Las colas del día a día

La vida en Venezuela cambió: parte del tiempo de muchos ciudadanos transcurre haciendo largas colas frente a los negocios, fuese de electrodomésticos a raíz del llamado de Nicolás Maduro, o en puertas de supermercados, para conseguir los rubros alimenticios que escasean. En este reportaje hablamos con algunos de los que pasaron o pasan por esa prueba.

COLAS-daka

Por Aída Gutiérrez  H. (@guti21)

La señora Ana , junto a sus dos hijas , llegó a las 12:30pm el lunes 18 a las puertas de la tienda JJ Pérez Alemán , ubicada en el sector Vistamar del municipio Urbaneja, estado Anzoátegui. Pasaron allí, junto a un centenar de personas más, toda la noche hasta el mediodía del martes 19, cuando tuvieron que abandonar la cola sin poder comprar ningún electrodoméstico.

Hablamos por teléfono con Ana, desde Puerto La Cruz, se negó a dar su nombre completo, pero sí nos ofreció su testimonio:

“Me siento muy cansada, tampoco soy tan joven para hacer este tipo de colas de más de 24 horas. Pero hay que aprovechar la oportunidad de conseguir algo barato.” Le pregunto -¿Qué pensaba comprar?, ella responde –“Realmente no sé, algo que valga la pena, algo a precio bajo. Aunque me hubiese gustado una nevera, porque aquí se va la luz a cada rato y los electrodomésticos se dañan. Hay que tener aparatos de repuesto… También uno puede comprar barato y luego revenderlo y así sacar unos “churupitos” para poder hacer las hallacas. Así hizo mi prima, consiguió lavadora y nevera, y las revendió y se ganó una buena plata. Yo no tengo real, a mi me prestó mi cuñado, con la condición de  hacer “negocios”. ¡Ay mija! las cosas andan tan mal en este país, que uno tiene que hacer cualquier cosa para conseguir platica”.

Continúo preguntando -¿Cómo pasaron la noche allí en la calle?, ella contesta –“Muy incómoda, sentada en una sillita. Aunque, estoy acostumbrada hacer colas de 5 y 6 horas para comprar la leche de mis nietas, pero de noche nunca lo había hecho…Muchas  familias decidimos pasar la noche en el centro comercial que está ubicado frente al negocio, en la estación de servicio París, donde dormimos en sillas, otros hasta en el piso, y todo este esfuerzo para no perder el puesto en la cola. El lunes en la noche los funcionarios nos mandaron para esa zona donde hay un techo y luego cuando amaneció, enseguida todos corrimos a la cola frente al comercio. A pesar de la pasadera de trabajo, la gente estaba contenta…”.

Prosigue Ana: “También me parece una irresponsabilidad y falta de humanidad que funcionarios del Indepabis hayan tardado toda la mañana en acudir al sitio, y que los efectivos de la Guardia Nacional maltrataron a muchos de los que estábamos allí haciendo la cola. Después de tanto esfuerzo y espera, regresé a mi casa con las manos vacías. Yo no tengo fuerza para calarme otra cola mas…”

Al final de la conversación  pregunto: -¿Está de acuerdo con estas medidas del gobierno para bajar los precios? A través del hilo telefónico se escucha silencio, solo su respiración y exclama –“¡Ay mija! Yo tengo 70 años y nunca había visto tanta locura en este país, así no se puede vivir, no es justo…(se escucha un suspiro) Hay comerciantes que especulan y abusan de la gente, la ganancia que tienen es demasiado grande, me parece bueno que el gobierno ponga mano dura a todos esos sinvergüenzas y ladrones. Aunque, imagino que debe haber otras maneras de regular los precios. Uno siente que en el país todo se está cayendo a pedazos. Los electrodomésticos son un lujo, comparado con lo que sí es grave: no consigo leche ni azúcar…”

Luego de la conversación con la señora Ana, se conoció que  el Instituto de Defensa para las Personas en el Acceso de Bienes y Servicios (Indepabis) no fiscalizó la mercancía existente en el depósito del mencionado comercio, por lo que los compradores tendrán que volver otro día para ser atendidos.

“Los venezolanos perdieron la cordura”

Mientras, en Caracas se siguen  registrando largas colas a las afueras de las tiendas de electrodomésticos en espera de que abran sus puertas para comprar a un precio más bajo, tras la orden del presidente Nicolás Maduro de “sacar los productos a precios justos, todos los productos, que no quede nada en los anaqueles y almacenes”.

El anuncio del viernes de la “ocupación” de una importante cadena de electrodomésticos debido a que los precios eran excesivos y había que rebajarlos, llevó a miles de venezolanos a hacer cola ante las tiendas Daka y otras compañías en busca de un buen negocio.

En La Candelaria hablamos con  algunos vecinos que están a favor del anuncio gubernamental y sin embargo por otro lado, rechazan que se “rematen los productos a precios que llevarán a la ruina a los comerciantes…”

Por otra parte, hay tiendas que optaron por bajar sus precios y varios establecimientos en Caracas aparecieron el lunes cerrados con carteles informando de un reajuste de precios de su productos.

En uno de los establecimientos intervenidos en Caracas y bajo la custodia de la Guardia Nacional que organiza las colas y el ingreso y salida del comercio,  la falta de inventarios afectó a los productos más baratos, lo que generó críticas y malestar entre quienes han estado esperando los dos últimos días en colas para comprar.

Otro testimonio en Caracas es el de Roberto Ávila, quien se fue rápidamente a unas de los comercios, tras el anuncio del presidente Maduro. Dice: “Al final terminé comprando lo que no quería. Yo necesitaba urgentemente una nevera, porque la que tenía se dañó con el último apagón que hubo. Llegue tarde porque habían vendido todas las neveras. Me he ahorrado algún dinero pero no es lo que vine a buscar, es decir compré lo que no necesitaba”.

El consumismo irracional que generó el anuncio presidencial, dejó algunas tiendas como Daka, Trakis y Dorsay, destrozadas… Quizás sea difícil para algunos comerciantes restablecer su inventario. Por otro lado, están los trabajadores de estos establecimientos, que pudieran perder su empleo si las tiendas decidieran cerrar.

En Caracas, esta periodista pasó por la Central Madeirense , donde había una larga cola. Pregunté y  dijeron que había llegado la leche en polvo. Conté más de 200 personas en la fila. Me quedé un rato observando las caras de la gente, se veía angustia en muchas mujeres, quienes eran la gran mayoría. Encontré entonces, a  la profesora Mónica Abreu , quien expresó: “Llevó 2 horas haciendo cola. La situación de Venezuela es muy grave, y lo peor es que no se le ve salida… Los venezolanos perdieron la cordura, parece que cayeron en un estado de esquizofrenia colectiva. Y lo peor es que el gobierno multiplica las locuras. Esa invitación de Maduro  a delinquir, estimulando el saqueo de los comercios que venden electrodomésticos, con la excusa  que vendían a precios excesivos, es atroz, es irresponsable, es el mismo caso que Zimbabwe y para allá vamos…” (@guti21)

Revista Zeta Nº 1929 – 22-11-13

————————————————————

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

“Un salario de hambre”

SALARIOS-bajos

 

La inflación afecta el salario real y los ingresos de todos los estratos sociales, en especial de los más pobres, por lo que el  segundo aumento del salario mínimo mensual,  no va a ayudar a compensar la inflación que registran los alimentos,  que alcanzó casi 40 % entre enero y julio  de este año.  

Por AÍDA GUTIÉRREZ H

En Venezuela, desde el 1° de septiembre entró en vigencia el segundo aumento del salario mínimo mensual para los trabajadores, establecido en 10%, con lo que el sueldo más bajo en el país se ubica en 2.702,73 bolívares. De esta manera la jornada diurna se sitúa en 90,09 bolívares.

Este nuevo monto del salario mínimo también implica el incremento de las pensiones y jubilaciones de la Administración Pública y del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

La inflación carcome el bolsillo

El economista Rogelio Calzadilla considera que “el aumento salarial no tiene ningún impacto, porque es ínfimo para lo que es la inflación en el país.  Aunque  cualquier  aumento para los efectos del asalariado es bueno, así sea mínimo”.

Este aumento no va a ayudar a compensar la inflación que registran los alimentos, que alcanza casi 40 % entre enero y julio. A esto se le  añade el problema de la escasez y las señales de que la inflación no va a disminuir en los próximos meses o años.

Explica Calzadilla que la razón de que  la cesta básica se ubique en un valor más elevado en relación al sueldo mínimo, se debe a que los bienes que requiere el venezolano siguen siendo relativamente más escasos que la mano de obra.

-Esto repercute en que la demanda de alimentos de la canasta básica sea mayor que la de mano de obra a salario mínimo, por eso resulta común que sea más elevada la cantidad de personas con este sueldo que lo que se adquiere con él, -dijo.

-Cuando se compara el salario mínimo en Venezuela en dólares se vuelve sal y agua, porque la economía en el país no está ajustada al tipo de cambio real.

Apunta el experto que “no se debe olvidar el efecto corrosivo sobre el salario de la devaluación de la moneda ocurrido en  febrero de este año. Ya van cuatro devaluaciones en 10 años”.

La promesa de 3 alzas salariales

El pasado 1 de mayo el Ejecutivo Nacional anunció un alza salarial de manera fraccionada, en 3 tandas. Ese mismo mes se aumentó 20%, ubicándolo en 2.457,02 bolívares, para septiembre se establecería un 10% más, lo que se traduce en 2.702,73 bolívares y en noviembre vendría un incremento entre un 5% y 10%, de acuerdo a la información contemplada en la Gaceta Oficial Nº 40.157.

El pasado 30 de abril, el presidente Maduro, en asamblea de trabajadores, anunció que el ingreso mínimo promedio debía ubicarse a finales de este año entre 3.976 a 4.111 bolívares, y se aplicaría 20% en mayo y 10% en septiembre.

Tal y como lo anunció Maduro, el reajuste salarial se realizaría en tres tandas: la primera del 20% el cual el pasado primero de mayo, 10% a partir del 1 de septiembre y con una posibilidad de un nuevo aumento de entre 5 y 10% el 1 de noviembre.

El salario mínimo no rinde

 En busca de leche en polvo,  Zeta acompaña a las amas de casa y reproduce sus comentarios sobre el aumento salarial.

Lorena González : “En mi casa entran dos sueldos mínimos y la suma de los dos ni siquiera nos llega al fin de mes, y vivo con mi hija y mi esposo en casa de mi madre hacinados en un cuartico, no pagamos alquiler. Nosotros nos sacrificamos en la comida para poder satisfacer las necesidades de nuestra hija que está estudiando. Por ejemplo, yo deje de comer queso porque es muy caro, la leche, cuando la logramos conseguir, es solo para la niña y mi madre. Esto es un sueldo de hambre…”

 Carmen García: “El salario mínimo no rinde para nada, no alcanza para hacer un buen mercado y menos para alimentar una familia de 4 personas. Ese aumento lo que da es risa. En este país no se puede comprar medicinas, ni ropa, ni zapatos. Todo está carísimo. Y ni pensar en salir a pasear con los chamos…

Rosario Hernández: “Ese aumento no es nada en comparación como están de caros los artículos de primera necesidad. Ayer fui hacer mercado y gasté cerca de 2.000 bolívares en sólo frutas y verduras. Leche no hay y un kilo cuesta 65 bolívares. Todo está carísimo. La inflación se come el sueldo. La situación económica de este país es insostenible”.

Carlota Rivero: “Cada semana los precios aumentan y parece que los sueldos bajan.  Ese incremento es una tontería, no se equipara con la  inflación que nos está matando ya sea de hambre o de mengua; porque si estás enfermo, las medicinas son incomprables. No faltará mucho tiempo para que los ciudadanos empiecen a desnutrirse y hasta morir por falta de alimentos. Los artículos de la cesta básica, primero que no se encuentran y segundo, cuando los consigues son muy caros.”

Antonia Castillo: “Ese aumento es irrisorio y el sueldo mínimo sólo sirve para pagar pasajes y comprar 4 productos en el mercado, no rinde… Mientras no congelen los artículos no vale la pena un aumento, tienen que congelar los precios para poder sobrevivir con lo que ganas. Qué hacemos con un incremento del 15% si te aumentan los artículos entre un 50% o un 100%. Es peor el remedio que la enfermedad”.

 Inflación vs salario real

La inflación afecta el salario real y los ingresos de todos los estratos sociales; en especial de los más pobres. En 2013, la variación de los precios atenta, nuevamente, contra la capacidad de ahorros de los venezolanos.

Según el informe del Banco Central de Venezuela (BCV), el índice de precios al consumidor acumuló un incremento del 29% que contrasta con el 8,6 % de igual período del año pasado y supera el 20,1% registrado en todo el 2012.
Mientras, la variación anualizada correspondiente a julio se ubicó en 42,6%, superior a la tasa de 19,4% observada en julio del 2012.

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística (INE) arrojó en su informe del mes de julio que la Canasta Alimentaria Normativa se ubicó en Bs. 2.779, 21 bolívares, monto ya superior al del salario mínimo que entró en vigencia.  Por el contrario, el Cendas, (Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros), indicó que el precio de la Canasta Básica Familiar en julio de 2013 llegó a 12.257,73 bolívares, sobrepasando el salario mínimo en 156, 12 %.

Trabajadores de Pdval exigen aumento

Por otro lado, los representantes de los Comités de Trabajadores Socialistas (CTS) de Pdval se reunieron la semana pasada en Miraflores con el presidente de la red, Iván Bello, y Gustavo Cabello, de la junta directiva, quienes les informaron que no habría aumento salarial hasta enero de 2014.

Los trabajadores rechazaron la propuesta de la empresa, que oscila entre 6% y 14,29%, para esa fecha, y exigen que el ajuste se haga acorde con la inflación.

“Estamos en desacuerdo con la propuesta porque no se ajusta con la inflación. Queremos una nueva propuesta pero para este año, no para enero”, expresó uno de los voceros.

Durante la reunión, los directivos de Pdval argumentaron que no están en capacidad de ofrecer un porcentaje de ajuste mayor debido a que la empresa atraviesa por problemas financieros.

“Ellos argumentan la quiebra de Pdval. Dicen que no es sustentable. Si eso es así por lo menos debería haber abastecimiento total porque bastante dinero que el Presidente le ha dado a Pdval. El último desembolso fue de 250 millones de bolívares y hasta hay un plan de expansión. Entonces a qué juegan, ¿dónde están los recursos?”, indicó el trabajador.
(@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº1918 – 06-09-13

 

La jornada laboral de las 40 horas

Las empresas estudian desde ahora los cambios de horarios de trabajo para cuando entre en vigencia el próximo 1º de mayo la Ley Orgánica del Trabajo. La medida, que favorece a los trabajadores en cuanto al horario, amenaza a los sindicatos de un control oficial y seguramente les quitará lo poco de poder que todavía les quedaba para defender el salario del trabajador.

 Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

En  mayo de 2013 comienza a regir la nueva jornada laboral en cumplimiento de la nueva Ley Orgánica del Trabajo (LOT) publicada en Gaceta Oficial, el pasado 7 de mayo de  2012. La jornada laboral pasó de 44 horas semanales a 40 horas, y máximo de 42 horas en ocho semanas para las empresas de producción continua.

“La jornada de trabajo no excederá de cinco días a la semana y el trabajador tendrá derecho a dos días de descanso, continuos y remunerados durante cada semana de labor”, establece la ley en su artículo 167.

De acuerdo a los expertos, para enfrentar esa realidad las empresas tendrían que redistribuir horarios, contratar otro personal para nuevos turnos y pagar horas extras.

María Elena Subero, especialista en derecho laboral , en su ponencia en el foro organizado por Venamcham sobre los cambios en la legislación laboral, dijo que las vías que se tomen para enfrentar el cambio en la jornada de trabajo dependerán de “las necesidades de cada empresa”.

En los casos de los servicios continuo o de aquellas empresas cuyas actividades no pueden ser paralizadas, la abogada destacó  que la nueva LOT establece la posibilidad de alternar los horarios en la medida en que un promedio de ocho semanas, no exceda de las 42 horas semanales.

No obstante, aclaró que las empresas deben tener en cuenta que todo lo que entre al bolsillo del trabajador se considera salario y es base de cálculo para prestaciones y utilidades.

Además, la nueva ley incorpora el lunes y martes de Carnaval, y el 24 y 31 de diciembre como nuevos feriados.

Los venezolanos deberán acostumbrarse a ver los restaurantes cerrados los lunes y martes, debido al nuevo horario de los trabajadores.

Los venezolanos deberán acostumbrarse a ver los restaurantes cerrados los lunes y martes, debido al nuevo horario de los trabajadores.

Aumentarán costos laborales

José Alberto García, abogado especialista en derecho laboral, comenta que las empresas se están adaptando a la nueva LOT  con un gran esfuerzo, sobre todo en lo que a los artículos de la jornada laboral se refiere. Ya que, según el experto, esto mermará las ganancias financieras de muchos negocios si no toman medidas complementarias.

Señala, que algunas de las grandes compañías que operan en el país sumarán personal a sus plantillas a fin de no sacrificar ningún turno de trabajo, pero esto aumentará sus costos laborales y, por tanto  comprometerá sus ganancias a mediano plazo.

En relación a las pymes, también reducirán la jornada laboral para cumplir con la LOT, pero muchas dicen que no pueden contratar más personal, por lo que disminuirán el nivel de operaciones de sus negocios. Es decir, abrirán al público menos días a la semana o menos horas. Tal medida producirá una disminución de sus productos o servicios en el mercado.

-Todo se desencadena –precisa García- por la exigencia de reducir la jornada laboral, la obligatoriedad de que los empleados se tomen dos días libres consecutivos a la semana, además del límite máximo establecido a las horas extras, factores que son vividos como un verdadero calvario por aquellas compañías de procesos continuos de producción y los pequeños comercios con horarios extendidos al público.

Entre tanto, los voceros del gobierno niegan el peso de la situación, sin embargo, los empresarios están preocupados. “Por ejemplo a los restaurantes y locales en centros comerciales les resulta imposible cumplir con las nuevas exigencias legales sin que sus servicios se vean afectados”, añade García.

Puntualiza que el  problema no es si las empresas pueden o no cumplir con la LOT, sino si pueden subsistir con la nueva matriz de costos de personal que generará la ley.

A su juicio, el objetivo del Gobierno a través de la nueva ley, al reducir el horario de trabajo y limitar la cantidad de horas extras, es que las empresas ofrezcan más puestos de empleo.

Para García es cuestionable  esta forma de crear  más puestos de trabajo, “porque la productividad de un país no se logra incorporando más trabajadores con estrategias forzadas ni con nuevos empleos que en realidad no responden a un incremento de la productividad de las empresas”

Considera que  los nuevos empleos creados por obligación y no por necesidad de las compañías, en algún momento van a pesar en las organizaciones, en sus estructuras de costos, lo que llevará a que muchas cierren sus puertas o se vayan del país.

Vaticina García que  a partir del 7 de mayo, es probable que exista una disminución de la producción y de los servicios que ofrecen la pequeña y mediana empresa y la industria.

“Las pymes cerrarán dos días consecutivos a la semana, ya que están anunciando que no podrán sumar nuevos trabajadores a sus planillas de personal. Los restaurantes están analizando la opción de cerrar al público los lunes y martes, que son los días de menor consumo.”

Registro de Organizaciones Sindicales debió iniciar el 1-E

La nueva LOT establece que desde el primero de enero de 2013 debía entrar en funcionamiento el Registro Nacional de Organizaciones Sindicales.

Hasta esa fecha las actividades correspondientes al registro y documentación de las organizaciones sindicales se continuarán tramitando ante la Inspectoría del Trabajo de cada estado del país.

Las organizaciones sindicales tienen hasta el 31 de diciembre del 2013 para adecuar sus estatutos a la normativa legal vigente.

“Las organizaciones sindicales tienen carácter permanente y tienen por objeto el estudio, defensa, desarrollo y protección del proceso social de trabajo, la protección y defensa de la clase trabajadora, del conjunto del pueblo, de la independencia y soberanía nacional conforme a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así como la defensa y promoción de los intereses de sus afiliados y afiliadas”, señala la ley en su artículo  365.

Según la disposición tercera de la LOT, publicada en Gaceta Oficial Extraordinaria Nº 6.076, con fecha del 7 de mayo, “la jornada laboral establecida en esta ley entrará en vigencia al año de su promulgación. Durante este lapso las entidades de trabajo organizarán sus horarios con participación de los trabajadores, y consignarán los horarios de trabajo en las inspectorías del trabajo de su jurisdicción, a los efectos legales correspondientes”.

Además, indica que el salario del trabajador “no podrá ser reducido en forma alguna como consecuencia de la reducción de la jornada de trabajo establecida en esta ley”.

De acuerdo a García, el pago de la retroactividad del régimen de prestaciones y los cambios que deben hacerse para ajustar la jornada laboral son los dos temas que afectarán más a las empresas. 

El experto considera importante aclarar que “quienes trabajan de lunes a viernes sus 40 horas semanales, ya tienen sus dos días libres continuos que son el sábado y domingo, y las empresas no tienen nada adicional que pagarles”.

CINCO PUNTO ESENCIALES EN LA NUEVA LOT

1. De acuerdo al nuevo texto legal los trabajadores deberán laborar hasta 40 horas semanales. La anterior ley establecía hasta 44 horas semanales.

2. Se establecen dos días de descanso. No necesariamente tienen que ser sábado y domingo.

3. Los días de descanso deben ser continuos. No se permite, según la LOT, que sean fraccionados o divididos.

4. La ley no tiene carácter retroactivo. Sólo será retroactivo el tema de las prestaciones sociales. Es decir, los beneficios que establece la ley, a excepción de las prestaciones sociales, comenzarán a regir el 7 de mayo de este año.

5. Las 100 horas extras anuales se mantienen igual a como estaban en la anterior LOT.

Fuente y Autor: Revista Zeta Nº1894 – 15-03-13 – Aída Gutiérrez (@guti21)