“Se robaron hasta las bacterias”

El vandalismo azota en pleno campus universitario de la UCV al Instituto de Medicina Tropical, una de las glorias de la historia médica del país, supera todo lo inimaginable.

Por Aída Gutiérrez H. / @guti21

El Instituto de Medicina Tropical de la Universidad Central de Venezuela, fue nuevamente objeto de robo por un grupo de delincuentes, quienes en la madrugada del viernes 26 de enero rompieron las paredes e irrumpieron en el recinto, apropiándose del inmobiliario como inodoros, lavamanos, llaves, tuberías y enchufes, hasta bacterias que se encontraban en los laboratorios.

La información se conoció a través de los empleados del Instituto, quienes al llegar a su lugar de trabajo se encontraron con puertas destrozadas, cables arrancados y muestras biológicas regadas.

De acuerdo a los investigadores, las muestras biológicas son altamente infecciosas por lo que representa un alto riesgo para los sujetos que las sustrajeron del laboratorio.

Los trabajadores del instituto denunciaron también a los medios, que los delincuentes se llevaron neveras, puertas, cerraduras, lámparas, bombillos, aires acondicionados y tubos de ensayos.

Se conoció que desde octubre del año pasado, ha sido asaltado 17 veces, por lo cual se han visto obligados a cerrar sus puertas, en perjuicio de la atención a los  pacientes y las actividades de investigación de los profesores.

Los delincuentes rompieron cerraduras y paredes para entrar al IMT. Son 17 robos desde octubre de 2017. La barbarie en su máxima expresión: los antisociales podrían, en algún momento, necesitar los servicios médicos de este Instituto pero lo encontraran cerrado por robo.

En anteriores robos se han llevados equipos técnicos y computadoras, pero el problema del Instituto no solo son los hurtos, también ha sido afectado por la falta de insumos para continuar con sus investigaciones  y atender a todos aquellos pacientes que requieren un tratamiento específico.

El Movimiento Estudiantil de la UCV desde su cuenta Twitter @VivaLaUCV denunció el lamentable suceso: “Antisociales desvalijan una vez más espacios del Instituto de Medicina Tropical UCV, se robaron hasta las bacterias y hasta el mobiliario. Los antisociales rompieron las paredes para extraer pocetas, lavamanos, llaves, tuberías y enchufes.”

Por su parte, egresados de la UCV expresaron igualmente por Twitter que el Instituto ha sufrido grandes robos en meses seguidos, y “gracias a la colaboración de egresados” han podido mantener el espacio.

Los hurtos han sido denunciados ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), pero no han tenido respuesta. No está claro si se adelantan investigaciones sobre este caso.  (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta N°2135 – 09/02/2018

…………………………………………………………………………………..

 

Anuncios

El asalto al Instituto de Medicina Tropical

Cuando en el año 1956, el doctor Félix Pifano fundó el Instituto de Medicina Tropical, colocó a Venezuela en la punta de las investigaciones en enfermedades tropicales y su labor tuvo alcance continental, tanto en materia de innovaciones e investigación, como en curación de enfermos que acudían de toda Suramérica y las islas del Caribe.

Por Aída Gutiérrez H. / (@guti21)

RoboMedicinaTropical

El Instituto de Medicina Tropical (IMT) de la Universidad Central de Venezuela,  continúa cerrado luego del robo a sus instalaciones el 7 de marzo. No solo fueron afectadas las prácticas en los laboratorios de casi 900 estudiantes de medicina, sino también un promedio de 70 personas que acudían diariamente a las consultas externas, quedaron suspendidas hasta nuevo aviso.

Igualmente las investigaciones, pruebas y estudios están paralizados. Las pruebas de laboratorio más comunes son para detectar enfermedades como el Mal de Chagas, leishmaniasis cutánea y visceral, ecología parasitaria y toxoplasmosis. Aproximadamente se recibían cerca de 600 muestras al mes.

El robo de las computadoras, trajo como consecuencia la perdida total de las historias médicas y diagnósticos de los pacientes. Y los obreros, empleados y profesores están muy preocupados porque podrían no percibir ningún sueldo.

Es el único en Venezuela

El IMT es un centro de referencia nacional especializado en el diagnóstico de la enfermedad de Chagas y la toxoplasmosis. Es el único en todo el país que determina casos de hidatidosis humana y toxocariasis, así como es uno de los pocos que refiere enfermedades como la bilharzia y cisticercosis.

Este Instituto también se encarga de atender a pacientes de referencia nacional, con chagas, esquistosomiasis y con malaria.

 Los ladrones robaron salud

El 7 de marzo delincuentes violentaron puertas y ventanas del Instituto de Medicina Tropical y aparte del robo de importantes equipos también destrozaron los laboratorios. Aun no han podido reanudar las investigaciones, ni las prácticas de los  estudiantes de medicina, ni tampoco han podido comenzar hacer consultas médicas.

Los ladrones se llevaron 25 computadoras, microondas, impresoras, cajas registradoras, cableado, reventaron microscopios y hasta una cámara especializada. Desde el mes de octubre de 2015 hasta la fecha, van 11 robos en el Instituto.

El infectólogo Pedro Navarro es jefe de la Cátedra de Medicina Tropical y profesor titular de la Universidad Central de Venezuela,  tiene su consulta en el IMT al igual que imparte clases en el Instituto, en entrevista para Zeta expresa que “al Instituto venía mucha gente de las islas del Caribe, a hacerse estudios del mal de Chagas y de enfermedades tropicales.”

-Las investigaciones se seguían haciendo, pero ahora con los destrozos que hicieron los delincuentes se pararon todos los estudios y las consultas médicas.

-La parte de asistencia médica no funciona, fue desmantelado y destrozado. No está operativo el laboratorio que hacía diagnostico de la enfermedad de Chagas, leishmaniasis, paludismo y enfermedades tropicales; la consulta de estas patologías y de las enfermedades infecciosas no está operando para el público.

-De la parte de la investigación, se llevaron las computadoras y con ellas todas las historias médicas, quedaron los pacientes sin registros.

-Los destrozos fueron muy grandes se llevaron material de laboratorio, fue como un ensañamiento y muy selectivo, porque los sitios donde había material importante fue  lo que se llevaron.

-En cuanto a la docencia, las aulas de clases no tuvieron mayores destrozos, porque allí hay  sólo  pupitres y escritorios. Sin embargo, lo referente a las prácticas de los estudiantes en los laboratorios, sí fueron alteradas.

-No hay suficiente vigilancia y como el Instituto queda detrás del Jardín Botánico se meten por allí, -denuncia Navarro.

 Los trabajadores tienen miedo

Los consultorios afectados por el robo de los equipos fueron inmunología, bacteriologia y parasitología.

Entre los objetos dañados se encuentran varios equipos que se requieren para la realización de exámenes, pero también computadoras donde se guarda valiosa información sobre diagnósticos y enfermedades. “Para nosotros es muy difícil obtener esas cosas. Todo lo hemos conseguido con donaciones, inclusive con esfuerzo personal de los profesores e investigadores”, dijo a los medios Naín Martínez, Jefe de la sección de Biología.

Las actividades se encuentran totalmente paralizadas, tanto para los pacientes como para los casi 900 estudiantes que cursan alguna de las tres cátedras que se dividen en Microbiología, Parasitología y Medicina Tropical.

Por su parte, la jefe del departamento de Microbiología, Parasitología y Medicina Tropical, Soveida Uzcátegui declaró a los medios que  ahora no van a percibir un sueldo y ni siquiera, “vamos a tener como prestar un servicio, ni podremos hacer nuestras pruebas. Es una situación grave, la gente no ha entendido lo que significa el cierre del Instituto de Medicina Tropical, es terrible”.

Luego del robo ocurrido en varios departamentos acontecido el pasado 7 de marzo, los trabajadores del IMT dicen sentir miedo pues no saben si los ladrones van a regresar.

Pifano el fundador de IMT

En 1956 el doctor Féliz Pifano funda el Instituto de Medicina Tropical, después de varios años luchando por una sede.  Así el IMT, nació como un centro de investigación y enseñanza sobre bioclimatología, fisiografía, microbiología clínica, diagnóstico, profilaxia y tratamiento de las enfermedades tropicales

Con esto, el Dr. Pifano incorporó la sistematización de la medicina rural venezolana como actividad científica y docente, dentro del diagnóstico epidemiológico. Por eso se entiende las dos funciones básicas de este Instituto: la docencia y la investigación.

La pasión del Maestro Pifano era la docencia y a ella dedicó toda su vida universitaria. Una enseñanza vívida y sustentada en la praxis con los pacientes. Nace en mayo de 1912 y muere a los 91 años de edad en agosto de  2003.

Escribe Da Silva Lacaz, uno de los amigos de Pifano: “Como pocos, Pifano ha comprendido la importancia de la Patología Tropical en nuestro medio, contribuyendo enormemente a la valoración del hombre y de la cultura tropical.”

Por su parte, el doctor Rafael Muci-Mendoza, quien fue alumno de Pifano, escribe un artículo en 2003: “Es difícil pensar que existiera otro Maestro que movilizara los sentimientos más excelsos en sus alumnos: siempre tuvo una profunda confianza y fe en la juventud”.

Nos preguntamos si estuviera vivo, ¿qué diría  Pifano al ver su obra, el Instituto de Medicina Tropical, destrozada y paralizada sus actividades científicas y de docencia? La vida no le permitió presenciar esta triste realidad.(@guti21)

 

EN EL IMT NO HAN PAGADO MARZO

De acuerdo al doctor Navarro, ni a los obreros, ni a los empleados ni a los profesores les han cancelado sus sueldos del mes de marzo. ”El ministro de Ciencia y Tecnología dijo que era porque no les habían mandado la lista completa de todas las personas que trabajan allí, que no había llegado a tiempo, pero que ya va a fluir el dinero.  Ahorita hay una paralización, los obreros no están trabajando, los empleados tampoco, y los profesores tienen un paro laboral…”A/G

 EN LA UCV LOS ESTUDIANTES PASAN HAMBRE

También señala el doctor Navarro, que la situación de los estudiantes en relación a la alimentación, es muy grave en la universidad, ya que el dinero no les alcanza para comer. “Hay un deterioro grande de las condiciones de los estudiantes, están pasando hambre, no les alcanza el dinero para comprar comida y la mala nutrición altera las defensas inmunológicas de la persona sean en adultos o en niños”. A/G

 

FUENTE: Revista Zeta Nº2044 – 08-04-16

 

“Al gobierno no le importan los enfermos de cáncer”

Los equipos de radioterapia que están funcionando en los pocos hospitales públicos que brindan atención oncológica en el país están colapsando ante la demanda de pacientes. Muchos enfermos de cáncer de toda Venezuela llegan a Caracas en busca del tratamiento, pero se encuentran con la trágica situación de que la mayoría de las máquinas no sirven.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

 

Cálculos de la Sociedad Venezolana de Radioterapia Oncológica indican que entre 10% y 15% de los pacientes mueren a la espera de tratamiento en algunos de los centros de salud del país.

Cálculos de la Sociedad Venezolana de Radioterapia Oncológica indican que entre 10% y 15% de los pacientes mueren a la espera de tratamiento en algunos de los centros de salud del país.

Rosario  Pérez tiene 55 años,  fue operada de cáncer de mamas hace dos meses  y su oncólogo recomendó 10 sesiones de radioterapia.  Le ha sido imposible  comenzar con el tratamiento ya que en el hospital donde fue intervenida, “Padre Machado”, las citas para los pacientes que requieren radioterapia se dan para 2014 debido a la gran cantidad de personas que son atendidas.

“Tengo miedo que el cáncer regrese y me termine de matar. No tengo dinero para ir a una clínica ni seguro médico. Esta situación es trágica. Al gobierno no le interesa lo que pasa en los hospitales ni le importa los enfermos de cáncer. Aquí la gente se va a morir de mengua, conozco muchos enfermos que no han podido acceder a los tratamientos porque en los hospitales no sirven los equipos y ya se encuentran agonizando, se están muriendo…”, expresa Rosario con lagrimas en sus ojos.

Pacientes mueren a la espera de tratamiento

Cálculos de la Sociedad Venezolana de Radioterapia Oncológica indican que entre 10% y 15% de los pacientes mueren a la espera de tratamiento. Omar Arias, físico médico, afirma que en muchos casos quienes no reciben radioterapia con la regularidad debida pueden presentar recaídas o avances en los estadios de la afección.

De acuerdo al ex ministro de Salud José Félix Oletta, los equipos comprados en el convenio con Argentina se les venció la garantía y el gobierno nacional no ha firmado nuevos acuerdos con empresas que proveen repuestos y personal que le realice mantenimiento.

-Los contratos de mantenimiento preventivo de 53 aparatos clave para los servicios de radioterapia en Venezuela están vencidos. Las normas Covenin obligan a dar mantenimiento preventivo, pero las garantías de 53 máquinas clave vencieron en marzo pasado 2012.

“Responsabilidad de la ex ministra Sader”

Cuatro instituciones públicas y privadas adelantaron este año estudios sobre el funcionamiento de la red oncológica estatal, donde confirman la crisis que afronta la red pública para atender la enfermedad. Ellas son: la Asamblea Nacional, la Sociedad Venezolana de Oncología y de Radioterapia Oncológica, el Cendes de la UCV y un grupo independiente de expertos.

La conclusión de esta investigación es dramática: entre la cuarta parte y la mitad de los equipos están dañados, inoperativos o tienen fallas, lo que hace que casi todos los centros de radioterapia estén inactivos. El déficit de los servicios de radioterapia abarca todo el territorio nacional.

“Las fallas del mantenimiento y las malas condiciones de infraestructura en las que operan las máquinas , lo que incluye apagones y el mal funcionamiento de los equipos de aire acondicionado, están entre las principales razones de que exista un panorama desalentador a nueve años de la firma de un acuerdo considerado como el mayor esfuerzo hecho por gobierno alguno para crear una red nacional de radioterapias. El deterioro crece además entre los aparatos adquiridos más allá del acuerdo con los argentinos”.

Por otra parte, una investigación del Cendes, actualizada hasta el 16 de junio, estudió 53 equipos comprados a Argentina. Allí  los académicos contabilizaron 25 inoperativos, 4 con fallas de distinta gravedad, 3 pendientes de instalación y 1 en proceso para su emplazamiento. Más allá del convenio encontraron 13 equipos inhabilitados o dañados y 31 operativos. La pesquisa fue dirigida por Carlos Walter, ex ministro de Salud, quien exhorta al gobierno a atender la situación: “Los pacientes deberían organizarse para llevar los casos a instancias judiciales y demandar ante los incumplimientos del Estado”.

Asimismo, diputados de la Comisión de Desarrollo Social, como Bernardo Guerra, han señalado que debe fijarse la responsabilidad de la ex ministra Eugenia Sader en la situación actual, por no haber renovado los contratos mantenimiento de estos equipos a tiempo.

Radioterapia recalentada

En Caracas, los equipos de los hospitales “Padre Machado” y “Domingo Luciani” tienen la mayor demanda de pacientes (120 por día), luego de que en el Clínico Universitario la máquina dejara de funcionar desde hace  un año.

Mientras en el  Hospital Militar “Dr. Carlos Arvelo” funciona el equipo, pero no puede trabajar al 100% porque sufre desperfectos contantes. Asimismo en el “Dr.Luis Razetti” donde a pesar de que hay un acelerador lineal y una bomba de cobalto, ambos no funcionan de manera óptima.

La misma historia se repite en todo los hospitales del territorio nacional. Por ejemplo en  Nueva Esparta, los enfermos de cáncer que requieran radioterapia, deben salir de la isla porque el servicio en el “Dr. Modesto Rivero González” no ha sido inaugurado, y la población tiene tres años esperando a que el acelerador lineal que se compró a través del convenio con Argentina esté operativo.

Juan Eloy Montenegro, presidente de la Sociedad Venezolana de Radioterapia, advierte que los aceleradores lineales pueden ser utilizados para aplicar radioterapia hasta 120 pacientes, “pero no es recomendable”. Explica que no se deben tratar más de 70 pacientes diarios.

Esta dramática situación, ocasiona que  los hospitales de Caracas “Padre Machado” y “Domingo Luciani” estén colapsados porque atienden pacientes del interior, además de aquellos que son remitidos del Clínico Universitario, Razetti y Militar.

Clínicas colapsadas

La falla de los equipos de radioterapia de la red de salud pública obliga, aproximadamente, a 13.100 pacientes a buscar atención médica en las clínicas privadas, que no se dan abasto para satisfacer esa demanda.

El doctor Oletta precisa que  “la red privada tiene 23 aceleradores lineales y 3 bombas de cobalto con los que tiene que cubrir el déficit, pero no se dan abasto. Eso los obliga a sobre utilizar sus equipos. Para cubrir la demanda deberían atender a 180 pacientes diarios y eso los colapsaría”.

El director ejecutivo de la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados, Cristino García, señala que varias clínicas del sector están recibiendo pacientes de hospitales públicos, pero tienen limitaciones de infraestructura y de personal.

“No tenemos capacidad para atender más de 25% de lo que normalmente recibimos porque eso genera el uso excesivo de los equipos. Estamos tratando de ayudar, pero no tenemos personal ni infraestructura para cubrirlos. Para reponer esos aparatos hay que cumplir con los parámetros de importación que toman, al menos, tres meses”, dijo García.

Por su parte, Oletta  expresa: “La disponibilidad instalada de equipos operativos del sector privado de la salud, en la actualidad, de acuerdo con el estudio que hemos venido realizando en los dos últimos años, en mi opinión, no tiene capacidad para atender adicionalmente el número de pacientes que dejan de ser atendidos por el sector público, cuya estimación preliminar de demanda calculamos en al menos de 13.000 pacientes anuales, (cifras de 2005-2009) que se sumarían a los ya atendidos por el sector privado”.

Las cifras

El cáncer es la segunda causa de muerte registrada en Venezuela. De acuerdo al Anuario de Mortalidad MPPS. 2010. Caracas 2013, la cifra total de fallecidos por todos los  tipos de cáncer es 21.185. De allí se diferencia: Tumores  malignos de los órganos digestivos 5.804 muertes. Tumores malignos de los órganos respiratorios 3.745 muertes. Y tumores malignos de los órganos genitales masculinos 2.356 fallecidos. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº1917 – 30-08-13

……………………………………………………………………………………