VENEZUELA INCREÍBLE

DiscoSindicatoPastilla1

Sólo en Venezuela existe la vitalidad para responder a la crisis de la salud con un proyecto creativo, útil para los músicos que lo integran y para numerosos fines de apoyo a las entidades que lo necesitan. Zeta habló con los iniciadores de la Fundación que se llama –en honor a la medicina”- “La Orden de la Pastilla”.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

Lo  que comenzó como una simple reunión de músicos para tocar y disfrutar en las casas, se convirtió en una Fundación benéfica que ayuda, a través de sus conciertos y venta de sus discos, a recaudar fondos para hospitales o personas enfermas que lo necesitan. Hablamos de la Fundación “La Orden de la Pastilla” creada por el neumólogo  José Octavio Isea Dubuc y el ingeniero de sonido Julio Méndez e integrada por un grupo de músicos pacientes del doctor.

Narra el doctor Isea: “A mi la música me gusta desde hace muchos años, cuando vivía en Boconó me regalaron una guitarra y empezamos a tocar, sin ninguna formación y sin ninguna escuela, simplemente tocar para pasarla bien con los amigos. Pasó el tiempo y yo empecé a ver en mi consulta a músicos enfermos que iban a verme porque tenían dolencia de medicina interna o pulmonar, y de alguna manera yo traté de hacer una reunión inicial de músicos para tocar en las casas y disfrutar…”

-Hicimos inicialmente –continua-  un grupo que se llamaba “Los Conjurados” sin ninguna escuela, nos reuníamos, donde estaba Juan Evelio Santaella, Apurito, Joaquín Pirela, Nelson Navarro, entre otros, algunos ya eran músicos profesionales y tocábamos repertorios tropicales. En ese momento ya teníamos la idea. Habíamos tocado en la Centro Médico la Trinidad, luego tocamos en la Clínica Metropolitana, donde surgió un café concert y donde se retomó la idea de tocar y cantar.

-Hace 2 años y medios estuvo hospitalizado Julio Méndez , llegó con un herpes muy severo en la cara y lo hospitalicé, y cuando le pregunté sobre su profesión me dijo que era músico , ingeniero de sonido y que tenía un estudio, yo le dije a Julio “quiero que veas este grupo que se ha conformado”. Entonces un día que estuvimos en mi casa vino Julio y le gusto la idea y comenzamos a estructurar el grupo.

-Para ese tiempo ya se habían concretado algunos temas de nuestra autoría. Hicimos dos conciertos en Boconó, allí se hizo un Simposio Médico Musical, de día hacíamos  el simposio médico y en la noche hacíamos la cuestión musical. En eso dos momentos que estuvimos en Boconó, hubo participación de los laboratorios que nos dieron aportes económicos para poder movilizar no solamente a los médicos, sino a los músicos también. Se hicieron dos simposios médicos con dos conciertos que fue bastante gente, en una oportunidad fueron 230 médicos de la región occidental.

Explica Isea que la Fundación tiene como objetivo llevar música a gente que lo necesita o por causas que lo ameriten. Por ejemplo, el año pasado hicieron un concierto a beneficio de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela, más que a beneficio aclara el doctor, fue un tributo a esta Facultad.

-Recientemente hubo la acción vandálica en el del Instituto de Medicina Tropical (IMT) de la UCV, y  se nos ocurrió hacer un homenaje en el BOD, a través de Milagros González, quien nos dio el auditorio sin ningún interés, se hizo en Mayo el concierto a beneficio del Instituto de Medicina Tropical y se pudo recoger algún dinero. Se donó dinero como ofrenda y algunos equipos. IMT y la UCV necesitan mucho de la solidaridad humana. Pensar que la Universidad nos ha dado tanto que de alguna manera hay que retribuirle…

Concierto en la Aula Magna de la UCV. El neumólogo José Octavio Isea Dubuc pone a prueba sus pulmones.

Concierto en la Aula Magna de la UCV. El neumólogo José Octavio Isea Dubuc pone a prueba sus pulmones.

-Hemos hecho conciertos en el Centro Médico Docente La Trinidad, en la Cruz Roja, en la Aula Magna, en el Club Puerto Azul, en Boconó y en el BOD. La idea es ayudar. Si por ejemplo hay una causa o alguna persona que lo necesite, o grupo de pacientes que lo necesiten, la Fundación les lleva la música, les canta para que de alguna manera, ayudarlos a aliviar las penas que llevan. Es un grupo muy bueno, porque está conformado por  músicos excelente profesionales. Somos 11 personas, pacientes míos. Tenemos a Santaella que es un músico venezolano muy importante que tiene 80 años, se tuvo que ir para Barquisimeto porque no podía soportar aquí la situación de la falta de medicinas.

Destaca Isea que “hay músicos que están en situación de carencia económica, usted sabe como esta ahorita la situación de la gente. Los demás músicos están aquí en Caracas, todos son músicos excelentes, la idea es ayudar y ayudarnos también”.

Juntos en la cima: De izquierda a derecha: José Rafael "Mulato" González Bolívar, José "Cheo" Rodríguez, José Luis González Ayala,  José Octavio Isea Dubuc, Julio Méndez, José Rafael González Ramírez, Mauricio Pirela,  Joaquin Pirela, Juan Evelio Santaella. Otros Miembros activos: Roldan Peña, Jesús Alberto Hernández y William Troconis. Miembros fundadores: Ramón Narváez, Nelson Navarro y Franklin Navas.

Juntos en la cima: De izquierda a derecha: José Rafael “Mulato” González Bolívar, José “Cheo” Rodríguez, José Luis González Ayala, José Octavio Isea Dubuc, Julio Méndez, José Rafael González Ramírez, Mauricio Pirela, Joaquin Pirela, Juan Evelio Santaella. Otros Miembros activos: Roldan Peña, Jesús Alberto Hernández y William Troconis. Miembros fundadores: Ramón Narváez, Nelson Navarro y Franklin Navas.

“Vamos a grabar un disco”

 Julio Méndez es el director del grupo, es músico profesional, también físico especializado en acústica e ingeniero de sonido, cuenta su historia:

“Hace 3 años me dio culebrilla, tenía una erupción terrible en cara y cuerpo, fui a la emergencia de la Clínica Metropolitana y me atendió el doctor Isea, y él estuvo muy interesado en lo que yo hacía es decir mi profesión de músico. José  Octavio tenía un grupo de otros músicos amigos y pacientes, se reunían en su casa, que lo llamamos en el argot musical, a descargar. Después que yo paso la crisis, me invita a su casa, veo que tiene muy buen potencial y nos organizamos,  y le digo vamos a grabar un disco. Y viendo las posibilidades que había con esto, nos enseriamos y le dimos carácter jurídico, hicimos una Fundación  para ayudar a músicos y artistas enfermos que no tienen recursos para poder pagar un seguro”.

“Una cosa llevo a la otra, ya terminamos el primer Volumen 1. La idea de esta   Fundación también es canalizar medicinas o asesorías, porque hay gente que termina un tratamiento y le sobran las medicinas, así que por favor hágalas llegar, que nosotros a través de los médicos  amigos de la Fundación, la mandamos por ejemplo, al Hospital Universitario o para otro hospital que la necesite.”

-Hay músicos enfermos, nuestra mascota con sus 80 años Juan Evelio Santaella, tiene toda una historia en la música venezolana y tiene sus dolencias…Yo, por ejemplo, soy diabético y necesito medicinas, y también a los familiares de los músicos. Si no le damos una ayuda material se la damos a nivel de asesoría, que la gente pueda tratar su dolencia con los amigos médicos, que son amigos de los músicos.

El grupo lo integran de 10 a 11 músicos, pero en los conciertos pueden llegar a 16 porque suelen tener músicos invitados especiales. Ahora se encuentran en la producción de su segundo disco, Volumen II.

-El estilo es tropical –continua Méndez-  todo lo que tiene que ver con la música del Caribe venezolana, no descartamos poner alguna cosa picante y ponemos de repente un merengue campesino para echar broma, por ejemplo yo compuse el tema “La Culebrilla”,  que dice “me vieron brujos, me vieron rezanderos, me vieron médicos, me vieron en los hospitales y a la final me curaron con Miche y un palo de Ron…” (@guti21)

 Fuente: Revista Zeta Nº2061 – 05-08-16

…………………………………………………………………

Crimen: auge del “coco seco”

Delincuentes-agosto2016

En entrevista con el catedrático criminalista Fermín Mármol García, además de las crecientes cifras de los delitos, la comprobada impunidad y la debilidad de las instituciones encargadas de brindar seguridad al ciudadano, surgió la descripción del “coco seco”, los delincuentes que en número cada vez mayor, además de delinquir por el lucro, disfrutan del sufrimiento de su víctima y torturan o violan por venganza social, buscando respeto a fuerza de crueldad.

Por AÍDA GUTIÉRREZ H. (@guti21)

“Uno de los delitos de mayor crecimiento en los primeros 5 meses de 2016, ha sido el  secuestro con un repunte de 170%, comparándolo con los primeros 5 meses de 2015”, expresa Fermín Mármol García, en entrevista exclusiva para Zeta.

En relación a los homicidios indica que comparando los 5 primeros meses de 2016 con 2015,  hay un  aumento del 12%. Añade que el Observatorio Venezolano de la Violencia, establece una tasa de 90 homicidios por cada 100.000 habitantes, en el año 2015 se registraron 27.900 muertes violentas.

Mármol García es abogado criminalista, profesor y jefe de Cátedra criminalista en la Universidad Santa María. Forma parte de la Comisión de Seguridad de la MUD y del equipo técnico de la Comisión de Política Interior de la AN.

-La situación de crisis económica, la pobreza, el hambre  ¿incrementa el delito?

-Las corrientes criminológicas latinoamericanas continúan haciendo estudios en lo que ha sido el inicio del siglo XXI, y se pudo determinar que algunos tipos delictuales sí tienen impacto por el problema económico de un país.

-Pero –advierte- las estructuras criminales de las bandas criminales, de los colectivos violentos y armados, en el caso venezolano, solo responden a las debilidades de las instituciones de un Estado, que permite impunidad en la masa criminal.

-Los hurtos que son delitos de destreza, los robos de poca monta corresponden a un tema evidentemente de pobreza, tiene que ver con una situación económica. Pero el delito que estamos viendo en buena parte de Latinoamérica de estructura de tráfico de drogas, corrupción, secuestro, sicariato, corresponde mas a un tema de debilidad de las instituciones, que permite un alto nivel de impunidad que al tema de la pobreza.

-¿Cómo ve usted el panorama de la situación actual de inseguridad del país?

-Venezuela tiene dos problemas simultáneamente, no solo tenemos un altísimo nivel de criminalidad sino también altísimos niveles de violencia. Hay países con niveles de criminalidad importantes pero sus ciudadanos no son violentos. El venezolano es cada día más áspero, se aparta más de las buenas costumbres y de la convivencia ciudadana.

-Por otro lado, tenemos altísimos niveles de criminalidad con aparición de modos criminales cada vez más nuevos, desconocidos para nosotros, Venezuela sin lugar a dudas, tiene 2 problemas sociales importantes: el crimen y la violencia.

Destaca que el principal problema de inseguridad ciudadana y de violencia en Venezuela, se encuentra en la Gran Caracas. “En los 5 municipios que conforman Caracas, tenemos que agregarle  los bajos mirandinos: Santa Teresa del Tuy, Charallave; la zona de los altos mirandinos: los Teques, y todo lo que es la Troncal 9: Guarenas, Guatire y Barlovento”.

-Por coincidencia en la Gran Caracas es donde tiene el asentamiento mayoritario, lo que se denominaron las Zonas de Paz del Plan de Pacificación.

Según una fuente del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas, en la Troncal 9 operan 40 bandas dedicadas al robo de camiones de carga, autobuses, secuestros, extorsión y homicidios. En los últimos dos meses estos grupos han saqueado seis camiones de transporte de alimentos.

Fermín Mármol García , considera que las políticas públicas son tan malas que los planes de seguridad nunca van a poder ni siquiera detener el crecimiento del delito, menos lo harán retroceder.

Fermín Mármol García , considera que las políticas públicas son tan malas que los planes de seguridad nunca van a poder ni siquiera detener el crecimiento del delito, menos lo harán retroceder.

Tipos delictuales en crecimiento

Explica Mármol que en Venezuela, por orden de importancia, el delito más masificado y de mayor crecimiento en el país es la corrupción. “Nuestro análisis coincide con el estudio de Transparencia Venezuela, que indica  que  Venezuela está entre los 15 países más corruptos del planeta”.

-El segundo tipo delictual –prosigue- de mayor crecimiento es el hurto. El tercero es el robo. Hay una delincuencia muy agresiva y el robo trae como consecuencia la amenaza contra la integridad física de la persona. Del robo a que se pueda generar un homicidio hay un paso muy pequeño. El cuarto es el secuestro y la extorción y el quinto, es el tráfico de drogas y legitimación de capitales.

En relación a las bandas criminales que operan en el país, precisa: “De acuerdo a nuestros estudios y estadísticas, en Venezuela deben haber unas 18.000 bandas criminales: 12 mil dedicadas al delito violento y 6 mil  al delito de astucia que son estafas, fraudes, hurtos, apropiaciones indebidas.  Estás bandas pueden estar albergando unas 100.000 personas”.

Plan de Pacificación

Mármol García se refiere al Plan de Pacificación, el cual se promovió en Centroamérica y fracasó. “Nosotros alertamos que no lo trajeran a Venezuela, a pesar de todo lo trajeron y empezaron a hacer mesas de dialogo entre  las autoridades políticas y policiales con las bandas criminales, les propusieron dejar las armas por su propia voluntad y darles créditos agrícolas e industriales para que se aparten del delito”.

-Mientras –continua- hacían esas mesas de negociación, se intentaron las Zonas de Paz donde los policías municipales, estadales y nacionales tenían que coordinar con el Ministerio de Interior y Justicia antes de tomar acciones en esas zonas, para no dañar los procesos de negociación. Eso trajo como consecuencia que la ciudadanía se viera desprotegida, que no vieran mas la presencia policial.

-Fracasó el plan de pacificación y fracasaron las zonas de paz, pero no solo porque no depusieron las armas, no solo porque se quedaron con el dinero de los créditos, sino que aprendieron algo que no conocían: ponerse de acuerdo una banda con otra,  en reconocerse e intercambiarse teléfonos y eso los fortaleció.

Asegura que este plan alimentó la impunidad, “le dieron el combustible al crimen en Venezuela”. Revela que la impunidad está cerca del 95%, de 100 delitos solo se castigan 4 ó 5.

Los “cocos secos”

El criminalista habla sobre el embarazo precoz, la paternidad irresponsable y la deserción escolar, como los grandes problemas sociales que preparan el caldo de cultivo ideal para futuros delincuentes. Esta situación ha creado una nueva casta de delincuentes llamados los “cocos secos”.

Señala que Venezuela supera a Brasil en embarazo precoz, “somos el número 1 en embarazo precoz de toda Suramérica”.

-Todo delincuente –explica- tiene un código que es de “hacerme de algo ajeno” y los “cocos secos” tienen un código, que es “desear el respeto”. Han  visto, que a quién respetan es a la banda criminal y la forma para que lo respeten es metiéndose a delincuente, si no duda en accionar el arma en quitarle la vida a alguien, es respetado. Tienen mucho resentimiento porque han sido maltratados y abandonados, lo que necesitan es respeto.

-En los últimos 3 años se origina un nuevo ingrediente de este “coco seco”, es lo que nos aporta la psicología criminal y es que, el delincuente venezolano aprendió a desarrollar algo que se llama el rasgo perverso. Ciertamente, el delincuente juvenil menor de 25 años, tiene signos inequívocos de rasgo perverso, eso significa que  disfruta hacer daño. Y esto lo hemos visto en el secuestro, por ejemplo de apagar el cigarrillo  en la piel de la víctima que esta sometida, el abuso sexual de la persona en cautiverio. Y esto no tiene sentido, porque en el secuestro lo que se  busca es dinero, ¿por qué hacer daño?  y es porque disfruta  del sufrimiento.

Denuncia Mármol García que en Venezuela, en este momento, hay 2.500 personas plenamente identificadas que están solicitadas. “Es un número muy alto de personas que están requeridas por las autoridades y no han sido capturadas”.

Considera que las políticas públicas son tan malas que los planes de seguridad nunca van a poder ni siquiera detener el crecimiento del delito, menos lo harán retroceder. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº2058 – 15-07-16

……………………………………………….