales médicos de los ocho primeros muertos de Maracay están resguardados por la dirección del hospital, que es público, Castro señala que “los pacientes han pasado de una enfermedad leve a una moderada y de una grave a morir en cinco días. Y se tiene la sospecha clínica de que lo que hay es chikungunya”.

De acuerdo a la OMS, en los países como Venezuela donde ha llegado el virus, el 90% de las personas que presentan fiebre, dolor en las articulaciones y salpullidos padecen la chikungunya.

“Esto puede no ser un virus raro, sino una expresión del manejo que se la ha dado a la salud en Venezuela”, precisa Castro.

Y al respecto pone el ejemplo de Colombia, un país también tropical donde el ministerio de Salud encontró 3.000 casos de chikungunya y estiman que llegará a 80 mil.

“En Colombia no hay una evasión de los hechos, pero en Venezuela tratan de esconder algo indiscutible, que es que el vector llegó al país como a todos los países del Caribe y el trópico”, señala Castro.
 Sociedad Venezolana de Salud Pública

La infectóloga Ana Carvajal, miembro de la Sociedad Venezolana de Salud Pública (SVSP), habla sobre la situación sanitaria en el Hospital Central de Maracay:

“Por información extra oficial, en un uno de los casos se aisló la bacteria: Neisseria meningitidis, la cual,  puede causar una enfermedad similar a la observada en los pacientes fallecidos. Desconocemos si la bacteria ha sido aislada en los otros pacientes. Si se tratara de un brote de Neisseria meningitidis, esperamos que se hayan tomado  en cuenta las recomendaciones en estos casos como: antibióticos profilácticos en los trabajadores de salud  y familiares que tuvieron contacto estrecho con los pacientes; uso de vacunas en los sitios donde han ocurrido los casos y en los trabajadores de salud que no han recibido la vacuna  antimeningococcica en los dos años previos”.

Explica la especialista que las causas de fiebre hemorrágica son diversas, y cuando se presentan  en brotes,   se sugiere investigar las probables causas etiológicas  (virales) como:  Dengue severo; Fiebre Chikungunya atípica; Fiebre amarilla; Fiebre hemorrágica de Guanarito y otras fiebres hemorrágicas como Ébola

Adicionalmente  debe investigarse causas  infecciosas no virales de fiebre hemorrágica como: Meningococcemia, Staphylococcemia, Malaria y Leptospirosis, entre otras.

Recomienda la SVSP, que  la posibilidad de otras causas, incluyendo intoxicación con agentes químicos, deben ser investigada.

Exhorta Carvajal en nombre de la SVSP, al Ministerio de Salud, que debe  proteger a los trabajadores de las instituciones sanitarias ( y a los pacientes) de cualquier enfermedad infecciosa o que pudiera poner en peligro sus vidas, “de modo que ante una enfermedad de etiología desconocida, el MPPS debe proveer  condiciones seguras para  la atención de pacientes  con riesgo biológico , incluyendo el uso del equipo de Protección Personal , además de proveer los insumos que se requieren  para que se cumpla en forma estricta los protocolos de prevención de infecciones nosocomiales”.

Las cifras

De acuerdo el último reporte de la OMS, Venezuela encabeza la lista de países con más casos de Chikungunya en Suramérica. Según el informe de la semana epidemiológica 37, de fecha 7 al 12 de septiembre, revela que en ese lapso hay 303 casos de transmisión autóctona, 70 importados.

Por su parte, el último Boletín Epidemiológico de MinSalud, revela que 10 estados del país están en situación de epidemia, 7 están en alarma.

El sector salud en Venezuela vive actualmente una de sus peores crisis en años. La escasez de medicamentos e insumos médicos ha hecho que instituciones como la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales y la Federación Médica Venezolana pidan al gobierno declarar emergencia sanitaria.
El gobierno, aunque ha admitido la falta de medicamentos y las dificultades que viven los hospitales, dice que la declaratoria de emergencia hospitalaria sería “desproporcionada”.

Según el más reciente comunicado de la Agencia de Salud Pública del Caribe, con información del 8 de septiembre, en la región se han registrado 644.686 casos sospechosos de la enfermedad, de los cuales 9.640 han sido confirmados.

Al menos 113 personas han muerto en América, todas ellas en las islas del Caribe, después de haber contraído el virus del chikungunya, informó la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que no aclara si las muertes pueden ser directamente atribuibles a ese virus.

LAS CIFRAS QUE NO DA LA MINISTRA

El ex ministro de Sanidad, José Félix Oletta denuncia: “Además de no ofrecer las cifras del número real de casos de la epidemia, ni el número de fallecidos, la ministra no informa que el Índice Aédico a casas (número de casas positivas al zancudo, ascendió a 21,9 %) (promedio nacional). 7 estados están por encima de 20% (Anzoátegui, Guárico, Sucre, Cojedes, Lara, Miranda y Táchira).”

“Todos los estados que suministraron información están por encima de 10%. 7 entidades federales no suministraron información: Delta Amacuro, Falcón, Trujillo, Barinas, Aragua, Vargas y Distrito Capital. En los tres últimos tenemos las dos epidemias, Dengue y Chikungunya con el mayor número de casos. Miranda tiene porcentajes muy elevados de casas positivas: (31,19%) El índice no debe superar el 5 % de casas positivas. Esto revela el fracaso de las medidas de control del vector hasta ahora realizadas, la proliferación incontrolada del vector y en consecuencia, el desarrollo acelerado de la epidemia en nuestro país”.

NO HAY REACTIVOS EN LOS LABORATORIOS

Judith León, presidenta de la Federación de Bioanalistas de Venezuela, asegura que el número de divisas que se les han otorgados a las casas matrices, encargadas de distribuir y comercializar los reactivos, solo cubre 25% de la demanda total. “A veces traen una cantidad de reactivos que no cubren las necesidades completas, todos los laboratorios estamos atravesando fallas de 60% de los reactivos que usamos”.

FUENTE : Revista Zeta Nº1969 – 19-09-14

………………………………………………………………………

 

 

Venezuela se achikungunió

chikungunya

La temible enfermedad africana llamada Chikungunya se está instalando en Venezuela sin que aparezcan medidas radicales para frenar su avance. La epidemia podría instalarse y permanecer durante varios años. He aquí los síntomas de ese mal, cuyo principal foco nacional en este momento está en Aragua, pero se extiende rápidamente a otros estados.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H.  (@guti21)

“Lo que puede esperarse en este momento, es un aumento continuo, progresivo y acelerado de casos de Chikungunya, como ha ocurrido en casi todos los países que han sufrido por primera vez la epidemia en nuestro Continente y en otras partes”. Así advierten los especialistas de la Sociedad Venezolana  de Salud Pública (SVSP) a través de un boletín, ante el incremento de 86 casos registrados en el país.

Después de 8 días sin información oficial sobre la evolución de la epidemia de Fiebre Chikungunya en Venezuela, el Ministerio de Salud, a través del Director General de Salud Ambiental, Jesús Toro, informó que, entre el viernes 19 y sábado 25 de julio, fueron detectados 29 nuevos casos de fiebre causada por el virus Chikungunya.

Toro explicó, que 8 de estos nuevos casos son importados de las islas del Caribe y 21 sin antecedentes de salida del país. Acerca de los casos de transmisión local, señaló que 2 se ubican en Guárico, 2 en Carabobo y 17 en Aragua.
Se expande el Chikungunya

De acuerdo al boletín informativo de la SVSP, con estos nuevos casos se eleva a 86 el número total  acumulados registrados, (desde la identificación del primer caso importado en la última semana de mayo de 2014), a saber: 31 autóctonos y 55 importados.

Destaca el informe que la identificación de casos autóctonos en Carabobo y Guárico, eleva a 13 el número de entidades federales que han reportado casos confirmados de la enfermedad. Cuatro de ellas con casos autóctonos.

-La expansión era de esperarse hacia Carabobo y Guárico, por la cercanía geográfica con el estado Aragua, donde se ha desarrollado el foco más activo hasta ahora de casos de transmisión local. 19 casos autóctonos confirmados, -dijo el ex ministro de Sanidad y miembro de la SVSP, José Félix Oletta .

-Desde hace una semana conocimos que el número de casos confirmados, ocurridos en Maracay, era mayor que el reconocido oficialmente por el MPPS (solo 2). Asimismo, colegas médicos de esa localidad han atendido en las emergencias de los hospitales y de las clínicas privadas, numerosos pacientes con fiebre de rápida instalación y artralgias que cumplen con los criterios de definición de caso sospechoso de Chikungunya.

Por otra parte, de acuerdo a los boletines de MinSalud el estado con mayor número de casos es Distrito Capital con 9; seguido por Miranda y Vargas con 8 cada uno. En Carabobo reportaron 7 casos hasta el 19 de julio, fecha del último boletín. En Aragua, donde no se ha confirmado oficialmente los 6 casos autóctonos, se registran 3 personas infectadas.

“No existe inmunidad”

Señala el boletín de la SVSP, que en poblaciones nunca expuestas al virus, como Venezuela, no existe inmunidad natural, los enfermos, en la primera semana de la enfermedad, muestran viremias elevadas (gran número de virus circulando en su sangre), si ellos son picados nuevamente por los vectores Aedes aegypti y Aedes albopictus, estos transportan un alto inóculo de virus que es transmitido por la picadura del mosquito a otras personas sanas.

De acuerdo a la Sociedad de Salud Pública, en el país la densidad de población de Aedes aegypti es muy elevada en casi todo el territorio nacional, por lo que se facilita la expansión continua de la enfermedad en corto tiempo.

Estos y otros factores climáticos, geográficos y ecológicos, son propicios para la diseminación rápida y para una alta tasa de ataque de la población. En algunos países se estima que entre 30% – 50% del total de los habitantes pueda adquirir la enfermedad.

 “Una epidemia inminente”

 “De acuerdo con los estudios de epidemias de la enfermedad en África y Asia se determinó que los períodos de duración son variables.

En territorios insulares, por ejemplo, el paso es rápido de entre 20 y 40 semanas de duración. En cambio en tierras continentales el virus tarda más en ser controlado, por lo que las epidemias han sido de 2 a 3 años de duración”. Así lo advirtió, el epidemiólogo Julio Castro, director de Salud del municipio Sucre y participante de la videoconferencia “Chikungunya: Una epidemia inminente”, realizada en la UCV.
“Tenemos todas las condiciones para la epidemia en el país. Hay alta circulación aédica, hay problemas con la distribución del agua, altas temperaturas y estamos próximos a la época de lluvias”, precisó.
Castro alertó a la población, como en el caso del dengue, el ácido acetilsalisílico o aspirina, está contraindicado como tratamiento para el chikungunya.
Por su parte y también en la videoconferencia, Ana Carvajal, infectóloga del Hospital Universitario de Caracas y miembro de la SVSP, en su ponencia “La enfermedad del hombre retorcido”, advirtió que los dolores que causa la enfermedad son incapacitantes y que esa característica puede afectar la actividad diaria del país, debido a la prescripción del reposo en quienes resultan afectados.
“La mayoría de los pacientes dijo que tuvo insomnio debido al dolor intenso, mayormente en las rodillas, muñecas, manos y pies. El dolor se puede prolongar por 4 semanas y puede empeorar en personas de la tercera edad”, expresó.

También destacó, que las embarazadas, especialmente si contraen el virus una semana antes del parto, pueden infectar a los fetos. En esos casos la enfermedad desarrollada por los neonatos inicia en el estadio grave.

Carvajal citó un estudio dominicano que reveló que 40% de los afectados manifiestan dolores insoportables. Adicionalmente, entre los síntomas más comunes está la fiebre súbita superior a los 39°C y las cefaleas y artralgias.

Indicó además que hay otro conjunto de manifestaciones atípicas para la enfermedad: miocarditis, nefritis, insuficiencia renal, hepatitis, meningitis, convulsiones, neuropatías, cerebelosis, conjuntivitis, entre otros.

Destacó que los síntomas de la enfermedad pueden afectar al paciente luego de cuatro meses o inclusive cinco años después.

Dengue y Chikungunya

El número de mosquitos Aedes por cada vivienda ha llegado a cifras alarmantes en Venezuela. La OMS sugiere que una densidad mayor al 5% es preocupante: la mayor parte de Venezuela (según datos oficiales) está cercana al 20%.

Para el infectólogo  Ricardo García la circulación simultánea de Dengue y Chikungunya hace más compleja y difícil la identificación de los casos. “De hecho, ha sido notorio en República Dominicana y el sudeste asiático, concretamente en Tailandia”.

De acuerdo al especialista, la aparición de cuadros clínicos similares es una barrera para la identificación temprana de los casos de Chikungunya. “Mientras más días se retrasa el diagnóstico, mayor es la capacidad de infectividad de esa persona, pues los vectores tienen mayor probabilidad de pasar el virus del individuo infectante al individuo sano”.

En relación a la epidemia de Chikungunya, los especialistas de la SVSP señalan: “Contribuye a esta situación la debilidad del sistema de salud, las fallas en los programas de control del vector, el escaso conocimiento del problema por la población, que desestima su importancia y los insuficientes y tardíos preparativos desarrollados por el MPPS y la sociedad, para enfrentar esta amenaza emergente para la salud de los habitantes”.

Tampoco han contribuido los ¨cercos epidemiológicos¨ en aeropuertos y puertos, que han resultado de dudosa efectividad y han permitido el ingreso de pacientes enfermos al país, identificados y confirmados al menos, en 11 entidades federales como casos importados. (@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº1962 – 01-08-14

……………………………………………………………….

Los médicos denuncias agresiones a hospitales

Un informe de la Sociedad Venezolana de Salud Pública acerca de los daños a la salud ocurridos en los 98 días de protesta, incluye denuncias de delitos de Lesa Humanidad y agresiones de las fuerzas.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

Foto Reuters

Foto Reuters

En 98 días de protestas pacificas, no se conoce con exactitud  el número de heridos y de afectados por la represión de los cuerpos de seguridad del estado, sin embargo se habla de 700 personas heridas aproximadamente.

De acuerdo a la Sociedad Venezolana de Salud Pública (SVSP), se desconoce  el tipo de heridas de esos cientos de personas, pero “la mayoría  de ellas han sido por perdigones (muchos a quema ropa), armas de fuego, asfixiados por  gases lacrimógenos, heridas contusas, golpes, quemaduras por fricción, laceraciones y fracturas”.

En este sentido, hablamos con la doctora Ana Carvajal, infectóloga del Hospital Universitario de Caracas y miembro de la SVSP, sobrelos efectos de la represión en la salud de los venezolanos. La entrevistada habla en nombre de la SVSP,  quien junto a un equipo de connotados médicos venezolanos, elaboraron un informe que recoge los graves hechos relacionados con la salud desde el inicio de las protestas.

Las agresiones a los pacientes y al personal médico

Hospital Pérez Carreño, Caracas, tiene una grave escasez de insumos para atender a los pacientes.

Hospital Pérez Carreño, Caracas, tiene una grave escasez de insumos para atender a los pacientes.

A 98 días de iniciadas las protestas, han fallecido 44 personas (la mayoría por armas de fuego), numerosos heridos, cientos de detenciones, tratos crueles y violaciones a los derechos humanos, los cuales son considerados de “Lesa Humanidad”.

-Las agresiones a los pacientes y el personal médico, instalaciones y medios de transporte, la negación de acceso a los servicios médicos, el mal uso de las instalaciones médicas se han convertido en característica de los conflictos que hoy se viven en Venezuela, -indica Carvajal.

-Actualmente el sector salud  se ve afectado por la  escasez de recursos para atender las emergencias, intervenciones quirúrgicas y  casos graves; esta situación  se ha agravado por  la atención de personas  que participan en las manifestaciones y han presentado diversas  lesiones como: fallecimientos por armas de fuego y otras causas , heridas por armas de fuego y  perdigones, peinillas, golpes,  traumatismos internos intencionales, así como  personas asfixiadas por la gran  cantidad de gases lacrimógenos utilizados por la GNB en espacios abiertos y lo más grave aún en zonas residenciales.

Denuncia Carvajal que, las fuerzas de seguridad del estado han interferido en los procedimientos de atención médica de los heridos incluso criminalizando el acto médico, tal es el caso de Maracay en el Edo. Aragua; en Los Teques del Edo. Miranda y Puerto Ordaz  en el Edo. Bolívar.

Al respecto, Carvajal señala: “El 18 de marzo de 2014,  la GNB irrumpió en las instalaciones de la Clínica San Cristóbal, estado Táchira, dejando un saldo de más de 10 personas heridas, incluyendo pacientes del centro hospitalario”.

La Asociación de Clínicas  y Hospitales, condenó este hecho, y harán las denuncias respectivas en instancias nacionales e internacionales, además elaboró un comunicado donde denuncia que:”La presencia del grupo de efectivos uniformados de la GNB se extendió por espacio de unas 3 horas, tiempo en el que de manera reiterada y continua se violaron normas explicitas como las contenidas en las Convenciones de Ginebra de 1949 y sus protocolos, que establecen que los centros de salud y hospitales deben ser respetados aun en circunstancias en que se encuentren en desarrollo conflictos bélicos o cualquier tipo de conflicto armado y otros tratados en materia de Derechos Humanos firmados y ratificados por Venezuela, así como diversas normas, derechos y garantías consagradas en la Constitución.”

Efectos de los gases lacrimógenos (GL) 

descarga (1)

Señala el informe de la SVSP, que en Venezuela el incremento del uso de GL se ha realizado indiscriminadamente y con desproporción, sin tomar en cuenta que en muchas de esas manifestaciones se pueden encontrar personas discapacitadas, de edad avanzada, embarazadas y jóvenes. Quienes han sido y son expuestos,  a los gases en ambientes abiertos y otras veces cerrados, cuya concentración causa daños inmediatos en su salud y potenciales perjuicios adicionales.

Los GL son substancias químicas utilizadas por las policías y la GNB, para el control de las protestas. También utilizan rociadores pimienta, tóxicos eméticos y algunas sustancias sedativas.

Carvajal apunta que realmente no son gases lacrimógenos sino un irritante químico en forma de polvo o gotas mezcladas en concentraciones variables (1-5%) en un solvente y aplicados con un vehículo de dispersión.

-Hemos visto – expresa- imágenes muy claras del uso inapropiado y exagerado de la fuerza policial, en particular, de GL, donde se muestra que se han atacado residencias privadas, hospitales, colegios y edificaciones residenciales. Miles de personas han sufrido  asfixias, y más grave aún, se han producido lesiones físicas y muertes relacionadas al lanzamiento indiscriminado de los envases de los agentes químicos.

De acuerdo al estudio de la SVSP, los proponentes de estas armas químicas refieren que, usadas correctamente, sus efectos nocivos son transitorios y no dejan secuelas. Manifestaciones clínicas importantes son poco esperadas, no pasan de ser irritantes de los ojos y la piel, los síntomas incluyen fotofobia, conjuntivitis, edema periorbitario, laringoespasmo, formación de bulas y edema subcutáneo.

Todo puede ser mínimo con una evacuación rápida del sitio de exposición y un manejo de soporte del paciente intoxicado. El tratamiento es básicamente sintomático y de soporte con énfasis en descontaminación, monitoreo y soporte de la función respiratoria.

Efectos en la salud reproductiva

La Dra. Carvajal menciona que en este tipo de conflicto, la salud reproductiva puede ser afectada  de manera importante, las embarazadas pueden sufrir  muertes, laceraciones  y/o  traumatismos de grado variable.

La Dra. Carvajal menciona que en este tipo de conflicto, la salud reproductiva puede ser afectada de manera importante, las embarazadas pueden sufrir muertes, laceraciones y/o traumatismos de grado variable. Foto tomada de Twitter.

Carvajal menciona que en este tipo de conflicto, la salud reproductiva puede ser afectada  de manera importante, las embarazadas pueden sufrir  muertes, laceraciones  y/o  traumatismos de grado variable.

-Las gestantes pueden presentar partos prematuros, amenaza de aborto o pérdida fetal. Aunque se desconoce  el impacto sobre la salud reproductiva causado  por  esta crisis político-social que  atravesamos.

-Gran cantidad de mujeres jóvenes han sido expuestas al efecto de los GL, y estas substancias han sido utilizadas más allá de la fecha de vencimiento, y otras, según los expertos, contienen un porcentaje de Arsénico, el cual  es una substancia cancerígena. A largo plazo  estas substancias pudieran tener un efecto nocivo sobre la salud reproductiva.

Precisa, que pocos son los estudios que se han realizado para evaluar  las complicaciones  sobre el embarazo asociados a  los conflictos político- social. “Uno de los pocos estudios realizados en América Latina, es una investigación chilena, realizada durante la dictadura de Pinochet, la cual mostró que las complicaciones más frecuentemente  observados en embarazadas fueron: aborto, parto prematuro, pre-eclampsia, hemorragia genital, retardo del crecimiento intra uterino y pérdida fetal. Las mujeres menores de 25 años y mayores de 34 presentaron mayor riesgo de complicación”.

Carvajal menciona el caso de Adriadna Urquiola de 28 años, quien fue asesinada por un civil armado después de recibir tres disparos, el 24 de marzo  cuando se bajaba de un autobús, en el marco de las protestas en Los Teques, estado Miranda, estaba embarazada de tres meses.

En la elaboración del informe de la Sociedad Venezolana de Salud Pública, sobre los efectos de la crisis político-social en la salud, participaron también los doctores: Alejandro Rísquez, Andrés Barreto, José Félix Oletta y Saúl Peña. (@guti21)                                                                                               

FUENTE: Revista Nº1952 – 23-05-14

……………………………………………………

 

“Crisis humanitaria en salud” amenaza al pueblo venezolano

La Sociedad Venezolana de Salud Pública, Red Defendamos la Epidemiología Nacional, advierte que Venezuela está en la encrucijada de una crisis humanitaria en salud.  la angustiada advertencia está firmada por prestigiosos galenos: José Félix Oletta , Carlos Walter, Ángel Rafael Orihuela,  Rafael Muci Mendoza,  Ana  Carvajal ,   Oswaldo Godoy    y  Saúl  Peña. Por su parte, los médicos describen la terrible situación que se vive en clínicas y hospitales por la falta de los más elementales insumos, incluyendo los de cirugía.

SALUD-crisis-V1

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

 “Mi operación de la rodilla me la han aplazado tres veces. Primero por falta de camas en la clínica donde me iban a intervenir; luego porque mi médico le dio una grave subida de tensión debido a la situación que está viviendo por  falta de insumos para sus operaciones y la inseguridad (él trabaja también en el Pérez Carreño, es amigo del médico que apuñalaron en los pasillos del hospital). Y la tercera fue el viernes pasado: cuando ya estaba lista para entrar al quirófano, con la vía abierta y mi bata de operación puesta, el médico entra a la habitación y me informa que se aplazaba de nuevo, por la falta de una manguera del equipo para la cirugía laparoscópica”.

Este testimonio exclusivo, es de Ingrid Gutiérrez, jubilada de la Alcaldía Libertador quien sufre de intensos dolores en la rodilla  izquierda y necesita con urgencia que se la reconstruyan. Se iba a operar en una clínica ubicada en Caracas.

El doctor Daniel Cerda Ramos, traumatólogo,  muy preocupado le dijo a su paciente: “Hoy tuvimos que cancelar todas la intervenciones de la clínica, por la falta de la manguera de laparoscopia.  Estamos viviendo una situación muy grave, debido a la falta de divisas para adquirir los repuestos de los equipos. Usted al menos puede aguantar un tiempo su dolor en la rodilla, pero hay pacientes que hay que operar de emergencia para salvarle la vida. Con esta situación la gente se está muriendo y nosotros los médicos  no podemos hacer nada, no hay insumos para las intervenciones”.

Médicos del Hospital Pérez Carreño protestan por la falta de seguridad en su lugar de trabajo. Hace una semana apuñalaron a un residente en los pasillos del hospital para robarlo, a pesar que, supuestamente, dicho centro de salud está militarizado.

Médicos del Hospital Pérez Carreño protestan por la falta de seguridad en su lugar de trabajo. Hace una semana apuñalaron a un residente en los pasillos del hospital para robarlo, a pesar que, supuestamente, dicho centro de salud está militarizado.

Las alarmas están encendidas

“Nuestros inventarios están a 45 días. Todas las alarmas están encendidas”, manifestó Cristino García, director de la Asociación Venezolana de Hospitales y Clínicas.

Informó, en varias entrevistas a los medios, que la lista es de 278 insumos y materiales médico quirúrgicos que no hay en el país. Lo dijo el 22 de enero, así que a la fecha son menos los días que quedan de inventario en las clínicas del país.

García advirtió que los inventarios presentan fallas porque están a la espera de la asignación de divisas.  Y advirtió que si se les asignan las divisas en este momento, los insumos llegarán para el mes de mayo, por lo que se pregunta “¿qué harán con los pacientes?, porque no hay ni guantes”.

Resaltó que ellos en el sector privado de la salud no producen nada para la atención médica: el 86,4% de los insumos que utilizan las clínicas son importados y no se encuentran, tampoco no hay ciertos medicamentos así que la vida de algunos pacientes se encuentra en riesgo.

“Nosotros no es que no queremos trabajar, pero necesitamos instrumentos y elementos para poder ayudar, lo ideal en un sistema socialista es que el 90% de la población vaya a la salud pública y el otro 10% a las privadas”.

“Yo no entiendo porque de 14 grandes hospitales de Caracas solo funcionan 2 óptimamente”, dijo.

Precisó que el sector privado tiene 8.000 camas y el público tiene 45.000 camas de las cuales, un gran porcentaje no están operativas, “nosotros en ningún momento queremos sustituir la salud pública”. Destacó que hubo una migración de pacientes del 43% a clínicas privadas.

García explicó que la OMS estableció que deben haber 45.000 camas funcionales y en Venezuela solo hay 13.000 camas.

Reitera en relación a los insumos: “De nuestros 208 afiliados hay algunos que están en fase crítica, hay unos que tienen 45 y otros que pueden llegar a 60, en promedio quedarían insumos por 145 días, si nosotros no logramos reponer algunos insumos no lograremos hacer biopsias”, subrayó.

Crisis humanitaria de salud

Por su parte, la Sociedad Venezolana de Salud Pública, Red Defendamos la Epidemiología Nacional, advierte que Venezuela está en la encrucijada de una crisis humanitaria en salud.

En este sentido, refieren el fracaso de las políticas de salud y del modelo desarrollado en los últimos 14 años se evidencia el retroceso de los indicadores de salud, como la mortalidad materna y la mortalidad infantil, especialmente la mortalidad neonatal, producto de cuidados insuficientes a la madre y de atención al recién nacido.

También, en la falta de prevención y control que ha permitido la reaparición de enfermedades infectocontagiosas y otras como la malaria y el dengue, transmitidas por vectores. En el colapso total de los servicios asistenciales que prestan la red pública de ambulatorios y de hospitales, incapaces de satisfacer las necesidades y demandas de la población.

Asimismo, mencionan la provisión de medicamentos esenciales para atender los problemas de salud más importantes está limitada a menos de la mitad y hoy no hay acceso suficiente a los mismos ni cobertura a toda la población.

“Hemos visto como los pacientes con cáncer que acuden a los centros públicos se han quedado sin la oportunidad de recibir tratamientos, mediante cirugía, radioterapia y muchos de ellos fallecen sin recibirlo, a lo que se agrega la inexistencia creciente de medicamentos de quimioterapia, por lo que los enfermos se encuentran literalmente condenados a morir sin tratamiento”.

“Lo mismo está ocurriendo con los pacientes afectados por el VIH-SIDA, o aquellos que deben recibir atención por enfermedades hematológicas en los bancos de sangre nacionales. Ellos han sido abandonados a su suerte y no se le asignan recursos financieros suficientes. La disponibilidad de sangre para atender las necesidades básicas de la población por lo tanto está comprometida y mucho más, en el momento actual, no podríamos responder ante una situación de emergencia o desastre”.

Los hospitales generales se encuentran sin los recursos financieros para garantizar su funcionamiento, situación que había sido advertida antes de la aprobación del presupuesto ordinario en noviembre de 2012 y de 2013. Ahora la insuficiencia de recursos ha sido reconocida, al aprobar recientemente créditos adicionales para su operatividad por un monto 4 veces superior a lo que originalmente se asignó.

 Precisan que, al menos unos 17 millones de personas, sin capacidad de pago son atendidos actualmente en el sistema asistencial público y se encuentran desasistidos. Otros 12 millones de personas, son actualmente atendidos, supletoriamente, por el sistema de clínicas y hospitales privados, al menos 9 millones de ellos, que son empleados públicos y sus familiares.

Alertan que como resultado de esta situación, a un corto plazo de 7 semanas, los servicios prestados en clínicas y hospitales se verán restringidos, solo a situaciones de emergencia, servicios vitales de alta tecnología no podrán seguir funcionando, tales como las unidades de diálisis, de quimioterapia y radioterapia, las unidades de exploración hemodinámica, las unidades de imágenes,  los servicios de anatomía patológica, los cuidados especiales, los servicios de administración de fármacos, unidosis de medicamentos indispensables, al igual de lo que ya ocurre en los hospitales públicos.

Vaticinan que todo el sistema de salud estará colapsado, independientemente de su capacidad de pago, no podrá prestarse atención médica sino a casos de estricta emergencia y por un tiempo y en cantidad limitada, producto de la carencia de insumos, medicamentos y equipos.

Esto configura, sin lugar a dudas, el escenario de una “Crisis humanitaria de salud” cuya gravedad afectará a la nación, en toda su geografía y a todos sus habitantes, en pocas semanas,  con impredecibles consecuencias.

El mencionado informe fue firmado por los doctores miembros de la Sociedad Venezolana de Salud Pública: José Félix Oletta , Carlos Walter, Ángel Rafael Orihuela,  Rafael Muci Mendoza,  Ana  Carvajal ,   Oswaldo Godoy    y  Saúl O. Peña. (@guti21)

 Fuente: Revista Zeta Nº1937 – 31-01-14

………………………………………………………………………….