Un histórico documento para sanear la economía nacional

Las más respetadas autoridades del país en materia de economía, como lo son los miembros de la Academia de Ciencias Económicas, acaban de emitir un magistral documento donde analizan los hechos que llevaron a la actual situación de crisis y precisan, cuáles son las urgentes medidas que deben ser adoptadas para producir un cambio fundamental en la conducción de los asuntos económicos y así poder superar la grave situación actual.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

Palacio-delasAcademias

La Academia Nacional de Ciencias Económicas (ANCE) se pronuncia, analiza y fija  posición  ante la grave situación económica que enfrenta Venezuela, la cual considera al borde de la hiperinflación y advierte que el acelerado empobrecimiento de los venezolanos requiere respuesta inmediata.

En principio, analiza la situación actual: “La población venezolana viene padeciendo un acelerado deterioro en sus condiciones de vida desde hace tres años. La tasa de inflación, actualmente la más alta del mundo, se une al desabastecimiento, la desmejora de los servicios públicos, la mengua de los salarios, la grave situación de inseguridad y la penuria en que se encuentran los servicios de salud, para empobrecer a las mayorías, no obstante los cuantiosos ingresos captados por el país bajo la presidencia de Hugo Chávez y de su sucesor, Nicolás Maduro”.

La raíz del mal

Advierte la ANCE, que  si bien este empobrecimiento se ha agravado por la caída en los precios de exportación del petróleo, sus causas anteceden a esta situación.

Encuentra sus raíces, en el proyecto económico implantado por ambos gobiernos, que ha despilfarrado los enormes recursos percibidos, destruido la capacidad productiva doméstica, alimentado la inflación, y aumentado la dependencia del ingreso petrolero y de proveedores foráneos.

El documento muestra “un cálculo somero de los recursos manejados por el régimen bolivariano entre 1999, su primer año de gobierno, y 2014, da una cifra superior a 1,3 billones dólares (1.300.000.000.000 de dólares)  entre ingresos al Gobierno Central, incremento de la deuda pública y gasto social (parafiscal) de PDVSA.”

Explica que el objetivo económico principal, ha sido el de centralizar en manos de la Presidencia de la República estos cuantiosos recursos,  para su aplicación discrecional con fines políticos. Para ello se desmanteló el marco institucional del Estado de Derecho que regulaba la Hacienda Pública, así como las relaciones entre el Estado y el sector privado, al acceder Chávez al gobierno.

En el ámbito de lo macroeconómico, los proventos de la venta de petróleo en los mercados mundiales pasaron a disposición directa del Ejecutivo para su reparto directo a través de “misiones”, se eliminó en la práctica el control legislativo sobre el gasto público, se estableció un control cambiario que pretende ocultar la devaluación sostenida del bolívar y que reservó el usufructo de las divisas al arbitrio del Ejecutivo, y se acabó con la autonomía del Banco Central de Venezuela.

En el plano microeconómico, señala el escrito de la ANCE, se socavaron los derechos de propiedad y las garantías procesales y para la solución de controversias, se sometió la economía a una serie de regulaciones y controles, y se congeló el mercado laboral, tanto en lo que respecta a su movilidad, como en relación con la contratación colectiva.

Por otro lado, refiere que a partir del 31 de diciembre de 2010, la liquidez monetaria se ha multiplicado 10 veces, un 97% de incremento sólo en lo que va de 2015, sin que se haya aumentado el crédito bancario a la inversión reproductiva.

“Una tercera parte de la liquidez se origina en el financiamiento del BCV al flujo de caja de PDVSA, hecho posible por La reforma de la Ley del Instituto Emisor de 2010”.

Explica que  el régimen de control cambiario implantado desde comienzos de 2003, en vez de impedir la fuga de capitales, fortalecer la moneda y defender las reservas internacionales, se ha traducido en una salida de más de $180 millardos de dólares, por las cuentas financiera y de errores y omisiones (hasta finales de 2014) , una caída de las reservas a los niveles precarios de ese año, y una cotización del dólar en la frontera que ha llegado a ser 130 veces superior a la tasa oficial de Bs. 6,30.

Y como el otorgamiento de divisas a este último precio está fuertemente racionado y sujeto al arbitrio discrecional de los funcionarios que deciden al respecto, su cotización en el mercado paralelo se ha convertido en referente para la fijación de precios domésticos, impulsando aun más la inflación. Todo lo anterior ha socavado la confianza en el bolívar, que ha dejado de operar como depositario de valor y unidad de cuenta, colocando a Venezuela al borde de la hiperinflación.

En lo interno, bajo el pregón de construir un “socialismo del siglo XXI”, se arrinconó a la economía privada, expropiando empresas productivas del campo y la ciudad –a veces sin compensación-, y estableciendo un draconiano control de precios que impide cubrir adecuadamente los costos de producir y comercializar bienes y servicios.

En consecuencia, la productividad laboral ha descendido en más de 12% desde 2008, con su inevitable efecto sobre la remuneración real de los asalariados.

Las largas colas de venezolanos observadas por doquier buscando alimentos, medicamentos y otros productos incrementan la tragedia representada por un alza desmedida de precios, que podría superar este año el 180%.

Considera la ANCE que el problema no se corrige con medidas represivas ni cierres de fronteras. “Tampoco puede aceptarse la actitud del BCV y de otros organismos, de ocultar la información sobre el acontecer económico, violando los artículos 311 y 319 de la Constitución, como si con ello la grave situación no existiese”.

Recomendaciones

 La ANCE precisa que es imperativa la liberación de las fuerzas productivas para aliviar la escasez, generar fuentes de ingreso adicionales y proveer empleo productivo y bien remunerado.

“Venezuela tiene los recursos con los cuales superar la presente situación. Corresponde al Ejecutivo instrumentar un ajuste que restablezca los equilibrios macroeconómicos requeridos para unificar el tipo de cambio en torno a sus valores de equilibrio, abatir la estanflación, generar expectativas favorables a la inversión y establecer condiciones financieras que promuevan el ingreso de los capitales necesarios para que estos cambios tengan viabilidad.”

Este esfuerzo requiere el restablecimiento pleno de los derechos de propiedad y el levantamiento del aparato punitivo de controles y regulaciones que está asfixiando a la economía.

Un programa bien diseñado de apoyo a los sectores más vulnerables podrá reducir el impacto adverso de estas medidas de saneamiento en el corto plazo, mientras se generen los empleos productivos bien remunerados que sustenten mejoras en el bienestar de los venezolanos.

La Academia hace un llamado a las autoridades nacionales para que le hablen con claridad al país, asumiendo las responsabilidades del caso, sin rehuir la tarea de labrar los consensos que viabilicen los ajustes al menor costo posible.

La ANCE también exhorta a los partidos políticos, al sector empresarial, las universidades, los trabajadores y al público consumidor, a concertar los esfuerzos necesarios para producir un cambio fundamental en la conducción de los asuntos económicos y así poder superar la grave situación en que nos encontramos.

Enfatiza el documento: “Ya basta de buscar “culpables” al deterioro en las condiciones de vida de los venezolanos como excusa para no enmendar sus propios errores de política. El país no toleraría que no se asuman claramente las grandes responsabilidades que el momento exige.”

Expresan los académicos que “el grave empobrecimiento de los venezolanos causado por la inflación desbordada requiere respuesta inmediata. La Academia Nacional de Ciencias Económicas asume la suya, poniendo sus capacidades de análisis y de divulgación como contribución a este esfuerzo”. (@guti21)1)

Fuente: Revista Zeta Nº2022 – 16-10-15

……………………………………………………………………….

 

 

Anuncios

El dilema del pasaporte “electrónico”

Dado que las personas que no poseen en su pasaporte el símbolo biométrico y sus datos en la lámina de policarbonato, no podrán viajar al exterior a partir del 25 de noviembre, en este artículo indagamos en qué consiste ese “misterio”.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

El pasaporte electrónico se reconoce por el cuadrito que aparece en la parte inferior, de la portada del documento.

El pasaporte electrónico se reconoce por el cuadrito que aparece en la parte inferior, de la portada del documento.

De acuerdo al Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), los venezolanos deberán tener un pasaporte electrónico vigente a partir del 25 de noviembre, para poderse identificar en el exterior o realizar viajes internacionales.

Este organismo informó que los pasaportes que no sean electrónicos dejarán de ser válidos a partir del 24 de noviembre y solo los documentos electrónicos serán aceptados, esto de acuerdo a la Reforma Parcial de la Ley de Aeronáutica Civil de 2009.

Medida confusa

Este anuncio del Saime causó preocupación entre los venezolanos, sobre todo quienes tiene un viaje planificado para después del 24 de noviembre y también generó confusión, ya que los ciudadanos no entienden de qué se trata la lámina de policarbonato y el símbolo biométrico en la portada.

Esta confusión ha causado que los ciudadanos se acerquen a las oficinas del Saime para despejar sus dudas respecto al tema. Afirma un funcionario de este organismo, quien pidió no revelar su nombre, que a diario se presentan personas  preguntando si el actual pasaporte que poseen está vigente.

Confiesa el funcionario, que no entiende por qué hay tanta confusión entre la gente, ya que desde el año 2007 los pasaportes venezolanos se han emitido con el símbolo biométrico. “Tienen como característica una lámina de policarbonato, la cual cuenta con una banda electrónica en donde se presentan los datos del ciudadano”.

Presume, que la confusión podría radicar  en que gran parte de los pasaportes actuales son de color vinotinto y otros azules, estos últimos empezaron a tramitarse desde este año (1 de abril) y representan la inclusión al Mercosur. Estos cuentan con la lectura mecánica lo que significa que no se debe realizar cambio alguno si aún se mantiene vigente.

 Explica que quienes deben asistir a renovar al pasaporte son aquellos ciudadanos que tengan el documento vencido y quienes tengan el documento que no posee el símbolo biométrico y la lámina de policarbonato.

 Aclara que no es necesario tramitar otro pasaporte si el que posee aún se encuentra vigente, toda vez que tanto el formato de color vinotinto, como los actuales con cubierta azul oscuro con la inclusión del nombre del Mercosur en la parte superior, son válidos hasta su fecha de vencimiento.

 El pasaporte biométrico contiene 34 páginas, la información del portador está escrita en formato digital sobre una tarjeta plástica que también incluye en su parte inferior una zona para ser utilizada en máquinas de lectura automática. La foto del portador se encuentra en el lado izquierdo

 Quienes no tengan  un pasaporte electrónico o biométrico puede solicitar la cita al Saime para obtenerlo puesto que todos los pasaportes “mecánicos” tienen fecha de vencimiento anterior al 25 de noviembre, según el artículo 27 de la Ley de Aeronáutica Civil. (@guti21)

Fuente: Revista Zeta Nº2022 – 16-10-15

……………………………………………………

 

 

Escasez y colas

Este es el testimonio de primera mano de la periodista Aída Gutiérrez, quien padeció horas de espera en colas de supermercados y farmacias, el pasado lunes 5 de octubre.

Por Aída Gutiérrez  H.

En Venezuela la actual escasez llegó al extremo de convertirse en un grave problema nacional y también de salud pública, ya que las personas se angustian y hasta se enferman cuando se ven imposibilitadas de conseguir un producto necesario para su hogar, a veces, porque no le toca el número de su cédula o porque, simplemente, no hay.

Llegamos a octubre de 2015 y las colas no tienden a desaparecer sino agravarse. La gente está desesperada. La escasez es cada vez más visible y lo que ha desatado más angustia en familias con niños pequeños, es la búsqueda de pañales y leche.

Jacqueline Faría: "Vamos a disfrutar de esas colas sabrosas". Nótese los rostros en esta foto.

Jacqueline Faría: “Vamos a disfrutar de esas colas sabrosas”. Nótese los rostros en esta foto.

Un guardia nacional y las cédulas

Un lunes en la mañana salí con la esperanza de conseguir tanto los productos  que no tengo en mi hogar como algunos medicamentos. Esta era mi lista: azúcar, café, leche, mantequilla, pollo, jabón en polvo y papel higiénico. También me tocaba recorrer farmacias para conseguir algunos medicamentos importantes para mi familia.

Haciendo una cola en un supermercado en el este de Caracas, donde estaban vendiendo café y harina, una señora visiblemente deprimida se desahogó conmigo: “Estamos viviendo en la miseria. He intentado no decaer, estar por encima de toda esta porquería, pero hay días como el de hoy que ni que haga lo que haga logro levantarme, lo confieso me siento terriblemente mal, los venezolanos no merecemos vivir así. Esto es una guerra, es una desgracia, vivimos en medio de una tortura, no consigo todo lo que hace falta en mi casa y tampoco encuentro los medicamentos para mi anciana madre ni para mi, que sufro de la tensión alta”.

Estaba parada en mi cola armada de paciencia, tratando de consolar a la pobre señora deprimida, cuando un guardia nacional se nos acerca para pedirnos la cédula. Yo se la enseñó pero el funcionario, literalmente, me la arranca de las manos la lee, la sostiene y sigue caminando.

Siempre en las colas de ese establecimiento se encuentra la Policía Nacional Bolivariana custodiando, esta vez llamó la atención que en esa tarea, los hubiesen remplazado por la Guardia Nacional. Pero los funcionarios no solo resguardaban el orden, sino también organizaban la cola. Fueron pidiendo la cédula a todas las personas en la cola y las sostenían en sus manos, no las devolvían, se quedaban con ellas.

Cuando veo que se queda con mi cédula, le digo al funcionario que no puede hacer eso, no está permitido, a menos que una persona cometa un delito, de resto es totalmente ilegal que él retenga en sus manos las cédulas de los ciudadanos. El guardia se enfureció y me dijo que me saliera de la cola que me fuera del lugar, que ellos estaban haciendo su trabajo y yo estaba entorpeciéndolo. Las demás personas calladas y asustadas.

Le pido mi cédula, decido no seguir discutiendo con el guardia y me salgo de la cola. Voy hacia la puerta principal del establecimiento, era seguida por la mirada inquisidora del guardia. Veo que el funcionario tenía en la mano, aproximadamente, 150 cédulas. Era muy posible, que con tantas cédulas, hubiese un extravío o una confusión.

En efecto, cuando las personas empezaron a pasar a comprar al supermercado, el guardia había desordenado las cédulas y no encontraba las que correspondían a los primeros de la cola y la gente pasó a comprar sin su cédula.

Me retiré del lugar, el funcionario no me quitaba los ojos de encima, fui la única entre 200 personas, que protestó porque se quedaron con su cédula. Allí tuve la primera decepción del día, no por el abuso del guardia sino por la sumisión de la gente.

“Compraron con mi cédula”

Voy a otro supermercado que queda cerca, había papel higiénico, pero la cola era imposible. Conté 90 personas que estarían delante de mi. Hice el intento y me pare en la cola. De inmediato uno empieza escuchar historias y quejas de la situación que se vive en el país.

Rosario cuenta que la semana pasada se aguantó una cola en una farmacia, desde las 3:00 de la mañana hasta las 12:00 del mediodía para comprar pañales y leche de fórmula para su bebé, y quedó sorprendida cuando al llegar a la caja y colocó su dedo en la captahuella le dijeron: “Usted está bloqueada. Aquí aparece que ya compró”.

“Me molesté muchísimo, yo no había comprado. Mi hija se quedó sin pañales y sin leche. Lo peor del caso es que no hay dónde reclamar y quién me repone el tiempo perdido. Me enfermé de la rabia y la impotencia, llegué a mi casa llorando, con diarrea y un fuerte dolor de cabeza”.

Entretanto había un joven escuchando la historia de Rosario y explicó el bloqueo: “Alguien compró con el número de tu cédula. Tengo amigos que lo han hecho, que son bachaqueros. Que están sin trabajo y que no le queda otra que joder a la gente, al menos no andan robando”.

“Nosotros nos turnamos, porque el que se sale de la cola pierde el puesto”, comenta Lucía. Mientras que una usuaria confiesa que debe mantenerse en la cola porque tiene dos meses sin encontrar papel higiénico.

“La otra semana me empujaron tanto en un Bicentenario,  para comprar Ace que todavía hoy no podía ni pararme para venir a esta cola”, dice con cara adolorida María y agrega: “esto es lo que estamos viviendo todos los días para poder comprar.”

Otra señora dice: “Con estas medidas lo único que se está haciendo es violar el derecho a la alimentación, y condenar a la población a la pobreza y a la humillación”.

Una ama de casa molesta que también estaba en la cola, comenta: “Los supermercados están vacíos, sin queso, sin carne, sin pollo, sin café, sin aceite.
Los estantes llenos de refrescos y productos raros que casi nadie necesita.
Estamos en una cacería de alimentos  y para colmo nos quitan la libertad de comprar cuando lo deseemos”.

Pasaron dos horas y todavía no habían comenzado a vender el producto. Decidí irme a recorrer las farmacias. La lista de alimentos la guardaría de nuevo en mi cartera. Me encontré una vecina en los pasillos del centro comercial y le conté la frustración que me producía perder el tiempo de esa manera y me recomendó: “Acércate a Petare, allá se encuentra de todo, claro mucho más caro, pero no vayas con cartera, lleva la plata en el bolsillo, tampoco vayas sola y no olvides llevar bolsas negras porque si ven lo que compras te arrancan las bolsas de las manos…”

Los controles de nada sirven

Cipriana Ramos, presidenta de Consecomercio, señaló que los controles que ha implementado el gobierno nacional no van a acabar con las colas en el país.

Dijo este martes durante el programa de César Miguel Rondón, que pareciera que el gobierno disfrutara ver a los consumidores haciendo colas para adquirir los productos.

Aseguró que hay una crisis que afecta a toda la población por la falta de producción y política económica. “Aquí todos improvisan, ponen y quitan normativas y nada está estable”.

Por su parte, el economista Rafael González explica, que las colas no son más que el resultado del fracaso en el modelo económico de control e intervencionismo.

El regreso

En mi recorrido por las farmacias, de una lista de 9 medicamentos logré conseguir sólo 3.  Visité en total 8 farmacias. Llegué a mi casa en la tarde, muy agotada, con la mala sensación del tiempo perdido. Regresé indignada, nunca en mi vida en Venezuela había vivido tal horror. Cuando le conté a mi madre mi experiencia, expresó: “¡Ay mija!  gracias a Dios que el guardia no te metió presa”. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº2021 – 09-10-15

……………………………………..

Epidemia de Malaria

Mientras en Venezuela los casos de Malaria parecen haber escapado a todo control ante la escasez de insecticidas y remedios, en el mundo, uno de los premios Nobel de Medicina fue adjudicado a la doctora Youyou Tu, por el mérito de haber revivido un antiguo remedio chino para vencer al paludismo.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

El ajenjo dulce (artemisa annua), cuyas virtudes curativas se conocen en Venezuela, aparecía igualmente en antiguos tratados de la medicina china.

El ajenjo dulce (artemisa annua), cuyas virtudes curativas se conocen en Venezuela, aparecía igualmente en antiguos tratados de la medicina china.

Mientras el Premio Nobel de Medicina es otorgado a una doctora china por vencer la malaria, en Venezuela, un foro sobre esa enfermedad alerta sobre el acelerado avance de la misma. En Venezuela, hasta el 5 de septiembre se registró un total de 88.096 casos de malaria, lo que representa un aumento del 55,3%  al comparar cifras con 2014. Estos son  datos del Boletín de Salud Ambiental del Ministerio de Salud, que no ha sido publicado.

Los  ex ministros de Sanidad, José Féix Oletta,  Rafael Orihuela y Carlos Walter, miembros de la Sociedad Venezolana de Salud Pública, en un foro de esta institución sobre la malaria, presentaron un  estudio donde advierten el riesgo de expansión de esta enfermedad a todo el país.

Oletta asegura que la malaria esta en epidemia nacional, con extensión a más de 13 estados y con parásitos de mayor dificultad para su control y con nuevos focos de expansión, sometidos sanitariamente hasta un pasado muy reciente.

“Afecta a todas las edades, pero con preocupación observamos que  los niños se encuentran más amenazados. Hay un número creciente de casos en  menores de 10 años, 75,6% de aumento, desde 2011 (5.240 casos) a 2014  (9.206) y una proyección de aumento de 138,9% al final de 2015.”

Denuncia la ausencia de programas de control efectivo y la escasez de medicamentos y fumigación efectiva que impiden su aumento exponencial, que se estima llegar a más de 120.000 casos este año, de acuerdo a proyección de los datos acumulados hasta la mitad de este año.

Preocupa la alta carga de casos de malaria importada desde entidades con focos de transmisión continua y sin control, especialmente desde el municipio Sifontes del estado Bolívar, (donde se origina el 88,48% de los casos importados), a entidades federales receptoras sin focos activos o focos activos de baja transmisión.

Es de esperarse un número creciente de casos  graves y muertes por malaria, por la presencia de P. falciparum y formas mixtas (P. falciparum y P. vivax) en entidades federales en las que antes no existían.

El contraste con el mundo exterior

La doctora Youyou Tu, cuyos trabajos iniciados con el conocimiento de hierbas de efecto curativo señaladas por la antigua medicina china, la llevaron a elaborar un compuesto contra la Malaria y le valieron el Premio Nobel de Medicina 2015.

La doctora Youyou Tu, cuyos trabajos iniciados con el conocimiento de hierbas de efecto curativo señaladas por la antigua medicina china, la llevaron a elaborar un compuesto contra la Malaria y le valieron el Premio Nobel de Medicina 2015.

Como una ironía hacía Venezuela, los Nobel de Medicina 2015 premiaron precisamente tres males que en Venezuela no parece merecer la atención oficial. El Premio Nobel de Medicina 2015 fue concedido a los investigadores William C. Campbell, de Irlanda, y Satoshi Omura, de Japón, por su trabajo para descubrir nuevas terapias contra la elefantiasis; y para Youyou Tu, de China, por su innovador tratamiento contra la malaria.

Campbell y Omura descubrieron la avermectina, cuyos derivados han reducido drásticamente la incidencia de la filariasis linfática (elefantiasis) y la oncocercosis (ceguera de río).

Los otros dos ganadores del Nobel de Medicina 2015 son el inlandés Willian Cmpbell y el japonés Satoshi Omura, descubridores de la cura de la elefantiasis y la oncocercosis, dos males contra los que han luchado grandes médicos venezolanos desde el Instituto de Patología Tropical, en la UCV.

Los otros dos ganadores del Nobel de Medicina 2015 son el inlandés Willian Cmpbell y el japonés Satoshi Omura, descubridores de la cura de la elefantiasis y la oncocercosis, dos males contra los que han luchado grandes médicos venezolanos desde el Instituto de Patología Tropical, en la UCV.

Por su parte, la investigadora china de 84 años Youyou Tu, descubrió la artemisina, un compuesto que permite salvar la vida a los enfermos de malaria. El descubrimiento consiste en un tratamiento elaborado con un extracto de la planta de ajenjo dulce (Artemisia annua).

Tu comenzó su investigación sirviéndose de antiguos textos médicos chinos y remedios populares, y recolectando dos mil “remedios” potenciales a partir de los cuales su equipo fabricó 380 extractos de plantas. Tu es la duodécima mujer en recibir el Nobel de Medicina y la primera china en ganar este galardón y lo más extraordinario en su caso, ha sido obtener la cura indagando en la milenaria tradición médica de la China. (@guti21)

 FUENTE: Revista Zeta Nº2021 -09-10-15

………………………………………………………………………..

Suspensión de intervenciones quirúrgicas

IntervencionesQuirurgicas

La ausencia de insumos para cirugías, reactivos para los laboratorios e inexistencia de fármacos paralizan en Venezuela el sistema de salud, al tiempo que pese a no publicar el boletín epidemiólogico, las fuentes especializadas denuncian un alarmante incremento de enfermedades transportadas por mosquitos.

Por Aída Gutiérrez H. (@guti21)

De acuerdo al cardiólogo José Alirio Jiménez, las intervenciones quirúrgicas de corazón tanto en hospitales como en clínicas privadas están siendo suspendidas por falta de insumos. “Y no sólo en esta área médica, también todas las especialidades se ven afectadas”.

Advierte que es probable que se produzca el cierre de la cirugía cardíaca, tanto en los centros privados como públicos del país. La falta de asignación de divisas dejó al sector desabastecido. Destaca que las enfermedades cardíacas continúan siendo la primera causa de mortalidad en Venezuela.

La escasez de insumos en los hospitales y clínicas es crítica lo cual ocasiona la suspensión de operaciones; hay 70% de escasez de medicamentos al igual que los reactivos para los laboratorios; también hay escasez de recursos humanos especializados en los hospitales. El Ministerio de Salud no emite el Boletín Epidemiológico desde noviembre de 2014. Según cifras extraoficiales, la malaria amenaza con expandirse a todo el país; el dengue y el chikungunya siguen haciendo estragos en la población.

Chikungunya y dengue

El promedio nacional de tasas positivas del vector portador de chikungunya y dengue en las viviendas, supera el límite de 5% y oscila entre 14% y 21%, siendo uno de los promedios más alarmante en los últimos 10 años.

El promedio nacional de tasas positivas del vector portador de chikungunya y dengue en las viviendas, supera el límite de 5% y oscila entre 14% y 21%, siendo uno de los promedios más alarmante en los últimos 10 años.

De acuerdo a la infectóloga del Hospital Universitario de Caracas, Ana Carvajal,  a más de un año de la descripción del primer caso de chikungunya en Venezuela, ni el Ministerio de Salud ni las Sociedades científicas han elaborado normas y protocolos para tratar a los pacientes con esta enfermedad crónica.

-La mayoría de los analgésicos y anti inflamatorios indicados para tratarla, no se consiguen en las farmacias, debido a la gran escasez de medicamentos que atraviesa el país. Mientras tanto, continúan presentándose numerosos casos de chikungunya en la población susceptible.

En relación al dengue, José Félix Oletta,  internista y miembro de la Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolanas, asegura que el promedio nacional de tasas positivas del vector en las viviendas supera el límite de 5 % y oscila entre 14 % y 21%, siendo uno de los promedios más alarmantes en los últimos 10 años.

“Los estados con las cifras más altas de índice aédico son Zulia, Táchira, Yaracuy, Delta Amacuro, Portuguesa, Anzoátegui, Carabobo, Monagas, Sucre, Trujillo y Cojedes, porque todos están por encima del 14%, lo que es realmente preocupante, y eso deja claro que el programa de MinSalud no está funcionando correctamente”, explica.

Hasta los momentos se contabilizan casos de chikunguña en 11 estados del país, mientras que el dengue está en todos.

Por otro lado, la presidenta del Colegio de Bionalistas, Yudith León asegura que  “hay fallas muy profundas en los diagnósticos”, ocasionados por la falta de divisas para importaciones. Precisa que “siete de cada diez laboratorios no tienen reactivos ni equipos para hacer hematología”. (@guti21)

FUENTE: Revista Zeta Nº2020 – 02-10-15

………………………………………………………………………